La madre de Cristiano desea que su hijo regrese al Sporting de Portugal

Dolores Aveiro, madre de Cristiano Ronaldo, desea que su hijo regrese al Sporting de Portugal, según dijo a una televisión portuguesa tras la consecución del campeonato liguero por parte del club lisboeta.

"Mañana voy a ir a verlo y hablaré con él. El año que viene jugará en Alvalade (estadio del Sporting). Voy a convencerlo de que vuelva", gritó desde su balcón en Funchal durante los festejos.

El mensaje fue acogido entre vítores por los aficionados que se congregaron bajo su casa.

Aveiro ya se encuentra en Turín y compartió hoy instantáneas junto a Cristiano Ronaldo Jr., su nieto e hijo del jugador.

Cristiano también recordó al club que fue su hogar durante su estancia en Portugal al subir, tras la victoria por un gol a cero ante el Boavista, una foto a su perfil de Instagram felicitando a los leones por el triunfo.

Cristiano Ronaldo dio sus primeros pasos futbolísticos en el club del Andorinha, el barrió en el que nación en Funchal, posteriormente fichó por el Nacional y dio un gran salto en su carrera cuando fichó por el Sporting, club que lo catapultó para fichar por el Manchester United.

 

En Colombia las protestas y la pandemia ponen en duda la Copa América a solo un mes

A un mes del comienzo de la Copa América, el 13 de junio en dos canchas de Argentina, la incertidumbre impera en el segundo país organizador, Colombia, en días de zozobra por las violentas protestas que cumplen ya dos semanas, y por el avance de la covid-19, aunque el Gobierno mantiene su palabra con el fútbol.

Según el presidente colombiano, Iván Duque, están garantizadas las condiciones de bioseguridad para que se desarrolle el torneo en un formato de "burbuja", como ha sucedido con la Liga y las copas Libertadores y Sudamericana.

"Sería ilógico que se pudiera jugar un torneo rentado nacional y la Copa Libertadores de América y no pudieran jugar cinco equipos en un entorno seguro, en una burbuja", afirmó Duque en una entrevista con Efe el 19 de abril.

Sin embargo, el contexto ha cambiado y sobre el desarrollo del torneo en Colombia se cierne la amenaza de las protestas, que comenzaron el 28 de abril y han dejado hasta el momento 42 muertos (41 civiles y un policía).

Justamente, las violentas manifestaciones han abierto un debate en el país en el que muchos claman, incluso en las calles, porque Colombia desista de organizar un torneo en medio de una crisis cuyo fin no se percibe cercano.

"Colombia está pasando unos momentos difíciles desde el punto de vista social, pero hoy con el diálogo, con la armonía, estamos haciendo que esta Copa América sea celebrada de la mejor manera", indicó esta semana el ministro del Deporte, Ernesto Lucena, durante la presentación del himno oficial del torneo que organizará su país con Argentina.

La Copa América, que iba a disputarse en 2020, se pospuso para este año y está previsto que se juegue del 13 de junio al 10 de julio.

SE AGOTA LA CAPACIDAD

El ministro de Salud y Protección Social, Fernando Ruiz, encendió las alarmas el miércoles al advertir que prácticamente se llegó al límite de la capacidad de atención en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) en Bogotá, una de las cuatro subsedes colombianas del torneo. Las otras son Barranquilla, Cali y Medellín.

"Hay que decirlo con toda su realidad: la situación de contagio de Bogota es CRITICA: casi 100% de ocupación de UCI y cerca de 500 pacientes por ubicar. Es responsabilidad de todos protegernos. Cada aglomeración crece un riesgo para el cual ya no tenemos capacidad", escribió Ruiz en su cuenta de Twitter.

En el informe del Ministerio de Salud y Protección Social del 12 de mayo se confirmaron 16.993 nuevos casos en el país, 490 fallecidos más para un total de 79.266. El número de casos activos es de 99.721.

"CON LUTO NO SE JUEGA"

Por el estallido social, los cinco partidos que debían jugar los equipos colombianos en Copa Libertadores y Copa Sudamericana la semana pasada se disputaron en estadios de Asunción, Lima y Guayaquil.

Sin embargo, la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol) decidió hacer una prueba de fuego esta semana y programó en Pereira el duelo entre Atlético Nacional y Nacional de Montevideo y en Barranquilla los partidos Junior-River Plate y América de Cali-Atlético Mineiro, este último previsto para la noche del 13 de mayo.

Pero la tensión previa a los partidos entre Junior y River Plate, y Atlético Nacional con Nacional ensombreció las horas previas a ambos espectáculos.

Tanto, que el Nacional uruguayo argumentó que no se daban las condiciones para jugar, y el partido en Barranquilla debió ser interrumpido durante unos minutos por el árbitro uruguayo Esteban Ostojich debido al efecto de los gases lacrimógenos lanzados en la calle por las autoridades para dispersar manifestantes que llegaron a sentirse en la cancha.

En Pereira, una multitud se congregó frente al hotel donde estaba hospedado el club uruguayo y al grito de "con luto no se juega", en referencia a los muertos durante las protestas. Los manifestantes trataron de boicotear el encuentro.

Además, hubo carteles de "No a la Copa América" izados por manifestantes, aficionados del Deportivo Pereira, el equipo de esa ciudad colombiana donde el Atlético Nacional juega mientras hacen reparaciones al Atanasio Girardot de Medellín, de cara al torneo continental de selecciones.

"ESTAMOS PRÁCTICAMENTE LISTOS"

Pese a toda la situación que se vive, el presidente de la Federación Colombiana de Fútbol (FCF), Ramón Jesurún, expresó el miércoles en una entrevista con la emisora Antena 2 que su país está "prácticamente listo" para el torneo y que lo único que falta es "arreglar unos temas de iluminación en unos estadios".

"La Conmebol nos ha apoyado. Nosotros trabajamos, esto no es fácil. Lo que debe quedar claro es que la Copa América va o va, ya sea en Argentina o en Colombia o donde sea", dijo.

Y frente a la crisis que vive su país en este momento, el directivo fue tajante: "Uno entiende el problema social, pero el decir anticipadamente no lo hagamos, pues… Si no se hace aquí, igual se hará en otra parte. Son muchas voces que dicen eso y no las entiendo".

 

Djokovic corta el vuelo de Davidovich y se planta en cuartos

El serbio Novak Djokovic, número 1 del mundo y vigente campeón, puso fin este jueves al camino romano del español Alejandro Davidovich Fokina al doblegarle por 6-2 y 6-1 en una hora y diez minutos, lo que le permitió plantarse en los cuartos de final del Masters 1.000 de Roma.

Ante unos 3.000 espectadores, que empezaron este jueves a llenar las gradas de la pista central del Foro Itálico, Djokovic blindó su presencia en los cuartos por decimoquinta vez en sus quince participaciones en el evento romano, donde ganó cinco títulos en diez finales.

El serbio, campeón del Abierto de Australia este año, acabó con un Davidovich que alcanzaba esta ronda tras jugar un tenis de alto nivel esta semana, en la que superó dos rondas de clasificación y venció al búlgaro Grigor Dimitrov y al británico Cameron Norrie antes de rendirse ante el vigente rey del torneo.

Empezó bien el jugador malagueño, con una rotura en el primer juego del partido, pero Djokovic fue de menos a más y aprovechó dos de sus tres oportunidades de rotura para ganar el set 6-2.

Entre la primera y la segunda manga encadenó una racha de nueve juegos consecutivos que le permitieron escaparse hasta el 5-0 y sentenciar a continuación, con una excelente dejada, el partido con el definitivo 6-1.

Djokovic y Davidovich, que nunca se habían enfrentado, intercambiaron un sentido abrazo al acabar el duelo y el malagueño se despidió con honor de la tierra batida del Foro Itálico.

En los cuartos de final, Djokovic se verá las caras con el ganador del partido entre el griego Stefanos Tsitsipas, campeón en Montecarlo, y el italiano Matteo Berrettini.

 

Italia rompe el tabú: los árbitros hablan en televisión

Ver a un árbitro en activo comparecer en televisión para analizar su actuación ya no es tabú en el fútbol italiano. La Asociación Italiana Árbitros (AIA) abrió recientemente un nuevo proyecto en el intento de reducir las polémicas y busca instaurar un vínculo más humano entre árbitros, clubes y espectadores.

Diálogo es la palabra clave por la que apostaron la Federación de Fútbol Italiana (FIGC) y la AIA, cuyo nuevo presidente, Alfredo Trentalange, manifestó la ambición de trabajar junto a sus colegiados en un plan para que participen más a menudo en programas televisivos.

Dignificar al árbitro, mostrar su lado humano, reconocer los errores y a la vez explicar los distintos puntos de vista permitió aliviar la tensión que siempre acompaña su complicado trabajo.

El primero en comparecer en televisión fue Daniele Orsato, vigente árbitro internacional y uno de los más carismáticos del país. Lo hizo en un programa icónico del domingo futbolístico italiano, "Minuto 90" de la televisión nacional "Rai", en el que explicó cómo prepara los partidos y cómo reacciona tras eventuales errores.

"Bendito sea el VAR, porque nos ayuda cada vez más. Garantizo que cuando saltamos al campo no pensamos en el VAR, pero si nos equivocamos, sabemos que tenemos ese salvavidas", explicó.

También Nicola Rizzoli, el árbitro de la final del Mundial de 2014 entre Alemania y Argentina, comparece a menudo por televisión. Lanzó un programa en "DAZN" Italia denominado "La mente en el balón" que tiene el objetivo de explicar las dificultades con las que se enfrentan los árbitros en los partidos.

"Conocer mejor al árbitro ayuda a entenderle mejor. Al final detrás de un colegiado no hay algo hostil, sino un hombre", destacó recientemente el italiano.

Rizzoli, que fue el tercer árbitro italiano en dirigir una final de un Mundial tras Sergio Gonella y Pierluigi Collina, tiene clara una dinámica cruel en la vida de los colegiados: es una de las pocas profesiones en las que incluso sus mejores especialistas reciben de forma constante sonoras pitadas de las hinchadas, tanto de casa como visitantes.

Si borrar ese aspecto del fútbol es actualmente utópico, la AIA trabaja con fuerza en el intento de estrechar su relación con los clubes y sus directivos.

A partir de este año se introdujo el rol de "mediador arbitral", ocupado por Gianluca Rocchi, quien tiene la responsabilidad de reunirse periódicamente con los clubes para intercambiar opiniones y escuchar eventuales problemáticas.

Estas decisiones han permitido aliviar las tensiones entre el mundo arbitral y los clubes, aunque evidentemente no han podido anularlas completamente. En este sentido, el VAR, sigue acaparando críticas también en Italia, aunque se le considera como un elemento mejorable, pero imprescindible en el fútbol moderno.

La FIGC, de hecho, fue uno de los países que más fomentaron su introducción y organizó, en verano de 2017, el primer partido absoluto con vídeo arbitraje, un amistoso entre Italia y Francia en Bari (sur).

El último fin de semana Italia registró unas durísimas acusaciones del presidente del Benevento, Oreste Vigorito, contra Paolo Silvio Mazzoleni, el árbitro responsable del VAR en el partido que su equipo perdió contra el Cagliari, de gran importancia en la lucha por la permanencia.

"Cuando quieren matar a un equipo del sur de Italia envían a él (Mazzoleni) por una razón clara. Es una vergüenza, asuma las responsabilidades de lo que digo", aseguró el presidente del Benevento.

La polémica se originó en un penalti relativamente claro a favor del Benevento que fue inicialmente pitado y luego anulado tras revisión VAR.

Aunque con ritmo lento, y con una labor social larga y complicada por delante, el Calcio está intentando bajar la presión sobre los árbitros y enfocar la atención en un diálogo constructivo para llevar al fútbol a otro nivel.