A Paraguay le sobra el empeño pero le falta suerte y queda fuera de la Copa América

Brasil y Paraguay animaron el primer partido de la fase de Cuartos de Final de la Copa América en el Arena Do Grêmio. El dueño de casa avanzó tras vencer en penales. Este fin de semana continúa la cartelera de la referida instancia copera.

En tiempo normal, ambas selecciones empataron sin goles y en penales, la Canarinha se impuso 4-3.

Anotaron para la Scratch William, Marquinhos, Coutinho y Gabriel Jesús. Desperdició su tiro Roberto Firmino.

En Paraguay acertaron Miguel Almirón, Bruno Valdez y Rodrigo Rojas. Gustavo Gómez y Derlis González fallaron el primer y último tiro respectivamente.

Ahora Brasil aguarda rival que saldrá del cruce entre Argentina y Venezuela.

 

Se cumple la segunda jornada en la que Vibra el Continente

Con dos encuentros, la Copa América tuvo continuidad este sábado. Se jugaron partidos en las localidades de Porto Alegre y Salvador Bahía, resaltando el triunfo de Colombia sobre Argentina.

El cuadro cafetero se impuso 2-0 en el Arena Fonte Nova con las conquistas de Roger Martínez y Duvan Zapata.

A su vez, petroleros y peruanos empataron sin goles en el Arena Do Grêmio, en cotejo que marcó la apertura de la agenda sabatina.

La Copa América empezó este viernes último con el triunfo del anfitrión Brasil sobre Bolivia 3-0.

 

Indestructible y contundente, el Decano no tuvo frenos

Olimpia fue contundente de inicio a fin. Literalmente no tuvo rival y superó con éxito aquellas pruebas que son normalmente de fuste para llegar a lo más alto del firmamento deportivo y con luces propias.

​Es decir, estuvo por encima de Cerro Porteño, Libertad, Guaraní, Nacional y Sportivo Luqueño, los principales aspirantes.

También Sol de América, una habitual piedra en el zapato de los grandes. A todos ellos Olimpia los superó y alcanzó la estación final con un lauro más.

Es su cuarto campeonato invicto. El primero lo conquistó en 1929, obteniendo 16 puntos en torneo que constó de una sola rueda.

El segundo título invicto lo alcanzó en 1959, dejando en segundo lugar a Cerro Porteño por nueve unidades.

El tercero se dio en 1993, coincidiendo con una época dorada en la que era habitual gran protagonista en Copa Libertadores de América y ganador recurrente de los torneos de la entonces LPF.

La conquista del Apertura de este año es la más productiva. Cierra el torneo con 61 goles a favor, 54 puntos, 16 triunfos en 22 fechas y con Roque Santacruz y William Mendieta como sus artilleros, cada uno con once goles.

 

Olimpia se queda con el superclásico

El Decano se impuso sobre el Ciclón en la edición 303 del superclásico, que se disputó el Sábado de Gloria desde las 17.00, en el Defensores del Chaco.

Alejandro Silva, Roque Santacruz y Tabaré Viudez fueron los protagonistas de este triunfo decano que solidifica su andamiaje rumbo al tri.

Cerro Porteño obtuvo el empate transitorio casi de inmediato. Fue después de un claro penal cometido por José Leguizamón contra Federico Carrizo.

Nelson Haedo aseguró el disparo para la paridad que marcó un después en el trámite del encuentro. Fue desde ese momento que el nivel del juego acusó un cambio.

Antes, los dos mantenían un cierto equilibrio y ensayando alguna que otra insinuación. El gol de Olimpia que abría la cuenta parecía que Garnero lo leyó en las cartas.

Sacó a Hugo Quintana a los 19' y a los 20' inclinaba la balanza. Cerro emparejó a los 24' y el trámite fue bastante intenso, pero sin marcarse una superioridad por parte de ninguno.

Todo estaba supeditado a alguna confección de avanzada precisa de uno de los dos y de un toque de audacia. Y ahí, Olimpia le sacó ventaja.

Más aún porque no afloró cansancio y con el nuevo desnivel logrado por medio de Roque a los 75', el ánimo comenzó a decaer. Después sentenciaba el charrúa con una obra magnífica.

Cerro tuvo la ocasión de al menos acortar distancias con Diego Churín, pero este, a los 88' estrelló su tiro al palo y del rebote la mandó a las nubes.

Quedó claro que el partido estaba para cualquiera de los dos. Pero le faltó más picardía al azulgrana y terminó colaborando con un nuevo paso al frente de Olimpia, que se acerca cada vez más a un nuevo título.