Periodista se hace pasar por gay y obtiene de Obispado curso para 'curar' la homosexualidad

El Gobierno de la región de Madrid investigará los cursos para "curar" la homosexualidad impartidos supuestamente por el Obispado de la diócesis de Alcalá de Henares, en la periferia de la capital española, tras la presentación de dos denuncias al respecto


Fuente: EFE

El Obispado negó este martes la existencia de esos cursos, que fueron revelados por el periódico digital “eldiario.es”, aunque admitió que “no renuncia a acoger y acompañar a las personas que libremente lo solicitan”.

El diario publicó este lunes una noticia sobre unos “cursos ilegales y clandestinos para ‘curar’ la homosexualidad” impartidos por la diócesis encabezada por el obispo Juan Antonio Reig Plà.

La información se basa en el reportaje de un periodista que acudió el 21 de marzo pasado, como “un joven que quiere cambiar su orientación”, a una sesión de terapias ofrecida “para ‘curar’ la homosexualidad” en el Centro de Orientación Familiar Regina Familiae, perteneciente a la Diócesis de Alcalá de Henares.

El vicepresidente regional de Madrid, Pedro Rollán, anunció que se investigará este caso tras haber conocido la presentación las denuncias al respecto de un diputado de la formación de izquierda Podemos y de la asociación LGBT Arcópoli.

“Si como resultado se determina que se ha incurrido en algún tipo de incumplimiento en base a la Ley contra la LGTBifobia, se aplicará la sanción (correspondiente)”, dijo.

El artículo 70.4 c de esa Ley establece como infracción muy grave “la promoción y realización de terapias de aversión o conversión con la finalidad de modificar la orientación sexual o identidad de género de una persona”.

“Para la comisión de esta infracción será irrelevante el consentimiento prestado por la persona sometida a tales terapias”, añade el texto legal que establece una sanción económica de entre 20.000 y 45.000 euros en esos casos.

 

VIDEO | El Super Bowl contará con los primeros porristas hombres

Este domingo, el encuentro deportivo romperá barreras y tendrá dos porristas masculinos en el conjunto de los Rams de Los Ángeles. Quinton Peron y Napoleon Jinnies bailarán y animarán junto a sus pares femeninas en la final de postemporada de la NFL.

“Napoleon, ¿crees que Atlanta esté listo para nosotros?”, tecleó Quinton en su cuenta de Twitter anunciando de esta manera la participación de ambos animando para su equipo este domingo.

“2018, primer porrista hombre en la NFL. 2019, primeros porristas hombres en el Super Bowl. No puedo respirar”, mencionó Napoleon por su parte en su perfil.

En el 2018, los dos bailarines de California estrenaron y posteriormente fueron seleccionados para unirse al equipo Rams luego de un intenso proceso de audición.

Si bien la NFL tiene equipos de acrobacia masculina, sería la primera vez que dos hombres se encuentren en la pista de juego bailando y animando junto a las porristas profesionales.

Anteriormente, Peron y Jinnies dieron un gran paso al inicio de esta temporada junto al bailarín Jesse Hernández al integrar al equipo de porristas de los Saints de Nueva Orleans, siendo los primeros en la liga.

Luego, ambos artistas se unieron al conjunto de los Rams en marzo pasado.

Jinnies dijo que sería una experiencia “humillante y sorprendente”, sin embargo Peron afirmó que no había una buena razón para no probar.

De hecho, Peron declaró que vio un juego de los Lakers y se preguntó porqué no podría hacer lo mismo si había coreografiado con chicas que estaban en equipos profesionales.

La final entre Los Ángeles Rams y New England Patriots se llevará a cabo este domingo 3 de febrero a las 20.30 hora paraguaya.

 

Donald Trump tiene el visto bueno para negar el acceso a trans en las Fuerzas Armadas

La Corte Suprema aprobó en los últimos días la nueva reglamentación redactada por el Departamento de Defensa.

Por cinco votos contra uno -la mayoría del sector conservador nombrada por Trump-, la administración del gobierno de turno está autorizada para bloquear la contratación de militares transgéneros.

En ese sentido, el gobierno de Estados Unidos recibió con satisfacción la decisión de la corte alegando que la inclusión de transgéneros en el ejército “es un riesgo para la eficacia y el poder letal de los militares”.

El primero en reaccionar el fallo fue el Pentágono, que celebró la noticia y aseguró que permitirá que las Fuerzas Armadas “sigan siendo las fuerzas de combate más letales y efectivas del mundo”.

Sin embargo, defensores de derecho humanos denunciaron la adopción de una política “inhumana” y “discriminatoria”, y se encuentran a la espera de que la justicia se pronuncie en apelación.

Y es que al final de su mandato el presidente Barack Obama había previsto que el ejército estadounidense empezara a contratar militares transgénero a partir de 2017.

No obstante, el gobierno de Trump empezó retrasando la medida hasta enero de 2018, y posteriormente decidió revisar completamente esta política.

El mandatario republicano argumentó, en una hilera de tuits en julio de 2017, “la carga de los costes médicos enormes” y las “perturbaciones”.

Por consiguiente, la aprobación de este fallo resolvió que el Poder Ejecutivo puede reglamentar sobre el ingreso a las Fuerzas Armadas y dio luz verde a que cambie la normativa. Según la iniciativa presidencial, las personas con “un historial de distrofia de género quedan descalificada del servicio militar excepto bajo circunstancias limitadas”.

Las personas transgénero que no hubieran cambiado de sexo ni tuvieran intención de hacerlo podían servir a la patria, pero con su sexo biológico. Los otros quedaban excluidos, salvo derogación.

En tanto que la “distrofia de género”, según el comunicado difundido por la Casa Blanca, define a “aquellas personas que puedan requerir un tratamiento médico sustancial, incluyendo medicamentos y cirugía”.

No hay cifras oficiales, pero se estima que entre 1.320 y 15.000 personas transgénero sirven en el ejército estadounidense, de un total de 1,3 millones de militares en activo.

La oposición demócrata denunció una política “intolerante” y prometió “luchar” por los derechos de los transgénero.

La senadora Dianne Feinstein dijo temer que la nueva política permitiera el regreso de la ley de “no preguntes, no digas” (“don’t ask, don’t tell”) que durante mucho tiempo prohibió que los homosexuales sirvieran en el ejército.

 

El beso entre un judío y un árabe en Jerusalén recorre el mundo

Dos turistas italianos, uno judío y el otro árabe, protagonizan la foto que está recorriendo el mundo, cuyo mensaje trata de difundir el amor y la tolerancia.

El español Antonio Rodríguez fue quien capturó la imagen de Matteo y Riccardo, dos italianos que se encontraban en Jerusalén de vacaciones y se atrevieron a besarse en las calles de la capital israelí.

Según declaró Rodríguez, la pareja intentaba sacarse una selfie mientras trataban de darse un beso, sin embargo no podían dar con la toma perfecta. Fue en ese momento que Antonio entró en acción y se ofreció para sacarle una foto.

En ese instante, Matteo, el árabe con pañuelo palestino, y Riccardo, el judio con kipá, posaron frente a una puerta celeste coral y sellaron su amor con un beso.

Ver esta publicación en Instagram

•Pace, Love and Provocation * שָׁלוֹם سلام *

Una publicación compartida por Matteo Otto Menicocci (@matteomenicocci) el

De esta manera, la fotografía se convirtió en un símbolo contra la intolerancia sexual y sobre el conflicto árabe-israelí.

En declaraciones a medios italianos, los jóvenes hablaron de las agresiones homófobas de las que fueron víctimas durante su viaje en Jerusalén y mencionaron que la idea de hacerse la foto era una manera de combatir la intolerancia y el conflicto entre judíos y palestinos.