Administración de Bacigalupo malversó G. 1.500 millones

De acuerdo al informe final de la auditoría general del Poder Ejecutivo realizada al Minis­terio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social (MTESS), al Servicio Nacional de Pro­moción Profesional (SNPP) y al Sistema Nacional de For­mación y Capacitación Laboral (Sinafocal), en apenas 7 meses el MTESS, bajo la administra­ción de la ministra Carla Baci­galupo, utilizó un total de G. 1.494.308.512 que correspon­den a los fondos de las otras dos instituciones mencionadas. El dinero debía ser destinado a los cursos y capacitaciones realizados en los mencionados entes. Por lo tanto, la irregu­laridad es denominada técnicamente como malversación.


Fuente: La Nación

La Nación accedió al trabajo final realizado por el equipo del Ejecutivo, que fue entregado a las partes involucradas antes de que su titular, Carlos Arre­gui, asuma como ministro de la Secretaría de Prevención de Lavado de Dinero (Seprelad).

Según dicho informe, los recursos malversados fueron utilizados para pagos ajenos a la enseñanza como servicios de limpieza y fumigación, alquiler de edificios y locales, servicios sociales, adquisición de mue­bles, promociones, exposicio­nes, bonificaciones, gratifica­ciones, jornales y honorarios profesionales de varios funcio­narios del MTESS, esto en total contravención a las disposicio­nes legales.

Las evaluaciones fueron hechas en dos períodos: a par­tir del 15 de agosto del 2018 al 31 de diciembre del mismo año, y del 1 de enero del 2019 al 31 de marzo de este año. El resultado fue entregado el 19 de agosto del 2019. Según refiere el documento, el equipo auditor verificó y confirmó la existencia de solicitudes de transferencias de recursos, generadas por la Dirección General de Administración y Finanzas del MTESS, con recursos de los dos entes men­cionados anteriormente.

En total, con fondos del SNPP fueron generadas 7 solicitudes de transferencias, según los datos proporcionados por el Departamento de Tesorería del MTESS, y el monto utili­zado asciende a G. 777.038.496.

Por otro lado, la Dirección Administrativa y Financiera del Sinafocal remitió el listado de las solicitudes de transferen­cias, desde el mes de setiembre del 2018 hasta enero del 2019, y el monto utilizado por el minis­terio es de G. 717.270.016. Ade­más, el informe de auditoría señala que no existe respaldo y control alguno de los recursos asignados a esta institución, pero que son utilizados por el MTESS.

LO QUE DICE EL DOCUMENTO

“Claramente se entiende que los gastos deben ir tendien­tes a mejoras de infraestruc­turas relacionadas con el fun­cionamiento u objetivos del Sinafocal. De igual manera, los gastos deberían impactar directamente en el mismo, no pudiendo utilizar sus recursos para la financiación de otros programas, puesto que se esta­ría violando el ordenamiento jurídico vigente y en especial el destino de los fondos que pro­vienen del sector privado, cuyo principal objetivo es elevar la calidad técnica de los talen­tos humanos a nivel nacional”, refiere parte del documento.

Esta medida fue tomada ante las múltiples denuncias de supues­tas malversaciones, usurpación de funciones y llamativas lici­taciones con una serie de irre­gularidades que habrían sido cometidas por Bacigalupo tanto en el SNPP como en el Sinafo­cal, según relataron los propios funcionarios.

El informe es muy extenso, pero nuestro diario se irá haciendo eco del mismo en el transcurso de la siguiente semana. El documento sale a la luz justo cuando hay rumores de cambios en el gabinete de Mario Abdo Benítez, siendo el Ministerio de Trabajo uno de los más cuestionados en este primer año de gestión.

Situación de la ministra

Funcionarios del Servicio Nacional de Promoción Profesional (SNPP), que se encuentran actualmente bajo la administración de la ministra Carla Bacigalupo, en reiteradas ocasiones pidie­ron al presidente de la República, Mario Abdo Benítez, que des­tituya a la misma por mal desempeño de sus funciones. Este tipo de denuncias fue una constante de su administración.

Los denunciantes pidieron que sus datos se mantengan en la confidencialidad porque temen posibles represalias, pero ase­guraron que las acusaciones hechas en contra de la secretaria de Estado son motivos suficientes para que la misma sea reem­plazada por una persona que sí cumpla con las leyes. Además, refirieron ayer que las denuncias, por su gravedad, ameritan la intervención del Ministerio Público, a fin de corroborar las irre­gularidades existentes.Temen por la continuidad del SNPP, ya que con Bacigalupo al frente el ente está en riesgo, sostienen.

El pasado 25 de febrero, La Nación publicó una investigación periodística en la que ya hablaba de la malversación de unos G. 600 millones del Sinafocal y que fue autorizada por Bacigalupo, pero con total desconocimiento del secretario técnico del ente, Alfredo Javier Mongelós. Este último incluso remitió dos notas a Bacigalupo alertando sobre esta irregularidad y solicitó la devolución del dinero sustraído en la brevedad posible, pero no obtuvo respuesta alguna.

 

Nicanor aceleró la contratación de empresa donde trabaja su hijo

Sin mayores trámites, el director de Yacy­retá Nicanor Duarte Frutos evadió la burocracia para contratar a la produc­tora La Aldea SA, firma con la cual trabaja su hijo Héctor Duarte Penayo.


Fuente: La Nación

El joven de 26 años, Gianmarco Orlando, quien aparece como presidente de la productora, dijo a La Nación que presentó la oferta y con eso fue contra­tado en la binacional, entidad donde el mandamás es el papá de su amigo guionista.

“Habíamos presentado nues­tras ofertas de trabajo y por los años de experiencia y demás pudimos empezar con cier­tos trabajos. La verdad que es una empresa que tiene 4 años de sociedad, 5 ya si no me equivoco que hicimos la fundación de la productora, venimos trabajando hace rato con todo lo que sea producción audiovisual, publicidad para empresas privadas”, sostuvo Gianmarco. De esta forma, sin precedentes en contrata­ciones con el Estado, el joven amigo de la familia del direc­tor de Yacyretá facturó en 7 meses G. 482 millones por producciones audiovisuales.

EL VÍNCULO

La productora contratada por Nicanor le da trabajo a su hijo Héctor, hecho confirmado por el representante de la empresa, amigo y ex compañero Gian­marco.

“Tenemos trabajos esporá­dicos, asesorías de guión, comunicación, como cual­quier otra empresa produc­tora. Con Héctor no tengo relación laboral cercana, le conozco por ser una per­sona del rubro, estuvo en mi mismo colegio, trabajé con él para ciertos proyectos a empresas privadas”, explicó Gianmarco.

Gianmarco dijo que le da tra­bajo una vez al mes o cada dos meses a Héctor, de acuerdo “con los trabajos que van saliendo”.

 

Gerente que ofrece préstamos en Essap, vinculado a casa de créditos

El gerente administra­tivo encabezó en la institución una cam­paña de afiliación a la Asocia­ción de Funcionarios de la Essap SA. (Afessap), promocionando créditos automáticos de hasta G. 500.000 para nuevos asociados.


Fuente: La Nación

Los funcionarios, al afiliarse a esta asociación, (según la promoción) tienen la posibi­lidad de acceder a un crédito automático de G. 500.000 pagaderos en seis cuotas de (G. 106.000) y doce cuotas (G. 64.000), según fuentes.

En la misma Essap, se regis­traron el pasado viernes, día de la “promoción”, más de 700 afiliaciones y 500 préstamos entregados, trascendió.

Coincidentemente, Franco registra vínculo a una firma del rubro crediticio. Figura como director suplente de la firma Credi Caf SA, constituida en el año 2011, y que tiene como una de sus actividades económicas la de “prestamistas”.

Al ser consultado sobre Credi Caf, el funcionario dijo que se trata de una empresa suya, y que para brindar su explica­ción prefiere organizar una conferencia de prensa.

“(...) preferiría hacer una con­ferencia de prensa para acla­rar de una vez las informa­ciones que sean necesarias brindar en honor a la verdad. La que estás refiriendo es una empresa mía totalmente particular que data desde el 2011 que tengo”, expresó.

Franco se ubicó como gerente administrativo en la Essap en septiembre de 2018 y tiene un salario que ronda los G. 20 millo­nes. Cuando le preguntamos sobre el origen del dinero para el negocio de los préstamos, el funcionario dijo que responderá cuando vea las publicaciones.

SU ESPOSA, EN EL SNPP

En marzo pasado, su esposa, Jenny Rossana Quintana, quien en algún momento tam­bién estuvo vinculada a Credi Caf SA, fue contratada en el Servicio Nacional de Promo­ción Profesional (SNPP).

Cumple la función de secre­taria privada y cobra un sala­rio de G. 6.337.686 a lo que se suelen sumar bonificaciones y otros.

Es así que la pareja Franco-Quintana, que participó acti­vamente del proceso electoral en favor del actual mandatario, fue premiada con cargos.

ANTECEDENTES

En el 2008, Carlos Franco, entonces funcionario de la Administración Nacional de Navegación y Puertos (ANNP), había sido denunciado junto con otros funcionarios por un millonario faltante de más de 5 mil millones de guaraníes en las recaudaciones de los puer­tos francos de Buenos Aires, Montevideo y Antofagasta. La denuncia había sido pre­sentada por el propio titular de la ANNP, en ese entonces, Albino González.

 

Indígenas con carencias, pero jefes del Indi tienen combustible gratis en fiestas

El Instituto Paraguayo del Indígena (Indi), pese a ser una insti­tución con muchas nece­sidades, mantiene ciertos privilegios para su plana directiva, como ser la pro­visión de combustibles para su movilidad.


Fuente: La Nación

La Nación accedió vía ley de acceso a la información pública a planillas de com­bustibles del Indi, donde se pueden observar llamati­vas cargas realizadas por los altos funcionarios del ente.

Cada director tiene asig­nada una tarjeta de la esta­tal Petropar para la carga de combustibles. Los mon­tos de las tarjetas van desde G. 1.200.000 hasta G. 1.600.000, según fuentes.

En las planillas proporcio­nadas por el Indi llaman la atención, por ejemplo, car­gas de combustibles en días de asueto como fueron el 24 y 31 de diciembre; cargas efec­tuadas con una misma tar­jeta a distintos vehículos al mismo tiempo, y la gran can­tidad de combustibles que se utilizaron entre noviembre y enero, estando la institución prácticamente parada.

Cargas de combustibles por importantes montos efectuadas en noviembre supuestamente para comunidades indígenas.

Algunos que aparecen en planilla cargando combus­tible en víspera de Navidad y Año Nuevo son: la direc­tora de Atención al Indí­gena, Josefina Garay Ríos, quien figura que cargó nafta el 24 de diciembre a las 15:11; el director de Transparencia, Félix Gon­zález Escobar, en víspera de la Navidad también se pro­veyó de combustible a las 13:49; y el secretario gene­ral, César Resquín Acosta, registra suministro el 24 de diciembre a las 9:51 de 47 litros de gasoil y el 31 de diciembre a las 15:53, 61 litros del mismo producto.

También la directora de Logística, Magdalena Her­mosa, figura que cargó gasoil común el 31 de diciembre a las 19:07.

Carmen Rosa González, el 24 de diciembre a las 11:12 cargó 28 litros de nafta en un vehículo de la marca Hyun­dai. A las 19:35 de esta fecha ya estaba suministrando otros 23 litros de nafta y 28 litros de gasoil pero a vehículo Nissan. Es decir que Carmen Rosa en víspera de Navidad cargó combusti­ble a dos vehículos, en uno de ellos nafta y gasoil al mismo tiempo.

Asimismo, el secretario general, César Resquín Acosta, figura que el 22 de junio, en un mismo hora­rio –08:24– cargó nafta por G. 215.000 y gasoil por G. 230.000.

Igualmente, el director gene­ral de Administración y Finanzas, Diego De los Ríos, aparece en planilla de mayo cargando combustible en un mismo día y con diferencia de solo una hora, a dos roda­dos, uno de la marca Toyota y otro Mercedes Benz.

Son varios los casos que se encontraron en los docu­mentos de uso indiscrimi­nado de combustibles en el Indi.

También resulta llamativa la gran cantidad de combusti­bles cargados y/o extraídos entre noviembre y enero, meses en que la institución estuvo cerrada. En noviem­bre se cargaron en total 42.769,57 litros de combus­tibles por un monto de G. 231.475.750; en diciembre 37.413,24 litros de combus­tibles por G. 219.338.698 y en enero, 40.925,87 litros por G. 229.280.281.

Recordemos que durante las primeras semanas de noviem­bre del 2018 el Indi cerraba sus puertas de la calle Don Bosco, en el microcentro capitalino, debido a un bloqueo de varios días por parte de un grupo de nativos que exigía la renun­cia de la titular del ente, Ana María Allen Dávalos. Recién desde febrero la institución volvió a funcionar normal­mente, pero en un local provi­sorio. Sus oficinas se encuen­tran en sede de la Intendencia del Ejército, ubicada en Arti­gas casi General Santos.

En el caso del director gene­ral de Administración y Finanzas, Diego De los Ríos, figura como responsable de dos tarjetas de combusti­bles. Además, la dirección a su cargo tiene asignada otra tarjeta.

La explicación que dieron en el Indi es que una de las tarjetas del funcionario y la que está asignada a su direc­ción son para uso en “casos de emergencia” y para la asistencia a comunidades indígenas.

En las planillas se pueden observar cargas de combus­tibles de una vez por G. 15 millones, ya sea en tambores, bidones, que supuestamente son entregados a comités de productores indígenas, para su uso en maquinarias agrí­colas, por ejemplo.

NO MUESTRAN DOCUMENTOS

Ramón Cáceres Rolón, direc­tor de administración del ente, cuando se le requirió documentos que acrediten el uso correcto de combus­tibles, dijo no estar autori­zado para mostrarlos, pero insistió en que todas las car­gas o extracciones estaban respaldadas.

Sobre las cargas realizadas durante el tiempo en que la institución estuvo cerrada, justificó diciendo que el ente no dejó de funcionar. “El Indi durante casi tres meses estuvo operando de una manera irregular, a todo pulmón en cuanto a un lugar fijo, pero sí siguió dando asis­tencia constante a las comu­nidades”, manifestó.