Terna guaraní para la segunda ronda de la Sudamericana

Eber Aquino encabeza el lote de árbitros paraguayos que estarán en acción en el arranque de la segunda parte de la Copa. Deben viajar hasta Colombia.

Allí tienen a su cargo el encuentro que van a animar Rionegro Águilas con Independiente de Avellaneda.

Ese choque será el próximo martes 21 de mayo a las 21:30 horas en Antioquia. Aquino estará apoyado por Eduardo Cardozo y Roberto Cañete.

El cuarto juez será José Natanael Méndez. La revancha está marcada para el día 28 del mismo mes en curso.

 

Asignan árbitro argentino para el partido de Sol de América

En el acontecer de la semana que viene, el representativo danzarín salta a escena de local por la segunda fase de la Copa Sudamericana. Lo hará ante Botafogo de Brasil.

Ese compromiso, marcado para el día 22 de mayo a las 18:30 horas en Paraguay tendrá el arbitraje del argentino Germán Delfino.

El citado juez tendrá la compañía desde las bandas de Lucas Germanotta y Pablo González. Cuarto árbitro será Fernando Echenique.

Sol de América juega este compromiso luego de haber eliminado en primera instancia el venezolano Mineros de Guayana, en Villa Elisa en tanda de penales.

 

Bolivianos en el compromiso de Santaní en la Sudamericana

La Conmebol asignó jueces a cada uno de los compromisos de la segunda fase del certamen continental. El que concierne al conjunto sampedrano, este será dirigido por un colegiado altiplánico.

Se trata de Ivo Méndez, quien tendrá a su cargo la dirección arbitral del cotejo de ida entre los norteños y La Equidad de Colombia.

El boliviano tendrá la asistencia de sus paisanos Juan Montaño y Ariel Guizada. Cuarto juez será Raúl Orosco.

El primer encuentro será el próximo miércoles 22 a las 20:30 horas y Santaní aparece en este duelo como visitante. La revancha será el día 29.

 

Muere ex jugador de Tacuary y varios clubes

Gerardo Traverso fue futbolista en varios clubes de Paraguay. Un accidente de tránsito en el 2004 truncó su carrera deportiva para siempre y hoy se da el triste momento de su desaparición física.

​Fue uruguayo de nacimiento pero deportivamente formado en nuestro país. Nació un 7 de octubre de 1976.

Residente hasta sus últimos días en Santísima Trinidad, Traverso comenzó su carrera en clubes como Rubio Ñu, River Plate y Nacional.

Su esplendorosa zurda le dio espacios en clubes más grandes como Cerro Porteño, Olimpia, Guaraní, Barcelona de Guayaquil, Monterrey de México y Dundee de Escocia.

Fue hábil y picante como delantero. Otros equipos que vieron pasear su estampa fueron Sportivo San Lorenzo y Tacuary, hasta que llegó el fatídico 23 de mayo del 2004.

Eran las 02:40 de la madrugada cuando estrelló su Chevrolet Vectra por dos postes de la ANDE en las inmediaciones de General Santos y Vía Férrea. Iba con su esposa Mónica Griselda Turlán, quien acusó lesiones pero menos severas.

Aquello fue el final de su carrera. Quedó parapléjico tras salir del sanatorio San Roque a donde fue asistido y nunca más pudo volver a las canchas. Tenía por entonces 28 años.

En reiteradas ocasiones se sucedieron actividades solidarias para abastecerlo de fondos para sobrellevar los gastos de medicación, pero no pudo superar a la fecha una complicación pulmonar que terminó por llevarlo a la eternidad.

Intentó alternativas arriesgadas como transplantes de células madre en el 2005 y en el 2006, pero ninguna de esas intervenciones arrojaron resultados notorios. La cuarta, quinta y sexta vértebras aplastaron sus médulas al momento del accidente.

Traverso fue parte de una camada de atletas fulgurantes como Néstor Espinoza, Julio González Ferreira, Edgar Aguilera, Sergio “Patú” Fernández, Arístides Masi entre otros.