La violencia: a qué edad se manifiesta y tratamientos a seguir (PARTE II)

La conducta violenta, debido a un ambiente agresivo, se manifiesta entre los 2 hasta los 3 años de vida con una trayectoria descendente que mostrará una elevación en la adolescencia. Un tratamiento psicológico adecuado puede ser una herramienta útil para que el maltratador aprenda a afrontar sus limitaciones, además de tener un mayor control y prevenir futuros episodios de violencia.


Fuente: Carol Salinas

En el material anterior mencionamos que la violencia tiene grandes consecuencias tanto en lo social como en la salud de las personas, además provoca la muerte de hombres, mujeres y niños.

Además, existen factores externos que contribuyen a desarrollar este tipo de conducta y tiene su componente hereditario o genético y que se manifiesta como instinto de sobrevivencia, también habremos de reconocer su componente cultural. Las conductas violentas o sus distintas manifestaciones se aprenden, y muchas de ellas, en el seno de la familia.

A QUÉ EDAD SE MANIFIESTA LA CONDUCTA VIOLENTA

Siguiendo esa premisa, ¿a partir de qué edad y cómo afecta a lo largo de la vida la violencia?

La psicóloga forense Alma Segovia explicó en contacto con nuestra redacción que una característica singular de la violencia es su capacidad para multiplicarse y para expandir sus dinámicas y sus consecuencias. Tenemos la percepción de que vivimos en una sociedad cada día más violenta y esta sensación influye poderosamente en los niños y adolescentes.

“La agresividad es una reacción fisiológica en el ser humano que puede derivar en violencia a lo largo de un continuum (continuo). Cabe destacar a la agresividad fisiológica, que incluye comportamientos con mínimos efectos negativos en el desarrollo psicológico de los niños, adolescentes y de su entorno”, expresó.

Según la especialista, el mayor nivel de agresividad en los seres humanos se presenta entre los 2 a hasta los 3 años de vida, con una trayectoria descendente que solamente va a mostrar una nueva elevación al llegar a la edad adolescente.

Explicó la psicóloga que se trata de una conducta temporal, cuya intensidad y frecuencia suelen disminuir como resultado de una intervención mínima o nula. Pero sabemos también que existe una evolución de esta agresividad fisiológica hacia formas concretas de violencia.

Entre los ejemplos, citó que las formas más graves pueden llevar a maltrato de animales y agresiones físicas hacia otras personas, incluso con el resultado de muerte. Así pasaría de ser una agresividad fisiológica a una conducta violenta, actos realizados con la intención de causar daño físico a otra persona o que conducen a daño mental o físico a otros.

Este comportamiento tiende a reducirse con los procesos de socialización de la familia y la escuela, aunque en algunos casos con el ingreso a la escuela puede incrementarse. Sin embargo, cuando la violencia se vive como cultura, termina siendo reforzada y promovida por esta.

“La familia -como célula básica de la sociedad- juega un rol preponderante en esta cultura de la violencia, pudiendo obrar alternativamente como reproductora de la cultura de la convivencia o de la de violencia, según los resortes que se activen”, apuntó Segovia.

Asimismo, los elementos señalados son sólo una muestra de los muchos factores asociados a la violencia, que reafirman su origen pluricausal.

TRATAMIENTOS QUE DEBE SEGUIR UNA PERSONA VIOLENTA

Enfocándonos a un contexto más específico de pareja, hay que mencionar que existen muchas razones por las que los hombres maltratadores contra la pareja deben recibir tratamiento psicológico, resalta la profesional.

El tratamiento psicológico a los maltratadores es, junto con otras actuaciones judiciales y sociales, una medida útil, necesaria y posible. Un tratamiento psicológico puede ser de utilidad para que los agresores aprendan a afrontar sus limitaciones al no contar con las habilidades necesarias para resolver los problemas de pareja en la vida cotidiana. También puede servir para que haya un mayor control del agresor y para prevenir futuros episodios de violencia con la pareja o expareja y otras personas del entorno familiar.

La guía básica de tratamiento, incluyen aspectos psicopatológicos y técnicas terapéuticas tales como:

- Ideas distorsionadas sobre la mujer, los roles sexuales y la violencia: Educación sobre la igualdad de los sexos. Reestructuración cognitiva.

- Déficit de empatía y analfabetismo emocional: Ejercicios para desarrollar la empatía y técnicas de expresión de emociones.

- Déficit de asertividad (habilidad social que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás) comunicación: Entrenamiento en asertividad y habilidades de comunicación.

La psicóloga Alma Segovia afirma que, desde esta perspectiva, el hombre violento va a estar realmente motivado cuando llega a percatarse de que los inconvenientes de seguir maltratando a su pareja superan a las ventajas de hacerlo.

“El terapeuta debe ayudar al agresor a lograr esa atribución correcta de la situación actual y a descubrirle las soluciones a su alcance” enfatizó.

 

Latente: personas privadas de libertad venderán sus productos a lo “Amazon”

Latente es una plataforma digital que busca conectar y dar visibilidad a todo el potencial que existe intramuros, exhibiendo variados productos elaborados de forma totalmente artesanal de los 18 establecimientos penitenciarios del país. Actualmente sirve de vidriera y da información para poder hacer la compra. Se espera que luego evolucione y sea una especie de Amazon para comprar directamente desde el sitio.

Dentro del sistema penitenciario hay muchas personas privadas de libertad que se forman y aprenden oficios para lograr su autonomía económica y ganarse el sustento de manera digna. Es así que producen una variedad de productos tras las rejas y para poder darlos a conocer al resto de la ciudadanía, fue creada la plataforma Latente, la cual busca conectar y dar visibilidad a todo el potencial que existe intramuros, exhibiendo productos elaborados en los diferentes establecimientos penitenciarios para que la sociedad puedan adquirirlos.

Dentro del catálogo online, cada usuario puede conocer los detalles de los productos y quiénes los fabrican. Para adquirirlos, cada producto exhibido se encuentra vinculado al Whatsapp del número telefónico habilitado por cada uno de los centros penitenciarios, a través de los cuales funcionarios penitenciarios del Ministerio de Justicia colaboran para facilitar la conexión entre cada cliente y persona privada de libertad fabricante.

Latente es una iniciativa del Ministerio de Justicia, a través de la Dirección de Bienestar y Reinserción Social y cuenta con el apoyo del Banco Interamericano de Desarrollo para promover y garantizar la reinserción social de las personas privadas de libertad.

La directora de Bienestar y Reinserción Social, Alejandra Mendoza, destaca que siempre existió una deuda institucional con las personas que egresan del sistema penitenciario, por lo que se pusieron como meta visibilizar los productos elaborados por los mismos, mediante un exclusivo portal web.

Por su parte, la ministra de Justicia, Cecilia Pérez, resalta que este programa no solo sirve de terapia ocupacional, sino que se enfoca en enseñar sobre el comercio y las finanzas a las personas privadas de su libertad, para que estas luego estén preparadas cuando cumplan su condena y se reintegren a la sociedad. Además realzan la valoración que tienen sobre sí mismas las personas al ver que sus productos son muy exitosos afuera.

Si bien destaca que varias empresas apuestan por estos trabajos y crearon alianzas con el Ministerio de Justicia para venderlos en sus locales, de igual manera se vio la necesidad de crear una página que sirva como vitrina al público en general. “Es una forma de visibilizar. No funciona como Amazon, pero esperamos que funcione de esa manera. Así uno hace el pedido y ya recibe el producto”, dice sobre la web Latente.

HISTORIA DE ORLANDO

Una de las tantas historias dadas a conocer por el Ministerio de Justicia es la de Orlando (36), quien se dedica a la artesanía en cueros para venta local e internacional en la Penitenciaría Regional de Pedro Juan Caballero donde cumple una condena de 17 años.

El joven llegó al penal sin saber enhebrar una máquina. Fueron sus compañeros quienes le enseñaron sobre el revestido costurado y así se interesó en el oficio después de concluir el secundario. Hace cinco años, con algo de dinero prestado de su madre, compró las máquinas de coser y nació el taller en la penitenciaría. Orlando se convirtió en su propio jefe, contrató a dos compañeros y se aseguró de cumplir con exigencia de calidad produciendo forrados de termos, hoppies, champaneras, hieleras, conservadoras y tappers.

“Yo quería incursionar con algo nuevo y se me ocurrió el kit de jarra y vaso forrados en cuero con bordado artesanal. La competencia ndahae’iete vyrorei (no es fácil)”, expresó Orlando al momento de agregar que el paraguayo antes acostumbraba tomar el tereré con yuyos, en jarra.

La producción tiene aceptación porque hay gente que prefiere algo más liviano que un termo. Ahora innovó su producción con jarras de diseño único forradas en cuero y está comercializando hasta en el mercado brasileño.

Sus productos pueden encontrarse en la web http://www.latente.gov.py o también se pueden solicitar pedidos para adquisición unitaria o de reventas en cantidad escribiendo al WhatsApp 0971 137 803.

Los interesados en saber más sobre Latente pueden contactar al (0981) 270 190. También pueden encontrar la marca en Instagram y Facebook como Latente.py y en Twitter como LatentePy para conocer todos los productos disponibles.

 

La violencia: su origen, desarrollo e impacto (Parte I)

Según el concepto, la violencia es el uso intencional de la fuerza física o el poder real como amenaza contra uno mismo, una persona, grupo o comunidad que tiene como resultado la probabilidad de daño psicológico, lesiones, la muerte, privación o mal desarrollo. Conocer su origen es sumamente importante a fin de ayudar y tratar a la persona que padece este tipo de conducta aprendida.


Fuente: Carol Salinas

La violencia tiene grandes consecuencias tanto en lo social como en la salud de las personas, además provoca la muerte de hombres, mujeres y niños.

Un componente importante es que la exposición a la violencia puede aumentar el riesgo de fumar, consumir alcohol o uso de drogas; de sufrir enfermedades mentales o tendencia al suicidio; así como enfermedades crónicas como enfermedades del corazón, diabetes o cáncer; enfermedades infecciosas como el VIH y problemas sociales como el crimen o más violencia, según la publicación de la Organización Panamericana de la Salud (OPS).

¿GENÉTICA O CONDUCTA APRENDIDA?

A todo lo mencionado anteriormente, surgen los siguientes cuestionamientos: ¿Los seres humanos somos agresivos por naturaleza o es un conjunto de patrones de conducta que se forma a según su formación, el entorno donde se desarrolla o lo que aprende desde la infancia? ¿Dónde nace la violencia?

La psicóloga forense del Ministerio de la Defensa Pública, Alma Segovia respondió que, antes que nada, hay que comprender que una cosa es el uso de la fuerza en pos de la supervivencia y la evolución, y otra muy distinta es la aplicación de la crueldad a sangre fría, de la furia, del odio y de la maldad por puro placer o de la violencia por la violencia misma, sin ningún tipo de justificación o pretexto.

Si la violencia hacia los desconocidos difícilmente se pueda entender, menos aún se comprende la violencia entre los miembros de una misma familia. Podría decirse, que la violencia humana tiene su origen en aspectos culturales o más concretamente, tiene sus raíces en los conocimientos, tradiciones, usos y costumbres de los pueblos, quizá desde hace miles de años.

Si efectivamente la violencia tiene su componente hereditario o genético y que se manifiesta como instinto de sobrevivencia, también habremos de reconocer su componente cultural. Las conductas violentas o sus distintas manifestaciones se aprenden, y muchas de ellas, en el seno de la familia. Si al encuentro con la violencia desde temprana edad le agregamos la influencia de los medios masivos de comunicación, del cine y los videos que promueven constantemente modelos de personas violentas, entenderemos las razones por las cuales la violencia ha llegado a ser parte de la vida cotidiana de muchas personas, explicó la profesional.

FACTORES EXTERNOS

Entonces, ¿Cuáles son los factores externos que contribuyen al desarrollo de una conducta violenta tanto en el hombre como en la mujer?

La especialista señaló que no comprender las causas de la violencia puede conducir a que se tome decisiones o estrategias ineficaces; es por ello que identificar las principales causantes es fundamental. Estos podrían ser los puntos generadores o factores externos que contribuyen a que una persona sea violenta y podría encontrarse además del aspecto cultural mencionado, también en el alcoholismo, la intolerancia, la drogadicción, la ignorancia, los celos y la falta de moderación y control.

Indicó que los factores económicos en la generación de la violencia no son menos importantes. Como se sabe, desde hace varias décadas vivimos una crisis económica en nuestro país que se acrecentó mucho más con la pandemia del COVID-19, y con ella se ha incrementado de manera importante el desempleo y se ha disminuido el poder adquisitivo de muchas familias. El estrés por la falta de recursos económicos, el abuso del alcohol y la drogadicción, asociados comúnmente con la pobreza, pudieran estar también relacionados con la violencia.

Existen muchas teorías, que asumen que el conflicto es un aspecto inevitable de todas las relaciones humanas, sin embargo, la violencia como forma de manejar estos conflictos no lo es, apuntó la psicóloga. Este conflicto es necesario por ser parte de un proceso por el cual las inequidades y divergencias son superadas dando como resultado un cambio social positivo.

En ese sentido, la violencia no es perniciosa; pero el uso de la coerción, incluyendo la fuerza y la violencia para resolver las diferencias sí ocasiona un problema de gran índole en nuestra sociedad actual. Esta forma de lidiar o enfrentar el conflicto da cuenta de un bagaje limitado de estrategias tales como capacidad para negociar, habilidades para una adecuada comunicación y tolerancia a la frustración o al estrés; todas necesarias para construir un vínculo de pareja saludable, puntualizó la profesional.

Continuará.

 

Pensión Alimentaria: ¿a quiénes alcanza el programa Adultos Mayores?

Todo paraguayo mayor de 65 años en situación de pobreza tiene derecho a recibir la asistencia económica del programa Adultos Mayores ¿A cuántas personas alcanza hoy? ¿Cuál es el trámite para acceder al beneficio y cuál es el monto? Los detalles en esta nota.


Fuente: Gabriela Marmori Battilana, @gabymarmori

A partir de la promulgación de la ley número 3.728 en el año 2009, todo adulto mayor en situación de pobreza tiene derecho a una pensión alimentaria.

La asistencia económica estipulada equivale al 25 % del salario mínimo vigente y está a cargo de la Dirección de Pensiones No Contributivas del Ministerio de Hacienda que al cierre del año registra 217.780 beneficiarios activos de este programa.

Según la normativa es merecedor de este programa todo paraguayo natural, mayor de 65 años que:

· Viva en nuestro país en situación de pobreza

· No reciba sueldo, pensión o jubilación pública o privado

· No tenga casos pendientes con la justicia

La asignación pecuniaria mensual se transfiere en calidad de subsidio no reembolsable, intransferible e inembargable y el único documento habilitante es la cédula de identidad, según confirmaron a Hoy Digital desde Pensiones Contributivas.

1 Registro: el interesado debe inscribirse en el municipio donde reside. También puede hacerlo de manera remota a través de la página web https://servicios.hacienda.gov.py/InscripcionCenso/index.xhtml

2 Censo:La Dirección de Pensiones No Contributivas elabora un calendario de cobertura de todas las ciudades para hacer un censo que incluya:

Ficha Hogar: se aplica para corroborar las condiciones de vida del solicitante.

Medición de Pobreza: con los datos recabados se miden las condiciones de pobreza del solicitante y se elabora el listado de potenciales beneficiarios.

3 Trámite: también se divide en dos.

Controles cruzados: con el listado de potenciales beneficiarios, se realiza el cruce de información con la base de datos de entes públicos y privados para verificar si presentan restricciones establecidas por ley.

Recepción de documentos: en trabajo conjunto con el municipio se dispone la recepción de documentos de los adultos mayores para la inclusión en planilla fiscal de pago.

4 Pago:

Se efectiviza el beneficio, vía red bancaria, con el BNF.

Documentos Requeridos:

1. Nota de la Municipalidad donde solicita la inclusión en la Planilla de Pagos o el recurrente presenten ante el Área de Mesa de Entradas de la Secretaría General de la DPNC.

2. Declaración Jurada del/la potencial beneficiario/a.

3. Fotocopia de la Cédula de Identidad Civil vigente del potencial beneficiario.

4. Certificado de Vida y Residencia original y actualizado del recurrente, expedida por la comisaría o juzgado de paz del distrito donde fue seleccionado el/la potencial beneficiario.

5. Formulario de renuncia del potencial beneficiario de otros programas sociales.

En el marco del plan Ñapu’a Paraguay, el Poder Legislativo aprobó la ampliación presupuestaria del componente social, en donde se incluyen 6,3 millones de dólares para el programa Adultos Mayores. Con estos recursos será posible la incorporación de 10.800 beneficiarios más.