El Gobierno de la gente amiga

Los últimos nombramientos del Ejecutivo para favorecer a su asadero, a la tuitera de la campaña electoral o al amigo fiestero de un amigo, colocándolos en cargos técnicos, pero en nada relacionados con sus meritorias “habilidades” constituyen el retorno al pasado, donde el antivalor era la regla del éxito. En las últimas décadas los mandatarios con sus luces y sus sombras procuraron que la gente acceda al Estado por sus méritos antes que por el “amiguismo”.

Un modelo meritocrático es un principio de gobernanza que promueve a las mejores personas según sus méritos y no según su origen social o la amistad individual de cada persona con el gobernante. La meritocracia proporciona mayor eficiencia que otros sistemas jerárquicos, puesto que las distinciones no se hacen por sexo o raza ni por riqueza o posición social, ni por factores biológicos o culturales. El mérito del esfuerzo individual -conocimientos, aptitud, esfuerzo, valores, etc.- se entiende como un criterio más justo que otros para la distribución de los premios y las ventajas sociales asociadas.

Una de las agendas claras del actual Ejecutivo es el pago de favores político-electorales, sin embargo, los últimos nombramientos para retribuir a sus operadores resultan ofensivos y un claro mensaje a la ciudadanía que el “mérito” de ser amigo de alguien en el poder es suficiente para beneficiarse con un alto salario del Estado.

El diario La Nación publicó primero sobre la radióloga Nieve Soledad Melgarejo, quien se hace llamar “Solcito”, con oficio principal de tuitera y hurrera del oficialismo, presume de la protección que tiene burlándose de la cotizada consultoría de “Asistencia y Apoyo para la Ejecución de Obras”, que utilizaron para ubicarla en el primer anillo de Arnoldo Wiens, ministro de Obras Públicas y Comunicaciones. “Solcito” les cuesta mensualmente a los contribuyentes más de 12 millones de guaraníes.

Luego se informó que un conocido hurrero y activista político del departamento de Guairá, Félix Carlos Ramón Careaga Roa, fue contratado por Petropar como asesor de gerencia para cumplir funciones en la planta de Troche. El afortunado no cuenta con título universitario y su mayor mérito para ser premiado con el cargo sería su amistad con el senador añetetista Rodolfo Friedmann y su esposa, la exmodelo Marly Figueredo. “Felixcito”, como lo conocen en la ciudad de Villarrica, es cono¬cido por compartir mucho con amigos y frecuentar bares, lugares nocturnos, y por haber sido destituido de la Defensoría del Pueblo de Villarrica, por sus constantes faltas, además de elaborar documentos falsos para su beneficio, según confirmó el defensor del Pueblo, Miguel Ángel Godoy.

Días atrás también se divulgó sobre el asadero, Osvaldo Benegas López, de la seccional N° 37 del barrio Nazareth de Asunción, quien ahora forma parte del directorio Cañas Paraguayas Sociedad Anónima (Capasa), específicamente como síndico, con un salario por arriba de los 16 millones de guaraníes y con categoría de funcionario permanente. Su mérito puede verse en las redes sociales, donde a más de ofertar el servicio de asado se muestra en fotografías con importantes referentes del movimiento colorado Añetete, comenzando por el mandatario; el senador Juan Afara; el actual titular del Congreso, Silvio Ovelar; y con el concejal Julio Ullón, jefe de gabinete del actual gobierno, entre otros.

Ahora surge otra favorecida “especialista” en lanzar vítores, y pedir aplausos, es una autodeclarada “hurrera” oficialista, Minerva Agüero Dalio. Ese ofi¬cio también le sirvió para ingresar al Ministerio de Obras Públicas, con el mismo mecanismo de “Solcito”, a través de esta consultoría exclusiva para altos técnicos universitarios. En medio de su oficio de operadora, a Minerva Agüero le tocó ser estrella de un spot publicitario, por cierto, muy promocionado por el jefe de Gabinete, Julio Ullón Brizuela.

El discurso de la transparencia con el que arrancó el Gobierno se esfumó en 100 días de gestión. Así va el “Paraguay de la gente”, rindiendo tributo al amiguismo como valor para ingresar en los puestos públicos.

 

Contratación de tuitera ofende a las mujeres profesionales

La contratación en el Ministerio de Obras Públicas (MOPC) de Nieve Soledad Melgarejo, una de las “hurreras” y tuiteras más visibles del gobierno abdista, se constituye en una afrenta para las mujeres capacitadas y especializadas en carreras específicas. “Solcito”, como la conocen en el entorno presidencial, es una técnica en radiología que por obra y gracia del pago de favores político-electorales pasó a ser asesora vip “altamente técnica” para la ejecución de grandes construcciones viales en el país.

Soledad Melgarejo -amiga de Marly Figueredo, la esposa del senador que no fue electo ni proclamado Rodolfo Friedmann- renunció a su puesto en el Ministerio de Salud Pública a fines de octubre pasado. Apenas terminó la campaña política de Mario Abdo, “Solcito” consiguió su contrato con Ingeniería y Consultoría SA (IDOM), firma contratada por el MOPC para el “Servicio de Asistencia y Apoyo para la Ejecución de Obras”, así logró instalarse en el círculo del primer anillo de la administración Wiens.

Paraguay cuenta con ingenieras y arquitectas gradúas y especializadas en universidades nacionales e internacionales, al parecer para el gobierno de Mario Abdo la capacitación especializada no es suficiente por eso privilegia “hurreras” y tuiteras antes que, a mujeres egresadas de carreras específicas, para gestionar trabajos técnicos y especiales como los que demandan la ingeniería civil.

Se rumora que “Solcito” consiguió en el MOPC, como “alta técnica vial”, un salario de 12 millones de guaraníes, en Salud Pública su sueldo de radióloga era de G. 3.456.000. La firma IDOM debe asistir al Ministerio de Obras Publicas en las obras del viceministerio, sobre proyectos estratégicos (IPE) y en la asistencia para las expropiaciones de franjas de dominio, por donde pasarán las rutas, en estas tareas, ¿cuál será el papel que jugará la radióloga Soledad Melgarejo?

La contratación de “Solcito” es una falta de respeto a la mujer y su potencial de ser profesionales respetadas, el gobierno de Mario Abdo está en los inicios de su gestión, hasta ahora sin hoja de ruta, con débil liderazgo, gobernando sin poder, secuestrado por el pago de favores político-electorales, como el caso de “Solcito”, otra “cerecita” que se suma a los lastres del Poder Ejecutivo. El Gobierno debe respetar a las mujeres que se esforzaron para profesionalizarse en los rubros de vialidad y construcción, ellas merecen estar allí.

 

El Gobierno debe bajar el precio de todos los combustibles

La cotización del precio de barril de petróleo alcanzó el valor más bajo en lo que va del año, 51 dólares por barril año -este es la materia prima de los diversos combustibles derivados del crudo-. A pesar del desplome diario del precio de “oro negro” en todo el mundo, el Gobierno solo redujo el precio del diésel -gasoil- común, el tipo III, que es el menos utilizado por la gente. Insiste en mantener alto el precio de las naftas y de los otros tipos de diésel, los más utilizados. Cada día que pasa sin que el presidente decida reducir el precio de las naftas los emblemas privados ganan sin ninguna justificación 1.200 millones de guaraníes, obsequio del gobierno.

Los gobiernos de los países vecinos como Brasil, Argentina, hace muchas semanas atrás anunciaron la baja el precio de todos los tipos de los combustibles, la semana pasada hizo lo propio el gobierno de Chile. En diferentes partes del mundo también otros gobernantes redujeron el precio de todos los combustibles, debido al desplome de los precios petróleo, fruto de la sobre demanda del “oro negro”.

El gobierno paraguayo después de muchas semanas de reclamos ciudadanos y sendas publicaciones de los medios de comunicación se vio obligado a bajar el precio del combustible, pero solamente lo hizo del tipo que es menos utilizado por la población. La presidenta de Petropar argumenta que “aún no dan los números” para bajar el precio de las naftas y de los otros tipos de diésel, aunque las cifras de la cotización mundial se desploman día a día.

Otro elemento a ser considerado es el monto de la disminución, a criterio de expertos es mínimo si se considera que desde los 75,86 dólares por barril -el pasado 3 de octubre- que fue la cotización mal alta del 2018, el petróleo disminuyó en un 33,5 por ciento. Solo en noviembre la caída acumulada fue del 22,6 por ciento. El pasado mes de octubre, Petropar elevó en 300 guaraníes el litro, del gasoil común tipo III, ahora bajó en solo 150 guaraníes, a pesar que el desplome mundial de los precios solo en noviembre alcanzó es más del 15% de su valor.

La famélica reducción de los precios es un fuego pirotécnico del Gobierno, solo afecta al emblema de Petropar, aún está pendiente que los emblemas privados sigan el mismo camino tal como sucedía era en la administración del paso gobierno. La población está pendiente de la actuación de los empresarios, ágiles para subir los precios y muy, muy lentos, para reducirlos.

 

La educación está en riesgo

El reciente informe presentado por el Banco Mundial respecto al gasto público, encendió las alarmas y dejó en evidencia que todavía queda un largo camino por recorrer en el afán de lograr que los éxitos y el crecimiento económico experimentado en los últimos años, llegue a la mayor parte de la población.

En ese sentido, el informe identificó los tres sectores en los que los resultados del gasto público deben mejorar: educación, salud y protección social. De los tres, donde mayor preocupación existe es en educación, puesto que se trata de la formación de los futuros ciudadanos de nuestra república y en ese sentido, resulta hasta vergonzoso que las cifras de inversión lleguen apenas a unos 1.000 dólares por alumno, monto que está muy por debajo en comparación con otros países de la región donde con un poco más, se obtienen resultados casi dos veces mejores, según apuntaron los especialistas del organismo mundial.

Sin dudas, esto debe ser una llamada de atención para las autoridades nacionales y en particular para la cartera de Educación, donde sin embargo vemos que siguen persiguiendo “planilleros” y cazando “corruptos” en vez de ponerse a trabajar para acortar la brecha.

Para que esto ocurra debemos comenzar por capacitar mejor a nuestros docentes, puesto que la educación de nuestros niños y jóvenes está en riesgo. Hay que tener en cuenta que la educación es el proceso mediante el cual se comunican o transmiten conocimientos especiales o generales sobre una materia y tiene por objeto la formación integral de la persona humana, de ahí la importancia de tomar en serio las dificultades por las que tropieza el sector y que definitivamente no se soluciona simplemente con otorgarles un mayor presupuesto, sino sobre todo, apuntando a la raíz del problema.

Por medio de diferentes diagnósticos, se llegó a la conclusión de que la educación que demanda la sociedad hoy, no se reduce simplemente a la educación de los saberes, no es más la escuela que resuelve enseñando “cosas”. Hoy se necesita una educación que forme en competencias, lo que es más complejo que formar en saberes.

Se requiere una formación que ponga a prueba la resolución de problemas concretos de la vida cotidiana. Alfabetizar para la sociedad del futuro implica enseñar a leer, escribir e incorporar el saber tecnológico. La tecnología como producto de la actividad humana permite transformar la realidad aplicando los conocimientos. En definitiva, siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial, que exige del estado, gastar mejor para potenciar el capital humano que es el más importante para un país.