Biden anunciará una estrategia global de vacunación en su gira europea

Washington.- El presidente estadounidense, Joe Biden, anunció este miércoles que presentará en su gira europea una estrategia de vacunación global para poner fin a la pandemia de la covid-19.

"Tengo una estrategia (sobre vacunación global), y la anunciaré", afirmó Biden sin dar más detalles a los periodistas en unas breves declaraciones en la base aérea de Andrews, poco antes de partir hacia el Reino Unido en su primer viaje internacional.

Después de recibir críticas de la comunidad internacional por no compartir vacunas, Biden informó el pasado mes que EE.UU. repartirá 80 millones de vacunas, la mayor parte a través de COVAX, el programa auspiciado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Estados Unidos, donde la primera vacuna contra la covid-19 se administró en diciembre de 2020, tiene actualmente a más del 53 % de sus adultos completamente vacunado.

Asimismo, Biden indicó que el objetivo de su viaje a Europa es "fortalecer la alianza" y "dejar claro a Rusia y a China que "EE.UU. y Europa están juntos".

Biden despegó desde la base Andrews, a las afueras de Washington, en el avión presidencial poco antes de las 9.00 hora local (14.00 GMT), acompañado por su esposa, la primera dama, Jill Biden.

Esta noche, el avión del mandatario estadounidense tiene previsto aterrizar en Cornualles (el Reino Unido), donde el jueves se reunirá con el primer ministro británico, Boris Johnson, antes de participar, a partir del viernes, en la cumbre del G7, que durará tres días.

Posteriormente, Biden irá a Bruselas donde se reunirá con sus socios europeos y, por último, a Ginebra (Suiza) para sostener el 16 de junio su primer encuentro con el presidente ruso, Vladímir Putin.

 

Porros por pinchazos: regalan marihuana a quienes se vacunen contra el Covid

El estado estadounidense de Washington está ofreciendo "porros por vacunas", en el último curioso intento de seducir a más personas, cuando las tasas de inoculación contra el covid-19 continúan disminuyendo.


Fuente: AFP

Las tiendas que expenden marihuana en este estado del noroeste, donde se legalizó el uso recreativo de la planta en 2012, podrán ofrecer un porro gratis a cualquier persona de 21 años o más que se vacune en sus clínicas habilitadas.

La medida sigue a una decisión el mes pasado, también en ese estado, que autorizaba a bares y otros negocios que venden bebidas alcohólicas a dar un bebida gratis a los adultos que se administraran las inyecciones en las siguientes seis semanas.

Hasta el momento, poco más de la mitad de los adultos del estado de Washington (54%) ha recibido al menos una dosis de la vacuna contra el covid-19, según cifras recientes del Departamento de Salud.

Pero en las últimas semanas el ritmo de vacunación se ha enlentecido en gran parte del país, lo que ha llevado a implementar una serie de propuestas para fomentar una mayor participación.

Varios estados, incluidos California y Ohio, crearon “loterías” de vacunas, que ofrecen premios en efectivo o becas universitarias a personas inmunizadas seleccionadas al azar.

Otros incentivos han incluido boletos deportivos gratuitos, billetes de avión y cervezas, mientras que un dispensario de marihuana de Arizona ya ha experimentado con dar productos gratis a quienes se ponen la inyección.

La oferta temporal de “porros por vacunas” del estado de Washington, que fue propuesta por los minoristas de cannabis, con participación opcional para cada proveedor, estará vigente hasta el 12 de julio.

El presidente Joe Biden se ha fijado el objetivo de que el 70% de los adultos esté vacunado el 4 de julio, el Día de la Independencia de la nación.

Según los últimos datos de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, la cifra actual es del 63,7%.

 

Una mujer sudafricana da a luz a diez bebés

Una mujer sudafricana dio anoche a luz por cesárea a diez bebés, dos más de los que los médicos habían detectado inicialmente, en un hospital de Pretoria, informaron hoy los medios locales.


Fuente: EFE

La madre, que se llama Gosiame Thamara Sithole y tiene 37 años, se encontraba de 29 semanas -el momento en que arranca el octavo mes de gestación-, según declaró su marido, Teboho Tsotetsi, al medio sudafricano IOL.

"Son siete niños y tres niñas, estaba embarazada de siete meses y de siete días. Estoy contento y emocionado", explicó el padre tras el parto, que ya tenía con su esposa dos hijos gemelos de seis años.

Según declaró la propia Sithole, que sufrió dolores en las piernas desde las ocho semanas de embarazo además de acidez de estómago, dos de los bebés no pudieron ser detectados en los escáneres iniciales porque estaban situados "en el conducto erróneo".

La doctora Dini Mawela, subdirectora de la escuela de Medicina de la Universidad de Ciencias de la Salud de Sefako Makgatho, situada en el norte Pretoria, aseguró que se trata de una situación muy poco habitual y, normalmente, relacionada con tratamientos de fertilidad, si bien Sithole precisó que éste no es su caso.

"Es una situación bastante única. No sé que con qué frecuencia sucede. Conlleva un riesgo extremadamente alto", apuntó la doctora, para quien "el peligro es que, como no hay espacio suficiente en el vientre para los bebés, tendrán la tendencia a ser pequeños".

"Los niños saldrán pequeños, con las oportunidades de sobrevivir comprometidas. Todo depende de cuánto tiempo los haya llevado dentro", añadió Mawela.

Con la llegada de los diez recién nacidos -que pasarán los próximos meses en la incubadora-, esta madre sudafricana supera a Halima Cisse, la mujer maliense que alumbró a nueve bebés en Marruecos, tras ser evacuada por precaución a ese país, a principios de mayo de este año.

Estos partos batirían el récord del número más alto de bebés que han nacido y sobrevivido en un mismo parto, que ostenta desde 2009 la estadounidense Nadya Suleman, que dio a luz a ocho criaturas.

 

Chile inaugura la primera planta de energía termosolar de América Latina

Cerca de 10.600 heliostatos (espejos), 392.000 paneles solares y una torre de 250 metros de altura. Son las colosales dimensiones de Cerro Dominador, la primera planta de energía solar concentrada de Latinoamérica, inaugurada ayer en el norte de Chile, en pleno desierto de Atacama.


Fuente: EFE

Con 1.000 hectáreas de extensión y ubicado en una zona con uno de los mayores niveles de radiación solar del mundo, a 100 kilómetros de la norteña ciudad de Calama, el proyecto consta de dos componentes: un sistema fotovoltaico de 100 MW, en funcionamiento desde 2017, y un innovador sistema solar térmico, con 110 MW de potencia instalada, pionero en la región e inaugurado esta jornada.

Ambos componentes generarán conjuntamente una capacidad total de 210 megavatios y suministrarán energía verde a la red eléctrica chilena.

“Es una planta que está en la frontera del conocimiento y la tecnología. No hay ninguna planta que tenga una mejor tecnología que esta”, afirmó durante la inauguración el presidente chileno, Sebastián Piñera.

El proyecto contribuirá a evitar la emisión de 630.000 toneladas anuales de dióxido de carbono (CO2), lo que equivale a la circulación de 135.000 vehículos al año, “más que los automóviles que existen en esta región de Antofagasta”, agregó el mandatario.

Con una inversión total de 1.300 millones de dólares, el complejo cuenta con financiamiento de la Unión Europea y del Banco de Desarrollo Alemán KfW, entre otros, y sus principales constructores han sido las españolas Acciona y Abengoa.

La planta solar Cerro Dominador es propiedad de una compañía del mismo nombre, perteneciente a la firma de fondos de inversión estadounidense EIG Global Energy.

LA SEGUNDA TORRE MÁS ALTA DE CHILE

Uno de los elementos estrella del proyecto es la torre central de 250 metros donde está colocado el receptor de calor y al que apuntaran los miles de helioestatos.

Se trata de la segunda construcción más alta de Chile, solo superada por el rascacielos de Santiago conocido como Costanera Center, de 300 metros y uno de los más altos del continente.

Los helioestatos son espejos de 140 metros cuadrados de superficie reflectante y 3 toneladas de peso cada uno, que siguen la trayectoria del sol con movimiento en dos ejes, reflejando y direccionando la radiación solar hacia el receptor.

A través de este receptor, circulan sales fundidas a una temperatura de 560 grados centígrados, transfiriendo el calor a un circuito que impulsa una turbina de vapor para generar energía eléctrica.

“Las sales fundidas pueden almacenarse por hasta 17,5 horas, lo que permite que el sistema siga funcionando incluso sin luz solar directa y haya una producción fiable de electricidad 24 horas al día”, explicó el CEO del proyecto, Fernando González.

Chile, un país de 19 millones de habitantes y una geografía muy extrema, con el desierto al norte y los grandes bosques al sur, es capaz de producir 70 veces más de electricidad de la que hoy necesita.

“Chile fue un país pobre en las energías del pasado, teníamos poco petróleo, poco carbón, poco gas, pero inmensamente rico en las energías del futuro”, indicó el mandatario.

En los últimos seis años, la participación solar y eólica se multiplicó por diez en la matriz energética del país y se espera que las energías renovables lleguen al 70 % de la misma antes de 2030, según datos oficiales.

En 2021, apuntó Piñera, se van a inaugurar más proyectos de energías limpias en Chile “que en toda la historia anterior del país”, con una capacidad instalada de casi 6.700 MW.

“Si no cambiamos el rumbo vamos hacia un desastre ecológico, la ciudadanía nos exige, como un imperativo moral, cambiar ese rumbo y la tecnología nos entrega las herramientas para hacerlo”, concluyó.

La próxima cumbre del clima COP26, que se celebrará en Glasgow (Escocia) el próximo noviembre, tendrá un marcado énfasis en la importancia de poner fin a la dependencia mundial del carbón y en las oportunidades de la energía renovable, según difundió el pasado mes de mayo la organización.

Conforme a la trayectoria actual de las emisiones de dióxido de carbono, está previsto que la temperatura aumente entre 3 y 5 grados Celsius para finales de siglo, según la ONU, que persigue limitar el calentamiento a 1,5 °C.

Naciones Unidas considera que este objetivo “no es imposible” pero que “exigiría unas transiciones sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad” y para lo que “los próximos diez años son primordiales”.