Mané y Salah impulsan al Liverpool hacia el título

El primer paso del Liverpool para cambiar el pasado y tornar el resbalón de Gerrard en un título de liga está dado. Los 'Reds' vencieron a su pasado y con goles de Sadio Mané y Mohamed Salah desterraron al Chelsea para seguir pujando por la Premier League.


Fuente: EFE

El Liverpool consiguió una victoria vital para seguir por delante del Manchester City -que tiene un partido menos- a cuatro jornadas para el final de una de los títulos más reñidos de los últimos tiempos.

Las efemérides también marcaban el partido. Era un día muy especial y muy marcado para el aficionado del Liverpool. Se cumplían 30 años de la tragedia de Hillsborough en la que murieron 96 personas y los mosaicos se sucedieron en las gradas.

En un plano más deportivo, las visitas del Chelsea a Anfield siempre llevan al resbalón de Steven Gerrard. A aquel tropezón que terminó con la cabalgada de Demba Ba y con el hundimiento del Liverpool en 2014. Se escapó una Premier y ni siquiera la eliminación esta temporada en Copa de la Liga ante los ‘Blues’ resonaba más que aquel descalabro.

Para más inri, era el partido 200 de Klopp dirigiendo al Liverpool, un ingrediente más para un partido que se quedó soso en los primeros 45 minutos.

Todo parecía estar en el lado del Liverpool, olvidando el mundo del fútbol que el Chelsea se juega meterse en Liga de Campeones. Quizás por eso eran los ‘Reds’ quienes movían la pelota y los ‘Blues’ los que esperaban atrás esperando un destello de Hazard.

Salah, minimizado en Premier y agrandado en ‘Champions’, y Mané, bien parado por César Azpilicueta, eran el peligro del Liverpool, que tenía que ir a por la victoria. Sarri amontonaba efectivos atrás para aprovechar la valentía ‘Red’ con la velocidad de Willian, Callum Hudson-Odoi y Hazard.

Contras mal resueltas por el Chelsea y un impreciso Mané fue el pobre bagaje mientras los minutos pasaban en el relojero de Anfield consumiendo las opciones de ambos.

Las andanzas europeas también pasaban factura y en las piernas aparecían las cicatrices del Oporto para unos y del Slavia de Praga para otros.

Eso llevó al Chelsea, que perdió a Rudiger por lesión en la rodilla, a dar un paso más atrás y el Liverpool se volcó, encontrando el premio con Mané.

Combinación de Jordan Henderson con Mohamed Salah en el área, el inglés la puso atrás y Mané, a placer, batió a Kepa de cabeza.

Tenía que demostrar más el Chelsea y se llevó otro bofetazo en segundos. Salah recogió el balón en banda derecha, se dio cuenta que Mané le había igualado a goles en la Premier y soltó un misil que se coló por la escuadra, le devolvió al puesto de mejor goleador del Liverpool y sentenció el encuentro.

Para Sarri, era tarde para cambiar. Dio entrada a Gonzalo Higuaín demasiado tarde y para cuando quiso reaccionar a su decisión de jugar sin ‘nueve’, estaba 2-0 abajo. Sin embargo, Hazard tiró de orgullo y tuvo dos para devolver al Chelsea al partido. La primera la estrelló en el palo y la segunda se la sacó en la línea Alisson Becker. No fue su día, solo fue el día de un Liverpool que sigue soñando con la Premier, así lo demuestran los dos puntos de ventaja sobre el City.

El Chelsea sufrirá, pero para meterse en ‘Champions’; los londinenses son cuartos, con 66 puntos.

- Ficha técnica:

2 - Liverpool: Alisson; Alexander-Arnold, Matip, Van Dijk, Robertson; Henderson (Milner, m.76), Fabinho, Keita (Wijnaldum, m.66); Salah (Shaqiri, m.89), Firmino y Mané.

0 - Chelsea: Kepa; Emerson, Luiz, Rudiger (Christensen, m.40), Azpilicueta; Loftus-Cheek (Barkley, m.75), Jorginho, Kanté; Hudson-Odoi (Higuaín, m.56), Hazard y Willian.

Goles: 1-0. Mané, m.51 y 2-0. Salah, m.53.

Árbitro: Michael Oliver amonestó a Azpilicueta (m.45) por parte de los visitantes.

Incidencias: Partido correspondiente la jornada 34 de la Premier League disputado en Anfield (Liverpool) ante 53.000 espectadores. Se guardó un minuto de silencio por el treinta aniversario de la tragedia de Hillsborough.

 

30 años desde Hillsborough

Este domingo se cumplen treinta años de la tragedia que azotó a Inglaterra y que se cobró la vida de 96 aficionados en un partido de la FA Cup (Copa de Inglaterra) entre el Liverpool y el Nottingham Forest disputado en el estadio de Hillsborough.


Fuente: EFE

El campo del Sheffield Wednesday vivió una de las grandes tragedias del fútbol inglés, de la que este domingo se cumplen 30 años con los interrogantes todavía sin despejar sobre quiénes fueron los responsables de que perecieran 96 vidas en la avalancha humana.

El Liverpool rendirá homenaje a las víctimas guardando un minuto de silencia en su encuentro de este domingo ante el Chelsea.

Además, las gradas se cubrirán con distintos motivos por lo ocurrido aquel 15 de abril de 1989.

La grada de The Kop y la Kenny Dalglish exhibirán dos mosaicos, uno con el número 96 y otra con la inscripción “30 años”.

Los dos equipos llevarán brazaletes negros, varios vídeos se reproducirán en los videomarcadores, las banderas del campo ondearán a media asta y diferentes negocios de Anfield cerrarán para que sus empleados puedan mostrar respeto a las víctimas.

A día de hoy sigue sin haber un culpable exacto del desastre que ocurrió cuatro años después de la tragedia del estadio belga de Heysel, en la que murieron 39 aficionados en la final de la Copa de Europa entre Liverpool y Juventus de Turín.

La seguridad del estadio fue la que recibió la mayor culpa y David Duckenfield, quien estaba al cargo de ese partido, fue juzgado, sin que el jurado le encontrara culpable.

 

Quagliarella da el derbi al Sampdoria, el Torino frena y Montella tropieza

El italiano Fabio Quagliarella certificó este domingo, con su 22 gol del año, el triunfo 2-0 del Sampdoria en el derbi contra el Génova, en una trigésima segunda jornada de la Serie A en la que el Torino se alejó de la "Champions" y en la que el exsevillista Vincenzo Montella tropezó en su regreso como técnico del Fiorentina.


Fuente: EFE

A la espera del Chievo-Nápoles (18.00 locales, 16.00 GMT), en el que un pinchazo del conjunto napolitano le entregaría al Juventus, derrotado el sábado en el campo del Spal de Ferrara, el octavo título liguero consecutivo, el domingo italiano se abrió con la lucha por la Liga de Campeones como protagonista.

La cuarta posición está actualmente ocupada por el Milan, que logró el sábado un trascendental triunfo 1-0 contra el Lazio, aunque la pelea sigue siendo intensa. El Roma está a un punto y el Atalanta puede alcanzar a los milaneses si gana este lunes al Empoli.

Un sueño Liga de Campeones que se alejó este domingo para el Torino, que sin el español Iago Falque, lesionado, ni Andrea Belotti, sancionado, se atascó y no pasó del 1-1 en casa contra el Cagliari, en un partido de alta tensión, acabado con tres expulsiones y nueve tarjetas amarillas.

Y es que el Torino, que con una victoria se habría colocado a tres puntos de la cuarta posición, se adelantó al comienzo de la reanudación gracias al exvalencianista Simone Zaza, antes de que el propio delantero italiano fuera expulsado por doble amonestación por insultar al colegiado.

En inferioridad numérica, el Torino recibió el empate del Cagliari, firmado por Leonardo Pavoletti (m.78), y no tuvo fuerzas para recuperar la ventaja, pese a que los visitantes se quedaran con nueve jugadores, por las rojas a Luca Pellegrini y a Nicoló Barella.

La cuarta posición, ocupada por el Milan y que vale la clasificación a la próxima Liga de Campeones, está ahora a cinco puntos del equipo turinés, que es actualmente séptimo.

No jugaron por Europa sino por el dominio de la ciudad el Sampdoria y el Génova en el 118 Derbi de la Lanterna, y el equipo "doriano" triunfó 2-0, empujado por un gol del francés Gregoire Defrel (m.2) y un penalti transformado por el inoxidable Quagliarella, de 36 años (m.53).

El delantero italiano, que ya había dado la asistencia para el 1-0, sentenció el encuentro y recuperó la primera posición en la tabla de los "Capocannonieri" (máximos goleadores), con 22 dianas, una más que el polaco Krzysztof Piatek y dos más que el colombiano Duván Zapata. El portugués Cristiano Ronaldo suma 19.

En Florencia, ante un auténtico diluvio, el Fiorentina no pasó del 0-0 en el derbi de los Apeninos contra el Bolonia, en el regreso de Vincenzo Montella, extécnico del Sevilla, que ya había estado en Toscana de 2012 a 2015.

Montella regresó en un momento de alta tensión, con la afición que protestó con la directiva del club por los malos resultados de este curso dejando vacíos los dos fondos en la primera mitad del duelo.

Apostó por un 3-5-2 con el colombiano Luis Muriel y el argentino Giovanni Simeone de titulares ante un Bolonia hambriento de puntos por su lucha por la salvación y en buen estado de ánimo tras el 3-0 logrado el viernes contra el Chievo Verona, con doblete del chileno Erick Pulgar incluido.

El Fiorentina gestionó más el balón, pero el cuadro boloñés cerró espacios con gran atención. El cuadro toscano rozó la ventaja en el 79, cuando un centro de Muriel impactó en el poste, pero eso no fue suficiente para reencontrarse con una victoria que falta desde hace diez partidos.

El programa de la tarde dominical fue completado por el 0-0 entre el Sassuolo y el Parma, que se repartieron los puntos para dar otro pequeño paso hacia la salvación.

La trigésima segunda jornada seguirá este domingo con el Nápoles, segundo, que visitará al colista Chievo Verona. De no ganar el cuadro napolitano, el Juventus será matemáticamente campeón de Italia por octava vez consecutiva.

El Inter de Milán jugará a las 20.30 locales (18.30 GMT) en el campo del Frosinone, penúltimo, mientras que el Atalanta-Empoli completará la jornada el lunes a la misma hora.

 

Hamilton gana y lidera el Mundial de Fórmula Uno

El de Shanghái es uno de los circuitos favoritos para el británico Lewis Hamilton y hoy aprovechó su superioridad en pista para ganar cómodamente y alcanzar el liderato del Mundial en una carrera en la que Sebastian Vettel (tercero) dio un golpe de autoridad en Ferrari.


Fuente: EFE

Hamilton firmó su sexta victoria en China en una carrera, la número 1.000 de la historia de la categoría reina del automovilismo, en la que adelantó en la salida a su compañero Valtteri Bottas (segundo), quien salía desde la 'pole'.

Según explicó Bottas en una rueda de prensa, perdió la carrera "al comienzo" debido a que tuvo un pequeño "giro de ruedas" por la pintura de la línea de salida y salió ralentizado, aseguró el piloto. Sin embargo, logró acabar segundo y sentenciar el tercer doblete consecutivo para la escudería alemana.

En cabeza, desde la primera recta, Hamilton se limitó a seguir su ritmo y, sin cometer errores, consiguió la victoria 75 de su carrera y dejó atrás el mes en el que Bottas ha liderado la clasificación mundial, confirmando que él es el candidato número uno de Mercedes.

La carrera en el circuito de Shanghái, cuyas curvas forman el yin y el yang del equilibrio asiático, sirvió este domingo para equilibrar las fuerzas en las dos escuderías más potentes, Mercedes y Ferrari: hay números uno, Hamilton y Vettel, y segundos, Bottas y Charles Leclerc (Ferrari).

El joven monegasco, la nueva sensación del automovilismo, fue el peor parado de este cuarteto ya que, cuando iba tercero en la décima vuelta, tuvo que acatar las órdenes de equipo de Ferrari y dejar pasar en la recta a Vettel.

Tras las dudas desatadas en las últimas semanas después de que Leclerc adelantara al alemán en Baréin, a lo largo del fin de semana Ferrari ha dejado claro en numerosas ocasiones que su número uno es el cuatro veces campeón del mundo.

"Sebastian puede ir más rápido, déjalo pasar" se escuchó este domingo en la radio del piloto. Leclerc obedeció y dejó pasar a Vettel, quien se lanzó (sin éxito), a la caza de los Mercedes.

Vettel firmó finalmente el tercer lugar, su primer podio de la temporada, y tomó un respiro tras su mala racha. Y es que el alemán no se sube a lo más alto del podio desde agosto del año pasado, cuando ganó en el circuito belga de Spa-Francorchamps.

Finalmente el monegasco de 21 años finalizó quinto, por detrás del holandés Max Verstapen (Red Bull), y por delante del francés Pierre Gasly (sexto), quien se anotó el punto extra de la vuelta rápida (1:34,742).

Tras esta prueba, en la clasificación general Hamilton (68 puntos) le saca seis puntos a Bottas (62 puntos). Verstappen es tercero con 39 puntos, Vettel cuarto con 37 y Leclerc quinto con 36.

Fue una buena jornada para el mexicano Sergio 'Checo' Perez (Racing Point), quien consiguió acabar octavo, pero un pésimo día (de nuevo) para McLaren, ya que los dos monoplazas sufrieron las consecuencias de un accidente en la primera vuelta, protagonizado por el ruso Daniil Kvyat (Toro Roso).

El británico Lando Norris no pudo acabar mientras que el español Carlos Sainz fue 14 y consiguió acabar por primera vez una carrera al volante de su McLaren, que tantos problemas le dio a su compatriota el doble campeón mundial asturiano Fernando Alonso en los últimos cuatro años.

"Paciencia y a seguir trabajando bien, que sigo confiando en que se están haciendo las cosas muy bien, estoy muy contento con el equipo, con cómo estamos trabajando, así que ya llegará", apuntó el madrileño a los medios tras la carrera.

Tampoco fue una jornada plena para Renault, ya que el alemán Nico Hülkenberg no pudo acabar la carrera mientras que el australiano Daniel Ricciardo (ex Red Bull) fue séptimo y logró por tanto acabar una prueba por primera vez con la escudería francesa.

El campeón del mundo finlandés Kimi Räikkönen (con Ferrari en 2007) acabó noveno, mientras que la sensación tailandesa del automovilismo, Alexander Albon (Toro Rosso), consiguió la décima posición, pese a que su monoplaza quedó destrozado en los entrenamientos libres del sábado y no pudo disputar la clasificación.

La próxima carrera del Mundial, la cuarta prueba de las 21 que lo integran, se disputará el 28 de abril en Azerbaiyán, en el circuito de Baku.