Malala vacacionando en Brasil y su "archi enemiga" de visita en Tercer Tiempo

La conductora de Tv Karina Doldán participó como invitada en el programa televisivo Tercer Tiempo. Su visita se dio llamativamente cuando la presentadora del Prime del Trece, Malala Olitte se encontraba de vacaciones. Según trascendidos, entre ambas no habría una buena relación.

Mientras María Laura disfrutaba del sol y el mar de Brasil, su colega se encontraba de “visita” en su espacio televisivo de Canal 13. Por supuesto los comentarios no se hicieron esperar, ya que es sabido de una animadversión entre las exmodelos.

No se sabe muy bien sobre el origen de las diferencias entre las comunicadoras pero son recordados los misiles que “La Olitte” tiró un tiempo atrás y que para muchos fueron directos hacia Doldán.

“Gracias Dios por el hombre maravilloso que me dio una verdadera familia’, dice la que le sacó el marido a la vecina. ‘Es un horror que se hable de ideología de género en las escuelas Dios mío’, dice la que es lesbiana y se casó porque no quiere salir del clóset”, había disparado desde su cuenta en la red social twitter, Malala, encendiendo a los internautas y a la farándula.

Cabe resaltar que prácticamente desde sus inicios en los medios, al lado del fallecido actor y conductor, Luis Ríos, muchas especulaciones giraron en torno a la sexualidad de Karina, pero la misma encargó de negar en más de una ocasión.

La conductora de Arriba Paraguay se encuentra actualmente casada con el productor Domingo Coronel. Este anteriormente estaba en pareja con Lizarella Valiente, actual esposa del intendente de la ciudad de Asunción, Oscar “Nenecho” Rodríguez.

 

Con "Madame Lynch" inicia su edición 2020 'Manzana Abierta', en el Carlos Colombino

La edición 2020 del ciclo de promoción cultural “Manzana Abierta” inicia este lunes 02 de marzo a las 19:00 en el Centro Cultural de la Ciudad Carlos Colombino/ Manzana de la Rivera (Ayolas 129 c/ Benjamín Constant).

El evento que contempla cine, música y teatro en distintos días de la semana llega por tercer año consecutivo la iniciativa que cosechó gran éxito desde el 2018.

En lo que respecta al cine, la programación abarcará durante el mes de marzo películas nacionales extendiéndose hasta noviembre, con largometrajes internacionales de todos los géneros, con el apoyo de las embajadas de Argentina, Alemania, Japón, Francia, Italia, México y España.

Entre los audiovisuales nacionales previstos para las próximas proyecciones están Los Buscadores, Las Herederas y Cadete Amarilla, mi hijo. Facilitando a los productores y artistas los espacios como coproducción posibilitando así las entradas a los eventos a un costo accesible para la ciudadanía.

Es así que en el marco del 150 aniversario de la finalización de la Guerra de la Triple Alianza, Manzana Abierta abre su tradicional Lunes de Cine con el documental Eliza Lynch: Reina del Paraguay, del director irlandés Alan Gilsenan y protagonizado por Maria Doyle-Kennedy como una Eliza adulta y Leryn Franco como una versión más joven de la mujer irlandesa.

De acceso libre y gratuito, el documental pone en el centro a una de las figuras más fascinantes de la historia paraguaya, con entrevistas a historiadores expertos en la materia, así como descendientes de la propia Lynch, el relato mezcla el documental y la ficción.

Fue filmada en varias locaciones de Paraguay, Argentina, Brasil, Francia, e Inglaterra, además de Irlanda, durante el año 2012 y principios del 2013.

Manzana Abierta

El ciclo ofrece los diversos espacios de la Manzana de la Rivera, los lunes para producciones audiovisuales, los martes destinados a conciertos y recitales de distintos géneros musicales y formatos, y los miércoles para artes escénicas con obras de teatro, perfomances, stand up y danza.

Las personas interesadas en formar parte de Manzana Abierta pueden presentar sus proyectos culturales comunicándose al 0982482741.

 

Alaban el íntimo tema de "Residente", con millones de visitas en Youtube

San Juan. Colegas de profesión alabaron la presentación en sociedad este viernes de "René", el último tema de René Pérez "Residente", canción a corazón abierto cuyo vídeo recibió millones de visitas en Youtube y en el que el cantante puertorriqueño cuenta en tono íntimo sus sentimientos más profundos.


Fuente: EFE

El cantante urbano recibió, en especial por parte de sus compañeros de profesión puertorriqueños, un espaldarazo a su tema, que cuenta ya con 5,5 millones de visualizaciones en el canal de vídeos Youtube.

En el tema, que acompaña con un video en el que aparece en un campo de béisbol con indumentaria de ese deporte, hace una incursión en su biografía desde sus años de niñez, además de retratar la dureza de una familia, como el mismo señala de clase media-baja que no lo tuvo fácil para salir adelante.

Los artistas valoraron cómo "Residente" se abre tan profundamente a los demás en el tema, dando a conocer además detalles de sus miedos más internos en la vida.

Bad Bunny, Tito El Bambino o Karla Monroig son sólo algunos nombres de los artistas que recurrieron a las redes sociales para alabar el nuevo tema del cantante.

Bad Bunny mostró una imagen del supermercado Centro Ahorros, como el que sale en el video, uno de los más tradicionales de la isla, a lo que añadió la expresión "wow", en alusión a la nostalgia que le provocó "René".

El músico Daniel Conga señaló a través de las redes sociales "Gracias por esta obra René!, te quiero".

Anuel AA reaccionó también para señalar sobre "René" en su cuenta de Instagram que se sintió identificado con la letra.

El cantante de género urbano Noriel sostuvo "cuánta verdad en una canción. Llevaba mucho tiempo que un tema no me tocaba tanto! Escuchando esta canción se me salían las lágrimas!".


El artista puertorriqueño Miky Woodz utilizó la frase "Mi abuela murió, no me vio tocar en el estadio", mencionada en la letra de "Residente".

El alabado tema surgió, según confesó hoy a medios locales, hace 2 años, cuando antes de una actuación en México sintió un fuerte bajón emocional que le llevó a componer la canción.

"Residente" explicó cómo poco antes de saltar al escenario tuvo un sentimiento de no saber quién realmente era y de no querer estar dónde estaba en ese momento, en instantes que sufrió auténtica paralización.

Dijo que se sintió muy mal allí, en México, pero que tenía que salir al escenario a pesar de lo que pasaba por su cabeza.

El artista confesó que siempre se ha sentido fuerte, incluso después del asesinato de su amigo, Christopher, pero que en ese instante se sintió vulnerable.

Tras aquella experiencia, al día siguiente, escribió el tema, además de hablar del asunto de esos sentimientos con su madre.

El resultado es el tema y vídeo más íntimo de su carrera, a pesar de que como reconoce ha hecho temas muy honestos en estos años y una canción con un resultado en el que describe quién es, de dónde viene y cómo se siente.

"Escribo bien sobrio pero mejor borracho", comienza diciendo el cantante, que asegura que cuando cae en depresión se lo cuenta a la ventana del avión.

"Me estoy divorciando, pero no importa sigo rimando", continúa el cantante puertorriqueño, después de asegurar que no sabe a dónde va pero sí "de dónde vengo".

"Mi padrastro me invitó un par de veces a pelear pero nos defendió y nunca faltó alimento" en su hogar, recuerda.

Residente señala "clase media baja nunca fuimos dueños, el préstamo del banco nos robaba nuestros sueños", para seguir con un contundente "a la mitad de mis amigos los mataron".

"Residente" también tiene recuerdos para hechos ocurridos en 2009, cuando en una actuación en Puerto Rico insultó gravemente al entonces gobernador Luis Fortuño, lo que según asegura en la canción le supuso una censura institucional de 4 años.

"Quiero volver a ir al cine en la semana y quiero volver a ser yo", concluye en el emotivo tema.

 

Berlinale da el Oro a Irán, fiel al cine político y ansiosa por renovarse

Berlín. El cine iraní levantó el Oso de Oro, esta vez con "There is no Evil", un film marcado por la ausencia forzosa de su director, Mohammad Rasoulof, en una Berlinale que sigue fiel al compromiso político, pero que empieza a marcar las pautas de su renovación.


Fuente: EFE/Gemma Casadevall

La entrega del máximo premio a Rasoulof, entre frases de aliento al cineasta al que Teherán impidió viajar, recordaba inevitablemente a la edición de 2015, en que la sobrina de Jafar Panahi recogió el Oro por "Taxi". Ambos filmes se rodaron burlando la inhabilitación para rodar dictada por las autoridades de su país.

La película -cuatro capítulos sobre otros tantos hombres que deben ejecutar condenas a muerte- no estaba entre las favoritas al Oro, en un festival que ha empezado a cambiar premisas para introducir más cine de autor. Pero, por lo menos, el equipo de Jeremy Irons, presidente del jurado, trató de equilibrar el resto del palmarés con galardones compensados.

El Premio Especial del Jurado, Oso de Plata, se fue para el valiente alegato abortista de "Never Rarely Sometimes Always" dirigido por Eliza Hittman, una película que impactó en el festival y cumplió las expectativas de apertura hacia el cine independiente de Estados Unidos.

El tercer premio en el escalafón fue para el surcoreano Hong Sangsoo, al que como es habitual en todo festival se esperaba con los brazos abiertos, y que ofreció una exquisita película de corte minimalista: "The Woman who Ran".

Tampoco se olvidó el jurado de la única cinta que hizo reír de verdad al festival: "Effacer l'Historique, una comedia de los belgas Benöït Delépine y Gustave Kervern, sobre seres enganchados al teléfono móvil, que ganó el Oso de Plata Especial creado para esta edición aniversario de la Berlinale, la número 70.

Los premios a la interpretación se repartieron también equilibradamente entre la alemana Paula Beer, protagonista del "Undine" de Christian Petzold -un reincidente en ese festival, siempre con mujeres enigmáticas- y el italiano Elio Germano, por su prodigiosa recreación del pintor Antonio Ligabue, en "Volevo Nascondermi".

El Oso de Plata a la mejor contribución artística fue para la cámara de la rusa "Dau/Natasha", una película que forma parte del proyecto cinematográfico de Ilya Khrzhanovsky y Jekaterina Oertel, fruto de tres años de rodaje en una réplica construida en Ucrania de una central soviética.

Sus duras escenas de sexo y tortura la convirtieron en piedra de escándalo en la Berlinale, mientras otros la celebraban como prodigio escénico.

Dos películas que sonaban para el Oro -la italiana "Favolacce", de Fabio y Damiano D'Innocenzo", y la franco-camboyana "Irradiés", de Rithy Panh- obtuvieron la Plata por el mejor guión y documental, respectivamente.

Quedaron fuera del palmarés otras películas que apuntaban a todo, como "First Cow", de Kelly Reichardt, y "Days", del taiwanés Tsai Ming-Liang. Ambas estaban en posiciones punteras en las quinielas oficiosas de la crítica que siguió el festival.

La Berlinale es de palmarés generoso. Pero obviamente no hay lugar para todos, especialmente en una edición en que la calidad de la competición fue más la más alta en años.

CAMBIO DE ÉPOCA EN CURSO

La 70 edición de la Berlinale fue la primera bajo la dirección colegiada del italiano Carlo Chatrian y la holandesa Mariette Rissenbeek. El nuevo dúo tomó el relevo con el compromiso de renovar el festival, tras 18 años de dirección en solitario a cargo de Dieter Kosslick.

La sección oficial quedó así reducida a 18 títulos -en la "era Kosslick" solían ser 22 filmes-, con un fuerte protagonismo al cine independiente y de autor. Ello revirtió en un festival más manejable, pero con menos estrellas internacionales sobre su alfombra roja y, por tanto, con menor atractivo mediático.

El español Javier Bardem, a concurso con "The Roads Not Taken" -también sin lugar en el palmarés-, y la británica Helen Mirren, Oso de Oro de Honor, fueron los rostros más internacionales que acudieron al festival estos días.

Les reforzaron desde secciones a exhibición Johnny Depp y Sigourney Weaver. Pero de todos modos la dosis de estrellato fue más que discreta, impensable en los tiempos en que Kosslick aún trataba de competir con Cannes.

Se consideraba este año como de transición, pero ya con una innovación reveladora sobre el acento que quieren darle su dirección bicéfala: la sección "Encounters", destinada a los nuevos lenguajes cinematográficos, que discurre en paralelo a la oficial.

En "Encounters" compitió "Los conductos", del colombiano Camilo Restrepo, ganador del premio a la mejor ópera prima con una cinta que lleva al espectador hasta Medellín, la ciudad colombiana donde nació, en 1975, y donde vivió hasta los 22 años.

La Berlinale se comportó un año más como un festival popular, abierto al público corriente. En sus primeros seis días -del total de diez- se vendieron más de 272.000 localidades para sus distintas secciones, unas 20.000 más que el año anterior.