Una final de Libertadores al estilo 'Champions' para las marcas

La vuelta de la final de la Copa Libertadores que disputarán los equipos argentinos de River Plate y Boca Juniors el domingo en el Santiago Bernabéu de Madrid cruzará el gran torneo sudamericano de clubes con su homólogo europeo, la Liga de Campeones, con la que comparte algunos patrocinadores.


Fuente: EFE

Una final de la Copa Libertadores que, pese a llegar por un motivo negativo como fueron los disturbios previos al partido que se debía haber disputado el 25 de noviembre en el Monumental de Buenos Aires, se ha convertido en “una final estilo Champions”, bajo el punto de vista del experto en marketing Carlos Cantó.

“La Copa Libertadores tiene una final a doble partido, pero ahora se ha convertido en una final estilo ‘Champions’ a un solo partido, tanto por el resultado de la ida (empate 2-2) como porque los goles en campo contrario no tienen valor doble y se da el hecho de que es en un campo neutral. Los dos equipos parten con las mismas condiciones”, dijo a EFE el director de la empresa SPSG Consulting.

De esta manera, River y Boca dirimirán el gran trofeo sudamericano de clubes en un formato más parecido al de su homólogo europeo, algo que es “un plus” para esta Libertadores que recibirá el Bernabéu, y también para las marcas que apoyan a la competición, especialmente para aquellas que tienen alcance global.

“Desde el punto de vista de marcas globales como Banco Santander o Bridgestone, el impacto en Argentina seguirá siendo muy elevado y desde el punto de vista global serán beneficiados por la repercusión, aunque tengan el coste asociado de trasladar su activación a Madrid”, añadió el experto.

Para el profesor de la escuela de negocios EAE Jaime Fortuño, el traslado será, independientemente del motivo que lo ha generado, “un ‘boom’ para todos los patrocinadores”, porque van a encontrar “una exposición a nivel mundial” que antes no tenían.

“Este partido a nivel europeo no tenía el interés que ha adquirido ahora. En Europa no estamos acostumbrados a ver el fútbol suramericano, y esto para los patrocinadores es buenísimo”, señala el experto a EFE.

La Copa Libertadores cuenta entre sus apoyos empresariales a la aerolínea Qatar Airways, la cervecera Amstel, la marca de automóviles Toyota, el Banco Santander, la empresa de neumáticos Bridgestone, la empresa de bebidas Gatorade, la compañía de cosméticos Rexona, la de envíos DHL y la de relojes TagHeuer.

De ellas, dos empresas coinciden en su apoyo a la Liga de Campeones, Banco Santander y Heineken, matriz de Amstel, que también patrocina la segunda competición europea de clubes, la Liga Europa.

“Amstel cuenta con una dilatada trayectoria de apoyo al deporte tanto a nivel nacional como internacional, gracias a nuestra presencia en multitud de países. Además de ser patrocinadores de la Copa Libertadores, llevamos siendo patrocinadores de la competición europea de fútbol UEFA Europa League durante más de 15 años y recientemente hemos ampliado nuestro apoyo hasta 2021”, señalan a EFE fuentes de Amstel.

Para la filial española de Amstel, contar con la final de la Libertadores en Madrid supone “una muy buena oportunidad”, que esperan que los aficionados disfruten “de una manera responsable y pacífica”.

De la misma forma, los responsables de Bridgestone en Argentina y Chile, la marca que dio nombre durante varias temporadas a la competición, revelan que para ellos tener este patrocinio extendido a Europa de forma excepcional les puede llevar a nuevos consumidores.

“Pensar este patrocinio de manera extendida es interesante y nos acerca a nuevos públicos. Estamos preparados para este desafío, aunque lamentamos los hechos ocurridos en Buenos Aires”, relató a EFE Rodrigo Escudero, gerente ejecutivo de Marketing y Comunicaciones de Bridgestone Argentina y Chile.

En un traslado transatlántico de una final, será relevante el concurso del socio logístico de la competición, la empresa de envíos DHL, que considera “una gran oportunidad” tener que transportar los materiales de la Libertadores a Madrid.

“Gracias a nuestra red internacional en 220 países, contamos con los recursos y la experiencia necesaria para brindar todo el soporte logístico necesario para la gran final”, aseguran a EFE desde la marca, que forma parte del grupo de patrocinadores de la competición desde hace dos años.

La final será muy diferente para los aficionados porteños, ya sean ‘millonarios’ de River o ‘xeneizes’ de Boca, porque solo 5.000 de cada hinchada podrán viajar desde Argentina para acudir al partido.

“Quien paga el plato de esto son los aficionados argentinos, que tienen este sentimiento, no pueden ver el partido en su país y están cansados de la violencia. Pero para los patrocinadores es un regalo inesperado”, apunta Fortuño.

No obstante, será una oportunidad para los argentinos que viven en España, que tiene una comunidad de más de 350.000 personas en el país europeo, 100.000 de ellos residentes en Madrid.

“Dentro de que es un evento que en circunstancias normales no debería ser en España, lo positivo es que los aficionados argentinos que viven en España y Europa lo tendrán más cerca. El fútbol es un deporte global, y los dos equipos pueden aumentar su espectro de aficionados si se juega un buen partido”, finalizó el experto en marketing deportivo Carlos Cantó.

 

"Después del domingo habrá un campeón y no se hablará más"

Franco Armani, portero de River Plate, dijo que después de todo lo que ha acontecido alrededor de la Copa Libertadores los últimos días miran "lo positivo" que supone jugar la final contra Boca Juniors, aunque sea en Madrid, y tras la cuál "habrá un campeón y no se hablará más".


Fuente: EFE

Armani, arquero titular del conjunto bonaerense, se encuentra en Madrid, ciudad a la que ha llegado junto a sus compañeros para disputar la final de la Copa Libertadores que no se pudo celebrar en su estadio debido a los incidentes violentos que algunos seguidores de su equipo protagonizaron contra los jugadores de Boca Juniors.

"El Santiago Bernabéu es una cancha hermosa donde no se podrá decir que el balón pica mal. Hay que disfrutar de este escenario y más aquel que no lo tocó jugar nunca aquí", señaló anoche el portero argentino, campeón de una Copa Libertadores en 2016 con el Atlético Nacional de Medellín.

"Me hubiera gustado jugar en la cancha de River, pero ahora no queda más que dar lo mejor. Miramos el lado positivo y lo positivo es que se juega esta Copa en Madrid y la queremos ganar", confesó.

"Ya lo que sucedió, sucedió, y los partidos se ganan y se juegan en la cancha. Después del domingo habrá un campeón y no se hablará más", concluyó.

 

Lo salva al final y se cuelga la medalla de vice campeón

Cerro Porteño salvó la última fecha. Estaba perdiendo hasta que a dos minutos para el final pudo empatar con Nacional 1-1, para dar por terminado el año recibiendo su medalla como sub campeón del Clausura, tal como en el Apertura.

La Academia se adelantaba en el marcador a los 45’ de la primera etapa por medio de Adam Bareiro.

Esa ventaja la mantuvo con solidez hasta los 88’, momento en que el juez Marcos Galeano sanciona un penal a favor del Ciclón.

Del mismo se ocupa Diego Churín, quien patea sin vacilación para someter a Santiago Rojas y establecer la paridad que termina consolidándolo en la segunda posición del campeonato.

La campaña de Nacional termina a su vez siendo de cierta forma auspiciosa con Fernando Gamboa, que cierra esta parte del semestre con cuatro empates y una victoria, más la clasificación a Copa Libertadores de América.

 

Dan por terminado el año y aprueban sus materias

En el comienzo del cierre de la temporada, Libertad se impuso a Deportivo Santaní, que llega a fin de año con el éxito de haber salvado la temporada y clasificado a la Copa Sudamericana.

El resultado fue de 2-1 para los albinegros de Tuyucuá, que marcaron mediante Matías Espinoza y Edgar Benítez, uno por tiempo.

A falta de cinco minutos para cumplirse los noventa reglamentarios, Santaní alcanzó el descuento por medio de un penal que Luis Caballero lo ejecutó con efectividad.

Fueron minutos de suspenso, porque Deportivo Santaní recobró fuerzas y procuró dar el zarpazo, pero poco después del tanto sampedrano, Ulises Mereles iría a beneficiar al local con un penal.

La pena máxima no existió, sí para el juez principal. No hubo reclamo y Oscar Cardozo se encargaba de ejecutar el remate con solvencia para terminar la temporada como el máximo artillero del campeonato y asegurar el triunfo repollero.

Se bajó la persiana para ambos. Para Santaní, en otras circunstancias habría sido una derrota corrosiva, pero no golpea porque el objetivo primordial se cumplió, incluso con el plus de ir a la Copa Sudamericana.

Libertad, clasificado a la Libertadores por su parte comienza una etapa en la que debe reacomodar su plantel para redireccionarse y volver a ser protagonista a la altura de lo que le exige su historia en este nuevo milenio.