Padres tóxicos: perfiles y consecuencias en la crianza de los hijos

Ser padres es un aprendizaje sin fin y por el camino se cometen errores, ya sea por inmadurez o por patrones de conductas aprendidos. Cómo saber si soy un padre o una madre tóxica, ya que existen varios perfiles que detallan la relación que se tiene con los hijos y los pueden convertir en sobreprotegidos, incapaces de afrontar retos y con baja autoestima.


Fuente: Carol Salinas

Es sabido que la importancia de los padres en la vida de sus hijos es fundamental, ya que son el pilar y el cimiento físico, emocional y psicológico de los niños durante su crecimiento.

Una realidad que no se puede es obviar es que nadie enseña a una pareja a ser padres, es una carrera que lo van aprendiendo por el camino, muchas veces con más dificultades, más lento o más rápido que otros, o en los peores casos se estancan, y es ahí donde se convierten en padres tóxicos.

Una cosa que también se debe tener en cuenta, es que la mayoría de las veces somos el resultado de padres tóxicos. En este caso, lo que simplemente se hace es repetir el patrón de conducta con los hijos.

“Con eso tampoco se debe justificar tales conductas y tratos. Es complicado darse cuenta que se es un padre tóxico, pero es necesario poder identificar para así encontrar soluciones y tomar conciencia de ello”, explicó la psicóloga Paola Zapata en contacto con nuestra redacción.

Madre o Padre no es solo aquel que engendra…

Esta frase es bastante conocida en nuestra sociedad, ya que ser padres conlleva una gran responsabilidad, también se debe brindar a los hijos las herramientas útiles y claves para que aprendan a enfrentar el mundo.

Los padres tóxicos sin embargo están muy alejados de lo ideal y de fomentar la madurez personal y emocional de sus hijos, brindarles seguridad con la cual necesitan crecer sanamente para enfrentarse al mundo. “Lo que logran lastimosamente es anclar pesadas cadenas frenando por completo la independencia emocional, física de esa persona”, mencionó la profesional.

¿Cómo saber si soy una madre o un padre tóxico?

A continuación, los perfiles de padres Tóxicos:

• El controlador: La interminable supervisión puede ser su forma de expresar afecto: a más control, más amor.

• El agresivo: Tiende a ser muy dominante y servirse de muestras de desprecio, sarcasmo o agresiones físicas y psicológicas para conseguir lo que quiere

• El que culpabiliza: actúan desde el chantaje sentimental, para que sus hijos tomen determinadas decisiones y continúen respondiendo a sus requerimientos.

• Sobreprotectores extremos: son padres intrusivos y sobreprotectores que se niegan a que su hijo crezca, En lugar de acompañar su desarrollo y esto genera un estrés emocional a sus hijos ya que no tiene la madurez y capacidad suficiente para tal labor

• Egoísta: el que prioriza sus emociones y necesidades primero ante todos hasta de sus propio hijos sin importar las consecuencias mientras ellos salgan beneficiados

• El cambio de roles: son aquellos padres que son más hijos que padres, cuentan sus problemas o dejan en manos de ellos responsabilidades que solo corresponden a los padres

• Pasivos agresivos: son aquellos padres que dicen que esta todo bien pero su comportamiento es lo contrario, el sarcasmo y la victimización es unos de los pilares principales

• Los que solo ven los defectos de los hijos: normalmente los padres siempre buscan cosas positivas de sus hijos en algunos casos hasta los anuncia con orgullo pero, lo que solo ven lo negativo de sus hijos solo estacan y no los motiva

• Ausentes emocionales: son padres que no brindan afecto ni atención a sus hijos se encuentran físicamente pero ausentes emocionalmente y esto produce un dolor muy profundo al niño por que crece creyendo que no es merecedor de amor ni afecto.

Cuáles serían las posibles consecuencias de tener padres tóxicos

• Encontrarán dificultad en tener relaciones que le generen confianza y seguridad tanto a nivel sentimental como laboral que también pueden conducir a relaciones de auto sabotaje relaciones con dependencia emocional, apego se sentirán inseguros ya que nunca tuvieron la oportunidad de sentirse seguros de sí mismos.

• Miedo al rechazo y al fracaso: Crecen sin ser nunca lo suficientemente buenos y sin tener una base en la que poder cultivar una buena autoestima y ello lo llevara a permitir o ver como normal conductas destructivas.

• Nivel de autocrítica muy alta: no se permite equivocaciones o se sobre exige mucho más de lo normal y viven en un estrés constante porque nunca se sienten satisfecho con nada viven en competencia con su entorno.

Repetir el patrón de conducta: muchas veces solo damos lo que recibimos y en un porcentaje suelen repetir el patrón de conducta de sus padres con sus futuros hijos, pero hay otro porcentaje que lo vivió lo sintió y decide cortar ese hilo de toxicidad y para así poder crear nuevas historias nuevas familias la que deseo tener y no pudo pero que si ahora puede brindar y sanar.

Lo importante es aprender a escuchar y acompañar a los hijos en el largo camino de la vida, prepararlos y orientarlos, además de enseñarles el valor de su persona, fomentando una autoestima sana y seguridad en sí mismos, y lo más importante, romper con las cadenas y no repetir viejos patrones de conductas que pueden dañarlos de forma profunda.

 

El ángel que guía a la campaña "Todos por Manuelito"

Desde hace años es conocida la historia del pequeño Manuelito, quien padece una enfermedad congénita. Hace unos días fue noticia el fallecimiento de su padre, Jesús Ayala, a causa del COVID-19, mientras que su madre, tras varios días de internación logró salir del hospital. Empieza una nueva etapa para la familia del niño de 9 años, que deberá continuar con su incansable lucha.


Fuente: Por Juan Riveros (@juancitoriveros)

Por Juan Riveros (@JuancitoRiveros)

Jesús Ayala fue una de las víctimas más del COVID-19 en Paraguay. Su caso fue conocido tras la publicación que él mismo hizo en su Facebook. “Gente, estamos con COVID-19, les pedimos oración, Manuelito está bien con sus abuelos. Ella está peor y está internada, para mí ya no hay lugar y me estoy medicando solo”, escribió.

Dos días después de la publicación, Jesús se complicó y lastimosamente falleció sin recibir la atención médica adecuada.

Las redes sociales se llenaron de historias y anécdotas de Jesús. Desde aquellas subidas a los trenes de Buenos Aires con la guitarra en mano, hasta participaciones en programas de televisión. Siempre acompañado de su esposa, Yennifer Salinas, y con un objetivo claro, la salud del pequeño Manuelito.

El pasado viernes, la familia dio a conocer que Jennifer salió del INERAM para continuar con su tratamiento en su casa y lo más importante, ser el soporte que necesita el pequeño Manuelito en estos momentos.

La lucha de Manuelito sigue y necesita del apoyo de todos. El pequeño de 9 años sufre una cardiopatía congénita conocida como Síndrome de Shone, siendo prácticamente el único caso en Paraguay.

La pandemia no fue obstáculo para Jesús y Yennifer para continuar con la campaña a favor de Manuelito, quien necesita viajar al Hospital Garrahan de Buenos Aires para someterse a un nuevo cateterismo de la aorta en el mes de abril.

“Todos por Manuelito” fue la campaña impulsada por sus padres para juntar fondos y así lograr que el pequeño continúe con su tratamiento. Hoy la iniciativa solidaria necesita más que nunca del apoyo de la ciudadanía.

RIFA SOLIDARIA

Ante toda la situación y a la par de la campaña de Manuelito, los familiares de Jesús y Jennifer decidieron organizar una rifa solidaria tras los gastos que quedaron por la hospitalización y lo que se necesitará para el proceso de recuperación.

Entre donaciones de amigos y familiares, hasta el momento lograron juntar 16 premios. El sorteo será el domingo 23 de abril y la adhesión es de G. 10.000.

Para más informaciones se habilitó el número de WhatsApp (0992) 928 735, así como la cuenta bancaria en Itaú a nombre de Oscar Pozzo 120002133 C.I Nº 3.746.166.

 

Querer es poder: Ruth, a punto de recibirse, ser libre y abrazar a su hija

Ruth Pastor tuvo un tropiezo en la vida. Como todos. Pero haber caído en la seducción de lo prohibido terminó por cambiar su modo de ver las cosas y hoy encamina sus pasos a un nuevo estilo de ser. Uno que le permita reencontrarse con su hija, a quien le debe millones de abrazos...

Hace ocho años, Ruth ingresaba al Buen Pastor como consecuencia de haber orientado sus pasos a relaciones sociales que la llevaron a arruinar sus planes iniciales.

Flamante profesional en la mecánica dental y con proyección a asegurar su futuro y el de su familia, Ruth fue víctima de esa ilusión óptica que suele ser el denominador común a la hora de tomar decisiones que se creen las correctas.

Pero falló en su ideal. Tal vez necesitaba darse un parapetazo para abrir los ojos y empezar a discernir la realidad. Tal vez no…

Lo cierto es que desde la prisión, Ruth empezó a sentirse libre y las rejas del correccional de mujeres dejaron de representar una frontera entre ella y sus ganas de salir adelante.

Dio un vuelco total a sus convicciones. Desechó cualquier idea que pudiera nublar su objetivo y abrazó el estudio, decantándose por la psicología, carrera que ya la está por terminar.

La tesis es el último eslabón. Como quiera que sea, ese cambio es para bien. Surge la pregunta de si necesitaba golpearse para rectificar rumbos. Sea cual fuere la respuesta, nunca es tarde mientras haya vida y tiempo para demostrar que corregir es crecer. Y crecer es madurar.

De hecho, un golpe o “akãmbota” a veces es necesario para obtener visión periférica. Lo tuvo Ruth. Y lo mejor es que en medio de su soledad comprendió que nada era posible sin fuerza de voluntad. Y así empezó a germinar la libertad, aún entre rejas. Porque creyó en ella misma.

Lo habla Hechos en su capítulo 16, desde el versículo 16 al 40. Pablo y Silas cayeron prisioneros pero la fe los mantuvo libres. O como José, que aún preso era libre porque tenía la convicción de que la libertad no es solo estar en la calle. Es desprenderse de ataduras, dar un giro a la vida y demostrar que creer es poder.

El impulso de su cambio es su hija. Ruth es fuerte. Cuenta los días con harta paciencia para salir y recuperar tiempo mal gastado. Pero añora con vehemencia que alguna vez, Estelvina le abra la puerta y la deje ir, luego de haber cumplido con creces con el plan de reintegración social que desarrolla el Ministerio de Justicia, pero que no tendría razón de ser entre tanto uno mismo no se autoayude.

A la espera del gran momento, Ruth termina sus estudios. Con la ayuda de su instructora Rocío y sus compañeras elabora mascarillas para vender y prendas de vestir. Construye un nuevo futuro que será dentro de poco tiempo un presente auspicioso, marcado por una etapa que con los años será la anécdota que recordará sus avatares y sobre todo y lo más importante, servirá como ejemplo de superación. Algo que a muchos les cuesta porque la voluntad es una herramienta difícil de usarla, pero que una vez empleada arroja resultados extraordinarios.

Tan extraordinarios como los abrazos de su hija, que la están esperando y que serán la coronación total a sus esfuerzos, además de una ofrenda a la sociedad a la que pondrá de manifiesto que si se quiere, se puede…

 

Paraguaya de oro: atleta paralímpica compite por un país más inclusivo

La joven Tatiana Gabaglio de 24 años llegó hasta la competencia deportiva y se alzó con la medalla de oro con el objetivo de incentivar a los demás demostrando que se pueden trazar metas independientemente de la discapacidad física con la que se viva.


Fuente: Por Patricia Cañete / @PattyLeonor

Su pasión por el deporte nació desde temprana infancia y desde entonces buscó algo nuevo en su “lista de locuras por hacer” y fue así que llegó hasta el Comité Paralímpico Paraguayo, entrenó dos años y medio y supo que estaba lista para competir afuera y así lo hizo.

Tatiana Gabaglio con sus 24 años recibió la Medalla de Oro en la competencia de levantamiento de pesas marco plano en la Copa Mundial de ParaPowerlifting - Bogotá 2021.

La joven llegó hasta la competencia motivada por demostrar a los demás que se pueden lograr los objetivos independientemente de la discapacidad física con la que se viva.

“La experiencia fue maravillosa y el haber competido con varios países fue gratificante al representar a nuestro país que a pesar de todo lo que se está sufriendo, la garra guaraní siempre está y demostrarla en el escenario no se compara con nada. Además es un recordatorio de que los paraguayos podemos con todo”, afirmó la campeona.

Tatiana asegura sentirse inmensamente feliz con todo lo que está logrando y al avanzar se siente aún más comprometida con las personas que tienen alguna discapacidad porque el objetivo suyo es visibilizar a un sector vulnerable que siempre está último en la lista de prioridades.

“Esta medalla significa una responsabilidad enorme para construir un país más inclusivo y se que ese paso empieza por mí”, apuntó.

Por el momento tiene como meta mejorar su marca en el peso levantado, la técnica del deporte en sí y poder sumar a más personas en la modalidad e incentivar a sus pares a que se unan y demuestren que no hay imposibles.

La competencia mundial de parapesistas inició el viernes pasado en la burbuja del Hotel Hilton Coferías con la presencia de 14 países y la delegación paraguaya que ya retornó al país estuvo integrada por los atletas José Luis Cáceres, Diego Flores, Edgardo Gamarra, Henry Blanco, entrenador y como delegada Higinia Giosa.

Quién es Tatiana Gabaglio

Hace 16 años, con 7 años de edad sobrevivió al incendio de Ycuá Bolaños y si bien los primeros años fueron duros y difíciles para Tatiana y su familia por las secuelas que quedaron ese capítulo de su vida no fue impedimento para ella y desde entonces en su carrera por vivir nada ni nadie la detuvo.

Entre el trabajo y los estudios, Tatiana tiene agenda llena siempre y el deporte tiene un lugar importante en su día a día. Hace dos años logró su primer título universitario en Criminalística y va por el segundo en Derecho, cursa el penúltimo año de la carrera mientras realiza una especialización en Didáctica Universitaria.

En cuanto al deporte también le interesa el ciclismo y por el momento sus actividades como bombera voluntaria están en pausa.