Paranaense le arranca un empate a Junior en Barranquilla

Atlético Paranaense se llevó anoche de Barranquilla un valioso empate 1-1 en la final de ida de la Copa Sudamericana ante el Junior, que dominó el juego pero erró un penal en la segunda etapa y ahora tendrá que remar contracorriente en Brasil.


Fuente: EFE

Los visitantes abrieron el marcador con un tanto del delantero Pablo, en el comienzo del segundo tiempo, pero el Junior reaccionó rápido e igualó dos minutos después con un gol de Yony González en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez.

Desde el inicio del partido los locales se hicieron del balón y comenzaron a presionar a los brasileños en su campo, donde el delantero Luis Díaz se hizo sentir por el costado izquierdo y el lateral Marlon Piedrahita por el derecho.

El equipo colombiano se adueñó del trámite del partido pero tuvo muchas dificultades para romper la rígida defensa del Furacão, liderada por los centrales Thiago Heleno y Léo Pereira.

Entre tanto, los brasileños, que se replegaron casi toda la etapa inicial, trataron de hacer daño al contragolpe con el veterano centrocampista argentino Lucho González como eje.

Pese a ello, el Paranaense no generó ninguna oportunidad en el arco del uruguayo Sebastián Viera y los jugadores de ataque, Nikao, Raphael Veiga, Marcelo Cirino y Pablo, pesaron poco.

El Junior, instalado en campo contrario e hilvanando largas posesiones para tratar de romper la defensa rival, tuvo el primer acercamiento al minuto 18 con una larga jugada colectiva que derivó en un centro que cabeceó el delantero Yony González, quien envió el balón cerca del horizontal.

Asimismo, Díaz, quien fue un dolor de cabeza para el lateral derecho Jonathan, tuvo al minuto 28 la oportunidad de anotar cuando mandó un remate de chalaca que salió desviado.

En el cierre de la etapa inicial, el equipo de Curitiba tomó aire y se deshizo de la presión local, aunque tampoco logró romper la defensa contraria.

En el comienzo del segundo tiempo, los brasileños encontraron los espacios que no hallaron en los primeros 45 minutos.

En un contragolpe, liderado por Nikao, que le ganó en el pique al lateral Germán Gutiérrez, los visitantes abrieron el marcador luego de que el extremo le filtrara un pase a Pablo, que en el mano a mano venció a Viera con un derechazo al minuto 50 y consiguió su cuarta anotación en el torneo.

Sin embargo, el Tiburón empató tan solo dos minutos después luego de un flojo despeje de Jonathan que cazó con un cabezazo en el área para que luego González con un tijeretazo de zurda enviara el balón al fondo de la red y el júbilo en el estadio Metropolitano estallara.

Tras el empate, el ritmo del partido creció y ambos equipos aprovecharon la situación para generar más oportunidades. En el club colombiano sobresalieron los desequilibrantes Barrera y Díaz, mientras que en el conjunto rojinegro fue clave el central Pereira, quien generó varias oportunidades en el juego aéreo.

El punto de inflexión llegó al minuto 73 cuando el delantero Roni le hizo una falta en su área al lateral Piedrahita, razón por la cual el peruano Diego Haro pitó un penalti que luego cobró Rafael Pérez, quien no pudo convertir porque el fortísimo remate que mandó rebotó en el horizontal.

Después de esa jugada, la intensidad del partido cayó y los locales tuvieron solo dos oportunidades, una con Luis Carlos Ruiz y otra con Jarlan Barrera, ambas atajadas por Santos.

Al final ninguno de los dos equipos logró imponerse, por lo que todo se definirá el próximo miércoles en la casa de los brasileños, la Arena da Baixada de Curitiba.

- Ficha técnica:

1. Junior: Sebastián Viera; Marlon Piedrahita, Jefferson Gómez, Rafael Pérez, Germán Gutiérrez; Víctor Cantillo, Luis Narváez (m.83, Sebastián Hernández), James Sánchez (m.70, Daniel Moreno), Jarlan Barrera; Yony González (m.67, Luis Carlos Ruiz) y Luis Díaz.

Entrenador: Julio Comesaña.

1. Atlético Paranaense: Santos; Jonathan, Thiago Heleno, Léo Pereira, Renan Lodi; Bruno Guimarães, Lucho González (m.86, Marcinho), Nikao, Raphael Veiga (m.77, Wellington), Marcelo Cirino, y Pablo (m.60, Roni).

Entrenador: Tiago Nunes.

Goles: 0-1, m.50: Pablo. 1-1, m.52: Yony González.

Árbitro: El peruano Diego Haro amonestó Léo Pereira, Rafael Pérez, Bruno y Thiago Heleno.

Incidencias: partido de ida de la final de la Copa Sudamericana jugado en el estadio Metropolitano Roberto Meléndez de Barranquilla.

 

Honor a su historia: la Copa Paraguay es para el aguerrido Guaraní

Parecía que sería victoria de Olimpia, pero Guaraní lo empató sobre el final (2-2) y se impuso 5-3 en la definición por penales. Es el primer título oficial del Aborigen fuera de las ligas locales.

Franjeados y aborígenes se citaron este miércoles en el coqueto estadio Río Parapí.

Los goles de Fernando Cardozo (33’) y Pablo Velázquez (34’) le dieron vida a un partido que no tenía ritmo de final.

Con semejante inyección anímica el trámite varió y de allí en más se vivió un auténtico ida y vuelta: situaciones por doquier, como un tiro de Redes y la monumental reacción de Alfredo Aguilar y las arremetidas de Santa Cruz y Ortega.

Ya en la complementaria, la propuesta ofensiva siguió su curso y produjo alguno que otro levantón de adrenalina.

Olimpia manejó más la pelota, pero Guaraní no se dejó intimidar y se respaldó en su experimentado mediocampo para desatar furiosas contras.

El Decano ganó versatilidad con el ingreso de William Mendieta. Su presencia no tardó en surtir efecto ya que el aborigen dejó espacios al adelantar sus líneas.

Cuando más difícil se ponían las cosas para Olimpia, el inoxidable Roque Santa Cruz clavó un certero zapatazo para sellar el 2-1 (57’).

Pero el Indio no bajó los brazos y a un minuto del final encontró el empate (2-2) a través de la sorpresiva aparición de Gabriel Esparza.

Y la tanda de penales sonrió al Aborigen. Roque Santa Cruz malogró su tiro y con el último disparo de Rodolfo Gamarra se concretó el 5-3 que hace campeón al conjunto de Dos Bocas.

De esta manera, Guaraní (primer campeón del fútbol paraguayo y primer ‘bi’ invicto) suma su primer título oficial aparte de los 11 títulos de liga que ya conquistó.

 

Raúl Zapag, presidente de Cerro Porteño

El empresario Raúl Zapag fue oficializado hoy como nuevo presidente de Cerro Porteño.

Interesante participación de la mitad más uno en la Asamblea Electiva realizada en la Nueva Olla.

El menor de los hermanos del clan Zapag es desde ya el número uno de una de las instituciones deportivas más importantes de nuestro país.

Se impuso en las elecciones (único candidato a la presidencia) y confirmó su estadía para el ciclo 2019-2021.

Raúl es el presidente número 42 y, además, por primera vez en toda la historia del club se da que un padre (Abraham, 1974-1982) y dos de sus hijos (Juan José, 2009-2018, y Raúl, 2018-2021) acceden al cargo.

El mandato de Raúl inicia oficialmente el próximo 19 de diciembre, aunque él ya viene trabajando y anuncia “importantes anuncios” para las próximas 48 horas.

 

Sportivo Luqueño se queda sin presidente

Por razones personales, el empresario Walter Gustavo Benítez se aleja de la presidencia del Sportivo Luqueño.

Sede vacante en el sillón más respetado de la República auriazul.

En este sentido, Walter Gustavo Benítez presentó esta tarde su renuncia al cargo de presidente, y de manera indeclinable.

Benítez explicó que su decisión se debe “a los amedrentamientos y amenazas de muerte" contra miembros de su familia.

“En noviembre mi hija sufrió un intento de atentado, la denuncia está en la fiscalía, esto ya no puede seguir”, indico el ahora extitular en conferencia de prensa.

Luqueño queda acéfalo hasta la siguiente Asamblea Electiva que debería realizarse antes de la quincena de diciembre.