Orteman perfila su equipo con Ale Silva en defensa

El director técnico de Olimpia busca variantes con las miras puestas en los partidos por los octavos de final de la Copa Libertadores. Ale Silva en defensa, la principal novedad.

Nacional y Olimpia animaron esta mañana el segundo amistoso de la intertemporada en el coqueto estadio Arsenio Erico.

Para esta vuelta Sergio Orteman salió con Alfredo Aguilar; Alejandro Silva, Saúl Salcedo, Antolín Alcaraz, Iván Torres; Hugo Quintana, Brian Ojeda, Jordan Santacruz y Derlis González; Isidro Pitta y Jorge Recalde.

Por su lado, Hernán Rodrigo López alineó a Santiago Rojas; Carlos Espínola, Claudio Núñez, Farid Díaz Sebastián Vargas; Cristian Riveros, Edgar Zaracho, Orlando Gaona Lugo y Franco Costa; David Fleitas y Leonardo Villagra.

La principal novedad en el once de arranque franjeado fue la presentación de Alejandro Silva como lateral derecho, puesto que no desconoce, pero en el que no se lo veía hace bastante tiempo.

La primera etapa culminó sin goles. La emoción se hizo presente con los primeros compases de la complementaria de la mano de Isidro Pitta (55’). Fernando Cardozo selló el 2-0 (80’).

También se dejó ver el posible equipo alternativo con los ingresos de Gastón Olveira; Sergio Otálvaro, Agustín Ale, Alan Vargas, Marcelo Estigarribia; Fernando Cardozo, Sebastián Quintana, Adelio Zárate y Ramón Sosa; Walter González y Néstor Camacho.

No figuró el argentino Victor Salazar (recuperación) ni la última incorporación, Edgardo Orzusa. Richard Ortíz no fue tenido en cuenta (está en la parte final del reacondicionamiento físico).

Olimpia se prepara a contrarreloj para recibir la próxima semana al Inter de Porto Alegre por el choque de ida correspondiente a los octavos de final de la Copa Libertadores 2021, el gran objetivo de la temporada y donde intentará avanzar lo más que pueda en pro de darle oxígeno a su demacrada situación económica.

 

Djokovic está imparable

El serbio consiguió su cuarta victoria sin ceder un solo set para meterse en las semifinales de Wimbledon por décima vez en su carrera, tras derrotar al húngaro Marton Fucsovics por 6-3, 6-4 y 6-4.

El de Belgrado no entrega un parcial desde su debut en primera ronda y encadena cuatro encuentros impecables, aumentando cada vez más el nivel y dejando plasmada su superioridad en la hierba del All England Club.

Ante Fucsovics, un novato en este tramo, dejó patente su capacidad para aumentar el ritmo en los momentos necesarios. Parece tener un botón que le permite acelerar cuando sabe que es el momento de dar un hachazo al encuentro. Lo hizo al comienzo de partido, con un inicio fulgurante en el que dispuso de dos pelotas para marcarle un 'rosco' a su rival.

El húngaro estaba perdido por la pista, sobrepasado por la situación y cerca estuvo de llevarse un regalo en forma de seis cero. Pero le fue cogiendo el pulso al encuentro y salvó dos pelotas de 6-1 y una de 6-2 para terminar maquillando el arranque por 6-3.

Esos fueron los mejores momentos de tenis de Fucsovics, número 48 del mundo y verdugo de Andrey Rublev. La inercia le valió para llegar al 4-4 en el segundo set, con un juego sólido y ante un Djokovic que se trastabilleó un par de veces en la hierba, pero siempre con la sensación de que cuando quisiera tomaría ventaja de nuevo.

En cuanto se acercó el ocaso del set, el número uno del mundo hincó el diente. Rompió, cerró el set y se puso 2-0 arriba, desventaja imposible de salvar para casi nadie ante el serbio.

Y es que no permite giros de guion. Ni relajaciones. Salió al tercer set confiado en finiquitar pronto a Fucsovics, enredado con sus primeros saques y sufriendo para llegar a porcentajes cercanos al 60 %. La maquinaria Djokovic le pasó por encima y el húngaro solo pudo felicitarle y dejar pasar al siguiente.

El serbio asusta. Y mucho. No da la sensación de que nadie vaya a pararle en su camino al sexto Wimbledon y vigésimo Grand Slam. La siguiente parada será Karen Khachanov o Denis Shapovalov.

 

Roma estudia abrir el Olímpico para proyectar la final de Italia

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi, propuso este miércoles al Comité Olímpico Nacional Italiano (CONI) abrir el estadio Olímpico para que los aficionados puedan ver en unas pantallas gigantes la final de la Eurocopa que Italia disputará este domingo contra el ganador de la semifinal que enfrenta esta tarde a Inglaterra y Dinamarca.

"¿CONI este domingo proyectamos la final de #EURO2020 en el estadio Olímpico de Roma respetando las medidas anti coronavirus? Ya hemos albergado los tres primeros partidos de Italia. Sería bonito para animar todos juntos a la Selección", escribió Raggi en Twitter.

Italia se clasificó para la final de la Eurocopa tras imponerse a España en la tanda de penales de la semifinal y peleará este domingo por su segundo título en este torneo, tras el de 1968.

La capital italiana ya cuenta con unas pantallas gigantes en varias plazas del centro donde los aficionados se reúnen para seguir los encuentros del equipo de Roberto Mancini.

Los "azzurri" disputaron en Roma sus tres partidos de la fase de grupos, todos ganados, contra Turquía, Suiza y Gales, ante unos 16.000 espectadores.

A continuación eliminaron a Austria en octavos, Bélgica en cuartos y España en semifinales.

Italia regresó en la madrugada de este miércoles al centro técnico de Coverciano (Florencia, centro), donde la plantilla se sometió a terapias para recuperar las energías tras el intenso partido de Wembley.

Esta noche el equipo verá el partido Inglaterra-Dinamarca, del que saldrá su rival en la final, y organizará una barbacoa para celebrar el triunfo.

 

Scaloni dice que Argentina es un "justo" finalista

El seleccionador de Argentina, Lionel Scaloni, dijo que la Albiceleste es un "justo" finalista de la Copa América y que quiere ganarle a Brasil, el "eterno rival".

"Cuesta mucho llegar hasta acá, hay que disfrutarlo. Se me quiebra la voz al decirlo. Los jugadores llevan casi 60 días concentrados y siguen tirando para adelante", dijo el seleccionador anoche en rueda de prensa.

"Nosotros pensamos que la selección argentina tiene que competir siempre y todos los partidos son difíciles. A Argentina le juegan de una manera diferente y es muy difícil", añadió.

Scaloni dijo que el partido de Messi ante Colombia fue "para sacarse el sombrero" porque "tiró de sus compañeros".

"Estamos muy orgullosos de él y de sus compañeros", afirmó.

"Normalmente los que juegan la final son los que la merecen y creo que Argentina es un justo vencedor y un justo finalista, de eso no tengo dudas. Vamos a jugar una final contra nuestro eterno rival, el de toda la vida, las dos selecciones más potentes de Sudamérica y esperamos que la gente lo disfrute. Lógicamente queremos ganarla, ojalá todo esté dado, incluso la cancha, para jugar un buen partido", concluyó.