Al menos 50 muertos y 140 heridos en explosión en mezquita de Afganistán

Al menos 50 personas murieron y otras 140 resultaron heridas en la explosión registrada este viernes en una mezquita chiita de la ciudad de Kunduz, al noreste de Afganistán, según fuentes médicas.

“Hasta ahora hemos recibido 35 cadáveres y más de 50 heridos”, dijo a la AFP un médico del hospital central de Kunduz, que no quiso que su identidad fuera divulgada. Poco antes, un responsable local de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) declaró a la AFP que “más de 90 heridos y 15 cadáveres” habían llegado a su clínica en la ciudad.

Poco antes, un responsable local de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF) dijo que su clínica en Kunduz recibió “a más de 90 pacientes heridos y al menos 15 cadáveres”.

Nada más producirse la explosión, un portavoz talibán confirmó los hechos y previó que habría víctimas mortales.

“Esta tarde se produjo una explosión en una mezquita de nuestros compatriotas chiitas en el distrito de Khan Abad, en Bandar, la capital de la provincia de Kunduz, que causó varios muertos y heridos”, declaró el portavoz de los talibanes, Zabihullah Muhajid.

Imágenes compartidas en las redes sociales, que no pudieron ser verificadas inmediatamente, mostraban varios cuerpos ensangrentados tendidos en el suelo.

El ataque no ha sido reivindicado hasta el momento, pero el grupo yihadista Estado Islámico, rival de los talibanes, ha perpetrado actos similares en las últimas semanas.

La explosión se produjo durante la oración de mediodía, la más concurrida de los viernes, día de descanso musulmán y los testigos describieron escenas atroces.

“Vi al menos 40 cadáveres”, dijo un comerciante local, Zalmai Alokzai.

Los chiitas representan el 20% de la población de Afganistán. Muchos de ellos son de la etnia hazara, perseguido en el país durante décadas.

Exguardia nazi de 100 años se declara inocente de complicidad en 3.518 muertes

Un exguardia del campo de concentración nazi de Sachsenhausen, un centenario a quien se juzga por complicidad en el asesinato de 3.518 prisioneros, se ha declarado inocente de los cargos que se le imputan.

“No hice absolutamente nada. Soy inocente”, declaró el acusado, Josef S., en la segunda vista del proceso abierto ayer jueves en la ciudad alemana de Brandenburg an der Havel, cercana a Berlín.

La acusación le imputa complicidad en las muertes de esos 3.518 presos, ocurridas mientras sirvió en ese campo, entre 1942 y 1945. Según la fiscalía, participó “consciente y voluntariamente” en esos asesinatos.

El proceso se abrió bajo severas restricciones en razón de la edad del procesado. Las vistas no pueden prolongarse más dos horas y media cada una y tienen lugar en un pabellón deportivo acondicionado para la situación cercano a su lugar de residencia.

Se prevén unas veinte vistas más, que se repartirán semanalmente hasta enero.

La acusación imputa al procesado complicidad en el fusilamiento de prisioneros de guerra soviéticos, así como en el asesinato en cámaras de gas de otros presos de ese antiguo campo de concentración nazi o por debilitamiento y enfermedades de los confinados.

Alrededor de 200.000 prisioneros estuvieron internados en el campo de concentración de Sachsenhausen, de los cuales unos 20.000 fueron asesinados.

El proceso se inscribe en los llamados juicios tardíos por complicidad en los crímenes nazis. Esta serie de casos se abrió a raíz de la sentencia dictada en 2011 contra el ucraniano John Demjanjuk, quien fue condenado a cinco años por complicidad en las muertes del campo de Sobibor, en la Polonia ocupada.

Fue un juicio complejo, contra el que el procesado -que vivía exiliado en Estados Unidos- agotó todos los recursos legales para tratar de impedir su extradición.

Demjanjuk asistió a su proceso en una camilla, no llegó a pronunciarse nunca sobre los cargos que le imputaban y murió unos meses después de escuchar sentencia en un asilo de ancianos.

Pero su sentencia sentó jurisprudencia. Le siguieron otros procesos en condiciones parecidas, dificultados por interrupciones y alegaciones sobre la precaria salud del acusado.

Para los representantes de la acusación particular y colectivos de víctimas, el sentido de estos juicios no es someter a ancianos a la tortura de un proceso, sino sostener el principio fundamental de que los crímenes del nazismo no prescriben.

Para el 19 de octubre está previsto el inicio del juicio contra Irmgard F., de 96 años y exsecretaria del campo nazi de Stutthof, en el norte de Alemania, a la que se imputa complicidad en 11.000 asesinatos o intentos de asesinato.

El proceso debería haberse abierto hace una semana, pero la procesada protagonizó un intento de fuga que dio al traste con la primera vista.

Ese mismo día tomó un taxi desde la asilo de ancianos donde reside hasta una estación de metro de Hamburgo, donde fue localizada y detenida unas horas después.

A la anciana se le imputa complicidad en esas muertes por su trabajo como administrativa en ese campó, donde sirvió entre junio de 1943 y abril de 1945. Para su juicio se han previsto 27 vistas.

Brasil prevé descontinuar el uso de la vacuna anticovid de Sinovac en 2022

El Ministerio de Salud de Brasil informó el jueves que prevé descontinuar el uso de la vacuna anticovid desarrollada por el laboratorio chino Sinovac a partir de 2022, debido a su "baja efectividad" en la población mayor de 80 años.

En un documento remitido a la comisión del Senado que investiga la gestión del Gobierno brasileño frente al coronavirus, al que tuvieron acceso medios locales, la cartera señaló que, además, la llamada Coronavac tan solo cuenta con la aprobación temporal por parte de las autoridades sanitarias.

“La razón sobre la posible descontinuidad de la vacuna Coronavac en 2022 está directamente relacionada a la condición de evaluación por la Anvisa” (Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria, regulador), explicó la cartera.

Agregó que la autorización temporal para el uso de emergencia fue concedida “para minimizar, de la forma más rápida posible, los impactos de la enfermedad en el territorio nacional”.

El documento fue remitido a la comisión parlamentaria después de que ésta hubiera dado un plazo de 48 horas para que el Ministerio explicara la posible interrupción del uso del inmunizante en la campaña de vacunación del país, que ya acumula casi 600.000 muertes y 21,5 millones de casos de covid-19.

Así, el Ministerio igualmente justificó que los datos obtenidos hasta ahora “han demostrado la baja efectividad del inmunizante en la población mayor de 80 años”.

El Ministerio también informó que prevé la entrega de otras 207,8 millones de vacunas hasta diciembre, de las que casi 100 millones corresponderían a Pfizer, 36,1 millones a Janssen y 71,6 millones de AstraZeneca.

“Al considerar que para la conclusión del ejercicio de 2021 tenemos la previsión de necesidad de 73.707.379 dosis” y los contratos firmados por el Gobierno “poseen un cuantitativo pendiente de 207.870.340 dosis, habrá una previsión de 134.192.961 dosis remanentes para 2022”, completó.

La Coronavac, del laboratorio chino Sinovac, pero que es producida en Brasil por el Instituto Butantan de Sao Paulo, fue la primera vacuna a ser usada en el país suramericano y actualmente responde por el 31,9 % del total de dosis aplicadas hasta el momento, según los datos oficiales.

Igualmente se aplica en el país la fórmula de AstraZeneca/Oxford, que corresponde al 42,7 % del total, la del consorcio estadounidense-alemán Pfizer/BioNTech (23,4 %) y la belga Janssen, de la multinacional Johnson & Johnson (2,0 %), que es de dosis única.

Hasta este jueves, cerca de un 70 % de los 213 millones de habitantes de Brasil ya habían recibido el primer pinchazo contra la covid-19, mientras que un 45,2 % cuenta con la pauta completa.

OMS está por reanudar proceso de revisión de la Sputnik V

La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó el jueves que está a punto de reanudar el proceso de revisión de la vacuna contra el Covid-19 desarrollada y producida en Rusia, Sputnik V.

La directora general adjunta de la OMS para el acceso a las medicinas, Mariangela Simao, explicó que la evaluación de la vacuna rusa se detuvo porque no se cumplieron algunos procedimientos legales.

“Ahora me complace informar de que en las discusiones que mantenemos con el Gobierno ruso este problema está por resolverse y tan pronto como esos procesos finalicen estaremos en condiciones de reanudar el procedimiento”, declaró en una rueda de prensa en la que la ONU y la OMS presentaron un nuevo plan para lograr la vacunación del 40% de la población de todos los países antes de que concluya este año.

Según Simao, cuando se completen las informaciones pendientes que Rusia debe entregar a la OMS también se continuará con la inspección de las distintas plantas donde se produce la vacuna Sputnik.

Hasta la fecha, la OMS aprobó siete vacunas contra el Covid-19 en una serie de decisiones que sirven de guía para países en desarrollo que no cuentan con la capacidad ni con organismos oficiales que puedan realizar el análisis de todos los datos que acompañan una solicitud de autorización para el uso de una vacuna, incluidas las informaciones procedentes de las distintas etapas de los ensayos clínicos.

Sputnik V fue ampliamente administrada en Rusia, donde las entidades pertinentes aprobaron su uso, así como en varios países de Latinoamérica.