Friedmann puso G. 1.700 millones y cobraba 80% en empresa que operaba licitaciones

Hugo Alexander Torales Viveros, era accionista de la empresa Eventos y Servicios S.A. (ESSA) junto al diputado colorado Ever Noguera. La firma se encargaba de la provisión de almuerzos escolares. Revela que el entonces gobernador del Guairá, Rodolfo Friedmann aportó en concepto de capital operativo G. 1.700 millones con la condición de que el 80% de las utilidades de la empresa serían para él. La S.A se quedó con todos los contratos de provisión de almuerzo escolar de la gobernación cuando el hoy ministro de Agricultura estaba como ejecutivo departamental. Torales Viveros cuenta que Friedmann le despojó de la empresa y puso a la esposa de su primo Alvaro Alfaro, como presidenta. Torales rompe el silencio porque recibió amenazas de Friedmann. Quiere recuperar su empresa. Muestra las conversaciones y audios que mantuvo con Friedmann cuando operaban por las licitaciones, pruebas irrefutables de que el verdadero dueño de la empresa proveedora es el actual ministro de Agricultura.


Fuente: La Caja Negra - Unicanal

Jorge Torres Romero - Periodista

Una empresa ligada al exgobernador Rodolfo Friedmann fue proveedora de almuerzo escolar a las distintas escuelas del cuarto departamento cuando éste aún ocupaba el cargo. Así lo confirma Hugo Alexander Torales Viveros, quien aparecía como representante legal y firmaba los contratos con el propio Friedmann, siendo éste gobernador.

La empresa ESSA fue creada originalmente por el ahora diputado Ever Noguera, alias “el rey de las licitaciones”, quien en el 2016 cuando iba a lanzarse a la arena política vendió todas sus acciones a Torales quien ya era accionista de la SA.

En su momento se mencionó que Torales oficiaba de testaferro de Friedmann quien en publicaciones periodísticas de la época admitió ser amigo de Torales desde hace muchos años, pero rechazó cualquier tipo de vínculo empresarial o tráfico de influencias para beneficiarlo.

Sin embargo, cuando Friedmann dejó la gobernación cambió la situación y se apropió de la firma según denuncia ahora, Hugo Alexander Torales, en una entrevista exclusiva en La Caja Negra (Unicanal).

¿Cómo se inicia su participación en la empresa ESSA?

La empresa ESSA nace por medio de una invitación que recibo de Ever Noguera, para conformar una sociedad y participar de licitaciones en el rubro de almuerzo escolar. Como él ya era un empresario conocido en el rubro en aquel momento; esto fue en el año 2015.

¿A qué se dedicaba la SA?

Se trata de una empresa creada para proveer de alimentos a la Gobernación del Guairá. El Dr. Ever Noguera me invita, pues la empresa ESSA ya operaba en el Alto Paraná. Luego estuvo incursionando en licitaciones públicas entre los años 2011, 2012. Después, nosotros adquirimos la sociedad y nos presentamos a la licitación en la gobernación del Guairá.

¿Dónde entra en esta historia Rodolfo Friedmann?

Rodolfo Friedmann entra en la historia de la empresa ESSA cuando nosotros recorrimos varios bancos para habilitar una cuenta y conseguir créditos para la empresa porque se necesitaba de un capital importante para incursionar en este rubro. Entonces, una vez que ganamos la licitación, Rodolfo Friedmann se ofrece como capitalista, poniéndonos una condición de que a nosotros nos iba a corresponder una rentabilidad del 20% sobre la venta y que el resto iba a ser para él por el capital operativo que iba a estar aportando.

¿Cuánto fue ese capital operativo?

En aquel entonces fue de 1.700 millones de guaraníes, incluso necesitábamos más por una cuestión de infraestructura, documentaciones, camiones que se compraron para logística; es decir, se montó una estructura bastante importante. Nosotros quedamos con el doctor (Noguera) con una deuda con él (Friedmann), aparte de más inyección de capital operativo que necesitábamos para los insumos semanales, porque estábamos dando de comer a 9.580 niños por día.

¿El entregó esa plata de una o de acuerdo a las necesidades?

Más bien de acuerdo a las necesidades iba aportando. En total llegó a poner 1.700 millones de guaraníes. Nosotros fuimos trabajando, fuimos facturando y llegó un momento en que él (Friedmann) pone las condiciones: tenían que ser su banquero y su contador los que manejen el sistema operativo de la empresa, para que él pueda tener el control de lo que estaba pasando con su dinero.

¿Ustedes necesitaban la plata y le pedían a su contador?

No. Lo que él quería es tener el control de cómo se manejaba el dinero a través de su contador.

¿Dónde estaba esa plata?

Él nos presentó a un gerente de un banco de Villarrica y empezamos a trabajar con ese banco.

¿Después ustedes ya empiezan a ganar las licitaciones?

Si. La primera vez, se presentó una empresa de Encarnación y otra de Oviedo. Competimos y salimos victoriosos de la primera licitación que fue de 15.000 millones y algo, que fue un contrato plurianual.

¿Cuándo ganaron la licitación de 15.000 millones, él (Friedmann) era gobernador del Guairá?

Si.

¿Y vos decís que él les pedía una parte de la rentabilidad de la empresa?

A nosotros él nos entregaba una rentabilidad del 20% y lo que restaba de la renta, le correspondía a él. Él nos dijo que él tenía una declaración de bienes que no podía variar y ese dinero se transfería a una cuenta en dólares.

¿El dinero que era parte de su renta en la empresa?

Si. Ese dinero se transformaba en dólares, en una cuenta que tenía en el banco la empresa. Había una cuenta en guaraníes y otra en dólares. La de dólares le correspondía exclusivamente a Friedmann.

¿Ustedes cobraban un cheque de la gobernación y se depositaba en una cuenta en guaraníes?

Se depositaba en la cuenta en guaraníes y otra parte en dólares.

¿En total, cuantos contratos llegaron a tener desde que se crea esta empresa?

Nosotros empezamos a trabajar en el 2016 en la gobernación del Guairá hasta hoy en día. Las siguientes licitaciones en las que participamos fueron más o menos de 10.000 millones y 10.999 millones fue la licitación siguiente, y así. Ocurre que en ese tiempo el ámbito político lo posiciona a Ever Noguera, como diputado, pone Ever sus acciones a disposición de la sociedad. Ahí es donde ocurre también una descapitalización de la empresa porque había que pagarle al doctor por sus acciones. Él se aparta de la sociedad por ética porque iba a asumir un cargo electivo como diputado.

¿Cuánto tenía Ever de las acciones?

En principio íbamos 50-50. Cuando él vende sus acciones, el 30% adquiero yo y Lourdes González, la contadora de Friedmann en aquel momento, adquiere el 20%.

¿O sea Friedmann le pone a su contadora para que maneje su porcentaje?

Asimismo. Le pone a su contadora para que maneje su porcentaje.

¿Era la contadora de la gobernación o particular?

Era una contadora particular

¿Vos le conocías a Friedman antes?

Lo conocí de casualidad. Incursionando con amigos. Yo era conocido de su hermano y sólo de vista en aquel momento. Solíamos tratar siempre porque Villarrica es bastante chica. Siempre solíamos cruzar algunas conversaciones.

¿Cuándo comenzaron a tener problemas con Friedmann?

Ocurre el siguiente caso. En los contratos de almuerzo escolar como damos de comer entre 9.500 y 9.600 niños al día, generalmente el presupuesto alcanza más o menos 5 meses, porque las facturaciones eran de 2.000 millones al mes. Estas facturaciones se realizan, entonces, de marzo a julio, después de eso tenés unos días más para completar y generalmente se cierra la empresa y ahí empieza todo el trabajo contable de ir ajustando el tema del pago de impuestos, etc, para poner todo al día y hacer las liquidaciones, hacer el tema de la renta. Pero la oficina ya se cierra y después, ocurre un caso donde estos pagos iban y empezamos a tener problemas con las entidades bancarias. Teníamos problemas y de repente fui víctima de un caso de estafa, donde presento todos los documentos y a mí me cae como un balde agua fría lo que pasó. Estábamos trabajando súper bien con el banco y de repente explota algo así. No entendí qué pasaba y empiezo a recorrer abogados, auditores, contratar auditorías, pedir informes a los bancos, y como el capital de Friedmann seguía y se vio afectado también con todo ese problema bancario, yo siendo el presidente de la empresa me dice: “acá hay un tema de estafa y vos sos el responsable, como presidente”. Entonces caigo en un shock e inclusive ya no podía trabajar de tantos problemas. Se convierte en un infierno mi vida. Estaba averiguando qué es lo que pasó, investigamos e hicimos una auditoría. Vimos todos los informes bancarios y yo trabajé personalmente con el auditor que me hace preguntas de cada movimiento. Como yo estudié también derecho le digo que tenemos que accionar. Entonces me dice el auditor: Ale, acá hay demasiadas falencias en el procedimiento bancario. Pero acá hay mucha gente implicada, me dice el auditor. Esto no pudo hacer una sola persona, me dijo. Entonces, agarro y digo: a la puta este tipo me presentó Friedmann, descubro que la contadora no hizo su trabajo 7 meses, o sea tiene hocico, tiene cola, esto me hicieron a propósito. Me hicieron una operación para dejarme fuera.

¿Una operación que armó Friedmann?

Tiene hocico y tiene cola, me parece que es un perro! Para dejarme totalmente fuera de la jugada, fuera de todo lo que trabajé, porque esa es una empresa (yo tengo un postgrado en una universidad Americana sobre formulación de planes de negocios) a la que no le falta ni un papel higiénico. Era una empresa hecha y derecha, está asesorada por un tecnólogo que tiene más de 25 años de experiencia.

Ellos querían usarme para quedarse con la empresa. Para que haga todo el trabajo y si funciona, después le sacamos. Efectivamente me sacaron de la jugada por algo que invertí años de vida de estar por cada papel yendo y viniendo; porque, incursionar en este tema del almuerzo el algo que no se puede hacer así nomás. Es algo que se debe encarar con mucha seriedad, con mucho criterio, es una gran responsabilidad llevar ese plato de comida a los niños. Personalmente, tengo fotos donde yo me iba a las escuelas, me sentaba con los niños en la mesa a ver cómo recibían ese plato de comida. Jamás medio plato de comida ha faltado de todas las raciones que nos han impuesto para repartir. Jamás nos vimos envueltos en ningún acto de corrupción que se pueda denunciar. Aparte, el sistema es bastante seguro porque el Ministerio de Educación tiene una oficina en la Gobernación que supervisa todos los papeles y son avalados por los directores de las escuelas que reciben todas las raciones que les corresponde.

¿Actualmente a cargo de quien está?

A mí me sacaron. Te cuento la situación que pasé. Yo tenía todos los papeles de auditoría de la tremenda estafa que me hicieron, voy y quería accionar judicialmente. Como yo había entregado el directorio durante estos años de investigación. El que se quedó manejando la parte operativa de la empresa es Álvaro Alfaro, primo hermano de Friedmann. Entonces, le digo a Álvaro, que tengo todas las pruebas para accionar yo necesito recuperar mi dinero porque aparte de la estafa hecha por la gente, yo empiezo durante esos años a devolver la plata a la sociedad. A devolver los gastos y pagar todo lo que me pedían, me congelaron todos los dividendos que me correspondían hasta que supuestamente se aclare este tema. Llega un punto en el que yo tengo todas las pruebas y digo que necesito recuperar mi vida. Entonces, qué hace esta gente? Me llaman para una reunión y me tenían que entregar el poder para que yo pueda accionar por parte del directorio que había entregado y me citan en el despacho del Ministerio de Agricultura. En esa situación me siento, saludo, ingresan dos personas, una abogada, otro personaje secuaz de Friedmann y Álvaro Alfaro, entonces, cambia el ambiente de la reunión. Me empiezan a gritar y decir que demasiados problemas ya creé y que entra una abogada y me dice que ahora mismo me iban a enviar preso, se iban a ir a la fiscalía y el policía que está afuera te va a mandar al calabozo. Creo que era la abogada del ministerio. Me empiezan a gritar y se arma un alboroto, me amenazaron y después Álvaro me empieza a decir que iba a fundir mi vida, que todavía yo era joven y que trate de empezar de nuevo. Qué empezar de nuevo, con los años de sacrificio que tenía yo adentro.

¿Tenés una idea de cuánto fue el monto que te estafaron?

Si. Creo que los papeles que están en la auditoría hablan por sí solos. Creo que tengo un informe pericial. No quiero hablar de montos, me parece irrelevante, pero es un dinero importante. Bastante importante.

¿Hoy cómo está la empresa? ¿Quién es el presidente o presidenta?

Creo que se quedó Lourdes González como presidenta. Pero no termina la historia ahí, me traen un montón de papeles, e incluso yo digo que no voy a firmar. En ese momento agarra Friedmann y me tira una carpeta por la cara y me dice que si no firmo va a resolver las cosas a su manera.

¿Qué quiere decir eso?

No sé qué quiere decir a su manera, pero esa fue la amenaza que me hizo. Incluso si me pasa algo le responsabilizo directamente a Friedmann. No sé qué me quiso decir. Me hizo volar la carpeta por la cara y qué voy a decir? Qué iba a hacer si esta gente hace abuso de poder y soberbia. No hay gente que les pare el carro. Así debemos andar los paraguayos. No podemos vivir libres. Tenemos que andar viviendo sometidos. Esta gente se olvidó que está ahí gracias a gente como yo que paga sus impuestos, de gente que trabaja. Ellos no pueden estar ultrajando todo lo que hay. No podemos seguir así. Este es un acto de valentía y yo les incito a todos los emprendedores que tienen el sometimiento y son víctimas de abuso de poder, que denuncien porque el Paraguay está llegando a una era de cambios, vamos a erradicar la corrupción de las instituciones públicas tarde o temprano; ya estamos cansados de esto. Estamos cansados de los abusos de poder.

¿Estás diciendo eso porque Friedmann operó para despojarte de una empresa?

Si. La responsable es contadora de Friedmann. Me hicieron pasar todas las acciones a la esposa de Alvaro Alfaro, Lilian. Me obligaron.

¿En qué momento decidís hacer público este caso?

Cuando recibo estas amenazas de que me iban a meter preso, que me iban a fundir la vida, que tal cosa, qué más podía esperar. Entonces me fui del país. Tuve que ir a esconderme 6 meses a los Estados Unidos. Qué podía hacer conociendo el poder que maneja y la soberbia con que actuó. Me tuve que ir de mi país por culpa de amenazas de un político. No podemos seguir así.

¿La empresa sigue operando y ganando licitaciones?

Si. La empresa sigue operando. Incluso en este tiempo conozco mucha problemática que está teniendo el país en el interior y estoy trabajando en un plan de negocios para llegar a los niños y crear líderes regionales y hacerles llegar almuerzo de calidad. Pienso seguir incursionando en el rubro.

¿Le tenés miedo a Friedmann?

No se si miedo, pero estoy acá. Creo que solamente hay que tenerle miedo a Dios porque cuando yo estaba destruido en Estados Unidos, tirado en un departamento solo muchas veces llorando por tanto sacrificio que hice y que me hayan pagado de esa manera, el único que me dio fuerzas fue Dios. Entonces, dije que con todo el coraje del mundo voy a enfrentar lo que deba enfrentar al designio y me pongo a disposición de la justicia, lo que diga la fiscalía y que se investigue todo este asunto.

¿Tenés audios que confirman que Friedmann operaba dentro de la empresa?

Si tengo y pienso presentar todo eso. Todos esos audios y conversaciones donde él manifiesta que su dinero formaba parte del capital operativo, que luego era transformado en dólares lo que le correspondía y nosotros nos quedábamos con una rentabilidad que nos correspondía como sociedad y me parecía razonable también eso. Muchas veces, este ámbito del emprendimiento es bastante duro. Se pasa por momentos difíciles porque se necesita de capital, muchas veces no se cobra, pasan meses sin cobrar y se debe aguantar. Yo sólo quiero recuperar lo que me corresponde. Recuperar mi capital y que me permitan comenzar de nuevo. Necesito ser un paraguayo que necesita libertad, garantía sobre su libertad y seguridad. Quiero dejar un mensaje: se que varios emprendedores que están pasando por un momento difícil por el Covid-19 pero esto va a pasar y vamos a Si tengo y pienso presentar todo eso. Todos esos audios y conversaciones donde él manifiesta que su dinero formaba parte del capital operativo, que luego era transformado en dólares lo que le correspondía y nosotros nos quedábamos con una rentabilidad que nos correspondía como sociedad y me parecía razonable también eso. Muchas veces, este ámbito del emprendimiento es bastante duro. Se pasa por momentos difíciles porque se necesita de capital, muchas veces no se cobra, pasan meses sin cobrar y se debe aguantar. Yo sólo quiero recuperar lo que me corresponde. Recuperar mi capital y que me permitan comenzar de nuevo. Necesito ser un paraguayo que necesita libertad, garantía sobre su libertad y seguridad. Quiero dejar un mensaje: se que varios emprendedores que están pasando por un momento difícil por el Covid-19 pero esto va a pasar y vamos a salir adelante con la ayuda de Dios. Paraguay va a cambiar y vamos a limpiar las instituciones públicas. Ese es mi mensaje.

 

Báez entregó su escopeta al custodio de un legislador liberal

El arma que nunca fue peritada, pero que había sido disparada aquella madrugada del 1 de abril del 2017 y que podría ser el que mató al joven dirigente azul, fue vilmente manipulada, ya que el responsable, el suboficial Arnaldo Báez, dio de manera voluntaria a un guardia del diputado Eusebio Alvarenga.

Por La Nación.

En su primera decla­ración ante la fiscala de aquel entonces Raquel Fernández, el subo­ficial Arnaldo Andrés Báez, quien ingresó en el local del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA) aquella madrugada del 1 de abril del 2017, dijo que luego de ingre­sar al recinto quedó solo y fue rodeado y tomado por los adherentes en la entrada del estacionamiento y que en ese momento decidió entregar su escopeta al ofi­cial Juan Garcete, custodio del diputado Eusebio Alva­renga, quien vestía un saco azul y a quien se le observa además pisar el casquillo que había caído precisa­mente del arma del men­cionado suboficial.

En varias imágenes se le observa a Báez, primero cuando con la culata de su escopeta rompe los vidrios de la puerta del local del PLRA, hasta que ingresaron al mismo tiempo con Gus­tavo Florentín. Báez redujo a varias personas y les ordenó cuerpo a tierra, posterior­mente fue hasta el estacio­namiento, donde se encontró con los hombres de Robos y Hurtos de Investigación de Delitos a cargo del comisa­rio Tomás Paredes Palma.

Arnaldo Báez.

Posteriormente, se le observa haberse quedado solo y eso fue aprovechado por los adherentes del PLRA para rodearlo, por lo que Báez decidió salir del lugar; sin embargo, fue “apretado” en la entrada, donde le des­pojaron de su casco, supues­tamente también de su pis­tola 9 mm y de su radio. Acá menciona el mismo Báez que entregó su escopeta al oficial Juan Garcete, a quien se le observa que lo pone al fondo de su saco, empuñando el arma, quedando de manera vertical y va hacía la otra vereda y se dirige hacia la calle Teniente Fariña, para luego desaparecer de escena.

Juan Garcete es también protagonista cuando en las imágenes del circuito cerrado de la cámara 1 del interior de la sede del PLRA pisa el cartucho despedido de la escopeta de Báez, segundos después de caer Quintana. Extrañamente nunca fue investigado por dichas actuaciones.

Luego de salir a luz las nue­vas imágenes que por años no fueron compartidas a los medios, y que ahora la fiscala Esmilda Álvarez tiene a su cargo investigar, se puede dilucidar muchas otras cosas que rodean al crimen del joven dirigente liberal de Paraguarí.

El escrito fiscal de ese momento indica que Báez fue llevado en carácter de aprehendido por los agentes de Investigación de Delitos, a cargo del comisario gene­ral Abel Cañete.

Ante esta situación, se tiene que la escopeta que fue utilizada por el subofi­cial Arnaldo Báez deambuló primeramente por el oficial Juan Garcete y se desconoce por quiénes otras personas que estuvieron en el lugar. Esta escopeta, Maverich, nunca fue peritada por los investigadores y solo por la simple declaración de este policía le acusaron a Floren­tín, ya que había declarado que este fue quien disparó y mató a Rodrigo Quintana, violando códigos policiales de lealtad al camarada y a la institución.

DECLARACIÓN. Arnaldo Báez admitió ante la Fiscalía que entregó su escopeta al custodio del diputado Eusebio Alvarenga.

La discusión de Báez con los adherentes fue alrede­dor de las 00:35, momento en que entregó su arma; sin embargo, a las 00:44 apa­reció en la guardia de la Comandancia de la Policía Nacional, donde quedó por un minuto, que le dio tiempo de saludar a sus camaradas y tomar un sorbo de tereré y nuevamente regresar hasta la sede del PLRA, donde quedó “detenido” en la ofi­cina de Efraín Alegre.

Todo este movimiento extraño que tuvo el men­cionado policía nunca fue investigado por el Ministe­rio Público, mucho menos la alteración de la escena del cri­men, en la que muchas otras personas están involucradas.

En el mismo informe fis­cal en que fue escrito que Báez entregó su arma al oficial Juan Garcete, tam­bién se describe la presen­cia del personal de Crimi­nalística y de Acústica para llevar el disco duro del cir­cuito cerrado, que también fue alterado en su momento como el levantamiento de las evidencias, que ya ante­riormente fueron plantadas por los liberales.

Extrañamente, en el escrito del levantamiento del cir­cuito cerrado se pone de manifiesto que las cáma­ras 1 y 2 estaban inactivas.

Bajó una cajita blanca en oficina de Alegre

La sospechosa actitud del suboficial Arnaldo Andrés Báez desde el momento en que supuestamente fue retenido por los liberales no condice con sus actos posteriores, ya que primeramente entregó su escopeta de uso oficial a un custodio y posteriormente se lo vio con un arma, en la guardia de la Comandancia de la Policía Nacional, donde quedó un minuto.

Minutos después de estar en la Comandancia, Báez aparece nuevamente hasta el estacio­namiento del local partidario, donde pasa un tiempo consi­derable hasta dirigirse al pri­mer piso y quedarse en la ofi­cina “oval” de Efraín Alegre.

En este lugar el suboficial se despojó de su cinta reflectiva, de su chaleco antibala, hasta de su camisa, para quedarse cómodamente en remeras. Uno de los adherentes del par­tido le llevó agua.

Al desprenderse de su uni­forme, Báez sacó de su bolsillo una caja de color blanco, lo que sería cartucho de escopeta. Lo puso en uno de los escritorios y se observa que le entregó un objeto a otro adherente, que luego inmediatamente salió del lugar. El “demorado” poli­cía tuvo inclusive permiso para ir al baño dos veces.

Recién cuando llegó la fiscala interviniente, Raquel Fer­nández, el suboficial fue “libe­rado” por el comisario Sergio Insfrán.

 

El video nunca visto: reveladoras imágenes de alteración de la escena del crimen

No solo Fernando Cáceres, Mabel Cantero y Olga Paredes son parte de una escandalosa y cruel manio­bra para plantar y alte­rar la escena del crimen de Rodrigo Quintana, ocu­rrido el 1 de abril del 2017 en la sede del Partido Liberal Radical Auténtico (PLRA), sino también varios otros que deberán ser identifica­dos y rendir cuentas a la fis­cala Esmilda Álvarez, quien fue designada para investi­gar este nuevo caso que se había obviado por la fiscala original, Raquel Fernández.


Fuente: La Nación

El diario La Nación publicó las nuevas secuencias de las imá­genes, que son más que contundentes e involucran a varias per­sonas, encabezada y maqui­nada por la abogada Olga Paredes, quien tuvo un alto grado de participación para crear una escena a la conve­niencia de ellos, ya que plan­taron cartuchos percutidos de balas de plomo.

La misma Paredes había dicho a través de un video que la Policía ingresó a la sede partidaria para matar a todos; sin embargo, se observa que fueron ellos los que crearon todo el escena­rio antes de que lleguen los intervinientes.

Ni bien los policías se reti­raron del sitio y el cuerpo de Quintana aún estaba en el piso, inclusive mientras algunos intentaban reani­marlo, otros ya empezaron a maquinar una escena casi perfecta, hombres y muje­res van y vienen, pero en las imágenes aparecen las mismas personas que no salen del plano, principal­mente Olga Paredes, quien empezó a dar varias indi­caciones con respecto a los cartuchos percutidos que cayeron en el lugar.

Las vainillas que cayeron en el lugar fueron alteradas, inclusive llevadas hacia la calle, y otras fueron traídas y acomodadas en la escena del crimen, una suerte de hacerle creer al Ministerio Público que todo estaba en su lugar.

A las 00:33 se empezó a desarrollar el plan de cam­biar totalmente la escena y de alterar todo lo que había como evidencia. Se suce­dieron hechos que notable­mente se puede concluir que estaban maquinando una vil mentira.

El hecho transcurrió hasta la 1:43:30, cuando ya estaba completo el escenario para la intervención fiscal y, efec­tivamente, Criminalística levantó lo plantado en el lugar.

La secuencia de imá­genes del alevoso manoseo y las movidas realizadas.


 

Policía “demorado” en sede del PLRA se paseaba con adherentes

El llamativo caso del suboficial Arnaldo Báez, que luego de la muerte del joven dirigente liberal Rodrigo Quintana, aquel 1 de abril del 2017, fue supuestamente “tomado” por los adherentes liberales, sin embargo, se le observa pasearse por los pasillos del local.

POR LA NACIÓN

Tras el crimen de Rodrigo Quin­tana, aquella trágica madrugada del 1 de abril del 2017, en la sede del Par­tido Liberal Radical Autén­tico (PLRA), los adherentes a dicha nucleación política habían sostenido que los policías ingresaron a matar, en todo momento sostuvie­ron que los uniformados querían más víctimas, sin embargo, un suboficial de la Policía, Arnaldo Andrés Báez, de cuya escopeta había caído la vainilla servida, cuya bala habría impactado en la víc­tima, era uno más del mon­tón, se paseaba por todas las dependencias. Al principio se dijo que fue “demorado” contra su voluntad por parte de los partidarios azules.

El suboficial Arnaldo Báez era parte del departamento moto­rizado de la Policía Nacional y ese 31 de marzo fue designado como apoyo para contener los hechos de violencia.

En las imágenes del circuito cerrado del local del PLRA se lo observa ingresar después de Gustavo Florentín y de su escopeta saltó la vainilla que habría matado a Rodrigo Quintana y que posterior­mente fue alterado y llevado por un adherente de nombre Fernando Cáceres.


Tras este hecho, los agen­tes que ingresaron al local, inmediatamente se replega­ron y volvieron a la Coman­dancia. Llamativamente no fue así con Báez, quien en su declaración ante la Fiscalía había manifestado que los seguidores liberales le habían “tomado y detenido” contra su voluntad y metido en una de las oficinas del local par­tidario.

Si estuviera “demorado” por los adherentes, los agentes de Investigación de Deli­tos de Asunción le hubie­sen encontrado, ya que los mismos, a cargo del comi­sario Tomás Paredes Palma, ingresaron al recinto poco después del crimen. Sin embargo, ni los subalter­nos del mencionado comi­sario hallaron alguna irre­gularidad con Báez.


Las imágenes dicen otra cosa, a las 1.15:20 horas se le observa a Báez pasearse por los pasi­llos de la sede partidaria, inclusive irse hasta el primer piso. Es decir, se movió cons­tantemente dentro del recinto y manteniendo conversacio­nes con los que se encontra­ban en el lugar.

Alrededor de las 3:23:50 horas, Báez baja por la esca­lera desde el primer piso y se acerca hasta un superior, el comisario general Abel Cañete, director de Investi­gaciones de aquel momento. A este supuestamente le explica todo lo ocurrido.


A las 3:29, el suboficial Báez empieza a conversar con la fiscala Raquel Fernández, una especie de declaración testifical. Esto ocurrió hasta las 4:01, para luego irse hacia la calle.

ABOGADO PEDIRÁ INCLUIR IMÁGENES OBVIADAS POR FISCALÍA

Varios juristas coinciden con el defensor del suboficial acusado del crimen de Rodrigo Quintana.

Ricardo Estigarribia, abogado del suboficial Gustavo Floren­tín, acusado por el crimen de Rodrigo Quintana, hecho ocurrido el 1 de abril del 2017, pedirá en la audiencia preli­minar la inclusión de las imá­genes desde las 00:18 hasta las 6:00 horas de ese día, ya que el Ministerio Público solo valoró tres segundos de las filmacio­nes para encausar a su cliente.

“Vamos a solicitar en la preliminar las 6 horas de filma­ción del circuito cerrado del local del Partido Liberal Radi­cal Auténtico (PLRA), ya que tenemos imágenes que con­cluyen en una alteración de la escena del crimen. La Fis­calía no incluyó en la investi­gación todos los sospechosos movimientos que sucedieron luego del homicidio del joven liberal”, dijo Estigarribia.

En otro momento, explicó que la entonces fiscala original de la causa, Raquel Fernán­dez, solo valoró tres segun­dos de las filmaciones, desde las 00:22.07 a las 00:22.09, momento en que Quintana recibió el impacto de bala.

Para el abogado existen muchas cosas sospechosas que quedaron sin investigar, prin­cipalmente la alteración de la escena del crimen por parte de los adherentes liberales que se encontraban en el lugar.

“Tenemos confianza que todas las imágenes serán incluidas en la audiencia pre­liminar por parte del juez”, manifestó Estigarribia.

CANCELACIÓN DE LA PERSONERÍA DEL ABOGADO DE LOS PADRES DE LA VÍCTIMA

El abogado Ricardo Estigarri­bia nuevamente insistió en la cancelación de la personería jurídica de Guillermo Duarte Cacavelos, representante de la querella de los padres de la víctima Rodrigo Quintana, por una cuestión de igualdad procesal.

“No solo yo pedí la cancela­ción de la personería jurídica del mencionado abogado, pidió también Óscar Germán Latorre, representante de Tomás Paredes Palma, y de la hija de Rodrigo Quintana, los abogados Fabián y Ana Ramírez Mora”, explicó Esti­garribia.

Los otros abogados, Víctor Raúl Estigarribia y Sandra Barrios, representantes de Gustavo Florentín, sostienen que el abogado Guillermo Duarte Cacavelos no tiene espacio legal en el proceso.