Una ley represiva sumerge a los gais de Uganda en el miedo

"Me van a detener porque no puedo fingir ser algo que no soy", dice Alex, un gay de 19 años de Uganda, donde el Parlamento votó recientemente una ley contra la homosexualidad descrita como de las más represivas del mundo.


Fuente: AFP

Esta legislación, conocida oficialmente bajo el nombre de “Ley antihomosexualidad 2023”, debe todavía ser promulgada por el presidente Yoweri Museveni, que dirige el país con mano de hierro desde 1986.

La ley, criticada por la ONU y Estados Unidos, se aprobó el 21 de marzo en el Parlamento en una sesión agitada con numerosas enmiendas, con lo que ni legisladores ni analistas conocen exactamente su contenido.

Pero, según los defensores de derechos LGTB+, si Museveni ratifica la ley, toda persona que participe en actos homosexuales puede ser condenado a cadena perpetua. Los reincidentes se exponen a pena de muerte.

Aunque esta condena capital lleva años sin aplicarse en Uganda, esto es un triste consuelo para los miembros de la comunidad LGTB+ como Alex, cuyo nombre ha sido modificado por motivos de seguridad.

Los grupos de mensajería en línea ofrecen apoyo y solidaridad, pero son al mismo tiempo un recordatorio constante de los peligros a los que se exponen las personas homosexuales en Uganda.

Incluso antes de la votación de la ley, muchos optaron por el exilio hacia la vecina Kenia, Sudáfrica, Europa o Norteamérica.

“Me encantaría irme de Uganda”, dice a la AFP Alex, que comparte con tres personas un pequeño apartamento en las afueras de Kampala, con las persianas bajadas para evitar miradas indiscretas.

“No sé si estoy seguro y no me merezco morir por ser quien yo quiero ser“, defiende.

“Por otro lado, tengo la impresión de que debemos luchar por nuestra libertad (…) Si no lo hacemos nosotros, ¿quién luchará por nuestra libertad?”, reflexiona.

 

– “Demasiado miedo” –

 

Una ley antihomosexualidad promulgada en 2014 llevó a los países occidentales a cortar su ayuda internacional. El Tribunal Constitucional ugandés anuló finalmente el texto debido a un error técnico en la votación.

Museveni debe ahora mediar entre el respaldo de la población a este ley y los riesgos de represalias internacionales.

El Alto Comisario de la ONU por los derechos humanos, Volker Türk, denunció una ley “probablemente entre las peores de este género del mundo”. Estados Unidos amenazó con “repercusiones”, especialmente económicas.

En los últimos meses, los jefes religiosos y políticos compartieron teorías conspiranoicas sin fundamento sobre los homosexuales, acusados entre otros motivos de atacar a niños a pedido de fuerzas internacionales opacas.

“Los ugandeses se radicalizaron, la situación es peor” que en 2014, dice a la AFP Franck Mugisha, director ejecutivo de Sexual Minorities Uganda, una organización de defensa de derechos de los homosexuales, cuyas actividades fueron suspendidas por las autoridades el año pasado.

“Antes, eran los ugandeses desfavorecidos quienes se sentían más en peligro y querían huir. Ahora incluso las personas acomodadas están en la mirilla”, afirma Mugisha.

Pero los países de la región, como Kenia o Tanzania, reprimen también los derechos de los homosexuales. Y exiliarse a Occidente no es fácil, incluso para aquellos que tienen dinero para sufragarse el viaje.

Philemon, propietario de un bar en Kampala, intentó irse del país para unirse a su compañero en Dinamarca, pero le rechazaron el visado en dos ocasiones.

La relación se resiente de la situación. Su pareja lo visita cada seis meses, pero ahora tiene “demasiado miedo de venir a Uganda”, dice a la AFP el joven de 25 años.

 

– “Merezco ser feliz” –

 

“La ley es muy ambigua”, afirma John, un técnico queer de 26 años, quien estima que abre el camino para “ejercer el chantaje”.

La legislación pone también en peligro a los amigos y la familia de los ugandeses LGTB+, porque obliga a denunciar si se sienten sospechas de alguien con “intención de cometer la infracción homosexual”. No hacerlo puede suponer una pena de cárcel de seis meses.

“Mi madre sabe que soy homosexual. Ella me respalda y se preocupa por mí, pero si esto se convierte en ley, sé que simplemente me va a abandonar”, dice Alex llorando.

Como muchos miembros de la comunidad LGTB+, el joven intenta dejar el país, pero tiene pocas opciones.

“Estaba empezando a conocer gente nueva y a familiarizarme con mi sexualidad y entonces ocurrió todo esto”, lamenta. “¿Es que no merezco ser feliz?”.

El Vaticano autoriza bendiciones bajo condiciones para parejas del mismo sexo

El Vaticano autorizó oficialmente por primera vez el lunes la bendición de parejas del mismo sexo, con la condición de que se realice fuera de los ritos litúrgicos, un gesto inédito en la Iglesia católica, que sigue firme en su oposición al matrimonio homosexual.


Fuente: AFP

Existe “la posibilidad de bendiciones de parejas en situaciones irregulares y de parejas del mismo sexo, cuya forma no debe encontrar ninguna fijación ritual por parte de las autoridades eclesiásticas, para no producir confusión con la bendición propia del sacramento del matrimonio”, precisa el documento del Dicasterio para la Doctrina de la Fe, aprobado por el papa Francisco.

“Esta bendición nunca se realizará al mismo tiempo que los ritos civiles de unión, ni tampoco en conexión con ellos. Ni siquiera con las vestimentas, gestos o palabras propias de un matrimonio”, añade.

Generalmente efectuada por un cura, la bendición “consiste en invocar la bendición divina sobre una persona o una asamblea”, según la definición de la Iglesia católica.

Es la primera vez que la Iglesia abre el camino de forma tan clara a la bendición de parejas del mismo sexo, un tema que suscita tensiones en su seno debido a la fuerte oposición del ala conservadora, especialmente en Estados Unidos.

Pese a no estar reconocida por la Santa Sede, algunos sacerdotes ya bendecían antes a parejas del mismo sexo, sobre todo en Bélgica y Alemania.

 

– “Gran avance” –

 

Esta decisión “clarifica las cosas porque había un vacío en esta cuestión”, explica a AFP Patrick Vadrini, especializado en derecho canónico y profesor emérito en la Pontificia Universidad Lateranense en Roma.

“A la vez que define grandes normas generales, la Iglesia deja en manos de quienes tienen contacto directo con las personas la medida en que se aplica la norma. Nos adaptamos a las personas”, añade.

El sacerdote estadounidense James Martin, conocido por su compromiso con los fieles LGTB+ (lesbianas, gays, trans, bisexuales y otros), celebró la decisión en la red social X y dijo que era “un gran avance en el Ministerio de la Iglesia para las personas LGTB+”.

El cambio podría intensificar la oposición del ala tradicional de la Iglesia, en un momento en que se multiplican las críticas de los conservadores hacia la gobernanza del papa argentino.

La declaración se produce además seis semanas después de la conclusión del Sínodo para el futuro de la Iglesia católica, una reunión mundial consultiva en la que obispos, mujeres y laicos debatieron cuestiones sociales como la aceptación de las personas LGTB y los divorciados vueltos a casar.

A principios de octubre, cinco cardenales conservadores pidieron públicamente al papa reafirmar la doctrina católica sobre las parejas homosexuales, pero el documento final del Sínodo dejó de lado esta cuestión.

En 2021, el Vaticano reiteró su opinión de que la homosexualidad es un “pecado” y confirmó que las parejas del mismo sexo no pueden recibir el sacramento del matrimonio.

Desde su elección en 2013, el jesuita argentino, que insiste en la importancia de una Iglesia “abierta a todos”, ha despertado repetidamente la ira de los conservadores, en particular al limitar el uso de la misa tradicional en latín en 2021.

“Si una persona es gay y busca al Señor y tiene buena voluntad, ¿quién soy yo para juzgarla?”, dijo en 2013, apenas unos meses tras su elección.

La adopción homoparental es legal en un puñado de países

La adopción por parte de parejas del mismo sexo es legal en una minoría de países del mundo, principalmente en Europa y en el continente americano.


Fuente: AFP

Actualmente en Italia, el gobierno de extrema derecha de Giorgia Meloni busca restringir los derechos parentales de estas parejas.

 

 

– Mismos países que autorizan los matrimonios gais –

 

Las adopciones de niños por parejas del mismo sexo son legales en 36 países, lo que corresponde a menos del 20% de los 193 Estados miembros de la ONU, según la Asociación Internacional de Lesbianas, Gais, Bisexuales, Trans e Intersexuales (Ilga).

Según este organismo hay dos tipos de adopción: la adopción conjunta por parte de los dos miembros de la pareja y la adopción por parte del “segundo progenitor”, que no es el padre biológico del niño, y que se aplica, por ejemplo, en los casos de la reproducción asistida.

El mapa de los países que reconocen este derecho coincide ampliamente con el de los países que han legalizado el matrimonio o las uniones civiles entre personas del mismo sexo.

 

– Europa, pionera –

 

Países Bajos fue, en 2001, el primero que autorizó la adopción por parte de parejas del mismo sexo de niños sin relación alguna con ellos.

Desde entonces, otros 22 países europeos han seguido su ejemplo, entre ellos: Suecia, España, Bélgica, Noruega, Reino Unido, Francia, Irlanda, Portugal, Austria, Alemania, Finlandia, Eslovenia y Suiza. El último en hacerlo fue Estonia en 2023.

Italia es uno de los países europeos que no la autorizan, a pesar de que las uniones civiles de personas del mismo sexo son legales desde 2016.

Sin embargo, en 2021, el Tribunal de Casación italiano dictaminó que las adopciones realizadas legalmente en el extranjero eran válidas, salvo en los casos en los que los niños son fruto de la gestación subrogada.

Siguiendo instrucciones del gobierno ultraconservador de Giorgia Meloni, algunos municipios dejaron de registrar hace unos meses a los hijos de parejas del mismo sexo nacidos en el extranjero.

 

– En progreso en el continente americano –

 

Nueve países del continente americano autorizan la adopción homoparental.

Canadá legalizó progresivamente la adopción en sus distintas provincias tras la aprobación del matrimonio para todos en 2005.

En Estados Unidos, una decisión del Tribunal Supremo de 2015 extendió la adopción conjunta por parejas del mismo sexo casadas a los 50 Estados, pero sigue habiendo grandes diferencias entre unos Estados y otros.

Uruguay la legalizó en 2009, seguido de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica y, por último, Chile y Cuba en 2022.

 

– Excepciones en África y Asia –

 

En África, donde la inmensa mayoría de los países prohíben o reprimen la homosexualidad, Sudáfrica es una excepción y autorizó la adopción a principios de la década de 2000.

En Oriente Medio, Israel también es una excepción. En 2008 abrió la adopción a las parejas del mismo sexo y en 2021 el Tribunal Supremo autorizó la gestación subrogada. El matrimonio no está autorizado, pero se reconoce cuando fue contraído en el extranjero.

En Taiwán, el Parlamento aprobó en 2023 una enmienda que permite a las parejas del mismo sexo adoptar niños conjuntamente. La isla está a la vanguardia de los derechos LGTB en Asia con la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en 2019, una primicia en esta parte del mundo. 

En Oceanía, el matrimonio y la adopción entre personas del mismo sexo están permitidos en Nueva Zelanda desde 2013 y en Australia desde 2017 y 2018 respectivamente.

 

– El espinoso tema de la gestación subrogada –

 

La gestación subrogada es para muchas parejas de hombres una de las opciones que tienen para ser padres.

Sin embargo, pocos países la autorizan y cuando lo hacen es sobre una base “altruista”, es decir sin que haya una compensación financiera de por medio.

Solo un pequeño grupo de países otorgan de forma expresa este derecho a las parejas del mismo sexo, incluyendo Sudáfrica, Israel y Cuba.

Policía rusa realiza redadas en bares gay de Moscú

La policía de Moscú intervino en varios clubes nocturnos de ambiente gay y en una sauna para hombres en lo que parecieron ser redadas simultáneas, informaron el sábado medios de comunicación locales.


Fuente: AFP

Las redadas se producen dos días después de que la Corte Suprema de Rusia prohibiera las actividades “del movimiento internacional LGTB” (lesbianas, gays, trans y bisexuales) por “extremista”, abriendo la vía a una mayor represión de esa comunidad y de los defensores de sus derechos.

En un video del medio Ostorozhno Novosti aparece la policía en la entrada de un club nocturno de la calle Malaya Yakimanka, donde se estaba celebrando una gran fiesta.

“En mitad de la fiesta, pararon la música y (la policía) empezó a entrar en los salones”, declaró a este medio un testigo, que aseguró que los agentes estaban tomando fotos de sus pasaportes.

Las fuerzas del orden intervinieron en al menos tres bares por la noche, indicó el medio de noticias SOTA. Ostorozhno Novosti afirmó que también llevaron a cabo una redada en una sauna para hombres en el centro de la capital.

AFP no pudo verificar inmediatamente estas informaciones.

El viernes por la noche, el “Central Station” de San Petersburgo, uno de los clubes gay más antiguos de la ciudad, anunció su cierre debido a la decisión de la Corte Suprema.

Rusia ilegalizó en 2022 la “propaganda LGTB” para todos los públicos, prohibiendo así la representación de personas de este colectivo en medios, internet, libros y películas.