Rusia logra su tercer título mundial de fútbol de playa

Rusia logró hoy su tercer título mundial de fútbol de playa al derrotar en la final a Japón (5-2) en un partido que los eslavos dominaron desde los primeros minutos.

No hubo espacio para la sorpresa. Los anfitriones salieron a por el partido desde los primeros minutos y, al contrario que contra los suizos, no se dejaron sorprender por el equipo nipón, semifinalista hace dos años.

En el primer parcial fue suficiente con el gol de Zemskov a los cuatro minutos. (1-0) Los asiáticos empataron al comienzo del segundo período por medio de Akaguma a pase del legendario Ozu Moreira.

Pero los rusos volvieron a recuperar la iniciativa en el juego y en el marcador con dos tantos de libre directo de Krashenninikov y Novikov.

Akaguma recortó distancias desde el punto de penalti a los 17 minutos poniendo el corazón en un puño a la parroquia local, pero Paporotniy puso las cosas en su sitio dos minutos después. Así terminó el segundo parcial. (4-2)

Los japoneses lo intentaron en la tercera parte, pero fueron los rusos los que volvieron a marcar por medio de Krashenninikov. El resultado ya no se movería. (5-2)

De esa forma, los rusos conquistaron brillantemente su tercer entorchado después de los logrados de manera consecutiva en 2011 y 2013. Mientras, los japoneses suben un peldaño tras el cuarto puesto de 2019, aunque se les resiste el título mundial.

El tercer lugar en el podio correspondió a Suiza, el equipo revelación del torneo, que derrotó a Senegal (9-7). Dicho encuentro fue aún más emocionante y entretenido que la gran final.

Fue un toma y daca en el que los suizos tuvieron la ventaja de contar con un inspirado Hodel, que marcó cuatro goles y se convirtió en el máximo goleador del torneo (12 goles) por delante de su compatriota Stankovic y el japonés Akaguma, con diez tantos cada uno.

Senegal, que nunca había llegado tan lejos, se tuvo que conformar con el cuarto puesto pese a dar la gran sorpresa en las semifinales al eliminar a Brasil.

El actual campeón, Portugal, fue eliminado en la primera fase. España cayó en cuartos ante los rusos (4-2) y Uruguay fue aplastada en la misma fase por Suiza (10-1). El Salvador y Paraguay no superaron la fase de grupos.

El Mundial se disputó en la Plaza del Festival, que está situada frente al estadio olímpico Luzhnikí, donde se jugó la final del Mundial de Rusia de fútbol en 2018

 

Verstappen gana la carrera más corta de la historia en Spa

El holandés Max Verstappen (Red Bull) se anotó este domingo el lluvioso y esperpéntico Gran Premio de Bélgica, el duodécimo del Mundial de Fórmula Uno, que, tras varias interrupciones y aplazamientos, se disputó a sólo dos vueltas -en lugar de a las 44 previstas-, por detrás del coche de seguridad, valorándose sólo la mitad de los puntos.

En lugar de 25, Verstappen sumó doce puntos y medio al ganar por delante de los ingleses George Russell (Williams, que se llevó nueve unidades) y Lewis Hamilton (Mercedes), siete veces campeón del mundo, que fue tercero y sigue líder del Mundial, después de sumar siete puntos y medio: con 202,5, tres puntos más que el neerlandés de Red Bull.

Con anterioridad, la carrera más corta de la historia de la F1 había sido el Gran Premio de Australia de 1991, en Adelaida, donde las lluvias torrenciales impidieron que se dieran las 88 vueltas previstas. Se dieron 16 y se validaron catorce, en una prueba que se anotó el brasileño Ayrton Senna, por delante del inglés Nigel Mansell y del austriaco Gerhard Berger.

 
Etiquetas:
f1
 

El Barcelona cosecha su segundo triunfo

El Barcelona venció al Getafe (2-1) en la apertura de la jornada dominical, gracias a los goles en la primera mitad de Sergi Roberto y Memphis Depay, que dejaron sin efecto el que marcó Sandro para el conjunto azulón.

El Barça abrió el marcador en el minuto 2 con un tanto de Sergi Roberto, que aprovechó un centro raso de Jordi Alba llegando desde la segunda línea.

El Getafe igualó en el minuto 19 por mediación de Sandro, un exazulgrana que batió a Ter Stegen por bajo, pero a la media hora de partido Memphis consiguió el 2-1 con una buena maniobra en el área visitante.

El gol del neerlandés en el minuto 30 resultó definitivo, ya que ninguno de los dos equipos pudo mover el marcador en la segunda mitad.

Es el segundo triunfo en tres presentaciones para los blaugranas, que al sumar también un empate ostentan siete puntos en la clasificación.

 

Djokovic buscará hacer historia

Todo está listo para que mañana, lunes, la acción vuelva a las pistas del Centro Nacional de Tenis Billie Jean King, en Flushing Meadows con el serbio Novak Djokovic como gran centro de atención y más protagonista que nunca al tener la posibilidad de batir nuevas marcas históricas en el tenis mundial.

Sin la presencia del suizo Roger Federer y el español Rafael Nadal, ambos lesionados, Djokovic, en su decimosexto Abierto, buscará lograr el cuarto título, que le permitiría ser el primer tenista en alcanzar el vigésimo primero de Grand Slam y además convertirse en el tercer jugador en la historia que completó la temporada con los cuatro títulos de Grand Slam.

Djokovic, de 34 años, tras la frustración de no haber podido conseguir medalla en Tokio 2020, buscará resarcirse de nuevo en las pistas de Flushing Meadows, con retos nuevos y únicos en su carrera excepcional.

Después de capturar su vigésimo título importante en Wimbledon en julio para igualar a Federer y Nadal en 'majors' ganados, Djokovic intentará reclamar dos logros históricos en el Abierto de Estados Unidos durante la próxima quincena.

El número uno del mundo estará solo en la cima de los principales libros de récords con 21 títulos con victoria en Nueva York.

El serbio también aspira a convertirse en el segundo jugador masculino en la Era Open (desde abril de 1968) en completar un Grand Slam, después de haber levantado el trofeo en el Abierto de Australia, Roland Garros y Wimbledon este año.

Djokovic espera igualar el logro del australiano Rod Laver, quien completó un Grand Slam en 1969 (y 1962, antes de la Era Abierta). El tres veces campeón del US Open abrirá su campaña contra el clasificado, el joven danés de 18 años, Holger Vitus Nodskov Rune, un jugador #NextGenATP, y podría enfrentarse al séptimo favorito, el italiano Matteo Berrettini, en cuartos de final.

"Sé todo lo que puedo conseguir en el Abierto, pero para nada siento presión. Al contrario, llego al torneo convencido que puedo hacer mi mejor tenis tras el descanso de Tokio", destacó Djokovic. "También sé que todos buscarán derrotarme y ese será el gran reto para todos".

Especialmente para el ruso Daniil Medvedev, segundo del mundo, que ya jugó en el 2019 la final del Abierto frente a Nadal y que perdió.

Este año, Medvedev disfrutó de una carrera dominante hacia su cuarta corona de Masters 1000 en Toronto, convirtiéndose en el primer ganador ruso en Canadá desde Marat Safin en 2000.

Luego el jugador ruso de 25 años alcanzó los cuartos en Cincinnati a principios de este mes, pero en Flushing Meadows tendrá que hacer su mejor tenis si quiere lograr el primer título importante en Nueva York y evitar que Djokovic haga historia.

"Djokovic es simplemente increíble", declaró Medvedev ante los periodistas. "Quiero decir que haré todo lo posible para mantenerlo en 20 para todos. Estoy seguro de que Novak quiere 45 slams, jugando hasta los 55. Pero estamos aquí para tratar de mantener el nivel y ganarle".

"Estamos aquí para no dejarle ganar el US Open", respondió categórico Medvedev. "Si hablo solo por mí, quiero ganar el US Open. No me importa si es en la final contra un clasificatorio o contra Novak (Djokovic). Solo quiero ganar este torneo", recalcó.

El mismo deseo con el que llega el alemán Alexander Zverev, número cuatro del mundo, quien se encuentra en su mejor forma después que el año pasado alcanzase su primera final en el Abierto, que perdió ante el austríaco Dominic Thiem, baja también por lesión.

Además Zverev, de 24 años, derrotó a Djokovic en su camino para ganar la medalla de oro en individuales de los Juegos Olímpicos de Tokio a principios de este mes.

Desde entonces, Zverev ha perdido solo un set en Cincinnati, donde logró su quinto título de Masters 1000. Comparece con una racha ganadora de 11 partidos y buscará extenderla contra el estadounidense Sam Querrey, un excuartofinalista del US Open (2017) en la primera ronda.

El griego Stefanos Tsitsipas ha sido impresionante esta temporada, registrando 48 victorias, la mejor marca en la ATP, incluida la que logró en la final del torneo de Montecarlo, donde alcanzó su primera corona de Masters 1000 y jugó la primera final en Roland Garros, que perdió frente a Djokovic.

Tsitsipas, número tres del mundo, su mejor clasificación en la ATP, llega pletórico de confianza después de haber llegado hasa las semifinales en Toronto y Cincinnati este mes.

Si Tsitsipas llega a la segunda semana en Flushing Meadows, podría enfrentarse al ruso Andrey Rublev, número siete del mundo, en cuartos de final.

Rublev ha alcanzado dos finales de Masters 1000 este año, la más reciente en Cincinnati, donde logró una victoria inaugural sobre su compatriota Medvedev en su camino hacia el partido por el campeonato, que perdió ante Zverev.

Ahora, en el Abierto vuelve a Flushing Meadows, donde tiene muy buenos recuerdos. En 2017, Rublev, de 19 años, se convirtió en el cuartofinalista más joven del US Open desde el local Andy Roddick en 2001. El ruso también alcanzó los octavos de final en Nueva York el año pasado.

Además de los grandes favoritos a luchar por el título, la #NextGenATP también cuenta con una gran cantidad de estrellas que competirán en Nueva York encabezados por el canadiense Felix Auger-Aliassime (12) y el italiano Jannik Sinner (13) junto a su compatriota Lorenzo Musetti, de 19 años, y el español Carlos Alcaraz, de 18 años, que debutarán en el Abierto, listos para demostrar que pueden ser el recambio de las estrellas.