La educación está en riesgo

El reciente informe presentado por el Banco Mundial respecto al gasto público, encendió las alarmas y dejó en evidencia que todavía queda un largo camino por recorrer en el afán de lograr que los éxitos y el crecimiento económico experimentado en los últimos años, llegue a la mayor parte de la población.

En ese sentido, el informe identificó los tres sectores en los que los resultados del gasto público deben mejorar: educación, salud y protección social. De los tres, donde mayor preocupación existe es en educación, puesto que se trata de la formación de los futuros ciudadanos de nuestra república y en ese sentido, resulta hasta vergonzoso que las cifras de inversión lleguen apenas a unos 1.000 dólares por alumno, monto que está muy por debajo en comparación con otros países de la región donde con un poco más, se obtienen resultados casi dos veces mejores, según apuntaron los especialistas del organismo mundial.

Sin dudas, esto debe ser una llamada de atención para las autoridades nacionales y en particular para la cartera de Educación, donde sin embargo vemos que siguen persiguiendo “planilleros” y cazando “corruptos” en vez de ponerse a trabajar para acortar la brecha.

Para que esto ocurra debemos comenzar por capacitar mejor a nuestros docentes, puesto que la educación de nuestros niños y jóvenes está en riesgo. Hay que tener en cuenta que la educación es el proceso mediante el cual se comunican o transmiten conocimientos especiales o generales sobre una materia y tiene por objeto la formación integral de la persona humana, de ahí la importancia de tomar en serio las dificultades por las que tropieza el sector y que definitivamente no se soluciona simplemente con otorgarles un mayor presupuesto, sino sobre todo, apuntando a la raíz del problema.

Por medio de diferentes diagnósticos, se llegó a la conclusión de que la educación que demanda la sociedad hoy, no se reduce simplemente a la educación de los saberes, no es más la escuela que resuelve enseñando “cosas”. Hoy se necesita una educación que forme en competencias, lo que es más complejo que formar en saberes.

Se requiere una formación que ponga a prueba la resolución de problemas concretos de la vida cotidiana. Alfabetizar para la sociedad del futuro implica enseñar a leer, escribir e incorporar el saber tecnológico. La tecnología como producto de la actividad humana permite transformar la realidad aplicando los conocimientos. En definitiva, siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial, que exige del estado, gastar mejor para potenciar el capital humano que es el más importante para un país.

 

Importante lucha contra el lavado de dinero

Es importante para nuestro país cumplir con una serie de recomendaciones que eviten el ingreso de Paraguay en la lista gris del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), mediante un paquete de propuestas legislativas. El organismo internacional verificará en el 2020 los avances de Paraguay respecto a los 40 compromisos asumidos para prevenir prácticas de lavado de dinero.

Esta será la cuarta evaluación que realizará al Paraguay luego de 10 años. El compromiso de la lucha contra crimen organizado a través del lavado de dinero convocó a los tres poderes del Estado, que apuntan a trabajar en conjunto a fin de reducir el lavado de dinero, que beneficia al crimen organizado.

El GAFI es un organismo intergubernamental creado en 1989, entre los sus objetivos de su gestión esta fijar estándares legales, regulatorios y operativos para combatir el lavado de activos, el financiamiento del terrorismo y el financiamiento para la proliferación de armas de destrucción masiva.

Los proyectos fueron ingresados por el Poder Ejecutivo al Congreso Nacional este jueves, en el marco de una cumbre de los tres poderes de Estado, a través de la Secretaría de Prevención del Lavado de Dinero o Bienes (Seprelad). Todos los proyectos están enfocados en la lucha contra el lavado de dinero, el terrorismo y el crimen organizado.

La iniciativa contempla seis proyectos de leyes y seis modificaciones a otras normativas vigentes, las cuales buscan mejorar la capacidad estructural y legislativa del Estado para la lucha contra el lavado de dinero.

Los proyectos de Ley son:

  • Proyecto de ley que crea la Secretaría de Inteligencia Financiera y establece el sistema de prevención y mitigación de riesgos de realización de actos destinados al lavado de activos.
  • Por la cual se crea el procedimiento especial para la aplicación del comiso, el comiso especial, el comiso autónomo y la privación de beneficios y ganancias
  • Por la cual se establece el procedimiento para la recepción, difusión y exclusión de personas físicas o jurídicas de las listas emitidas por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.
  • Por la cual se crean juzgados penales de garantías, ejecución penal, tribunales de sentencia y tribunales de apelación penal especializados en lavado de dinero, narcotráfico, antisecuestro, financiamiento del terrorismo, corrupción y crimen organizado.
  • Proyecto de ley que crea el registro de beneficiarios finales de la República del Paraguay
  • Proyecto por la cual se crean y tipifican los hechos punibles de cohecho transnacional y soborno transnacional.

Las modificaciones de leyes existentes son:

Proyecto de Ley por el cual se modifica varios Artículos del Código Penal.

  • Proyecto de Ley de actualización de la Ley N° 4503/11 “De la Inmovilización de Fondos o Activos Financieros”.
  • Proyecto de Ley que deroga el Art. 3 de la Ley N° 4673 “Que modifica y amplía disposiciones de la creación del Impuesto a la Renta del servicio de carácter personal”. (Prejudicialidad).
  • Proyecto de Ley de modificación de la ley 4024/10, de terrorismo y financiamiento del terrorismo.
  • Proyecto de Ley que modifica la Ley de Transparencia de Sociedades por capital (Acciones al portador).

  • Proyecto de Ley que modifica el Art. 46 de la Ley Nº 5876/2017 “De administración de Bienes Incautados y Comisados”.
 

Gobierno debe dar explicaciones sobre la muerte de Lidia

La destitución del comandante interino y el subcomandante de la Policía Nacional solo debe ser el inicio de un proceso intenso de investigación que determine a todos los responsables, políticos y operativos del crimen de Lidia Meza. No solo los familiares de la joven sino todos los ciudadanos necesitamos una explicación real de lo que verdaderamente sucedió el sábado pasado en la Agrupación especializada, a decir de los familiares de Lidia y su abogado "¿Quién le contrató?, ¿quiénes son los responsables? Acá está el autor, ¿pero ¿quiénes son sus cómplices? ¿O estamos ante una red de trata o ante policías corruptos que le brindaron esa posibilidad (a Piloto de asesinar a un joven)?", la justicia debe responder estas y otras preguntas.

El viceministro de Seguridad Interna del Ministerio del Interior, Hugo Sosa Pasmor, primer responsable político de la seguridad ciudadana se mantiene en las sombras y con un suspicaz silencio, tras el crimen ocurrido en una instalación que políticamente está bajo su responsabilidad. En tanto el ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, ofendiendo la inteligencia de la gente, solo atina a responsabilizar del crimen a la propia fallecida: “La señorita pidió estar con ‘Piloto’ (el narco asesino) en el calabozo”.

El feminicidio de Lidia Meza no solo dejó, una vez más, al descubierto la incompetencia de los responsables políticos y operativos de la seguridad ciudadana, también develó la ausencia de empatía y el doble discurso del Gobierno sobre el bienestar de la gente. Ni el mandatario o su entrono siquiera expresaron a la familia una básica condolencia a la familia por lo sucedido, Lidia, al no ser Marly, tampoco tuvo 15 minutos de defensa por su crimen. Ante la falta de recursos de la familia colaboraron con la familia, los restos de la joven Lidia Meza fueron llevados directamente al cementerio en una ambulancia, ninguna autoridad ofreció apoyo a la humilde familia, como diría una allegada de la fallecida: “no hay ninguna prensa, ningún canal, ninguna autoridad, ninguna primera dama ni el presidente. Nadie. No tiene para pagar el cajón y el coche fúnebre. Es una común como nosotros. Este es el pueblo paraguayo que sufre. Nos matan como perros”,

Parafraseando la cita del ministro del Interior, Juan Ernesto Villamayor, “la paciencia tiene su límite”, eso precisamente siente la ciudadanía, tras 100 días de gobierno se percibe un alto componente de improvisación, malicia política, negligencia y escasos resultados propios, tanto en los mandos políticos como operativos de los responsables de la seguridad ciudadana.

A más de las posibles sanciones políticas a través de un juicio político a los responsables corresponde a la justicia descubrir, imputar, enjuiciar y castigar a todos los responsables de la muerte de Lidia Cabral, a todos, políticos y operativos, sea quien sea. Es momento que el gobierno aterrice, planifique y actúen en beneficio de la gente, pasaron 100 días de gestión con escasos resultados, altos niveles de conflictividad y pago de favores políticos, es el momento de gobernar. La paciencia tiene su límite.

 

Debe bajar el precio del combustible

La alta cotización del petróleo y del dólar fue el principal elemento que forzó en septiembre a los empresarios del combustible a subir el precio de los derivados del petróleo. Aunque en los últimos meses el precio del crudo cayó de 67 dólares por barril a 57,37 dólares y el cambio de la divisa estadounidense disminuyó en alrededor de 70 puntos, no existe todavía ninguna señal de que el precio del combustible seguirá el mismo camino del descenso. Las acciones y anuncios de Patricia Samudio como titular de Petropar ratifican el regreso del reino del “Cartel del combustible”, que sabe de incrementos, pero nunca de disminuciones que alivien el bolsillo ciudadano.

En los países vecinos hace rato empezó a regir los nuevos precios, con la rebaja correspondiente. En Paraguay el gobierno aún no se inmuta por el beneficio que puede llegarle a la gente, es más, la titular de Petropar advirtió que habrá una nueva suba para mediados del próximo mes, extraño regalo navideño del “Gobierno de la gente”.

Según expertos, el precio del combustible en nuestro país ya debía bajar, tal como ocurrió hace dos años, cuando el anterior mandatario emitió un mensaje anunciando la reducción en el precio de todos los combustibles proveídos en las estaciones de servicio de Petropar.

Entonces, si se derrumbó el precio del barril del petróleo a nivel mundial, ¿por qué no baja el precio de los combustibles? La respuesta puede ser que el actual gobierno está respondiendo a favor de la gente dueña de los emblemas.

El mecanismo es sencillo, cuenta un experto, los dueños de los emblemas se ponen de acuerdo en el monto de la suba del precio del combustible, y en el discurso de justificación del incremento de manera unificar los argumentos. Asimismo, definen el porcentaje a reducir en caso de tener que bajar el precio del carburante, obvio estos siempre son mínimos en comparación con los incrementos. Por muchos años ese fue el modus operandi del “Cartel del Combustible”.

En el Gobierno anterior, se cambió el eterno esquema de los dueños de los emblemas, Petropar entró a operar con mayor fuerza en la venta del combustible al consumidor final, teniendo un margen de ganancia aceptable para seguir operando y para cumplir con el fin social de toda empresa estatal. El liderazgo de la empresa estatal en la regulación del precio combustible rompió el negocio del “Cartel de Combustible”. Pero la llegada de Patricia Samudio a Petropar, resucitó al “Cartel del combustible”

Mantener equilibrado el precio del combustible es vital para el desarrollo de la gente, porque este atraviesa una serie de ítems como el precio del flete de cargas o del pasaje urbano, el incremento del precio de los artículos de la canasta familiar, entre otros.

En medio del desconcierto gubernamental, es de esperar que algún referente probo en el gobierno le recuerde al presidente de la gente que la población tiene una vida encarecida desde que él asumió el poder, que en la actual coyuntura ya no existe ninguna justificación para mantener elevado el precio del combustible, y que la caída del precio del petróleo y el dólar posibilita volver a los precios anteriores, lo que aliviará en mucho al bolsillo de la gente. Ese es el debe ser, ojalá que no sea que desde el mas alto nivel del gobierno se este permitiendo que el “Cartel del combustible” vuelva a regir la vida de la patria.