Pelé y su agente terminan su relación comercial tras más de 50 años

El exfutbolista brasileño Edson Arantes do Nascimento 'Pelé' y su agente personal, José Fornos Rodrigues, más conocido como Pepito, han puesto fin a su relación comercial de común acuerdo tras más de 50 años juntos, según ha informado este viernes el propio asesor. 

“Es hora de descansar”, afirmó a Efe Pepito, quien durante muchos años gestionó los contratos y negocios del triple campeón mundial, hoy con 81 años y bajo tratamiento por un tumor en el colon.

La delicada situación de salud de Pelé ha empujado a Pepito, de 79 años, a dar un paso al lado y jubilarse formalmente tras compartir toda una vida con el legendario exdelantero de la Canarinha. 

“Él necesita más a los médicos y cuidadores que a mí. Ahora queda la eterna amistad”, expresó el agente.

El exjugador del Santos y Cosmos, para muchos el mejor futbolista de la historia, está convaleciente después de que los médicos le detectaran un tumor en el colon del que fue operado en septiembre del año pasado. 

Desde entonces, ha ido de forma rutinaria al hospital para dar seguimiento a un tratamiento de quimioterapia y someterse a exámenes clínicos.

La última vez que estuvo ingresado fue en febrero pasado y en aquella ocasión tuvo que alargar su estancia en el hospital unos días más por causa de una infección urinaria.

Aunque se desconoce el alcance real de la lesión, el equipo de médicos que le atiende insiste en que el estado de salud de Pelé se mantiene “estable”.

Además del tumor, la salud de Pelé se ha visto deteriorada en los últimos años debido a problemas en la columna, la cadera y la rodilla que han reducido su movilidad y le han obligado a pasar por el quirófano, además de sufrir algunas crisis renales. 

La leyenda de la pentacampeona del mundo ha reducido drásticamente sus apariciones públicas, pero, sin embargo, se mantiene muy activo en las redes sociales.

Guardiola y Klopp se envían elogios antes de duelo directo por la Premier

En opinión de Pep Guardiola, el entrenador del Liverpool Jürgen Klopp es el mayor rival de su carrera, mientras que el técnico del Manchester City prepara una importante batalla por el título de la Premier League este domingo (11:30) en duelo directo entre líder y escolta en el Etihad.

Los ‘Citizens’ y los ‘Reds’ son los candidatos a coronarse este curso en la liga inglesa, donde los primeros son líderes con un punto de ventaja sobre el Liverpool, segundo, antes de su crucial pulso en el Etihad Stadium.

La admiración de Guardiola hacia Klopp es tal que consideró este viernes al alemán como un rival todavía más importante que José Mourinho: “Jurgen, como entrenador, ha sido el rival más grande que jamás he tenido en mi carrera y creo que lo que proponen los dos equipos es bueno para el fútbol. Me acordaré de mi etapa aquí cuando esté retirado jugando al golf, me acordaré de que mi mayor rival fue el Liverpool, eso seguro”.

Una victoria del City el domingo sería un gran paso hacia una nueva conquista del título inglés, pero el Liverpool puede ponerse líder si vence.

Guardiola intentó relativizar la relavancia del partido: “Estos tres puntos serán muy importantes, pero todavía quedarán siete partidos, 21 puntos, y muchas cosas, con la Champions y la FA Cup”.

 

– Como Nadal y Federer –

Klopp también dedicó palabras de elogio a Guardiola, afirmando que es el “mejor entrenador del mundo” y que su rivalidad es comparable a la de los tenistas Roger Federer y Rafael Nadal: “En el deporte, la rivalidad mejora a los contendientes, especialmente a largo plazo. Lo mismo sucedió en el tenis con Nadal y Federer”.

El técnico catalán le respondió, diciendo que no se ve con ese estatus: “Muchas gracias, pero no es así (…) Me gustaría poder decir que soy el mejor, pero no es verdad”.

Investigan amenazas de muerte a Cássio, portero e ídolo del Corinthians

La Policía brasileña investiga una serie de amenazas de muerte dirigidas al portero titular e ídolo histórico del Corinthians, Cássio Ramos, quien lleva más de una década en el club de Sao Paulo.

La Policía Civil anunció que ha abierto una investigación, después de que el guardameta denunciara los hechos en una comisaría ante la gravedad de las amenazas recibidas a través del perfil en redes sociales del entrenador personal de Janara Sackl, su esposa.

Éste recibió en su cuenta de Instagram una serie de audios e imágenes, y en una de ellas aparecía una pistola y munición sobre una camiseta del Corinthians, de un usuario identificado como “$heik Caçador”.

El sospechoso exigió a Cássio, al que tildó de “desgraciado”, entre otros insultos, abandonar la disciplina paulista, en uno de los audios transcritos por el portal deportivo ‘ge’, del Grupo Globo.

“Es cuestión de tiempo. No sé qué vamos a hacer, matarlo, no sé, pero lo vamos a encontrar y lo vamos a intimidar”, añadió.

El entrenador alertó al instante a la esposa del futbolista, que decidió presentar una demanda ante las autoridades brasileñas.

Posteriormente, Cássio, de 34 años, afirmó en una nota que no puede “aceptar ese tipo de amenazas de ninguna manera” y que espera que “se haga justicia”.

“Siempre fui un jugador que me dediqué al máximo y busqué ayudar dentro y fuera del campo a entrenadores, jugadores y dirigentes que pasaron por aquí”, expresó.

“Soy plenamente consciente de que siempre debo probar por qué llegué a casi 600 partidos y conquisté nueve títulos con este club”, pero “no acepto lo que ocurrió y no quise quedarme callado ante tanta injusticia”, añadió.

El Corinthians lamentó el episodio y pidió a los aficionados “que se conciencien de la necesidad de paz en el fútbol, respeten al jugador y su familia, y repudien cualquier iniciativa que intente transformar” este deporte “en una actividad en la que se tolere la violencia”.

l equipo, esta temporada bajo los mandos del técnico portugués Vítor Pereira, ha acumulado varios sinsabores los últimos días, después de caer en las semifinales del Campeonato Paulista y encajar una humillante derrota ante el Always Ready boliviano (2-0), en la primera jornada de la fase grupos de la Copa Libertadores.

Tiger Woods enfrenta el segundo examen de su ‘resurrección’ en el Masters

Tras 508 días fuera de competición, Tiger Woods superó con nota su mágica y extenuante primera ronda en el Masters de Augusta y este viernes regresaba al campo con una misión: probar que puede pelear por la chaqueta verde.


Fuente: AFP

Con vestuario oscuro, el astro estadounidense, de 46 años, dio el golpe de salida de su segunda ronda a las 13:42 locales (mismo horario que Paraguay) formando grupo de nuevo con el joven chileno Joaquín Niemann, cuarto en la clasificación.

El otro golfista que integró el grupo el jueves, el sudafricano Louis Oosthuizen, se retiró antes de la ronda por lesión.

En un clima frío y ventoso en el Augusta National (estado de Georgia), Tiger envió su primer golpe a un búnker camino a cometer bogey en el primer hoyo.

Mientras miles de aficionados ovacionaban la llegada de su ídolo, el surcoreano Sungjae Im era alcanzado en el liderato provisional del torneo por el inglés Danny Willett y el español Jon Rahm tratando de remontar terreno.

Este viernes, Tiger Woods pasará un nuevo examen de su recuperación de las graves lesiones sufridas en el brutal accidente automovilístico de febrero de 2021.

El jueves, el californiano asombró al mundo del deporte con una de sus épicas resurrecciones, siendo uno de los escasos 17 jugadores (de 90) capaces de bajar el par del exigente campo.

Con una tarjeta de 71 golpes (-1), Woods terminó en el grupo en décima posición, a cuatro golpes del líder Sungjae Im, y con todas las opciones vivas de cara a su deseado asalto a una sexta chaqueta verde, con la que igualaría el récord de Jack Nicklaus.

La clave para Tiger, que compite con dolor en su pierna derecha, será reponerse del esfuerzo diario de recorrer los 6,8 kilómetros del ondulado campo.

El jueves, Woods se movió con cierta lentitud durante el recorrido y se apoyó en los palos para ascender alguna colina.

“Estoy justo donde tengo que estar”, dijo Woods acabada la jornada. “Voy a estar adolorido. Así son las cosas”.

“Pero los ciclos de entrenamiento que hemos tenido me aseguran la resistencia para seguir adelante. Nos quedan tres más. Queda mucho camino por recorrer y muchos golpes por jugar”, aseguró. “Este campo va a cambiar y se va a poner mucho más difícil”.

Pocas semanas atrás el propio Woods creía improbable competir en el primer Grand Slam del año. La colisión, cuando manejaba su todoterreno a casi 140 km/h, le causó múltiples fracturas en la pierna derecha que llevaron a los médicos a considerar la amputación.

A un físico ya maltrecho por una decena de cirugías de espalda y rodilla, el veterano ídolo suma ahora las dificultades con su pierna derecha, reparada con varillas, placas y tornillos, después de casi un mes hospitalizado y de meses sin poder caminar.

Para Woods, el Masters es el escenario más icónico de su legendaria carrera, donde 25 años atrás abrió una nueva era en el golf con el primero de sus 15 títulos de Grand Slam.

En 2019, tras 11 años sin alzar un trofeo grande, firmó una de las grandes resurrecciones deportivas al conquistar su quinto Masters.

 

– Pelea por el liderato –

En la parte alta de la clasificación, Sungjae Im enfrentaba dificultades para mantenerse en el codiciado liderato del Masters.

Primer surcoreano en encabezar el torneo en la historia, Sungjae Im tropezó en el inicio de su recorrido con tres bogeys y dos birdies en 13 hoyos que le dejaban con un acumulado de -4.

Con ese mismo balance se encontraba el inglés Willett, tras sus primeros dos hoyos, y el australiano Cameron Smith, que aún no arrancó su segunda vuelta.

Solo un golpe por detrás se situaba un grupo con el joven chileno Joaquín Niemann, que tuvo una fabulosa actuación el jueves junto a Tiger, y el estadounidense Scottie Scheffler, número uno del ranking de PGA.

El español Jon Rahm, número dos mundial, tuvo un esperanzador arranque de jornada después de su frustrante primera ronda (+2).

Rahm encadenó dos birdies en los dos primeros hoyos pero después cometió un bogey en el quinto que lo mantenía en un lejano 25.º puesto a cinco golpes de la cabeza.

Soñando con ser el cuarto español en triunfar en Augusta, Rahm es uno de los cinco golfistas que podrían arrebatarle el número uno mundial a Scottie Scheffler, que lleva apenas dos semanas en el trono.