Bolsonaro deja unidad semiintensiva pero permanece hospitalizado

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dejó la unidad de cuidados semiintensivos y fue trasladado a una habitación del Hospital Albert Einstein de Sao Paulo, donde se recupera de una cirugía abdominal, informó la institución.


Fuente: AFP

El mandatario, de 63 años, "evolucionó con mejora clínica progresiva y recibió alta de la unidad de cuidados semiintensivos", reseña el boletín médico. Bolsonaro "no presenta dolor ni fiebre y su cuadro pulmonar sigue mejorando", añade.

Bolsonaro fue sometido el 28 de enero a una reconstrucción del tránsito intestinal para retirarle la bolsa de colostomía que cargaba a raíz de la puñalada que recibió en el abdomen el 6 de setiembre durante un mitin de su campaña electoral.

"Fue suspendida la nutrición parenteral, introducida dieta ligera y mantenido el suplemento nutricional", agregó el parte médico de este lunes que estipula, además, que las visitas continúan restringidas.

En principio, el presidente, que se ha mantenido activo en las redes sociales a pesar de su convalecencia, debía permanecer hospitalizado por diez días; pero presentó fiebre y un cuadro de neumonía que exigió antibióticos y la extensión de su hospitalización.

Más temprano, el ministro jefe de la Casa Civil (jefe de gabinete), Onyx Lorenzoni, dijo que el mandatario ultraderechista podría volver a Brasilia esta semana.

"Hoy por la mañana. Otro inicio de semana. ¡Vamos a la lucha! ¡Buen día para todos!", tuiteó Bolsonaro este lunes, acompañando una foto suya afeitándose, y vistiendo una bata de hospital. Todos los días, el presidente publica videos, fotos y mensajes tanto de su recuperación como de asuntos relacionados con el gobierno.

Tras el ataque de septiembre en el estado de Minas Gerais (sudeste) por parte de un exmilitante de izquierda, Bolsonaro fue sometido a una colostomía y al día siguiente fue trasladado al prestigioso hospital paulista, donde permaneció 23 días y tuvo que ser operado una segunda vez.

 

El Vaticano subraya a delegación de Guaidó la necesidad de una solución pacífica

Roma.El Vaticano subrayó la necesidad de que se encuentre una solución "justa y pacífica" a la crisis venezolana, al recibir hoy su "número tres" a una delegación de ese país enviada por Juan Guaidó, quien se proclamó presidente de Venezuela el 23 de enero.


Fuente: EFE

El Vaticano expresó su "profunda preocupación" y abogó por que "se encuentre urgentemente una solución justa y pacífica para poder superar la crisis, en el respeto de los derechos humanos y buscando el bien de todos los habitantes del país, evitando un derramamiento de sangre", señaló en un comunicado el portavoz de la Santa Sede, Alessandro Gisotti.

Informó de que la delegación venezolana fue recibida en la Secretaría de Estado, en concreto por el "número tres" en el organigrama de la Santa Sede, el también venezolano Edgar Peña Parra, según supo Efe de fuentes cercanas a la delegación.

"Ha sido reiterada la cercanía del Santo Padre y de la Santa Sede al pueblo venezolano, principalmente a aquellos que sufren", agregó el portavoz.

La delegación, que será recibida esta tarde por el vicepresidente del Gobierno italiano, Matteo Salvini, está formada por Francisco Sucre, presidente de la Comisión de Asuntos Exteriores de la Asamblea Nacional (cuyo presidente es Guaidó), Rodrigo Diamanti, su representante en Europa para la Ayuda Humanitaria, el diputado Gabriel Gallo y el ex alcalde de Caracas Antonio Ledezma.

La delegación venezolana ha sido enviada a Roma para tratar de lograr el reconocimiento de Italia, uno de los pocos países de la Unión Europea que no ha reconocido a Guaidó como presidente interino de Venezuela, tras negarse Nicolás Maduro a convocar nuevas elecciones presidenciales tras las cuestionadas de mayo de 2018.

 

Venezuela: ayuda humanitaria empezará a ingresar "en los próximos días", afirma Guaidó

La ayuda humanitaria para Venezuela que se acopia en la ciudad colombiana de Cúcuta comenzará a entrar al territorio del país en los "próximos días", afirmó este domingo Juan Guaidó, presidente interino del país.


Fuente: EFE

"La ayuda está en especie en los centros de acopio y esperamos que en los próximos días tengamos el primer avance de ingreso de la ayuda humanitaria", dijo Guaidó a periodistas tras acudir a una misa dominical en Caracas.

Además de Cúcuta, se espera que la ayuda humanitaria comience a concentrarse en otros dos centros de acopio, uno en Brasil y otro en una isla del Caribe todavía no determinada.

Se preveía que las medicinas y alimentos que se acopian en Cúcuta ingresaran a Venezuela a través del puente de Tienditas, una moderna infraestructura sin estrenar que une los dos países.

Sin embargo, miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB, policía militarizada) cortaron el puente y bloquearon el ingreso de vehículos al colocar tres remolques de camión.

En este sentido, Guaidó aseguró entender que el gobernante Nicolás Maduro "se niegue a reconocer la crisis que ellos generaron".

Frente a ello, subrayó que los venezolanos deben trabajar "muy duro (...) para que cese la usurpación" que considera que Maduro está haciendo de la Presidencia "y en paralelo atender la emergencia".

Por eso, aseguró que bloquear el ingreso de ayuda humanitaria convierte al gobierno de Maduro en "casi genocidas" porque "asesinan por acción y omisión".

Guaidó también rechazó "la posibilidad de un enfrentamiento entre venezolanos que quieren salvar vidas" y aquellos, "cada vez menos, que prohibirían la entrada de la humanidad".

De nuevo, envió un mensaje a los militares y mostró sus dudas de que "nadie hoy se quiera inmolar por acceder al llamado de una persona (Maduro) que perdió el norte y que no tiene respaldo internacional".

Por eso, afirmó que "el ejército venezolano es un ejército que libera naciones" y lamentó "por lo que hacen pasar a las fuerzas armadas en nuestro momento", especialmente porque su uniforme "fue de honor, de orgullo, de trascendencia para la región y para los venezolanos".

"Depende de ustedes no seguir haciendo el ridículo como lo ordena (el palacio presidencial de) Miraflores. Sino hacer valer el orgullo de un uniforme. Depende de ustedes que (el uniforme) recupere lustro, el honor y la simpatía de millones de venezolanos", sostuvo.

Ante eso, finalmente hizo hincapié en que está "muy claro" que "la civilidad (...) va a respaldar sin duda alguna el ingreso de la ayuda humanitaria".

 

Encuentran muerto por aparente suicidio a cura acusado de abusos en Chile

Santiago. Un sacerdote que era investigado por presuntos abusos sexuales contra menores fue encontrado muerto, por aparente suicidio, en su domicilio de la sureña ciudad chilena de Puerto Montt, informaron este sábado fuentes policiales.


Fuente: EFE

Según informó el comisario Franco Cárdenas, de la Policía de Investigaciones (PDI) de esa ciudad, el cadáver fue encontrado por una cuñada que acudió a visitarlo junto a un grupo de amigos del cura, preocupados porque no lo habían visto desde hace varios días y no contestaba las llamadas.

“No hay indicios atribuibles a terceros y la persona presenta lesiones cortantes en sus antebrazos, realizadas con arma blanca”, comentó el policía a los periodistas.

El cura dejó una carta que está en poder de la policía, cuyo contenido se mantiene en reserva por ser parte de la investigación.

El arzobispado de Puerto Montt, que actualmente es dirigido por el administrador apostólico Ricardo Morales, emitió este sábado un comunicado en el que “lamenta profundamente el deceso del sacerdote José Francisco Núñez Calisto, y se une al dolor de su familia ante tan irreparable pérdida. Oramos al Señor Jesucristo por el P. Francisco y pedimos que el buen Dios lo acoja en las moradas eternas”.

Morales estaba encargado para investigar las denuncias contra el sacerdote fallecido, quien había sido denunciado a fines de julio del año pasado, a raíz de lo cual envió una carta al papa Francisco en la que le solicitaba dejar el sacerdocio, además de formular descargos por el proceso abierto en su contra.

En junio de 2010, mientras oficiaba misa en la parroquia a su cargo, Núñez Calisto fue atacado por un individuo que lo hirió de una puñalada en el cuello mientras repartía las hostias a los fieles.

En la actualidad, la Fiscalía investiga en Chile 148 casos de presuntos abusos sexuales cometidos por personas vinculadas a la iglesia católica, mientras el número de víctimas asciende ya a 255, según datos oficiales del Ministerio Público.

Entre los presuntos implicados figuran algunos obispos acusados de encubrimiento de los abusos, lo que ha desatado una crisis en la iglesia chilena, al punto que siete prelados han debido dejar sus cargos por decisión del papa Francisco, que hasta ahora no ha llenado las vacantes.