Justicia selectiva

Pasaron siete meses de “investigación” por parte del Ministerio Público, pero aún no se tiene idea del resultado o al menos de algún avance sobre las denuncias penales en contra del: senador Fernando Lugo, por usurpación de funciones; presidente de la Cámara de Diputados Miguel Cuevas, por enriquecimiento ilícito; presidenta de Petropar, Patricia Samudio, por lesión de confianza; ex gobernador de Guairá Roberto Friedmann, por enriquecimiento ilícito. Existe un hilo conductor en casi todos estos casos, los denunciados de una u otra manera están ligados al oficialismo, este es un indicio claro, casi un hecho, de que la aplicación de la justicia en Paraguay es selectiva, es decir, si estas bajo el paraguas del tendota de turno el largo brazo de la Ley jamás te alcanzará.

Cuelga de una flaca hilacha la afirmación de la fiscal General de la República, Sandra Quiñónez, quien aseguró que las investigaciones de los agentes fiscales a su cargo se aplican sin mirar el color partidario. Porque, en los casos citados la impunidad campea sobre ellos, los agentes fiscales aplican chicanas -trampas legales- para incumplir con su misión de aplicar justicia a todos por igual, y surge la pregunta, ¿pecan por orden superior?

Refresquemos la memoria. El viernes 6 de julio del 2018 Horacio Cartes y Nicanor Duarte Frutos acusaron al senador del Frente Guasu de usurpar funciones al no haberles permitido jurar como senadores electos en la Cámara Alta el pasado sábado 30 de junio. Las denuncias sostienen que el ex obispo usurpó funciones de otros poderes, salto sobre la Constitución y se erige como Justicia Electoral y Corte Suprema. El resultado en este caso, es que a la fecha se realizará el sexto urgimiento al Ministerio Público, para que actúe con relación a la conducta de Fernando, que hizo jurar a Mirta Gusinky y Rodolfo Friedmann, como senadores a pesar de no haber sido electos ni proclamados como tales, favoreciendo directamente al Movimiento Añetete.

La última denuncia a Miguel Cuevas y por la que aún está “investigado” fue realizada el pasado lunes 10 de septiembre de 2018, por el edil de Ybycuí Esequiel Cáceres, por lesión de confianza y enriquecimiento ilícito fraguado cuando administró la Gobernación de Cordillera, también acusó a la esposa del parlamentario, por cobro indebido de honorarios. A cinco meses de investigación la agente del Ministerio Público, Josefina Aghemo, dio lugar a ser recusada por no haber permitido a la defensa técnica el acceso a la carpeta fiscal. Es decir, Aghemo permitió que la inhabiliten a seguir investigando, favoreciendo de esa manera al retraso de la pesquisa y al esclarecimiento de verdad.

El miércoles 17 de octubre de 2018 la presidenta de Petropar, Patricia Samudio, fue denunciada penalmente por lesión de confianza y tráfico de influencias, porque su gestión en la empresa estatal generó un daño patrimonial, tanto a la petrolera estatal como al Estado paraguayo. Dos meses le tomó al Ministerio Público designar un fiscal para que inicie la investigación. A la fecha el silencio es la respuesta a los avances de la pesquisa.

Otro caso que goza de la “incolora” inactividad fiscal es la del ex gobernador de Guairá Rodolfo Friedmann. El jueves 1 de noviembre de 2018, cerca de un centenar de ciudadanos autoconvocados de Villarrica denunciaron ante el Ministerio Público a Friedman, por la supuesta comisión de una serie de hechos punibles contra el Patrimonio Público. Recién el 17 de diciembre la fiscal de Delitos Económicos y Anticorrupción, Liliana Alcaraz, confirmó que ya tiene en su poder la carpeta de la denuncia penal, de esa fecha al día de hoy el silencio se imponen sobre la investigación.

Cómo puede verse, los citados casos penales gozan de la inacción de la justicia, sin embargo, los casos de los referentes que no están ligados al poder gubernamental tienen una peculiar agilidad, sobre todo a la hora de poner en firme las imputaciones.

Entonces “basta unir con flecha” para darse cuenta que los cercanos al oficialismo y que sobrellevan denuncias penales gozan de la impunidad y de su protección. Por tanto, hay una vergonzosa aplicación de la justicia selectiva, el decir lo contrario es faltar a la verdad. Estos hechos tiran por tierra el discurso hipócrita del afianzamiento de las instituciones y de las rectas actitudes apegadas al derecho. Así no se construye patria.

 

Curso y luna de miel por gentileza de Essap

El manejo sin escrúpulos del dinero público, es decir el dinero de todos los contribuyentes, se volvió una práctica generalizada en el país. A la larga lista de funcionarios “VIP” que saltaron en los últimos seis meses, se suma el caso de la abogada Myriam González, gerente jurídica de la Empresa de Servicios Sanitarios del Paraguay (ESSAP), quien con solo tres meses de antigüedad en la aguatera estatal fue premiada con un viático de 10 mil dólares, para que durante 60 horas se capacite en la ciudad de Salamanca, España. Pero la “suerte” quiso que, a más del premio institucional, ella coincida en Europa con su novio y juntos poder realizar una gira por varios países del viejo continente.

La revelación se torna más indignante porque cientos de ciudadanos, que soportan las altas temperaturas, en varias ciudades del país llevan semanas sin tener el servicio que debe proveer la aguatera del Estado. Desde la Essap aseguran que no hay suficiente producción de agua para cubrir las necesidades, diariamente se tiene un déficit 100 mil litros cúbicos de agua.

El caluroso verano no es fortuito, estaba previsto por los informes meteorológicos, es decir hubo seis meses de gestión para que Natalicio Chase, titular de la Essap, prepare los planes de contingencia necesarios para enfrentar el desafío de atender con eficiencia a una ciudadanía que iba a vivir una temporada sumamente ardiente.

Y es que al parecer en la Essap todo está mal, la aguatera aumentó en un 21 ciento el precio del agua y en un cien por ciento el del pago del servicio de alcantarillado sanitario, estos incrementos no se ven reflejados en la mejora del servicio.

Al premio concedido a la partidaria de Añetete, Myriam González, para que se capacite y viva su luna miel en Europa con el dinero de los contribuyentes, se suma el hecho que a días de haber asumido el cargo -agosto del año pasado- infló el plantel de la empresa estatal contratando a 61 nuevos funcionarios. Asimismo, realiza licitaciones para tercerizar servicios que realizan normalmente los funcionarios, como el corte y la reconexión de servicio, nuevas conexiones, entre otras gestiones.

Las respuestas ante todos estos desastres en la gestión de Esapp, en primer momento es el silencio y luego osadas y endebles defensas de lo indefendible. Una burla para la inteligencia ciudadana.

Natalicio Chase, en su calidad de titular de la Essap es el ordenador de gastos de la institución, por tanto, es el responsable de la utilización del dinero de los contribuyentes, así como el responsable de encontrar salidas en el corto plazo a las necesidades de la gente. Que prime la sensatez en la aguatera, porque la provisión del agua es un eje estratégico y vidrioso, la falta del líquido vital para vivir puede tener respuestas inusitadas por parte de la población, que hoy ya la vemos tomándose las calles para exigir el servicio.

 

Cuevas chicanea para evadir la justicia

La vieja confiable artimaña hecha con mala fe, mejor conocida como chicana resurgió la semana pasada de la mano del presidente de la Cámara de Diputados y ex gobernador de Paraguarí, Miguel Cuevas (Movimiento Colorado Añetete). Acorralado por la investigación de la agente fiscal Josefina Aghemo, el político oficialista no tuvo otra salida que recusar a la agente del Ministerio Público para estancar el proceso, ante la inminente imputación por inventar una deuda por un millón de dólares para justificar su patrimonio ante la Contraloría de la República.

En las anteriores denuncias penales que debió enfrentar Miguel Cuevas, por supuesta lesión de confianza entre otros delitos, siempre salió bien librado, y es que al parecer los jueces de la jurisdicción “oñembo lente hũ”, porque nunca encontraron nada irregular a pesar de las reiteradas acusaciones. Sin embargo, la “suerte” le cambió tras las nuevas denuncias en su contra por llamativos movimientos económicos después de ser intendente de Sapucái y posterior a gobernador de Paraguarí.

En esta ocasión también la esposa del parlamentario añetetista, Nancy de Jesús Florentín de Cuevas, está siendo investigada por planillerismo y probable cobro indebido de honorarios como docente en la escuela de Sapucai.

La triquiñuela judicial de recusar a la fiscala Aghemo busca demorar en el largo plazo la investigación, iniciada hace cinco meses, y como protegido del poder de turno busca salvarse de la cárcel, pues todo apunta a una imputación de la representante del Ministerio Público por haber formulado una falsa declaración de bienes.

Cuevas en setiembre del 2014 en una declaración juramentada dijo a la Contraloría que su patrimonio neto era de 9.727 millones de guaraníes, de los cuales 4.460 millones se respaldaban en una cuenta que tenía por cobrar a Silvio Riveros, quien se encuentra privado de su libertad por el desvío de 68.000 millones del Ministerio de Agricultura durante la administración de Enzo Cardozo. Sin embargo, Riveros declaró a la fiscal Aghemo que él no tiene deudas pendientes con el político de Añetete, esta revelación fue una bomba en contra del titular de presidente de la Cámara de Diputados.

Al momento de asumir la Gobernación, Miguel Cuevas, ya contaba con dos establecimientos ganaderos y una residencia rodeada de murallas altas y equipadas con cámaras de seguridad, pileta y hasta un supuesto ascensor. Al abandonar la Gobernación de Paraguarí no pudo justificar el uso de 1.231 millones de guaraníes en compra de combustible, apenas logró probar la adquisición de 234 millones, según auditoría de la Contraloría, el presupuesto del 2016 para la compra de carburantes fue de 1.500 millones, estas entre otras irregularidades detectadas.

Las chicanas son el sinónimo de la falta de ética que encarna a varios representantes del foro, se vuelve más preocupante cuando los políticos en cargos de elección popular incurren en las mismas prácticas, para dilatar los respectivos procesos judiciales en los cuales son investigados; mientras el Poder Judicial no castigue a los poderosos chicaneros, se convierte en cómplice. En el caso de Cuevas la ciudadanía espera que se imponga la primavera judicial y no el otoño del uso del poder para para que continúe la impunidad.

 

El ultimátum a Maduro

El ultimátum dado por el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, al líder venezolano Nicolás Maduro para que en 8 días convoque a elecciones o de lo contrario reconocería a Juan Guaidó como presidente de Venezuela, encendió un debate debido a que el líder europeo también es socialista. Entre los que salieron a cuestionar la advertencia están nuevamente los referentes de la izquierda paraguaya que son los únicos que desconocen la crisis en el país caribeño y apuntan a una “confabulación del imperio norteamericano”.

Hasta hace unos años, cuando la región estaba dominada por el Socialismo del Siglo XXI o el Bolivarianismo de Chávez, varios mandatarios –incluidos los expresidentes paraguayos, Nicanor Duarte Frutos y Fernando Lugo- reinvindicaban en sus discursos el modelo socialista que luego estalló en crisis por los escándalos de corrupción en Brasil y Argentina. Por un lado, Duarte Frutos en una convención colorada se había declarado ideológicamente como representante del “socialismo ideológico”; mientras que Lugo, se ubicó dentro del “socialismo del siglo XXI”. Ambos políticos, fueron admiradores y aliados estratégicos de los demás líderes socialistas como el venezolano ya fallecido Hugo Chávez, el brasileño Lula Da Silva y los Kirchner, Néstor y Cristina en Argentina; así como Evo Morales de Bolivia y Rafael Correa de Ecuador.

Sin embargo, los dos países más poderosos de la región desnudaron la realidad del “socialismo” cuyo final ya es conocido por todos, con Lula Da Silva preso por corrupción y Cristina Fernández de Kirchner a punto de estarlo.

Pero volviendo al caso de Venezuela, la crisis va más allá de la ideología. Aquí se trata de una cuestión humanitaria y eso no lo podemos desconocer, sobre todo viendo a diario como millones de personas huyen de su país, arrastrados por la desesperación y el hambre.

Es que la ideología, como todo deseo humano y quizás el más íntimo, de pretender controlar las cosas y cambiarlas y hacerlas a nuestra imagen y voluntad, se desvanece. Es como querer doblar las cosas y que la realidad fuera de goma pero no lo es. El ser humano no vive solo de economía o de política o de deportes. Esas son realidades necesarias pero no suficientes. La grandilocuencia y la verborrea propagandística del bolivarianismo -o cualquier otra ideología– falsifica la realidad de las cosas.

Lo que está ocurriendo en Venezuela, es el resultado de una ideología populista como el Socialismo del Siglo XXI, que tiene al frente a un dictador irresponsable que dejó de lado a su pueblo y enceguecido se aferra al poder. Esta actitud del líder venezolano es una muestra más de que la solución a los problemas de una nación, no pasan por la cuestión ideológica sino más bien por el respeto al bien más preciado que tiene el ser humano que es su libertad.