Lucas Barrios podría jugar en San Lorenzo

El atacante argentino nacionalizado paraguayo podría volver a Argentina, específicamente a San Lorenzo de Almagro. Las especulaciones acerca de un posible regreso a su país natal hablan de que para la siguiente temporada, el futbolista del Guangzhou Evergande cambiaría de aire.

​Según especulaciones, el atacante Lucas Barrios está en el interés de San Lorenzo de Almagro de Argentina. El compatriota milita actualmente en el fútbol asiático.

El club del Papa Francisco querría repatriarlo para la siguiente temporada, y aparentemente ya habrían iniciado los primeros contactos de rigor para ver las factibilidades.

Barrios se inició en Mitre, Juventud de Liniers, Barracas Central y Pacífico antes de ser profesional. Su carrera oficialmente arrancaría en Argentinos Juniors.

Luego militó en clubes de su país como Tigre y Tiro Federal. Pasó por Chile y Alemania, para luego ser nacionalizado e integrar la Selección Paraguaya.

 

Rubrica su excelente momento con el trofeo

Bayern Munich cierra una temporada inolvidable. Es el equipo alemán más competitivo de los últimos tiempos y el que en corto tiempo se disparó al firmamento de la gloria. Es el mejor Bayern de los últimos años, y su técnico Jupp Heynckes sale por la puerta grande, con todos los honores.

​Lo mejor que tiene Europa es el Bayern Munich, equipo que con la obtención de la Champions League ratifica esta tesis.

Con el triunfo logrado, el conjunto bávaro pone fin a un ciclo excelente en materia de producción. Ganó la Bundesliga casi de modo perfecto y dejó segundo al hoy vice campeón de la Champions, el Borussia Dortmund.

En 34 juegos en la Bundesliga, el conjunto de Jupp Henckes ganó en 29 ocasiones, empató cuatro y perdió solamente uno, dejando evidencias claras de una jerarquía inapelable.

El 24 de julio del 2012 arranca la magnífica trayectoria del Bayern, que entre amistosos y partidos oficiales cosechó un total de 54 triunfos, cuatro empates y tres derrotas, y la estadística incluye el juego final de la Champions.

Sólo entre el 31 de octubre del 2012 y el 9 de marzo de este año, Bayern jugó 28 encuentros. Ganó en 24 de ellos y se rescatan cuatro igualdades.

En lo que refiere a la recientemente acabada Champions League, Bayern integró el grupo F junto a Valencia, BATE Borisov y Lille de Francia. Ganó su llave con 13 puntos (cuatro triunfos, un empate y una derrota).

Para llegar a la final debió eliminar a Arsenal, Juventus y Barcelona. La magnífica manera de derrotar al Barça supuso anticipadamente que la Orejona tendría que ser del conjunto hoy consagrado.

Y se encontró con el que lo persiguió durante toda la Bundesliga. El Borussia Dortmund, que tuvo la baja de Mario Götze, su delantero más eficaz y actual refuerzo del campeón.

Sin embargo no tuvo reparos para volver a dejarlo en segundo plano al aurinegro. Si lo dejó en el segundo peldaño en Alemania, Wembley no iba a ser la excepción. Por eso, la obtención de la corona es un justo premio a la gran campaña realizada en esta temporada.

 

Esta vez, la víctima azulgrana fue Capiatá

Cerro Porteño sigue de romance con los buenos resultados. En la ciudad de Capiatá derrotó al local con autoridad 2-0. Guillermo Beltrán y Oscar Romero marcaron la diferencia en el juego. El Ciclón ahora aguarda agrandado el clásico ante Olimpia el siguiente fin de semana.

​El Ciclón sigue fino en el sendero de los triunfos. Esta vez cobró venganza de la derrota que sufrió en la Olla Azulgrana, cuando el benjamín le pintó la cara con un marcador similar.

Cerro fue más equipo que el local, porque generó las mejores llegadas y acarreó serios problemas a la defensa del conjunto del técnico Mario Jacquet. Entre Fabbro, Ángel Romero y Beltrán se gestaron las jugadas más incisivas.

Incluso los palos negaron en dos ocasiones las posibilidades de que el Ciclón llegue a los goles. Primero fue Jonathan Fabbro, quien en un tiro libre estrelló la pelota en el poste derecho de Vargas.

Posteriormente fue Romero, quien hizo pasar la pelota encima del guardameta, pero con el infortunio de dar en el larguero. Capiatá sólo tuvo argumentos mediante la vía aérea y los centros cruzados, pero nada afectó la tranquilidad cerrista.

Por fin, cuando estaba por acabar la primera mitad, Guillermo Beltrán se estiró hasta el poste derecho para empujar una pelota enviada desde el otro carril, de suerte tal a abrir el marcador.

Era una marca justa, porque Cerro hizo mejor las cosas. Capiatá trató de modificar el esquema, mandó a hombres más incisivos en ofensiva como Cristian López, y generó algún que otro acercamiento, pero nada que apeligre la ventaja.

Al cierre de la jornada, tras un desborde por izquierda, Oscar Romero eludió a varios hombres y remató fuerte para someter por segunda vez a Tobías Vargas, y así se decretó el triunfo azulgrana, que fue justo por donde se lo mire.

 

No dejó que le Robben la quinta Champions

Bayern Munich se consagró campeón de la Champions League al vencer 2-1 al excelente Borussia Dortmund. En una final infartante, el expeditivo Arjen Robben desniveló a dos minutos del final del encuentro. Bayern obtiene así su quinta corona europea.

​Bayern Munich tuvo que trabajar mucho para poder doblegar al Borussia Dortmund, y cuando restaban dos minutos para el final, Aren Robben marcó el segundo tanto que le valió la quinta Champions.

El equipo de Jupp Heynckes ratificó su condición de favorito al despojar al Borussia la posibilidad de quedarse por tercera vez con el cetro máximo de Europa, y como en la Bundesliga, volvió a relegarlo al segundo puesto.

La primera conquista fue de Mario Mandzukic, tras una guapeada de Robben, quien apiló defensores por el sendero izquierdo del ataque del Bayern. Envió el centro al medio y el croata punteó sin marca para la apertura.

Borussia Dortmund fue combativo. Intentó apelar a los disparos de media distancia y a las atropelladas. Lewandowsky asedió más pero no encontró la forma de romper el cerco adversario.

Pero a los 68 minutos, el futbolista Ilkay Gündogan decretó el empate tras cambiar penal por gol. En ese momento se hacía justicia en el trayecto del juego, porque Borussia siempre se mostró reacio a entregarse a la adversidad.

Luego del empate se vio un partido más equilibrado, pero dentro de un marco de tensión, porque cualquiera de los dos podía volver a un gol. Y en efecto, esa suerte fue para el Bayern.

Arjen Robben, participativo e influyente en el encuentro se metió solo en el área, y a pesar de la marca de tres zagueros encontró el espacio para eludir a todos, y ante la salida del arquero Roman Weidenfeller la ubicó sutilmente cruzado al palo izquierdo.

Ya no hubo tiempo para más, y Bayern Múnich puso rúbrica a su excelente momento, pues en la Bundesliga ganó de manera casi perfecta el título, dejando segundo al Borussia, tal como en la Champions.