A la falta de oportunidades y al desarraigo los combaten con peces

Ocho chicas de una localidad ubicada a cientos de kilómetros de Asunción se unieron y presentaron un proyecto para construir estanques y criar peces. Hoy, la experiencia es todo un ejemplo y pretende ser un vehículo para promover el arraigo y empujar a una población que vive en una zona del país donde las oportunidades son escasas.


Fuente: Óscar López D. @oscarlode

A más de 200 kilómetros de Asunción se encuentra la compañía Alemán Cue, que forma parte del distrito de Yrybucuá, del departamento de San Pedro. La población se dedica en su mayoría al cultivo de mandioca, además de rubros de autoconsumo.

La falta de oportunidades y de perspectivas de crecimiento existentes en la localidad hizo que cientos de jóvenes migren hacia otras localidades. Un grupo de chicas tomó consciencia de esta situación y sabía que, al terminar sus estudios en sus colegios, la posibilidad más segura era la de abandonar su terruño.

Las ocho: Elizabeth Galeano Benítez de 16 años; Emilce Rivas Espínola, 22; Liz Mabel Cano, 16; Lucy Elizabeth Gomez, 17; Liz Mariela Cáceres, 16; Emilia Vázquez, 17; Graciela Rivas, 23; y Liz Mabel Acosta, 16 presentaron ante el programa Sape’a un proyecto de piscicultura a partir del único estanque que tenían en el terreno del padre de una de las miembros.

Compitieron contra proyectos de cocina, de peluquería pero por lo novedoso de la iniciativa, se adjudicaron el premio, consistente en G. 8.000.000 para expandir su producción piscícola.

“Con ese premio construimos los demás estanques. Ahora tenemos tres”, mencionó a HOY Digital Graciela Rivas, una de las miembro de lo que hoy ya es considerado como Grupo de Jóvenes Piscicultores, que alberga a 19 socios y ya está reconocido a nivel municipal.

La base de la idea tuvo su motivación en la necesidad de hacer algo diferente en un asentamiento donde los jóvenes, hoy en día, no tienen fuentes de trabajo. “Decidimos hacer sobre este rubro para generar rentabilidad en nuestro propio asentamiento”, expresó.

Empezaron cultivando tilapias pero la semana que viene agregarán a su producción 200 alevines de bagre y 300 de pacú, que entrarán en etapa de multiplicación para que el día de mañana puedan comercializarse.

“La mayoría somos menores de edad. Algunas todavía están en el colegio. Algunos ya están en el último año. Con este emprendimiento queremos sustentar nuestros estudios y nuestras necesidades básicas”, manifestó.

Rivas expresó que ahora apuntan a conseguir una ayuda del Estado para conseguir estanques de mayor envergadura pero ahora que ya cuentan con tres estanques, la idea es aprovecharlos en su mayor medida y ser un ejemplo para otros jóvenes de la zona que deseen incursionar en piscicultura.

“Hay mucho desarraigo en la comunidad. Principalmente este es nuestro objetivo: fortalecer el arraigo. No hay oportunidades de trabajo y los jóvenes no encuentran otra opción más que salir y buscar en otras localidades”, puntualizó.

¿QUÉ ES SAPE’A?

Sape’a es un programa implementado por Plan International conjuntamente con el Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS), que busca mejorar las condiciones socioeconómicas de 8.000 jóvenes de 15 a 29 años, que viven en zonas rurales.

El programa busca el fortalecimiento de sus capacidades y la creación de oportunidades de acceso a un trabajo digno. Es cofinanciado por la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID) y Plan International.

Se implementa en los departamentos de Caaguazú, Paraguarí, Guairá y San Pedro. El proyecto “Nosotras emprendemos” tiene como objetivo promover el desarrollo de microemprendimientos de mujeres jóvenes de dichos departamentos.

 

La “sonrisa perfecta”, hecha con tecnología de punta en Paraguay, será ejemplo en EE.UU.

Su nombre es Tatiana Rodríguez y lidera el emprendimiento que desde hace año y medio emplea tecnologías en pos de la salud dental. La paraguaya irá Estados Unidos en el marco del programa de jóvenes emprendedores que tiene la Embajada del país norteamericano a hablar de cómo se logra sostener una empresa que se mantiene líder en el rubro de la estética odontológica.


Fuente: Óscar López D. (@oscarlode)

Esthetic Center es una clínica que busca mejora la salud dental a través de tecnología digital. En nombre de la empresa, Tatiana Rodríguez viajará a Estados Unidos gracias a la iniciativa Jóvenes Líderes de las Américas (Young Leaders of the Americas Initiative, YLAI) que proporciona 250 becas cada año que permiten a participantes de América Latina y el Caribe de origen latino desarrollar empresas conjuntas e iniciativas para emprendimientos sociales.

El trabajo se realiza en universidades, incubadoras y organizaciones no gubernamentales de todo Estados Unidos a la vez que se llevarán a cabo intercambios que enviarán a estadounidenses a los países de sus contrapartes para continuar la colaboración. Además de las redes de contacto profesionales y la asesoría que forman parte de esta experiencia, los becarios tendrán la oportunidad de desarrollar su liderazgo y ampliar su capacidad empresarial con sus contrapartes estadounidenses.

Para saber más sobre el emprendimiento, jHOY Digital conversó con Tatiana. Explicó que Esthetic Center es una empresa familiar y que en los últimos año y medio incorporaron a la firma nuevas tecnologías de diseño 3D para mejorar la sonrisa de los pacientes.

“Antes, ponerte una corona y una carilla tardaba meses y eran tratamientos que requerían gastar los dientes. Ahora se hace en un día gracias al sistema digital. La gente puede probar mediante impresoras 3D varias formas de dientes de manera a ver cómo quedará el trabajo una vez que esté concluido”, sostuvo.

Básicamente, gracias a los implementos introducidos en la empresa, se puede trabajar durante escasos 20 minutos por un diente. Incluso, un paciente que haya sufrido una rotura en 40 minutos o 1 hora puede salir de la clínica, con su diente repuesto.

Para lograr esta novedosa forma de estética dental, Tatiana mencionó que se utiliza un scanner intraoral toma el molde y recrea un clon digital de la boca del paciente. Luego, la máquina talla en 20 minutos un bloque de porcelana que luego se cementa a la dentadura.

“Lo que permite el sistema es rediseñar la sonrisa del paciente de acuerdo a su propia genética”, expresó.

Ser una de las impulsoras de este novedoso sistema de tratamientos odontológicos le valió representar a Paraguay en la cita donde compartirá con otros emprendedores latinoamericanos su experiencia de éxito. Dijo que trabajará con personas que están en su mismo rubro y que la experiencia de YLAI se basa en intercambiar conocimientos y experiencias.

Durante casi dos meses, Tatiana Rodríguez mostrará a jóvenes latinoamericanos un ejemplo de éxito en nuestro país que puede ser replicado en otras latitudes de nuestro continente. Paraguay sigue exportando talento gracias a iniciativas como la de la Embajada de los Estados Unidos.

 

Un ángel que ayuda a emprender: un nuevo método para “democratizar” las iniciativas

Mañana se iniciará en el hotel Crowne Plaza de Asunción el Foro Inversión Ángel 2018 que plantea métodos alternativos de financiamiento para emprendimientos y pequeñas y medianas empresas. Un inversor que no tiene capital para materializar su idea puede tener a su “ángel”.

Susana García-Robles, es la oficial principal de inversiones del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID). Ella y otros cinco panelistas de reconocida trayectoria en políticas de emprendedurismo impartirán charlas en el foro, que se extenderá de 9:00 a 18:00.

García-Robles llegó a la redacción de HOY Digital para explicar que la inversión ángel consiste en proveer de financiamiento a empresas jóvenes o startups lideradas por emprendedores que necesitan capital para empezar y continuar creciendo.

Agregó que la inversión ángel busca romper el paradigma de que el emprendedor solo puede provenir de un sector de élite o de personas con alto poder adquisitivo. Lo que se pretende es democratizar el acceso al financiamiento para que todo aquel que tenga una buena idea pueda crecer.

A los “inversores ángeles”, García-Robles los definió como empresarios con un buen recorrido financiero que tengan posibilidad de sementar su dinero y apostar en ideas que puedan cambiar el país. Relató el caso de un emprendedor que fue solventado por un inversor ángel y que gracias a él consiguió ingresar a una cadena de supermercados a colocar su producto.

Explicó que el “capital ángel” no es una subvención y que el inversionista tiene un porcentaje minoritario en el emprendimiento de manera a que el ideólogo no se convierta en un empleado. En general, según expresó García-Robles el monto del “ángel” orilla los US$ 100.000.

También a través de los meetups, los emprendedores pueden conocer a los potenciales inversores lo cual garantiza que el dinero no vaya destinado a descendientes sino que haya un verdadero interés en financiar un proyecto.

“El inversor ángel sabe cuál es su cifra ‘cero estrés’, la cifra que puede aportar todos los años y sabe que si pierde no tiene que cambiarles a sus hijos de colegio o no ir de vacaciones o no tiene que mudarse de casa… una cifra en la que pueda ganar un poco”, expresó.

Como en Paraguay el emprendedurismo está muy ligado a los estratos sociales medio-alto y alto, mencionó que si bien al inicio se debe apostar a gente que puede darse el lujo de emprender, estos deben ir impulsando iniciativas que puedan mejorar la calidad de vida de las personas de menos poder adquisitivo como el acceso a la seguridad, al agua potable, a la salud, a la educación, ente otros.

Estas experiencias lograron cambios en Colombia, en Brasil y en Argentina donde hay casos de personas que habitaban los conocidos en Paraguay como “cinturones de pobreza” y despegaron gracias a un emprendimiento.

Finalmente, García-Robles expresó que en nuestra cultura nos educaron a tenerle miedo al fracaso, lo cual es un error porque un fracaso te da experiencia. “Un fracaso no te convierte en fracasado”, concluyó.

 

Inversores "ángeles" enseñarán a "hacer" dinero y armar negocios

Un foro de expertos regionales compartirán experiencias propias dando a conocer métodos alternativos de financiamiento para pymes y start-ups.

El jueves 30 de agosto, en el hotel Crowne Plaza Asunción (Cerro Cora 939 c/ EE. UU.), se realizará el I Foro de Inversión Ángel; una oportunidad de interacción entre emprendedores y empresarios, con el fin de construir una red de inversiones que impulse opciones de financiamiento para pymes y start-ups nacionales.

Inspirada en el funcionamiento de redes de inversión regionales, y en la experiencia y el conocimiento de actores del ecosistema que han desarrollado alternativas de financiamiento en sus países, como Inversores Ángeles y Capital de Riesgo. La iniciativa busca impulsar la creación y el desarrollo de empresas innovadoras en el país.

“Desde Koga venimos apoyando a las pymes y a los emprendedores desde hace mucho tiempo y hemos notado que cada vez hay más oportunidades de formación y capacitación, que fortalecen el entorno. Sin embargo, se encuentra pendiente desarrollar nuevas formas de financiar el crecimiento de los emprendimientos en el Paraguay”, expresó Bruno Defelippe, director de Koga.

¿Qué es un inversor ángel?

Muchos de los inversores ángeles son emprendedores exitosos que quieren ayudar a otros emprendedores a potenciar sus negocios. Además de invertir dinero y pedir reportes y resultados, generalmente ayudan en la toma de decisiones, aportan conocimiento, experiencia, contactos y garantías.

Estos seleccionan proyectos de inversión, valorando los planes de negocio presentados por los emprendedores de acuerdo con sus criterios personales. Por lo tanto, las inversiones ángeles son, normalmente, la segunda ronda de financiación para start-ups con alto potencial de crecimiento.

Las entradas anticipas tienen un costo de G. 215 000 hasta el 15 de agosto, luego costarán G. 315 000, en Red UTS y Passline.

El I Foro de Inversión Ángel es un proyecto conjunto del Fondo Multilateral de Inversiones (Fomin), del Banco Interamericano de Desarrollo (BID); y Koga.

Expositores

Pablo Simon, managing partner de Vira Ventures (ARG), firma que acompaña a start-ups que usa la tecnología para crear productos sostenibles y escalables, enfocados en solucionar los grandes problemas sociales, asociados con las poblaciones de bajos y medianos ingresos de América Latina.

Allan Jarry, socio fundador de Dadneo (CHI) y exdirector de la red de Angels Accelerated Growth Partners (Miami). Mentor en Star-tup y Founder Institute. Desde sus inicios como inversionista, invertió de modo personal y a través de la Red de Inversores Ángeles de Dadneo en más de 15 proyectos de Chile, Argentina y EE. UU.

Susana García Robles, especialista principal del Fomin (EE. UU.) convencida del impacto en el desarrollo del espíritu empresarial, los ecosistemas de innovación y la industria del capital emprendedor; los que fomenta desde 1999, en América Latina y el Caribe.

Marcelo Diaz Bowen, director de Acid Labs (CHI). Tiene más de 17 años de experiencia en Capital Venture, gestión de la innovación; fundando y cofundando empresas en etapa inicial; administrando negocios internacionales en todo el mundo, como empresas incubadoras, aceleradores y otras de capital de riesgo.

Bruno Defelippe, co-fundador y director de Koga (PY), director de Sistema B Paraguay, co-fundador de Loffice y de la Asociación de Emprendedores del Paraguay (ASEPY). Emprendedor social reconocido como Fellow Ashoka y Fellow del Centro de Desarrollo y Democracia de Stanford University.

Fue voluntario y gerente general de Techo Paraguay, y curador del Hub de Asunción de Global Shapers. También es miembro de los consejos asesores de Enseña por Paraguay, Unicef, Techo, Centro de Información y Recursos para el Desarrollo (CIRD), y del Consejo de Sociedad Civil (CONSOC) del Banco Interamericano de Desarrollo.