Argentina añade 10.753 contagios y 220 nuevas muertes por COVID-19

Argentina añadió este viernes 10.753 nuevos casos del coronavirus SARS-CoV-2, por lo que el número total de positivos aumentó hasta 1.853.830, mientras que los 220 decesos reportados en las últimas 24 horas elevan el total de muertes a 46.575.


Fuente: EFE

Estos datos de contagios son menores a los del jueves, cuando el vecino país agregó 11.396 casos de coronavirus; sin embargo, se notificaron 78 fallecimientos más que durante la jornada anterior.

Según el informe oficial del Ministerio de Salud, la provincia de Buenos Aires permanece como el distrito con más casos confirmados hasta el momento (773.273, de los cuales 4.177 fueron notificados este viernes), seguida por la ciudad de Buenos Aires, con un total de 200.983 contagios confirmados, 1.160 de ellos reportados hoy.

En tercer lugar aparece la central provincia de Santa Fe, con 199.489 contagios confirmados, 1.043 de ellos informados este viernes.

Tanto la capital como la provincia de Santa Fe superaron hoy los 200.000 casos totales.

Según fuentes oficiales, del total de contagiados 1.636.826 son pacientes recuperados y 170.429 son casos activos.

Asimismo, 3.631 personas con diagnóstico confirmado de covid-19 permanecen ingresadas en unidades de cuidados intensivos, 15 más que el jueves.

El porcentaje de ocupación de camas de terapia intensiva por todo tipo de patologías es del 55 % a nivel nacional, pero del 61,4 % si solo se considera Buenos Aires y su populosa periferia.

Los casos positivos habían llegado en Argentina a un récord diario de 18.326 el pasado 21 de octubre.

Pese a que la media diaria de nuevos casos aún está por debajo de ese récord, en los últimas semanas las autoridades locales se han mostrado preocupadas por un nuevo y sostenido incremento en los contagios.

En cualquier caso, Argentina avanza en su plan de inmunización contra el covid-19 con la vacuna rusa Sputnik V, mediante la distribución esta semana de las segundas dosis de este producto al personal de la salud.

La aplicación de esa segunda dosis, que es complementaria a la primera y debe inocularse después de 21 días, comenzó el pasado martes, después de que las 24 jurisdicciones del país recibieran el segundo componente que llegó el sábado pasado desde Moscú.

 

EEUU: Biden aprueba ampliar ayuda federal a familias ante la "emergencia nacional"

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que es una obligación moral actuar ante la "emergencia nacional" provocada por la pandemia de COVID-19, al firmar dos órdenes ejecutivas que amplían las ayudas federales para las familias de bajos recursos.


Fuente: EFE

"Seguimos inmersos en una crisis que solo se ve una vez cada siglo, y se está profundizando", afirmó Biden en un acto en la Casa Blanca.

El nuevo presidente estadounidense, que asumió el cargo el miércoles, dijo que la gravedad de la situación implica "una obligación moral" y "un imperativo económico".

MILLONES DE ESTADOUNIDENSES PASAN HAMBRE

Según los últimos datos del Censo, cerca de 50 millones de estadounidenses están en situación de inseguridad alimentaria.

"Estamos en emergencia nacional (...) No podemos, no dejaremos que la gente pase hambre", agregó.

La primera orden ejecutiva está destinada a ampliar la asistencia federal en programas de cupones de alimentos para las familias de bajos recursos y acelerar la distribución de las transferencias directas aprobadas en el paquete de rescate fiscal aprobado a final de 2020.

La segunda sienta las bases para subir a 15 dólares la hora del salario mínimo de los empleados y contratistas del Gobierno federal, frente a los 7,25 actuales.

En su intervención, Biden insistió en que la "emergencia nacional" exige una respuesta de envergadura, por lo que instó al Congreso a aprobar su plan de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares.

En una rueda de prensa previa, Brian Deese, el principal asesor económico de la Casa Blanca, reconoció que las órdenes firmadas este viernes "no sustituyen la propuesta legislativa integral", pero son "un salvavidas fundamental" para millones de familias.

Biden, no obstante, es consciente de sus límites desde la Casa Blanca para sacar legislación a golpe de órdenes ejecutivas por lo que necesita el Congreso para aprobar la propuesta.

Los demócratas cuentan con mayoría en ambas cámaras, pero en el Senado es tan ajustada que se prevé una dura batalla legislativa, y los republicanos ya han mostrado sus reticencias a aprobar una nueva ley de gasto apenas un mes después del rescate aprobado a finales de año en el final del mandato del expresidente Donald Trump.

NUEVO PLAN DE RESCATE

Hace una semana, Biden lanzó su ambiciosa propuesta de estímulo fiscal de 1,9 billones de dólares, que incluye una ronda de pagos directos a los ciudadanos por 1.400 dólares y un suplemento de seguro de desempleo de 400 por semana hasta septiembre.

Destina, asimismo, 160.000 millones de dólares para el programa de vacunación en el país, 20.000 millones para las tareas de distribución de las dosis, así como 50.000 millones de dólares para pruebas.

También propone invertir 170.000 millones en escuelas e instituciones de educación superior, incluido un monto de 130.000 millones para asegurar que los establecimientos educativos puedan reabrir de manera segura pese a la pandemia de coronavirus.

CRISIS HISTÓRICA

La irrupción del virus en EE.UU. en marzo y las consiguientes restricciones adoptadas para frenarlo dispararon la tasa de desempleo hasta el 14,7 % en abril, una cifra no vista en más de 50 años, frente al 3,5 % registrado en febrero.

Desde entonces, se ha ido reduciendo hasta el 6,7 % con el que cerró diciembre, pero aún 10 millones de empleos menos de los existentes en EE.UU. antes la pandemia.

El Gobierno federal lanzó dos paquetes de rescate, uno de 2,2 billones de dólares en marzo pasado, y otro de 900.000 millones de dólares en diciembre, que sin embargo se han mostrado insuficientes ante la magnitud de la crisis desatada por el coronavirus.

 

Boris Johnson dice que la variante británica parece ser más mortífera

El primer ministro británico, Boris Johnson, anunció hoy que se dan "evidencias" de que la variante identificada en el Reino Unido del coronavirus "está asociada a un mayor nivel de mortalidad", además de ser más contagiosa.


Fuente: EFE

Johnson explicó en una rueda de prensa que, debido al impacto de esta nueva variante, el sistema público de salud británico (NHS) está "sometido a una mayor presión", aunque añadió que las vacunas que se están administrando en el Reino Unido parecen ser efectivas contra ambas cepas (la original y la británica) a juicio de los científicos.

"Hemos sido informados hoy de que, además de expandirse más rápidamente, ahora parece también que hay algunas evidencias de que la nueva variante, identificada en Londres y el sureste, podría estar asociada a un mayor nivel de mortalidad", dijo el primer ministro británico.

Agregó que los 38.562 pacientes por el covid-19 actualmente en hospitales británicos es una cifra un 78 % superior al pico registrado en la primera ola, en abril.

El Ministerio británico de Sanidad anunció hoy que en las últimas 24 horas se han registrado 1.401 nuevos fallecimientos causados por la enfermedad.

Por su lado, en la misma conferencia de Johnson, el principal asesor científico del Gobierno, Patrick Vallance, señaló que la variante británica es entre un 30 % y un 70 % más contagiosa que la original, aunque se desconoce todavía por qué.

De igual forma, el científico aseguró que hay pruebas de que esta variante entraña un mayor riesgo de muerte que la original, aunque matizó que las "evidencias todavía no son fuertes".

De hecho, esa mayor mortalidad no se ha detectado entre los ingresados en hospitales, pero sí sobre el total de casos positivos detectados.

Vallance puso el ejemplo de la población de hombres en la sesentena: con la variante antigua, 10 de cada 1.000 contagiados morirían. Con la cepa británica, esa cifra podría elevarse hasta 13 o 14.

Pese a todo, insistió una vez más en que hay "mucha incertidumbre" al respecto, aunque también cada vez más señales de que las vacunas son efectivas con la nueva variante.

Existen más dudas sobre la eficacia de las vacunas existentes con las cepas identificadas en Sudáfrica y Brasil, según reconoció Vallance.

 

Bolsonaro vuelve a cuestionar la eficacia de las vacunas contra el COVID-19

El presidente Jair Bolsonaro volvió a cuestionar este viernes la eficacia de las vacunas, pocos días después de que Brasil, en plena segunda ola de la pandemia de covid-19, empezara su campaña de inmunización usando la vacuna china CoronaVac, a la que criticó en frecuentes ocasiones.


Fuente: EFE

"Todavía hay mucha gente preocupada con la vacuna. Lo voy a dejar bien claro. [Esa vacuna] es para uso de emergencia. No puedo obligar a nadie a vacunarse (...). No soy inconsecuente. [La vacunación] tiene que ser voluntaria, al fin de cuentas no hay nada comprobado científicamente con esa vacuna", dijo el mandatario a periodistas en Brasilia.

"Les pido que lean los contratos con las empresas para saber hasta dónde llegaron las investigaciones y por qué no se concluyó que una vacuna es perfectamente eficaz. Por lo que todo indica, según [el regulador sanitario] Anvisa, ayudará a que casos graves no ocurran en Brasil entre quienes se hayan vacunado", agregó.

Bolsonaro, un escéptico sobre la gravedad de la pandemia y la eficacia de las vacunas, no se refirió explícitamente a la CoronaVac, desarrollada por el laboratorio chino Sinovac asociado en Brasil con el Instituto Butantan, de Sao Paulo.

Pero ese inmunizante es el único que empezó a administrarse en el país, después de que Anvisa autorizara el domingo pasado el uso de emergencia de seis millones de dosis.

La otra vacuna autorizada es la británica AstraZeneca/Oxford, que empezará a administrarse después de que lleguen este viernes por la noche los dos primeros millones de dosis desde India, donde se fabrican.

La 'vacuna china' se ha convertido en un tema de guerra política entre el mandatario ultraderechista y el gobernador de Sao Paulo, Joao Doria, su posible adversario en las elecciones presidenciales de 2022.

Brasil, que llegó tarde a la campaña de vacunación en comparación con otros países, vive un dramático repunte de la pandemia, con más de mil muertos diarios y un balance de casi 215.000 decesos, superado solo por Estados Unidos.