El histórico logro de Kimberly Ayala: “Ser trans en este país es una hazaña”

Un precedente para la comunidad trans que siempre fue perseguida, así califica su juramento como abogada la joven Kimberly Ayala. La profesional indicó que incursionará en el ámbito penal y que buscará ocupar algún juzgado en el futuro.

Kimberly Ayala es la primera abogada trans del país, la misma pudo jurar ayer luego de cinco años de ser discriminada por las autoridades judiciales.

“Es algo histórico y queda como un precedente para la comunidad trans, que siempre fue perseguida, marginada e invisibilizada por la sociedad y las autoridades. No llegué a esperar que llegue a tener esta proporción, pero es algo bueno porque siempre fuimos negadas en la sociedad. Ser trans en este país es una hazaña”, comentó.

Durante estos cinco años, Kimberly presentó tres pedidos a la Corte Suprema de Justicia. En su primer intento, las autoridades judiciales alegaron que su foto carnet no coincidía con la identidad que estaba en el documento de la persona que deseaba jurar para integrar el fuero penal. Lo llamativo del caso es que incluso en su cédula de identidad ya estaba su foto actual, por lo que Kimberly no creía que existiera un inconveniente real para que le impidieran jurar.

“Esa primera vez me sugirieron sacarme una foto con traje y recogerme el pelo. Les dije que era humillante y retroceder todo el proceso que me tomó desarrollar mi identidad”, comentó.

En su segundo intento, un ministro, cuyo nombre no recuerda, se comprometió a tomarle juramento, por lo que de vuelta presentó todos sus documentos, pero en esta ocasión ni siquiera recibió una respuesta.

En entrevista con la radio Universo 970 AM, indicó que en esta tercera oportunidad su causa fue apoyada por varias organizaciones sociales, contó con el eco de la prensa y la propia sociedad hizo presión a su favor. “Mucha gente supo que era una causa justa, solamente algunas personas muy tradicionalistas y conservadoras me negaron”, agregó.

Ayala comentó que no buscó cambiarse el nombre en esta ocasión como se presumió, sino que solamente jurar como abogada, obtener su matrícula y poder ejercer su profesión. “Por algo pasan las cosas, tomó una envergadura mi caso y deja un precedente y un ejemplo de que existimos personas trans que podemos ejercer lo que queremos”, celebró.

Ahora con su matrícula buscará lograr derechos para su comunidad, como la ley contra todo tipo de discriminación y también verá la posibilidad de cambiarse el nombre.

Señaló que el ámbito legal es muy machista pero que logró que algunos abogados le den trabajo mientras esperaba su juramento y espera que tras conseguir su matrícula reciba más propuestas laborales. “Me gusta el ámbito penal y luego poder ser una jueza”.

 

Ministro que tomó juramento a abogada trans: “Una persona es libre de crear su identidad”

El ministro Alberto Martínez Simón, presidente de la Corte Suprema de Justicia, tomó juramento a la abogada Kimberly Ayala. El magistrado aseguró que la Constitución Nacional garantiza la libertad de las personas de crear sus identidades.

Antes de haber tomado el juramento, el ministro de la Corte Alberto Martínez Simón mencionó en una entrevista con la radio Monumental AM que no veía inconveniente alguno para que la joven Kimberly Ayala pueda jurar como la primera abogada trans del Paraguay, porque la propia Constitución Nacional garantiza la identidad de todas las personas.

“Yo tengo el criterio de que el artículo 25 de la Constitución Nacional es demasiado claro, cada persona puede manifestar y crear su identidad de la manera que más libremente quiera ejercer. Por lo tanto una persona podría venir eventualmente vestida de mujer. No encuentro impedimentos legales para negar el derecho del juramento a una persona que ha concluido la carrera”, indicó.

Finalmente, tras cinco años de lucha, la abogada transexual Kimberly Ayala pudo jurar como abogada, pero con el nombre que aún figura en su documento de nacimiento.

En ese sentido, la propia abogada aclaró posteriormente en una entrevista con radio Ñanduti que el problema no fue que en el documento figure el nombre que eligió, sino más bien que la justicia no le permitía hacer uso de su derecho.

“El inconveniente se dio justamente por la identidad que tengo hoy en día el cual es de una mujer trans, se malinterpretaron muchas cosas de por medio, porque algunos medios explicaban que yo quería cambiar mi nombre y no se trataba de eso, simplemente se trataba de que me hagan jurar con la imagen que tengo hoy en día que es de una persona trans. Siempre hay un sector conservador que no estaba de acuerdo y entonces se llamaron al silencio prácticamente y a la vez me negaron un derecho fundamental como es el derecho al trabajo”, comentó.

 

Kimberly Ayala, primera abogada trans en Paraguay

Kimberly Ayala, la joven a quién la Corte Suprema de Justicia le impedía jurar como abogada por ser trans, finalmente lo hizo la mañana de este lunes. Su caso es histórico en Paraguay.

Hace cinco años, Ayala finalizó la carrera de derecho pero la Corte Suprema de Justicia no reconocía su identidad de género, por lo que no le permitió jurar ni acceder a su matrícula.

El hecho despertó una indignación ciudadana y generó una campaña intensa en redes sociales impulsada principalmente por la comunidad diversa y feminista con apoyo de organizaciones a favor de los derechos humanos.

Precisamente, gran cantidad de personas se reunió esta mañana frente al Palacio de Justicia, tras la convocatoria denominada "Birretes Al Aire".

Las críticas a la Corte tuvieron resultado positivo y Kimberly juró esta mañana a las 11:00.

Su logro representa un hito en Paraguay al ser la primera persona trans cuya identidad de género es reconocida por la Corte, por lo tanto es también la primera abogada trans paraguaya.

Tras su juramento, Kimberly expresó su felicidad en redes sociales y mencionó que finalmente podrá celebrar lo que considera una victoria para todos la población.

 

La comunidad LGTBQ, de fiesta por la victoria de Joe Biden y Kamala Harris

Los Ángeles (EE.UU.). West Hollywood, uno de los epicentros de la comunidad LGTBQ en Los Ángeles y en todo Estados Unidos, estalló este sábado de alegría con la victoria de Joe Biden y Kamala Harris, entendida como un paso a favor de la diversidad y un borrón a las tensiones que han divido al país.


Fuente: EFE/Javier Romualdo

"Queremos proteger nuestros derechos para casarnos, para adoptar y para participar en la cultura y en nuestra sociedad como todo el mundo", explicaba a Efe Richard, quien acudió junto a su marido a unas celebraciones que se alargaron durante más de 10 horas.

Entre banderas de Estados Unidos, enseñas arcoiris y carteles de la campaña de Biden, los ciudadanos de Los Ángeles, una ciudad profundamente progresista, salieron en masa a compartir su alegría.

"Yo me fui hace décadas de mi estado rural porque buscaba vivir en un ambiente liberal como el de California. Mi familia no me aceptaba mucho, pero poco a poco fue mejorando. Desde que Trump empezó a apoyar conspiraciones y a demonizar a los progresistas noté tensiones hacia mí que hacía años habíamos superado", confesaba Alyson.

Para esta mujer, que observaba las celebraciones desde la distancia, el mandato de Trump no ha sido "exactamente negativo" en cuestión de derechos para la comunidad LGTBQ, "porque los anteriores a él avanzaron mucho" y existe una aceptación social que no quería perder.

"Pero su juego de tensión nos ha afectado", confesaba.

Más tajante era un grupo de amigos que bailaba al son de la música de los vehículos que pasaban por la calle con la música en alto y rodeados de banderas. "Trump es tan homófobo como racista", aseguraban.

Mark, uno de ellos, recordaba las declaraciones pasadas de Trump en las que afirmaba no apoyar el matrimonio homosexual.

"Y que los de su campaña ahora quisieran convencernos de que Trump es un aliado del colectivo… -señalaba enfadado-. Nos ha tomado por tontos, pero ya hemos visto mucho".

Un estudio de GLAAD, la principal organización de Estados Unidos en defensa de los derechos de las personas LGBTQ, determinó en octubre que el 74 % de los votantes registrados que se identifican como LGTBQ optarían por Biden.

Su victoria de este sábado cayó muy temprano en la costa oeste de Estados Unidos, a las ocho y media de la mañana. Sin embargo las celebraciones se alargaron hasta el anochecer tanto en el barrio de West Hollywood como en el otro vecindario emblemático para el colectivo, Castro, en San Francisco.

Los aplausos eran constantes desde los bares, los vehículos y las casas y la jornada pronto se convirtió en una celebración de la diversidad de estas zonas urbanas, con bailes como el "voguing", gritos de "el amor gana" y aplausos a todo el que se soltaba la melena.

"Queremos que nuestros hijos crezcan en un país que los acoja, sean quienes sean", aseguraba desde su vehículo una madre que había conducido con su marido y sus hijos hasta la fiesta de Los Ángeles.

También se colaban pancartas en español, como "Trump y Pence: fuera ya" o "lo conseguimos".

"Creo que esta noche Estados Unidos está en un camino mejor hacia aceptar completamente la diversidad y la diferencia, de cualquier tipo. En política, en los tribunales y en las calles", resumía Julia, una joven adolescente que festejaba con sus amigas.