Paracaidistas adornaron el cielo sobre Tobatí en la primera jornada del Boogie Guaraní

Hoy se puso en marcha el evento "Boogie Guaraní" en Tobatí, con más de 150 paracaidistas de 11 países, quienes enseñaron y compartieron sus experiencias con los presentes. La actividad se extiende hasta el domingo 21 de abril.

La primera jornada en el predio de 'Tobatí Aventuras Aéreas' estuvo acompa­ñada por coachs profesiona­les en las distintas actividades, quienes enseñaron sobre las últimas técnicas de vuelo utilizadas a nivel mundial.

En el evento que se extiende hasta el domingo 21 de abril, se pueden observar diferen­tes modalidades como gran­des formaciones, saltos de precisión, saltos con tubos, banderas e inclusos inten­tos de récords a ser batidos durante el evento.

El "Boggie Guaraní" es un encuentro anual entre todos los paracaidistas sud­americanos y que es un momento de esparcimiento y puro deporte.

El evento se realiza desde hace 15 años en nuestro país y tiene el apoyo de la Asociación Para­guaya de Paracaidismo.

La actividad es abierta a todo público y la entrada es gratuita, las perso­nas podrán incluso lanzarse en paracaídas abonando el monto que varía de entre G. 900 mil a G. 1 millón.

 

Notre Dame, imágenes de cómo lucía antes del incendio

La catedral de Notre Dame, fue uno de los monumentos más visitados en el mundo, considerado como símbolo de la capital francesa y Patrimonio Mundial de la Unesco. Estás son algunas fotos de lo que era antes del siniestro.

 

Fotos: así quedó el Notre Dame tras el siniestro

El fuego que ha devastado desde el lunes por la tarde la catedral de Notre Dame de París se ha apagado en su totalidad, aunque pueden quedar focos residuales que hay que vigilar, explicó este martes el portavoz de los bomberos, Gabriel Plus.


Fuente: EFE

Las estatuas monumentales que decoraban el tejado de Notre Dame de París se libraron por poco del siniestro, después de haber llegado la semana pasada al suroeste de Francia para ser restauradas, en cambio el gallo relicario que coronaba la aguja se quemó antes de ser enviado para su renovación.

"Desgraciadamente el gallo se quemó", lamentó el martes Patrick Palem, expresidente pero todavía consejero de la Socra, la empresa de encargada de restaurar los 12 apóstoles y los cuatro evangelistas de cobre, que datan del siglo XIX y que el jueves pasado fueron sacadas en helicóptero de la aguja que rodeaban.

El gallo de la aguja iba a ser descolgado en junio para ser enviado a los talleres de la Socra (Restauración y Conservación de Obras de Arte y Monumentos históricos).

Este gallo, también de cobre, albergaba según la Iglesia reliquias de Santa Genoveva y Saint Denis, así como un fragmento de la corona de espinas de Cristo, que debía proteger a los parisinos.

La restauración de las dieciséis estatuas "está por ahora suspendida y aplazada, esta no es la prioridad" declaró a la AFP Palem, especialista desde hace 40 años de la restauración del patrimonio.

Esta obra de restauración de las estatuas estaba valorada por la Socra en "unos 400.000 euros", dijo, e iban a ser devueltas a su lugar en 2022.

"La prioridad es una obra a mayor escala, la reconstrucción y la renovación de Notre Dame que podría durar entre 15 y 20 años, probablemente por un coste de varios cientos de millones de euros", consideró.

Estas estatuas fueron instaladas durante la reconstrucción de la aguja de la catedral, dirigidas entre 1859 y 1860 por el arquitecto Eugène Viollet-le-Duc, que se hizo representar a sí mismo como Santo Tomás. La aguja original fue construida en 1250, y después desmontada en los años 1786-1792.

 

Paraguay inicia la Semana Santa con Domingo de Ramos

Una pequeña imagen de Jesús sobre un burro recorrió este domingo el microcentro de Asunción acompañada por las autoridades eclesiásticas, con el arzobispo Edmundo Valenzuela, y un pequeño grupo de fieles, de unas 100 personas, enarbolando las tradicionales palmas del Domingo de Ramos.


Fuente: EFE

Los fieles se congregaron en el Oratorio de Nuestra Señora de la Asunción, conocido como Panteón de los Héroes, donde Valenzuela bendijo las palmas, trenzadas con hojas de pindó, nombre de esa planta en idioma guaraní, y pronunció un pequeño sermón en defensa de la familia tradicional.

La bendición dio paso a la procesión y los presentes salieron a la calle para acompañar la talla religiosa, escoltada por palmas y ensalzada con cánticos, hasta la catedral.

Mientras el grupo marchaba por el centro de Asunción, desde los restaurantes aledaños los clientes tomaban sus desayunos sin prestar demasiada atención a la procesión.

Esta actitud de indiferencia hacia la festividad también la han observado este año las vendedoras de palmas que cada Domingo de Ramos se instalan en la explanada de la catedral.

Isabel Sosa trenza y vende palmas desde los nueve años y aseguró a Efe que este año había notado un descenso en el comercio.

"Este año se vende menos, viene menos gente a la misa. No sé porqué, pero hay poca gente", comentó.

La misma percepción compartió Mary Duarte, otra de las comerciantes, que ha visto un descenso de participación en la misa del Domingo de Ramos.

"No hay gente, no es como el año pasado que había muchísima gente. Este año no hay", aseguró mientras trataba de vender de sus productos a los más rezagados.

Duarte no era la única que, con la procesión concluida y la misa ya empezada, conservaba bastantes existencias.

Al igual que ella, el resto de vendedores de la explanada exhibía sus palmas en el suelo, sin muchas perspectivas de que se agotaran.

Este negocio no se rige por la ley de la oferta y la demanda, al menos en la venta al público, y solo hay un precio único para las palmas: 5.000 guaraníes, el equivalente a unos 0,80 centavos de dólar.

Esta uniformidad responde a que muchos de los vendedores son de la misma familia, como dijo Sosa, que heredó este oficio "de generación en generación".

Esta mujer aseguró que solo necesita "unas pocas horas" para entrelazar las hojas de palma y elaborar "distintos modelos".

"Soy profesional ya en esto", sonríe orgullosa.

Las palmas del Domingo de Ramos todavía verdean, ya que las hojas de pindó se recogieron hace unos días, y se colorean con las flores que completan el trenzado.

"El material es la palma, la ruda, el romero, la siempreviva y todos los accesorios que lleva. Tiene que tener siete cosas, pero es caro y no le ponemos todo a veces", justificó Sosa.

Duarte, la otra vendedora, añadió que estas hierbas también "son remedios", tan populares en la cultura paraguaya, y sostuvo que, una vez bendecidos, pueden utilizarse "para el mal tiempo, para las criaturas (niños), para todo sirve…".

Dentro de la catedral, Valenzuela leía ya el Evangelio con la Pasión de Cristo, mientras fuera seguían llegando algunos fieles.

Justo Pastor se presentó con sus dos nietas, a las que además de comprarles las palmas, les agasajó con pororó de maíz.

"Venimos cada año en la catedral porque quieren ver el burrito, por eso les traigo. Les compro la palma siempre porque es nuestra tradición", compartió Pastor con Efe.

Esta tradición marca "el inicio de una semana muy importante para los cristianos", como es la muerte y la resurrección de Jesucristo, como dijo a Efe otra de las asistentes a misa, Raquel Centurión.

El Viernes Santo, miles de paraguayos se desplazarán hasta la ciudad sureña de San Ignacio de Misiones, para visitar los retablos elaborados con vegetales, en un escenario conocido como Tañarandy o "Tierra de los Irreductibles".