Gemelas trans brasileñas pasan juntas por cirugía de reasignación de sexo

Mayla y Sofia se preguntaban desde niñas por qué nacieron con órganos genitales masculinos. "Nunca nos identificamos" como varones, cuentan estas dos gemelas trans brasileñas que, a sus 19 años, se recuperan de una exitosa cirugía de reasignación de sexo.


Fuente: AFP

"Es el único caso reportado [de gemelas trans realizándose juntas esta cirugía] en el mundo", afirma el médico José Carlos Martins que realizó las operaciones de casi cinco horas, con un día de diferencia.

Una semana después del procedimiento, las jóvenes sonríen, bromean y también lloran al recontar el camino de adaptación que han recorrido desde niñas, cuando tomaron consciencia de su cuerpo.

"Yo percibí que siempre amé mi cuerpo, pero no estaba satisfecha con mis órganos genitales (...) Soplaba los dientes de león y le pedía siempre a papá del cielo que me transformara en una niña", dice Mayla, que dice haber llorado de emoción al verse por primera vez después de la cirugía.

De cabello oscuro, cejas y mejillas marcadas, se emociona con más facilidad y es más altiva que su hermana, Sofia, rubia y con un pequeño tatuaje en el hombro derecho.

La camaradería es evidente. Se interrumpen las oraciones e hilan un sinfín de anécdotas sobre como se enseñaron y se apoyaron mutuamente durante su infancia y adolescencia, marcadas por episodios de acoso sexual, bullying y violencia física.

- Alivio -

Mayla y Sofia nacieron en Tapira, una ciudad de apenas 4.000 habitantes en Minas Gerais, sureste de Brasil.

"El miedo de nuestros padres no era a lo que éramos, sino a que la sociedad nos maltratara", afirma Mayla durante la entrevista con AFP, realizada por videollamada.

Su abuelo paterno remató una propiedad para pagar las cirugías, que costaron casi 100.000 reales (USD 20.000).

"Cuando se asumieron, para mi fue un alivio (...) Ni me acuerdo que un día fueron ellos, para mí siempre serán ellas", dice su mamá, Mara Lucia da Silva, de 43 años.

Mara llevó desde pequeñas a Mayla y Sofia a psicólogos y médicos. "Mi corazón siempre supo que eran niñas y que estaban sufriendo", dice.

Madre de otras dos hijas, esta secretaria de escuela las ha apoyado durante las terapias hormonales y los tratamientos quirúrgicos y psicológicos, pero aún guarda tristezas: "Sufro por no haberles dado una muñeca o un vestido, por no haberlas hecho más felices cuando eran niñas".

"Cuando pasábamos por algo en la calle, lo que más queríamos era llegar a casa, contarle a mamá y que nos abrazara, porque ella era como una leona, siempre nos protegió con uñas y dientes", se emociona Mayla.

- Orgullo de ser mujer trans -

Sofia estudia ingeniería civil en Sao Paulo y Mayla, medicina en Argentina. Ahora solteras, ya ataron noviazgos fugaces.

Querían operarse en Tailandia pero Mayla descubrió una clínica en Blumenau, una pequeña ciudad en Santa Catarina, en el sur de Brasil.

El Transgender Center Brasil fue fundado en 2015 por los doctores José Martins y Claudio Eduardo para atender pacientes del exterior.

"Aún predominan clientes de Europa y Estados Unidos, pero ahora un 30% es local" y llegan personas más jóvenes o de la tercera edad, asegura Martins a la AFP.

La reasignación de sexo se puede realizar en Brasil a partir de los 18 años. Está contemplada en la red pública de salud por ley desde 2011, pero sólo cinco hospitales realizan el procedimiento. La larga espera estimula la alternativa privada.

La demanda permitió al Transgender Center Brasil crecer incluso durante la pandemia, pero Martins aclara que, estadísticamente, "de 3 a 5% [de las personas transgénero] tienen necesidad o indicación para la cirugía genital".

Con 175 personas trans asesinadas en 2020 (una cada dos días), Brasil lidera el ranking mundial de la Asociación Nacional de Travestis y Transexuales (Antra). El balance divulgado en enero muestra un aumento de 41% frente a 2019.

"Me indigna. Vivimos en el país más transfóbico del mundo", lamenta Sofia. El miedo, relata, es una constante para ellas y su familia.

"Me enorgullezco de ser una mujer trans. Viví con miedo por la sociedad y lo que pido es respeto", agrega Mayla quien carga noche y día una imagen de San Sebastián que su abuelo le regaló.

Sofia, quien también es religiosa, cree que "Dios creó almas y no cuerpos", y espera que su historia sirva para enfrentar prejuicios: "quiero ayudar a que la gente vea que también somos seres humanos".

 

La Comadre, primera trans en protagonizar una publicidad en Paraguay

La Comadre protagoniza la publicidad de una firma de vinos y es sensación en redes sociales. La organización Amnistía Internacional celebra que en Paraguay apuesten a una persona de la comunidad LGBTIQ+ (lesbianas, gays, bisexuales, transgéneros/transexuales, intersexuales, queers y más) para potenciar una marca.

La instagramer fue elegida por la firma vinera para ser imagen de su nuevo producto en lata.

La autoproclamada “Reina del Atlantis” luce tal cual en la publicidad simulando siempre su “reinado”. El video logró mucha repercusión y comentarios positivos en el público, principalmente de los seguidores de La Comadre.

Por otro lado, la organización defensora de los derechos humanos, Amnistía Internacional Paraguay, se hizo eco del hecho y lo celebró, dedicándole un posteo en sus perfiles en redes.

“Celebramos la inclusión de personas TLGBIQ+ en anuncios publicitarios. Visibilizar la diversidad permite el respeto de los Derechos Humanos sin ninguna distinción y exclusión. Más amor, menos odio”, dice el texto en su post.

De esta forma, La Comadre es la primera persona trans en Paraguay protagonizar una campaña publicitaria.

 

Biden elige a una médica transgénero como subsecretaria de Sanidad de EE.UU.

El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, anunció que nominará a Rachel Levine como subsecretaria de Sanidad, con lo que de ser confirmada por el Senado podría convertirse en la funcionaria federal de mayor rango abiertamente transgénero en el país.


Fuente: EFE

Levine "traerá un liderazgo firme y una experiencia esencial para ayudar a la gente durante esta pandemia -independientemente de dónde vivan, la raza, la religión, la orientación sexual, la identidad de género o discapacidad- y atender las necesidades de salud pública en nuestro país en este momento decisivo y más allá", dijo en un comunicado Biden, quien será investido este miércoles.

Es una "elección histórica y profundamente cualificada para ayudar a nuestra Administración en los esfuerzos de salud", subrayó.

Hasta ahora Levine ha ejercido como secretaria de Sanidad en Pensilvania, donde ha dirigido la respuesta de ese estado a la pandemia, pese a que ha recibido numerosos ataques transfobos.

En la nota, el equipo de transición de Biden destacó que esta pediatra, que fue designada por el gobernador de Pensilvania, el demócrata Tom Wolf, como secretaria de Sanidad estatal en funciones en 2017, fue confirmada tres veces por el Senado de ese estado, controlado por los republicanos.

De ser confirmada por la Cámara Alta del país, Levine trabajará a las órdenes del nominado por Biden para dirigir la cartera de Sanidad y Servicios Humanos (HHS, en inglés), el latino Xavier Becerra, y tendrá que supervisar oficinas y programas de este departamento, diez sucursales regionales y el despacho del Cirujano General, entre otros.

Biden está marcando un cambio de tono respecto al Gobierno de Donald Trump en lo que respecta a la inclusión de personas transgénero, a las que ha hecho referencia en sus discursos.

El gobernante electo ha elegido para liderar el Departamento de Transporte al exalcalde Pete Buttigieg, que es la primera persona del colectivo LGTBQ nominada para un cargo en el gabinete de Gobierno.

Graduada en Harvard y en la Escuela Médica Tulane, Levine es presidenta de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y de Territorios, y profesora de Pediatría y Psicología en la Facultad de Medicina de la Universidad Estatal de Pensilvania.

Ha escrito en el pasado sobre la crisis de los opiáceos en EE.UU., la marihuana con fines médicos, medicina para adolescentes y para LGTBQ y desórdenes alimentarios. EFE

 

Centro cultural feminista denuncia persecución: "Repudiamos actitudes cobardes de pyragues"

El espacio cultural feminista “Casa Fem” denuncia persecución por parte de civiles y oficiales de policía. Remarcan su desconfianza hacia el Estado.

A través de un comunicado, la organización que reivindica los derechos de las mujeres, puso a conocimiento público los constantes hechos de persecución que vienen sufriendo.

De acuerdo a lo manifestado, policías y civiles fueron vistos en reiteradas ocasiones, fuera de su casa con actitud sospechosa. Aseguran que fueron intimadas por camionetas polarizadas y sin número de chapa estacionadas con gente adentro, frente a la casa por varias horas.

“No nos sentimos seguras en nuestra propia casa, y responsabilizamos al Estado ante cualquier situación que pueda atentar contra nuestra integridad”.

Sostienen que las persecuciones han sido constantes y sistemáticas desde el 5 de setiembre de este 2020, día después de la acción llevada a cabo frente al Panteón de los Héroes donde la bandera paraguaya fue quemada y las paredes manchadas.

El día 13 de noviembre, un día antes de la realización del tribunal ético a la justicia patriarcal, se instaló un fotógrafo en actitud sospechosa de 12 a 17 hs, frente al sitio, se percataron de que tomaba fotos a las personas que llegaban a la casa y cuando fueron a identificarlo, el mismo salió huyendo.

El 24 de noviembre a las 21 hs, se instalaron tres autos particulares frente a la casa, en uno no se podía distinguir quién estaba porque era polarizado, en otro estaban dos policías uniformados con sus celulares y en el último una persona de civil que conversaba con los policías y que cuando se percató que empezaron a filmar, se puso de espaldas, escondiendo su rostro. “Todos los vehículos fueron identificados y permanecieron frente a nuestra casa hasta alrededor de las 00:00”.

Ante esta situación, piden a las organizaciones feministas y todas las organizaciones en general que estén alerta ante cualquier situación “ya que no podemos confiar en el Estado y en sus aparatos”.

“También repudiamos actitudes cobardes de pyragues, de la vigilancia digital, de la vigilancia de los celulares. Eso también viola uno de los derechos fundamentales, que es la intimidad”.