Lapczyk, del arco a la gerencia deportiva

El ex arquero de Olimpia y últimamente residente en Bolivia desempeña ahora el cargo de gerente técnico de Real Potosí. Dejó definitiva aunque forzosamente la actividad futbolística para desarrollar otra faceta dentro del ámbito.

En una extensa charla con la página La Razón de Bolivia, Henry contó que “me costó retirarme porque tenía contrato por seis meses más”.

No tenía ganas de dejar el fútbol aún, pero los nuevos dirigentes me hablaron y me convencieron para que apoye al club desde otras funciones”, contó.

Lapczyk indicó que “me quedo con buenos recuerdos. Creo que estos siete años que pasé en el Real Potosí fueron excelentes”, aunque destaca que hubo momentos de mucho sufrimiento por el aspecto financiero.

“Pero el cariño de la gente me lo he ganado y ese respeto que alcancé me dio una buena imagen como persona y profesional”, añadió.

Recordó que “yo estaba jugando en Paraguay cuando Samuel Blanco me llamó. Hablé con mi familia y me vine a la aventura de cambiar de aires. Firmé por seis meses y me quedé siete años”.

“Me encariñé con el club. Me siento como en casa, además a mi familia le gusta este país y esta ciudad”, asegura.

Lamentó que en su momento no haya sabido aprovechar las buenas oportunidades que se le presentaron. “Recuerdo que en Olimpia hice un campañón, la gente presionó para que vaya a la selección y llegué”.

“Pero cometí el error de relajarme y perder la humildad. Lo peor es que dejé mi país porque surgió la chance de ir a Chile, a donde fui a jugar en Huachipato. Sin embargo ahí me perdí”, significó.

De su futuro dijo que “quiero terminar mis estudios”, ya que no descarta alguna vez ejercer la función de director técnico. “No sería bueno para la gente que me tiene cariño que con tres o cuatro derrotas mi cabeza vaya rodando”, manifestó.

Henry tiene 39 años y alguna vez militó en clubes como Luqueño, Sol de América, 3 de Febrero y General Caballero, por citar algunos.

 

Anota un gol pero no alcanza y se eliminan

Federico Santander inició de buena forma el camino a la clasificación a la zona de grupos de la Champions League con el Copenhague de Dinamarca. Pero su rival, el Qarabag tuvo la fortuna de acertar el arco local para cerrar un global de 2-2 y anotarse en la siguiente etapa.

​Cuando pasaban 45' minutos de la primera etapa, el ex Guaraní apareció fulgurante en el área del Qarabag para abrir la cuenta.

Pero a los 63', Dino Ndlovu puso el 1-1 que obligó a los daneses a redoblar esfuerzos para remontar. Andrija Pavlovi puso nuevamente el 2-1 a los 66' pero no alcanzó.

Copenhague había perdido en la ida 1-0 y con el gol que recibió a domicilio queda en el camino justo a una ronda antes de ingresar a la zona de grupos de la competencia europea.

Santander completó el tiempo reglamentario. Fue su segundo gol internacional del año y nuevamente sirvió para ganar, pero en esta ocasión no sirvió para clasificar.

 

Leao Butrón será tan longevo como Villar

El portero incaico fue llamado de urgencia para integrar la selección de cara al combo que se viene a fin de mes. A sus 40 años alcanzará el mismo grado de longevidad en actividad si es que Ricardo Gareca decide utilizarlo en alguno de los partidos.

Y puede superar al meta nacional Justo Villar, uno de los más veteranos que ha jugado esta Eliminatoria.

El ahora arquero de Nacional había jugado por última vez con la Albirroja el año pasado en Argentina, cuando de visitante Paraguay se impuso a la Albiceleste 0-1 con gol de Derlis González.

Fue el 11 de octubre con 39 años cumplidos. Ahora a sus 40 se encuentra en fase de recuperación tras una lesión en su rodilla. Butrón, de jugar se quedaría con la marca del más longevo.

Justo nació el 30 de junio de 1977, mismo año en que nació Leao pero el 6 de marzo, es decir, con tres meses y 116 días de diferencia.

Perú tiene que cruzarse en el camino con las selecciones de Bolivia y Ecuador. Su convocatoria se debe a la lesión de Pedro Gallese, titular en los últimos tiempos en la banda roja.

 

Dictan orden de arresto para Roberto Carlos

Por incumplimiento de la pensión alimenticia que tiene sobre sí, el ex lateral de Real Madrid y selecciones brasileñas deberá ir a prisión por orden de la justicia de su país. De momento, el ex jugador trabaja en el periodismo en España.

Roberto Carlos tiene nueve hijos y la pensión es solamente para con uno de ellos.

Según los datos, el que fuera defensor de Palmeiras, Inter de Porto Alegre, Mineiro y campeón del mundo con Brasil en el 2002 arrastra dos años de incumplimiento.

Asimismo se estima que para la cancelación de la cuenta familiar, Roberto Carlos debería abonar un monto cercano a los 800 mil dólares.

El ex lateral, uno de los mejores carrileros zurdos de su época se expone a una orden de arresto internacional en caso de no contestar a la primera medida.

Su actual función es la de comentarista deportivo en España, donde adquirió la nacionalidad de ese país.