A 127 años de los primeros Juegos Olímpicos de la era moderna

El 6 de abril de 1896, la historia del deporte y la humanidad en general comenzaron a vivir una experiencia nueva, aunque con inspiración en la antigüedad. Atenas, capital de Grecia, albergaba los Juegos de la Olimpiada en lo que representó el inicio de los más grandes eventos competitivos del planeta, celebrados cada cuatro años hasta nuestros días.

La idea de realizar una competición de dimensiones globales nació de Pierre Fredy de Coubertin, el afamado barón de Coubertin, pedagogo e historiador francés, quien en 1894 gestó el certamen en un congreso en la Universidad de la Sorbona de París con la misión de universalizar el deporte bajo el lema “citius, altius, fortius” (“más rápido, más alto, más fuerte”).

Ante la presencia de representantes de once países, el proyecto fue aprobado y posteriormente comenzó la elección de la sede y su ubicación en el calendario.

Coubertin sugirió inicialmente realizar los JJ. OO. en 1900, en coincidencia con la Exposición Universal de París. Pero también se tuvo en cuenta la posibilidad de que una espera de seis años podría hacer disminuir la expectativa y el interés del público. De ahí se estableció definitivamente al año 1896 como el momento justo para llevar a cabo la competencia.

Pese a las limitaciones y dificultades propias de la época, además de tratarse de una primera vez, los Juegos fueron reconocidos como un éxito total, con la mayor participación internacional en un evento deportivo hasta esa fecha.

Pierre de Coubertin, precursor de la creación de los Juegos modernos. (Getty Images)

Los Juegos Olímpicos Antiguos

Todo el “ambiente” olímpico comenzó en la localidad griega de Olimpia, donde en el año 776 a. C. se llevaron a cabo los primeros juegos con premios para los vencedores consistentes en coronas de olivos.

Luego de once siglos, el emperador romano Teodosio I determinó la suspensión de la actividad por considerarla un espectáculo pagano.

Mucho más adelante en el tiempo, en el siglo XVIII, comenzó a revivir la llama competitiva en Europa con festivales deportivos que no eran de gran magnitud pero que servirían a la postre como base fundamental para lo que se vendría.

Estos eventos ya podían considerarse internacionales por la inclusión de representantes de varias ‘polis’, aunque solo tenían permitida su participación atletas de origen griego.

Todo lo anterior, conocido como Juegos Olímpicos Antiguos, fue lo que el barón de Coubertin soñó con revivir, pero en forma de un evento multideportivo de mayor alcance.

Atenas 1896

Ante unos 80.000 espectadores, el Estadio Panathinaikó albergó el acto inaugural en la histórica capital griega el 6 de abril de 1896. Una alineación general de los atletas sobre el césped del recinto, agrupados por países, se presentó ante el rey Jorge I de Grecia.

En lo estrictamente deportivo, fue propuesta una considerable cantidad de disciplinas para el programa ateniense, e incluso el primer anuncio oficial incluyó, por ejemplo, al fútbol y al críquet. Finalmente, estas modalidades no formaron parte de la agenda.

El magno evento contaría, en principio, con la disputa de once deportes, pero dos de ellos, el remo y la vela, no pudieron desarrollarse por malas condiciones climáticas en sus días de competencia.

La carrera de los 100 metros llanos en Atenas 1896. (Getty Images)

Entonces, los Juegos de la I Olimpiada estuvieron conformados por nueve disciplinas: atletismo, ciclismo, esgrima, gimnasia, halterofilia, lucha, natación, tenis y tiro.

Un total de 241 atletas de 14 países pugnaron por la gloria, con participación exclusiva de hombres.

El atletismo se llevó los principales reflectores, con James Connolly como el primer campeón olímpico de la modernidad al conquistar la prueba del salto triple el mismo día del inicio de los Juegos. El estadounidense, que llegó a Atenas viajando en un barco de carga y luego en tren, se hizo también con el segundo puesto en salto alto y finalizó tercero en el salto largo.

Por su parte, la maratón vivió una emotiva resolución con la victoria del local Spiridon “Spyros” Louis, quien pese a una limitada preparación de cara al torneo se convirtió en el único campeón de atletismo de Grecia, todo un héroe nacional.

En tanto, el luchador y gimnasta alemán Carl Schuhmann fue el más exitoso en el evento, con la conquista de cuatro medallas doradas.

En otro destacado hecho, el chileno Luis Subercaseaux fue el único competidor iberoamericano -participó en los 100 metros llanos-.

Estados Unidos se quedó con el primer puesto en el medallero por un oro de diferencia (11 contra 10) sobre los anfitriones, quienes, sin embargo, dominaron la tabla en cuanto a la cantidad total de preseas (47).

El domingo 12 de abril, el rey Jorge expuso con firmeza en un discurso -con banquete incluido para oficiales y atletas- que el certamen siempre debía llevarse a cabo en Atenas. Tres días después, el 15 de abril de 1896, finalizó de manera oficial del evento con la ceremonia de clausura.

Los Juegos Olímpicos, con el paso del tiempo, fueron aumentando en organización y notoriedad, al punto de que en la actualidad es considerado el certamen más importante del deporte mundial. La próxima edición se realizará en París, capital de Francia, en 2024.

En qué consiste la ingeniería social, la amenaza invisible en la era digital

La era digital trajo consigo innumerables cambios y nuevos paradigmas, aunque también vino con una serie de peligros a los que cualquier usuario se encuentra expuesto. La llamada “ingeniería social“ es una de las técnicas preferidas por los ciberdelincuentes en los tiempos modernos.

Por Robert Bourgoing (@robertb_py)

Cuando se habla de ciberseguridad y peligros en internet, un término frecuentemente utilizado por los expertos en la materia es “ingeniería social”, aunque muchas veces no logramos comprender y dimensionar qué representa en realidad.

En la era digital, donde la tecnología ha transformado nuestras vidas, esta se ha convertido en una amenaza silenciosa pero poderosa, representando una de las formas más comunes y efectivas de ciberataques.

QUÉ ES LA INGENIERÍA SOCIAL

La ingeniería social es considerado como “el arte de manipular a las personas para que revelen información confidencial”. En lugar de explotar vulnerabilidades técnicas, las personas detrás de esta práctica -en su mayoría ciberdelincuentes- explotan la psicología humana.

Para concretar sus golpes en internet, principalmente en las redes sociales, estas personas se valen de engaños, manipulación y persuasión para obtener acceso a datos sensibles como contraseñas, información financiera, o acceso a sistemas restringidos.

FORMAS COMUNES DE INGENIERÍA SOCIAL

1. Phishing: consiste en enviar correos electrónicos fraudulentos que parecen provenir de fuentes legítimas. Estos correos suelen contener enlaces a sitios web falsos que imitan a los auténticos, donde se solicita a los usuarios que ingresen información personal.

2. Vishing (Voice Phishing):sSe realiza a través de llamadas telefónicas, donde el atacante se hace pasar por una entidad confiable para obtener información confidencial.

3. Spear Phishing: es una versión más dirigida del phishing, donde los atacantes personalizan los mensajes para una persona o empresa específica, aumentando así la probabilidad de éxito.

4. Pretexting: aquí, el atacante crea una historia falsa (pretexto) para obtener la información deseada. Puede hacerse pasar por un colega, un oficial de policía, o cualquier otra figura de autoridad.

5. Baiting: implica atraer a las víctimas con una oferta atractiva (como un USB encontrado) que, al ser utilizada, instala malware en el sistema.

6. Tailgating: también conocido como “piggybacking”, ocurre cuando un atacante sigue a una persona autorizada a través de una puerta de acceso restringido para entrar a una instalación segura.

IMPLICANCIAS Y RIESGOS

La ingeniería social puede tener consecuencias devastadoras tanto para individuos particulares como para organizaciones, teniendo en cuenta que ambos se ven expuestos a sufrir vulneraciones de cualquier índole.

Los riesgos incluyen:

*Robo de identidad: los atacantes pueden usar la información obtenida para hacerse pasar por la víctima y acceder a cuentas bancarias, solicitar créditos, etc.

*Pérdida financiera: tanto individuos como empresas pueden sufrir pérdidas significativas si los atacantes acceden a sus cuentas o sistemas financieros.

*Daño a la reputación: las empresas pueden ver su reputación gravemente dañada si se descubre que han sido víctimas de un ataque, afectando la confianza de sus clientes y socios.

*Acceso no autorizado a información sensible: esto puede incluir secretos comerciales, datos de clientes, información de empleados, etc.

LA VOZ DE UN EXPERTO

Miguel Ángel Gaspar, director de Paraguay Ciberseguro, asegura que la ingeniería social es mucho más que la manipulación de ciberdelincuentes para obtener datos válidos. “Tiene que ver con cambiar la decisión, la voluntad, el comportamiento y la conducta de las personas manipulando justamente sus necesidades, miedos, angustias o estados”, señala en entrevista con HOY.

Sobre este punto, enfatiza que esta manipulación se da con la intención de hacer cambiar de decisión o de comportamiento a las víctimas, a fin de que terminen entregando acceso a datos válidos que los ciberdelincuentes aprovechan en su haber.

Con la llegada de la inteligencia artificial, se produce un nuevo quiebre en donde la ingeniería social permite que de la mano de la “sintetización de seres humanos” (cuando se utilizan aplicaciones para trucar voces o rostros) se corra el riesgo de una suplantación de identidad, pudiendo incluso efectuarse análisis de movimientos, gestos y rasgos para que sea más creíble, sostuvo.

“Entramos en una nueva era de la ingeniería social porque las personas van a ser engañadas por situaciones que no existen y que están manipuladas para que les hagan creer lo que los atacantes quieren”, indicó Gaspar.

Ante estos nuevos paradigmas y riesgos, el mismo cree más que necesario extremar cuidados y aprender a protegerse para reconocer “lo que es real y lo que no”.

FORMAS DE PROTEGERSE EN INTERNET

La ingeniería social es una amenaza omnipresente en nuestra sociedad digital. Sin embargo, con conocimiento, precaución y las medidas de seguridad adecuadas, podemos protegernos y minimizar los riesgos.

Estas son algunas recomendaciones que pueden ayudarnos a la hora de resguardarnos en internet:

1. Educación y concienciación: la mejor defensa contra la ingeniería social es la educación. Los usuarios y empleados de empresas deben estar al tanto de las tácticas comunes y saber cómo identificarlas.

2. Verificación de identidad: siempre se debe verificar la identidad de la persona que solicita información confidencial, especialmente si la solicitud es inusual o inesperada.

3. Políticas de seguridad: implementar políticas de seguridad estrictas, incluyendo la autenticación de dos factores para cuentas o servicios (Facebook, WhatsApp, email, etc.) puede reducir significativamente el riesgo.

4. Uso de software de seguridad: antivirus, firewalls y otros programas de seguridad pueden ayudar a detectar y prevenir ciberataques.

5. Fomentar la cultura de seguridad: en las organizaciones, se debe apuntar a promover una cultura donde los empleados se sientan cómodos reportando comportamientos sospechosos sin temor a repercusiones.

CUIDANDO LOS DATOS PERSONALES

Para proteger nuestros datos personales en el día a día y evitar ser víctima de los ciberdelincuentes, es de vital importancia seguir estos consejos:

- Ser escéptico: siempre es preferible desconfiar de los correos electrónicos, mensajes y llamadas inesperadas que solicitan información personal, ya que en muchas estafas simulan ser empresas u organizaciones para captar víctimas.

- Revisar todas las URL de las páginas: hay que asegurarse de que las direcciones web sean legítimas antes de ingresar información confidencial. Si empieza con “https”, mucho mejor ya que se trata de una web segura.

- Mantener los sistemas actualizados: las actualizaciones de software suelen incluir parches de seguridad que protegen contra nuevas amenazas, lo cual abarca tanto a las computadoras como teléfonos celulares.

- Controlar las redes sociales: es aconsejable limitar la cantidad de información personal que uno comparte en línea y configurar las cuentas para que sean lo más privadas posible, restringiendo el acceso a usuarios desconocidos.

El efecto 2000, ¿24 años más tarde?: fallas informáticas y un mundo offline

A nivel informático, tanto el 2000 como el 2024 serán recordados por las fallas en sistemas mundiales, ocasionando el caos en bancos, aeropuertos, medios de comunicación y en los internautas en general. A continuación, similitudes y diferencias de ambos episodios.

Por Juan Riveros (@JuancitoRiveros)

El colapso informático que dejó a la Tierra en jaque a inicios del siglo fue conocido como el “Efecto 2000″. ¿En qué consistió este grave fallo que causó estragos en varios países del mundo?

Cambiar de 1999 a 2000 parecía un paso sencillo, algo que, a priori, no tendría que causar ningún inconveniente. Sin embargo, en los equipos informáticos se presentaron problemas totalmente fuera de lo previsto. En vez de 2000, ¡los aparatos retrocedieron a 1900!

El origen del problema fue que, ante los limitados recursos de la época, los programadores, con el objetivo de ahorrar memoria, guardaban las fechas de los años con dos dígitos: 70, 80, 90 en vez de 1970, 1980 y 1990. Al llegar al año 2000, los equipos retrocedieron al 1900.

Esta falla en el cambio de milenio y la falta de lógica en los sistemas, hizo que los servidores, centrales hidroeléctricas, computadoras, teléfonos, bolsa de valores, aeropuertos, cajeros automáticos y otros, se vieran afectados. Algunas empresas, las más pudientes, sí tuvieron los recaudos necesarios, ya que era una situación que expertos informáticos de la época venían advirtiendo como posibilidad.

Los mayores efectos se dieron en países como Japón, Estados Unidos, Francia, Inglaterra, Alemania, España y otros, donde además de los inconvenientes en los sistemas informáticos, se registraron millonarias pérdidas económicas. Pero los problemas pudieron ser mayores y los inconvenientes que se dieron, finalmente quedaron como leves y prácticamente una anécdota y un aprendizaje en la historia de la informática.

Puede interesar: ¿Cómo hablar con los hijos sobre la red de pedofilia y sus peligros en internet?

Este viernes 19 de julio del 2024, el mundo amaneció con la noticia de un fallo informático a nivel global. Si bien los motivos son totalmente diferentes a lo ocurrido en el 2000, las consecuencias también afectaron a los mismos sectores, como aerolíneas internacionales, compañías ferroviarias, bancos, hospitales y empresas de telecomunicaciones.

Lo que pudo recoger la agencia AFP, es que el fallo se debió a una actualización defectuosa, en los sistemas operativos Windows de Microsoft, de un programa antivirus del grupo estadounidense de ciberseguridad CrowdStrike Falcon, que, a su vez descartó un ciberataque o un problema de seguridad informática.

Para los expertos en ciberseguridad, este fallo “no tiene precedentes” y, “sin duda pasará a la historia”. Al igual que el episodio del 2000.

En Paraguay, no se reportaron fallas, ni en sector público ni en sector privado, confirmaron las autoridades. Tampoco se dieron inconvenientes en los sistemas operativos de los aeropuertos del país, donde los vuelos se realizaron normalmente.

¿Cómo hablar con los hijos sobre la red de pedofilia y sus peligros en internet?

En la era de la tecnología, los depredadores sexuales encontraron la manera de pescar a los niños y engañarlos para su fin siniestro. En ese sentido, los padres deben estar alertas para evitar que sus hijos sean vulnerados.

En la era digital, los niños y adolescentes tienen acceso casi ilimitado a internet y redes sociales, lo que los expone a una variedad de riesgos, incluido el peligro de las redes de pedofilia. Hablar con los hijos sobre esto es crucial para proteger su seguridad y bienestar. Pero ¿ a qué edad es lo recomendable abordar este tema complejo?

El pediatra Robert Núñez recomendó en su cuenta de Twitter, comenzar a hablar sobre las redes de pedofilia y la seguridad en línea con los hijos a partir de los 7 u 8 años, ya que esta edad, según argumentó, los niños ya pueden comprender conceptos básicos de seguridad y privacidad.

En ese contexto, el profesional acotó que se debe abordar el tema de manera apropiada para su edad y de reforzar la conversación conforme crecen y usan más tecnología, por lo que brindó una serie de consejos y recomendaciones.

- Prevención de situaciones de riesgo: informar a los niños sobre las redes de pedofilia puede ayudarlos a identificar situaciones de riesgo y evitar caer en trampas de depredadores.

- Desarrollo de la conciencia digital: educar a los hijos sobre los peligros en línea fomenta una mayor conciencia y responsabilidad en el uso de internet.

- Fomento de la comunicación abierta: establecer un diálogo abierto sobre estos temas puede hacer que los niños se sientan más cómodos compartiendo cualquier situación sospechosa con sus padres.

- Fortalecimiento de la confianza: al abordar estos temas de manera proactiva, los padres pueden fortalecer la confianza mutua y asegurarse de que los niños sepan que pueden contar con ellos ante cualquier problema.

Consejos para Padres sobre cómo abordar el tema

- Educarse primero: antes de hablar con los hijos, los padres deben informarse sobre las redes de pedofilia y cómo operan. Esto les permitirá tener una conversación informada y creíble.

- Escoger el momento adecuado: encontrar un momento tranquilo y sin distracciones para hablar del tema es crucial. Evitar hacerlo de manera apresurada o en medio de otras actividades.

- Usar un lenguaje apropiado: adaptar el lenguaje y la profundidad de la conversación según la edad y madurez del niño. Explicar los conceptos de manera sencilla y clara.

- No infundir miedo, sino precaución: es importante no alarmar innecesariamente a los niños. La conversación debe centrarse en la prevención y la seguridad, no en el miedo.

- Fomentar preguntas: animar a los hijos a hacer preguntas y expresar cualquier preocupación. Responder con honestidad y sin juicios.

- Enseñar a reconocer comportamientos inapropiados: explicar qué comportamientos son inapropiados y cómo deben reaccionar si alguien intenta establecer contacto de manera sospechosa.

- Establecer reglas claras: Crear reglas claras sobre el uso de internet y las redes sociales, incluyendo la privacidad, la información que pueden compartir y con quién pueden interactuar.

Cómo abordar el tema con los niños

- Iniciar con la seguridad en internet: comenzar la conversación hablando sobre la seguridad general en internet, y luego profundizar en los riesgos específicos de las redes de pedofilia.

- Usar Ejemplos concretos: utilizar ejemplos o historias adecuadas para ilustrar los peligros. Esto puede ayudar a que los niños comprendan mejor la gravedad del asunto.

- Enfatizar la importancia de la privacidad: explicar por qué es vital mantener la información personal privada y no compartir datos sensibles en línea.

- Simular escenarios: practicar respuestas y acciones en caso de que se enfrenten a una situación sospechosa. Esto les da herramientas prácticas para actuar si es necesario.

Sitios en internet donde los pedófilos suelen frecuentar

Los pedófilos pueden estar presentes en una variedad de plataformas en línea. Algunos de los sitios y aplicaciones donde más frecuentemente buscan víctimas incluyen:

- Redes Sociales: plataformas como Facebook, Instagram, TikTok y Snapchat son populares entre los jóvenes y, por ende, también son frecuentadas por pedófilos.

- Foros y chats en línea: sitios como Reddit y diversas salas de chat pueden ser usados para intercambiar información y contactar a menores.

- Juegos en línea: juegos con capacidades de chat, como Fortnite, Roblox y Minecraft, pueden ser utilizados para contactar y ganarse la confianza de los niños.

- Aplicaciones de mensajería: ppps como WhatsApp, Telegram y Kik, debido a su popularidad y facilidad de uso, son también un lugar común donde los pedófilos pueden intentar establecer contacto.

- Sitios de Videos: plataformas como YouTube y Twitch, donde los comentarios y mensajes directos pueden ser utilizados para contactar a menores.

Hablar con los hijos sobre las redes de pedofilia es una medida preventiva esencial en la protección de su seguridad en línea. Educarse, escoger el momento adecuado, usar un lenguaje apropiado, y establecer reglas claras son pasos clave para abordar este delicado tema.

La comunicación abierta y honesta es fundamental para que los niños se sientan seguros y protegidos. Con una educación adecuada y la vigilancia constante de los padres, los niños pueden disfrutar de internet de manera segura y responsable.