Trump pide levantar orden de silencio de su juicio penal en Nueva York

Donald Trump pidió a un juez que levante la orden de silencio que se le impuso durante su juicio penal en Nueva York, en el que se convirtió en el primer expresidente de Estados Unidos condenado, según un escrito hecho público el martes.

El juez Juan Merchan impuso la orden de silencio limitada antes del juicio, restringiendo a Trump la posibilidad de hacer comentarios públicos sobre los miembros del jurado, los testigos, los fiscales y el personal del tribunal, ampliándola posteriormente para incluir a su propia familia y a la del fiscal.

Trump fue multado con 10.000 dólares por el tribunal de Manhattan por incumplir la orden en 10 ocasiones, y amenazado con la cárcel por desobedecer abiertamente la decisión del juez.

Previo a que se le impusiera la orden de silencio antes del juicio, el expresidente atacó repetidamente a probables testigos y a los fiscales a través de publicaciones en su plataforma Truth Social.

Los miembros del jurado declararon la semana pasada a Trump, que aspira a la reelección en las elecciones de noviembre, culpable de falsificar registros empresariales para encubrir un escándalo sexual en las últimas etapas de la campaña presidencial de 2016.

Será sentenciado el 11 de julio.

Una carta enviada por el abogado de Trump, Todd Blanche, al jurado el lunes pidió a Merchan “terminar con la orden de silencio que restringe las declaraciones extrajudiciales del presidente Trump”.

Blanche hizo referencia a los comentarios del rival electoral del magnate, el mandatario demócrata Joe Biden, tras el histórico veredicto como un motivo para levantar las restricciones.

Biden tachó por primera vez el lunes a Trump de “criminal convicto” que busca volver a la Casa Blanca. “La campaña entró en un territorio nunca visto”, aseguró.

Biden cede y renuncia a su candidatura presidencial en EEUU

El presidente estadounidense Joe Biden anunció este domingo que renuncia a presentarse a la reelección después de semanas de especulaciones sobre su capacidad física y su agilidad mental, y respaldó a su vicepresidenta, Kamala Harris, para que sea la candidata del Partido Demócrata en las elecciones presidenciales.

AFP

“Aunque fue mi intención buscar la reelección, creo que es en el mejor interés de mi partido y del país retirarme (de la contienda) y enfocarme únicamente en cumplir mis tareas como presidente por el resto de mi mandato”, dijo Biden en una carta en la red social X. Señaló asimismo que le hablaría al país en la semana.

Biden anunció asimismo que respalda a su vicepresidenta como candidata del Partido Demócrata.

“Hoy deseo ofrecer mi total apoyo y respaldo a Kamala (Harris) para que sea la nominada de nuestro partido este año”, señaló el mandatario en X.

HISTÓRICO

El demócrata de 81 años engrosa así el club muy restringido de presidentes estadounidenses salientes que tiraron la toalla en su intento por conseguir un segundo mandato.

Pero es el primero en hacerlo a estas alturas de la campaña. Y el único que tuvo que darse por vencido por las dudas sobre su agudeza mental, a raíz de un debate calamitoso con su rival republicano Donald Trump.

El anuncio se esperaba, por mucho que su equipo de campaña y él mismo se empeñaran en afirmar que llegaría hasta el final.

Con todo da un vuelco a una campaña que ya ha experimentado muchas idas y venidas, sobre todo un intento de asesinato contra Donald Trump el 13 de julio durante un mitin.

Ahora el Partido Demócrata tendrá que encontrar a un sustituto o sustituta, cuando faltan pocos días para la convención prevista en Chicago (norte) a partir del 19 de agosto.

Harris sería una elección natural, pero no automática, para convertirse en candidata demócrata.

La última palabra la tienen los delegados del partido: 3.900 personas con perfiles muy variados y en su mayor parte completamente desconocidos para la opinión pública.

CAÍDO EN DESGRACIA

Fue el desastroso desempeño de Joe Biden durante su debate del 27 de junio con Donald Trump lo que precipitó los acontecimientos.

Ese día, desde los primeros segundos de la batalla verbal que él mismo había convocado, decenas de millones de telespectadores vieron a un Biden titubeante, confuso, una imagen que dejó a los demócratas consternados y desorientados.

Estaba resfriado y tosía con frecuencia. Su voz era apagada, se trababa al hablar y dejaba las frases inacabadas.

Un espectáculo doloroso que sacó a la luz las dudas sobre su edad, que su entorno más cercano se había esforzado en sofocar.

Tan pronto como terminó, la pregunta era inevitable: ¿quién sería el primero en pedirle que pasara el testigo?

El nerviosismo se contagió. Algunos congresistas demócratas se lo pidieron públicamente.

Con el paso de los días se fueron sumando pesos pesados del partido.

Uno tras otro, asustados por las encuestas que lo daban como perdedor y por miedo a una victoria abrumadora del republicano Donald Trump, le dieron la espalda. Al comienzo en privado, sugiriéndole que reconsiderara su candidatura.

Los medios de comunicación estadounidenses, citando fuentes anónimas, afirmaron que el expresidente Barack Obama, la exjefa de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y los líderes demócratas en el Congreso Chuck Schumer y Hakeem Jeffries expresaron su preocupación.

Y las imágenes de Joe Biden dando positivo por covid-19, bajando con dificultades la pasarela de su avión, no hicieron más que amplificar el nerviosismo de su bando.

Entretanto Donald Trump, que milagrosamente sobrevivió a un intento de asesinato, parece disfrutar de un estado de gracia, con victorias legales y la consagración en la convención del Partido Republicano.

Israel vacuna contra la polio a sus soldados desplegados en Gaza

El ejército israelí anunció este domingo que emprendió una campaña de vacunación de sus soldados contra la polio, cuyo virus se detectó en aguas residuales de la Franja de Gaza, escenario de una guerra entre Israel y Hamás desde hace nueve meses.

Fuente: AFP

Una cepa de esa enfermedad, que actualmente solo es endémica en Pakistán y Afganistán, se descubrió en varias muestras de aguas residuales de Gaza, anunciaron el jueves el gobierno israelí y Hamás, que gobierna el territorio palestino.

La poliomelitis es una enfermedad muy contagiosa provocada por un virus que ataca la médula espinal y puede causar parálisis irreversibles.

“El ejército israelí decidió, en coordinación con el Ministerio de Salud, que las tropas que operan en la zona deben vacunarse contra el virus”, indicaron las fuerzas armadas israelíes en un comunicado.

Puede interesar: Asesinan a balazos a presunto socio de Sebastián Marset

Según el ejército, la campaña ya empezó y también concierne a los reservistas, pero precisó que la vacunación no será obligatoria.

La campaña podría atañer a cientos de miles de personas. El ejército israelí no quiso precisar cuántos soldados tiene desplegados en Gaza, por motivos de seguridad.

También dijo estar “trabajando” para llevar a la Franja vacunas contra la poliomelitis, destinadas a “la población” del territorio palestino, de unos 2,4 millones de habitantes.

De momento, no se detectó ningún caso de poliomelitis en ningún humano, pero “el descubrimiento es extremadamente preocupante”, señaló el viernes el portavoz de la Organización Mundial de la Salud, Christian Lindmeier.

Lea también: Cantante brasileño muere electrocutado cuando abrazaba a una fan

La guerra en Gaza estalló el 7 de octubre, cuando comandos islamistas de Hamás mataron a 1.195 personas, en su mayoría civiles, y secuestraron a 251 en el sur de Israel, según un recuento basado en datos oficiales israelíes.

En respuesta, Israel lanzó una ofensiva que ya mató a 38.983 personas en Gaza, también civiles en su mayor parte, según el Ministerio de Salud del territorio.

Asesinan a balazos a presunto socio de Sebastián Marset

Rodrigo “Loli” Fontana era uno los referentes del Primer Cartel Uruguayo y fue asesinado de varios disparos al salir de un restaurante en la ciudad de Sant’Ana do Livramento, del estado Rio Grande do Sul, Brasil.

El crimen quedó registrado en imágenes del circuito cerrado donde se ve al atacante quien llegó en una moto, se aproximó a una camioneta blanca, y disparó al menos ocho veces contra Fontana.

El hombre huyó y su moto fue encontrada quemada a unas cuadras del homicidio.

Rodrigo Fontana tiene 37 años y es de nacionalidad argentina. Es sindicado como el socio del uruguayo Sebastián Marset.

Según el medio uruguayo La Diaria, en 2022 Fontana fue extraditado desde Brasil por delitos de tráfico internacional de armas y drogas. Fontana había sido detenido en marzo de 2021 en la ciudad de Santana de Livramento.

En 2020 Interpol emitió una alerta roja contra el narcotraficante por reiterados delitos de tráfico internacional de armas de fuego, municiones, explosivos y otros materiales relacionados.