Al menos cinco muertos tras nueva explosión cerca del aeropuerto de Kabul

Al menos cinco personas, tres de ellos niños, murieron este domingo tras una explosión en una vivienda cerca del aeropuerto internacional de Kabul, donde las fuerzas internacionales llevan a cabo la fase final de las evacuaciones, informaron a Efe fuentes oficiales.

La explosión fue causada por “un cohete que golpeó una casa ubicada en el distrito 15 de la capital”, dijo Qari Rashed, un oficial de la Policia de Kabul.

Hasta el momento “cinco civiles, incluidos tres niños, murieron en el incidente”, dijo a Efe en condición de anonimato un médico del hospital de Khairkhana de Kabul, a donde han sido trasladadas las víctimas.

De acuerdo con el canal de noticias afganos Tolo, la explosión tuvo lugar aproximadamente a las 17.30 horas (11.00 GMT) en Khajeh Baghra, una zona residencial en la periferia de la base aérea.

El ataque, del que se desconoce su autoría, ocurre a escasas 24 horas de la advertencia hecha ayer por el Pentágono sobre “amenazas creíbles” contra su misión en Afganistán, que se centra en el aeropuerto de Kabul.

De acuerdo con la advertencia, las amenazas de atentados en Afganistán podrían tratarse de los “más peligrosos hasta la fecha”, después del ataque del jueves contra el aeropuerto de Kabul, reivindicado por el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

El atentado del aeropuerto de Kabul, uno de las peores masacres ocurridas en la capital afgana, fue cometido por al menos un atacante suicida que hizo detonar una carga explosiva entre la multitud que esperaba para abordar uno de los vuelos de evacuación para huir del país.

Este que es también el primer atentado desde que los talibanes tomaron el poder del país, causó al menos 170 muertes, además de decenas de heridos.

Las fuerzas estadounidenses se encuentran todavía en el área militar del aeropuerto llevando a cabo las últimas evacuaciones de ciudadanos y miembros de su misión y de las fuerzas de la coalición en el país.

En menos de 48 horas se vence el plazo exigido por los talibanes para que los estadounidenses y sus aliados abandonen por completo el país.

Reportan una nueva explosión en Kabul

Una explosión causada por un lanzamiento de cohete fue escuchada este domingo por en Kabul, haciendo temer un nuevo ataque tres días después de un sangriento atentado en el aeropuerto de la capital afgana donde los países occidentales terminan sus operaciones de evacuación.

Esta explosión fue provocada por el lanzamiento de cohetes que “según las primeras informaciones alcanzaron una casa”, indicó un exfuncionario del gobierno derrocado dos semanas atrás por los talibanes.

El jueves al anochecer, un atentado suicida reivindicado por el grupo Estado Islámico del Khorasan (EI-K), adversario del nuevo régimen talibán, generó un baño de sangre, con más de un centenar de muertos, en su mayoría civiles afganos concentrados ante el aeropuerto con la esperanza de ser evacuados del país, así como 13 soldados estadounidenses.

Tras este atentado reivindicado por el grupo Estado Islámico del Khorasan (EI-K), el sábado, el presidente estadounidense, Joe Biden, consideró “muy probable” un nuevo ataque antes de la retirada de sus tropas el 31 de agosto.

Los talibanes recuperaron en forma repentina el poder el 15 de agosto, y entraron en Kabul sin oposición tras la debacle del ejército afgano, antes apoyado por estadounidenses y aliados que comenzaron a retirarse del país.

A partir de entonces, más de 110.000 personas han sido evacuadas merced a un puente aéreo con aviones especialmente fletados por países occidentales, que se turnan en la pista del aeródromo de la capital afgana.

El papa insta a seguir ayudando a los afganos y pide oraciones y ayuno

El papa Francisco expresó hoy su preocupación por la situación en Afganistán tras la toma de poder de los talibanes y pidió que se continúe asistiendo a los más necesitados, deseó que el diálogo consiga una convivencia pacífica en el país e instó a los cristianos a "intensificar la oración y practicar el ayuno"

“Sigo con gran preocupación la situación en Afganistán y comparto el sufrimiento de los que lloran por las personas que han perdido la vida en los ataques suicidas del pasado jueves y los que buscan ayuda y protección”, dijo Francisco al concluir desde la plaza de San Pedro el rezo dominical del ángelus.

El papa agradeció “a todos los que están ayudando a la población afgana duramente afectada, sobre todo a las mujeres y niños” y pidió entonces “que se continúe asistiendo a los necesitados” y rezó para que “el diálogo ayude a la sociedad a una convivencia pacífica y ofrezca esperanza para el futuro del país”.

Francisco explicó que “en momentos históricos como este, no podemos ser indiferentes” y que “la historia de la iglesia nos enseña que como cristianos está situación nos tiene que comprometer”.

Entonces realizó un llamamiento a todos los cristianos “a intensificar la oración y a practicar el ayuno” por Afganistán.

“Oración y penitencia. Es el momento de hacerlo. Estoy hablando en serio. Intensificar la oración y el ayuno pidiendo al señor misericordia y perdón”, agregó.

El pasado 15 de agosto, el pontífice también volvió a pedir que se abra un dialogo para que la población pueda volver a vivir en paz.

Suspenden en Japón nuevos lotes de vacunas anticovid de Moderna

Dos regiones japonesas suspendieron el uso de la vacuna anticovid de Moderna tras detectarse nuevos lotes contaminados del fármaco, informó el gobierno local.

Esta decisión tuvo lugar al día siguiente que el ministerio japonés de Salud anunciara que estaba investigando la muerte de dos hombres que habían sido vacunados con viales de Moderna procedentes de los 1,63 millones de dosis que contenían impurezas en algunos frascos.

La prefectura de Okinawa, en el sur, decidió el domingo “suspender el uso de las vacunas Moderna porque se detectaron sustancias extrañas en algunos” lotes, según un comunicado.

La prefectura de Gunma, al norte de Tokio, también suspendió el uso de lotes contaminados, pero precisó a la AFP que continúan utilizando aquellos de Moderna en buen estado.

La víspera, el ministerio de Salud informó del fallecimiento, a principios de agosto, de dos hombres, de 30 y 38 años, que habían recibido una segunda dosis de Moderna procedente de uno de los tres lotes bloqueados el 26 de agosto por el gobierno.

Se abrió una investigación para determinar la causa de la muerte, aunque las autoridades precisaron que por ahora “el vínculo causa efecto con la vacunación se desconocía”.

“Por el momento, no tenemos ninguna prueba de que estos decesos fueran causados por la vacuna Moderna, y es importante efectuar una investigación para determinar si hay una relación”, declararon el sábado en un comunicado conjunto Moderna y Takeda, el laboratorio que la importa y distribuye en Japón.

La naturaleza de las partículas descubiertas en los viales, que fueron fabricados en Europa por la empresa española ROVI contratada por Moderna, todavía no ha trascendido.

Según informó el jueves el ministerio español de Salud, los únicos lotes de esta vacuna producidos en España y que contenían impurezas son los que Japón retiró.

“Tanto las autoridades japonesas como las españolas están evaluando el riesgo de la presencia de estas partículas y en función de estos análisis se tomarán las medidas necesarias”, avanzó el ministerio español.

Las autoridades sanitarias españolas afirmaron asimismo que ROVI “está trabajando ya en la investigación de las causas de estos problemas de calidad”, bajo la supervisión de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS).