Director de “Tractores Mágicos”, generoso con la plata del Estado

Tras haber gastado exorbitantes montos nunca justificados en la Gobernación de Paraguarí, Toribio Morel cumplirá un año como administrador en la Cámara Baja, facilitando jugosos privilegios.


Fuente: La Nación

investigacion@gruponacion.com.py

Toribio Morel, direc­tor general de Admi­nistración y Finanzas de la Cámara de Diputados, demostró que continúa en plena vigencia su capacidad de hacer prosperar sus finan­zas y las de otros funcionarios, quienes consiguieron aumentazos en la actual presidencia del cuerpo legislativo.

Fue durante la administra­ción financiera de Morel, en la Gobernación de Paraguarí, cuando entre el 2013 y el 2018 se orquestó el caso conocido como “Tractores Mágicos”, maquinarias en estado de abandono y obsoletas que fueron puestas a “trabajar” con combustible cuyo costo ascen­dió a más de G. 1 mil millones.

Su padrino, el ex gobernador de Paraguarí y actual presi­dente de la Cámara de Dipu­tados, Miguel Cuevas le nom­bró en julio del 2018 en el Congreso. Ingresó a la direc­ción que se encarga de trami­tar las finanzas del estamento legislativo.

El mismo, se ubicó en el cargo de confianza con un sueldo mensual que asciende a G. 25 millones y que triplica lo que percibía en la jefatura departamental que era de G. 7,6 millo­nes al mes.

Generoso y eficiente a favor de los recomendados, en el 2018 Morel tiró la casa por la ven­tana en pagos de beneficios adicionales, abultando así el bolsillo de varios operadores. Con su gestión fueron tra­mitados un total de G. 321,4 millones, que ejecutó en meses para pagos de viáticos de tours internacionales de miembros de la Cámara Baja a distintos destinos, eventos y conferen­cias.

Además, facilitó jugosos pri­vilegios como interesantes aumentos salariales a funcio­narios recomendados de los diputados, entre ellos perso­nas sin carrera y sin antigüe­dad, en la función pública.

JUGOSO SALARIO SIN CARRERA

Efectivamente, Morel perdió sus años de antigüedad en la función pública cuando pre­sentó renuncia a la Goberna­ción de Paraguarí para ingre­sar al Congreso Nacional en el 2018, dimisión que fue acep­tada por la autoridad departa­mental en su momento.

Consultado por La Nación si esta renuncia dificulta de alguna manera la factibilidad de volver a ocupar cargos públicos con su antigüedad pertinente, como ocurre con los funcionarios del Estado, Julio Arévalos, director de Recursos Humanos de Dipu­tados, explicó que el opera­dor político se encuentra en un puesto de designación por confianza y no afecta

“Efectivamente, al renunciar a su antiguo cargo perdió toda la carrera como funcionario, pero esto no afecta su condi­ción actual, tanto su salario y demás bonificaciones, por encontrarse en un cargo de confianza”, señaló.

Añadió que ahora dependerá de la nueva presidencia de la Cámara Baja, que estará a cargo del diputado Pedro Alliana, para que Morel per­manezca en su puesto o sea desplazado.

“Él es director de gabinete y cumple el cargo de asesor. No es un puesto concursable, no iba luego a poder concursar un puesto porque renunció a su antigüedad”, acotó.

VITO DEL DINERO PÚBLICO

A pesar de esta situación y todos sus antecedentes, Tori­bio Morel permanece contri­buyendo con la “promoción laboral” de muchos funcio­narios, nuevos en su mayoría.

Con la actual administración de la Cámara de Diputados, que en julio cumple un año, ya ingresaron unos 250 fun­cionarios en calidad de con­tratados y se crearon más de 25 direcciones para justificar sueldazos que fueron otorga­dos durante el actual periodo.

Ninguna de las más de 200 per­sonas que lograron meterse a la función pública fue a través de concursos públicos. Sobre el punto, el presidente de la Cámara de Diputados había explicado en su oportunidad que todas las incorporaciones fueron por pedidos de los legis­ladores de diferentes partidos políticos. Los pedidos fueron ágilmente canalizados a tra­vés de la dirección financiera de Toribio Morel.

Clan Buzarquis, entre los favoritos

Entre las decenas de casos de aumentazos y privilegios otorgados a funcionarios de la Cámara de Diputados durante la actual gestión, resaltan como favoritos fun­cionarios vinculados al clan Buzarquis.

El senador Enrique Salyn y el diputado Enrique Anto­nio tienen en la función pública a una gran cantidad de familiares, operadores y allegados bien acomodados durante los últimos años.

Es así que los casos que sobresalen entre los “fanáti­cos” del clan son los de Rod­ney Zorrilla Ortiz y Nadia Beatriz Medina López, ambos funcionarios de la Cámara Baja.

Zorrilla logró incrementar su salario de G. 5.700.000 a G. 13.529.000 gracias a la influencia de Antonio Buzar­quis, quien en el momento de la repartija era aliado polí­tico del actual presidente de la cámara, Miguel Cuevas.

Nadia Medina, por su parte, consiguió también bajo la presidencia de Cuevas, en la dirección de Gestión de Pro­cesos, llegar a un salario de casi G. 18 millones, todo esto con un título de química far­macéutica que nada tiene que ver con la tarea legislativa.

En cuanto a los familiares, los hermanos de los geme­los, Víctor y Jamyl Buzar­quis, consiguieron aumen­tos salariales y el traslado desde la Cámara de Dipu­tados, donde son funcio­narios nombrados, hasta la Gobernación de Caaguazú, departamento del cual son oriundos y donde pueden estar cerca de sus familias, demostrando el buen rela­cionamiento con la admi­nistración de turno que les habilitó la mudanza.

En declaraciones realizadas ante medios de prensa, el senador Enrique Salyn ase­guró que no es cierto que él haya influenciado u obrado de alguna manera para que sus allegados, compañeros políticos y familiares ingre­sen a la función pública.

 

Buzarquis intenta desmarcarse de los privilegios a sus amigos

El senador Enrique Salyn Buzarquis aseguró que desde que llegó al poder nunca intermedió para que algún pariente o allegado político ingrese a la función pública. Sin embargo, los documentos y las fotografías contradicen su versión.


Fuente: La Nación

Partiendo de las declaracio­nes que realizó ayer jueves el senador Enrique Salyn Buzarquis, se deja entrever un claro intento de desmar­carse y hacer la vista gorda de una clara situación que se observa en primerísimo plano.

Ramón Concepción Aveiro Sánchez, funcionario de la Cámara Baja.

Entre la imagen de los geme­los, los legisladores Enrique Salyn y Enrique Antonio Buzarquis, se levantó un telón esta semana que enseñó y sacó a la luz numerosos casos de familiares directos y de alle­gados, seguidores y hasta ope­radores políticos que se nutren del dinero de todos los contri­buyentes del fisco.

No obstante, guiándonos al menos por lo manifestado ayer por el senador Salyn Buzar­quis, se distingue una bús­queda de minimizar la gra­vedad del asunto, siendo que los números de las planillas de diferentes instituciones públi­cas y fotos para nada monta­das tienen voz propia.

Nadia Beatriz Medina López, funcionaria de la Cámara de Diputados, beneficiada con un aumentazo.

Números más que claros y con­tundentes que hoy son de visi­bilidad pública gracias a la Ley de Transparencia, además de fotografías que abundan en redes sociales en las que los Buzarquis posan con sus cer­canos en reiteradas ocasiones, en momentos de distensión o de reuniones proselitistas, quienes hoy ocupan privilegia­das posiciones y campos en los que los gemelos tienen un alto poder de manejo y decisión.

No solo las cifras monetarias que se gestionan a favor de estas personas representan un factor denotativo concluyente, sino también los años en que los recomendados ingresaron a los diferentes estamentos del Estado, situación que se da en la mayor parte de los favoreci­dos y contradice lo expresado por los hermanos Buzarquis Cáceres.

Dos casos que sobresalen entre los “fanáticos” del Clan Buzarquis son los de Rodney Zorrilla Ortiz y Nadia Beatriz Medina López, ambos funcio­narios de la Cámara Baja.

Zorrilla logró incrementar su salario de G. 5.700.000 a G. 13.529.000, gracias a la influencia de Antonio Buzar­quis, quien en su momento fue aliado del actual presidente de la cámara, Miguel Cuevas.

Rodney Zorrilla Ortiz, funcionario de la Cámara de Diputados.

Nadia Medina, por su parte, consiguió también bajo la pre­sidencia de Cuevas, en la direc­ción de Gestión de Procesos, llegar a un salario de casi G. 18 millones. Siendo química de profesión está en una entidad donde se legisla, la mujer es una de las funcionarias favo­ritas de los Buzarquis.

En cuanto a los familiares, los hermanos de los geme­los, Víctor y Jamyl Buzar­quis, consiguieron conside­rables aumentos salariales y el traslado desde la Cámara de Diputados, donde son fun­cionarios nombrados, hasta la Gobernación de Caaguazú, departamento del cual son oriundos y donde pueden estar cerca de sus familias, demostrando el buen relacio­namiento con la administra­ción de turno que les habilitó la mudanza.

En declaraciones realizadas ante medios de prensa, el sena­dor Enrique Salyn aseguró ayer que no es cierto que él haya introducido a la función pública u obrado de alguna manera para el efecto a favor de sus allegados, compañeros políticos y familiares.

Afirmó que es fácil generali­zar y consideró que se debería analizar caso por caso. “Hay parientes míos que ingresa­ron hace tiempo al Estado, que no tienen nada que ver y otros que entraron hace 10 años”, refirió.

Rechazó además que se pueda establecer algún tipo de paralelismo entre su caso con los de otros legisladores que constan­temente son cuestionados por tener a tantos familia­res y operadores políticos en cargos públicos con jugo­sos sueldos.

Reiteró que desde que se des­empeña como senador nacio­nal nunca intermedió en nin­guna ocasión para lograr que alguna persona consiga un puesto en la Cámara Alta. “Pueden revisar, tienen la lista”, agregó. Sin embargo, cuando fue diputado y mien­tras fue ministro mantuvo a varios leales colgados de sala­rios del Estado.

Seguidamente, se abstuvo de responder a las preguntas puntuales que realizaban los periodistas y se limitó a repe­tir que se debe analizar “caso por caso”.

Por último, afirmó que si sus familiares que se encuentran en el Estado no cumplen con sus respectivas funciones, deben ser sumariados y expul­sados. “Yo no soy responsable por nadie”, concluyó inten­tando simplemente zafar del cuestionamiento.

EL AMIGO, CON OTRO SUELDAZO



Rodi Martínez Duarte, administrativo del Ministerio de Educación y Ciencias (MEC), uno de los fieles seguidores políticos de los her­manos Buzarquis, consiguió otro envidiable cargo en marzo de este año en el Ministerio de Desarrollo Social (MDS).

Además de su sueldo de G. 3 millones mensuales en el MEC, ahora cobra al Estado la suma de G. 7,4 millones en el MDS. Posee el puesto de “asesor de la autoridad máxima”, según la nómina de funcionarios.

 

PLRA evita informar cómo ingresó esposa del senador Buzarquis al TSJE

En el Tribunal Superior de Justicia Electoral (TSJE) solo se limitan a responder que Fio­rella Forestieri ingresó a la ins­titución sin concurso de méri­tos a pedido del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA).


Fuente: La Nación

En la nucleación política hacen caso omiso a la consulta y se desentienden de explicar la razón por la cual recomen­daron a la esposa del senador Salyn Buzarquis para el cargo de coordinadora general de la Unidad de Género de la Justi­cia Electoral.

Los ministros del TSJE se prestan para mantener en secreto los antecedentes del nombramiento y el vocero de la institución nos pidió que le realicemos la consulta a un funcionario de nombre Primio Arce. “Él es el representante del PLRA en la Justicia Elec­toral, va a explicar el tema”, fue la indicación que brindaron en la unidad de prensa de la ins­titución.

Sin embargo, Primio Arce no respondió las llamadas ni los mensajes que le enviamos.

El presidente del PLRA, Efraín Alegre, también se llamó a un severo silencio cuando le lla­mamos y enviamos mensajes preguntando sobre el pedido de incorporación que realizó su partido, según nos confir­maron en el TSJE.

La mujer evidentemente es una privilegiada. Tiene un ingreso de unos G. 15 millones al mes y accedió a un cargo de jerarquía gracias a la recomendación del Partido Liberal, organismo en el cual integra el Directorio su influyente esposo, el senador Salyn Buzarquis.

Cabe recordar que además de la esposa del senador, otras señoras Buzarquis están muy bien ubicadas en la función pública. Griselda María Mai­dana Sosa, esposa de Víctor Abdel (funcionario comisio­nado de Diputados), percibe unos G. 20 millones al mes entre sus ingresos en el Minis­terio de la Defensa Pública y su rubro de “profesora asistente” en la Universidad Nacional de Caaguazú.

Así también, Fátima Rafaela Lird, segunda pareja oficial del diputado Enrique Antonio Buzarquis, ingresó a la Con­traloría de la República el año pasado y meses después consi­guió un cargo en el Consejo de Administración del Instituto de Previsión Social con sueldo de G. 12 millones.

 

“Fanáticos” del Clan Buzarquis se llevan G. 1.500 millones al año

La cantidad de perso­nas vinculadas a los legisladores Enrique Salyn Buzarquis Cáceres y Enrique Antonio Buzarquis Cáceres, que ingresaron a diferentes puestos labora­les financiados con dinero de los contribuyentes, no deja de sorprender.


Fuente: La Nación

Más aún, impacta la sideral cifra que se llevan en el con­junto, a través de cargos a los que ingresaron sin con­cursos públicos o sin poseer las capacidades académi­cas suficientes en algunos casos para llevar adelante la delicada gestión de ser­vir a la ciudadanía.

Los Buzarquis se llenaron la boca en los últimos días con el discurso de que sus parientes se acomodaron en la función pública antes de que ellos se inicien en la política. Mientras que las planillas que por Ley de Transparencia publican las instituciones en sus res­pectivos portales web dicen totalmente lo contrario.

La misma situación salpica a los fieles y fanáticos segui­dores y operadores políti­cos (de turno en algunos casos), unos más allegados que otros, del Clan Buzar­quis. El mayor número de adeptos a la dupla caagua­ceña se encuentra coinci­dentemente en institucio­nes en las que los Buzarquis pisan o pisaron fuerte en algún momento, tales como la Cámara de Diputados y la Gobernación de Caaguazú.

Quizás la cifra publicada sería más elevada si el estu­dio se ejecuta a mayor pro­fundidad entre las conexio­nes políticas, pero en un análisis primario detecta­mos 14 personas que alguna vez obraron y llevaron ade­lante tareas dentro de las campañas proselitistas de los gemelos y que ahora dis­frutan de cómodas posicio­nes dentro del Estado.


MILLONARIO PRESUPUESTO

Estas personas factu­ran mensualmente a las arcas fiscales un total de G. 118 millones (sin con­siderar beneficios adi­cionales), monto que si se observa desde una perspec­tiva anual (sumando lógi­camente el decimotercer sueldo) trepa hasta los G. 1.542 millones.

Los gemelos practicaron desde temprana edad la vida política a través de la militancia en el Partido Liberal Radical Autén­tico (PLRA), carrera que los posicionó como figu­ras importantes, primera­mente en el departamento de Caaguazú, y luego en el esquema político nacional.

En el 2008, los Buzarquis Cáceres dieron el salto que les mantiene hasta la actua­lidad en la arena política. Salyn fue electo como dipu­tado de la Nación y su her­mano Antonio como gober­nador de Caaguazú de la mano del ex presidente Fer­nando Lugo.

Entre los familiares directos del Clan Buzar­quis que pudimos regis­trar de forma inmediata en la función pública, se encuentran unos 14, quie­nes, incluyendo a los her­manos gemelos, se alzan mensualmente con más de G. 200.000.000, solo en sueldos. Cifra que, sumando el aguinaldo de cada uno, escala a unos G. 2.600.000.000 anuales.

Estos números demues­tran que los hermanos Buzarquis, quienes siguen proyectando la imagen de potables actores políticos, para nada se diferencian de sus pares que fueron his­tóricamente criticados por mantener a sus allegados con dinero de los contribu­yentes.


Juventud Liberal, en desacuerdo con designación

Daniel Larroza, presidente de la Juventud Liberal Radical Auténtica (JRLA), en contacto con La Nación manifestó estar en desacuerdo con la designación de Fiore­lla Forestieri a la entidad estatal, habiendo tantos jóvenes capacitados en materia electoral para desempeñar funcio­nes y no así alguien que hasta hace unos años se dedicaba a otra cosa.

A su criterio, todos los cargos deben ser tramitados a tra­vés de concursos y que nadie debe tener algún tipo de influencia por ser actores políticos para que ingrese algún familiar a la función pública.

“Deben dar el ejemplo como clase política y seguir las reglas de juego”, sostuvo.

Por último, manifestó desconocer la solicitud del PLRA al TSJE para favorecer a la esposa del senador y señaló que desde la cúpula de la nucleación se manejan con mucho hermetismo.