Brasil vuelve a sumar más de 1.000 muertes diarias por COVID-19

Brasil registró en las últimas 24 horas 1.110 muertes por covid, con lo que volvió a contabilizar más de mil decesos diarios por la pandemia por quinta vez en los últimos ocho días y ya roza las 205.000 víctimas, según los datos divulgados este martes por el Ministerio de Salud.


Fuente: EFE

De acuerdo con el boletín publicado este martes por el Ministerio, desde que registró la primera muerte por coronavirus hace exactamente diez meses, el 12 de marzo del año pasado, Brasil acumula 204.690 fallecimientos por la enfermedad.

El fuerte aumento del promedio diario de muertes en las últimas semanas confirma que el país, uno de los epicentros globales de la pandemia, registra una segunda ola de la enfermedad sin nunca haber superado la primera.

El vecino país ya había registrado cuatro días con más de mil muertes diarias en la última semana: 1.171 el martes de la semana pasada, 1.242 el miércoles, 1.524 el jueves y 1.171 el sábado.

De acuerdo con el nuevo boletín del Ministerio, Brasil también registró en las últimas 24 horas 64.025 nuevos contagios, que elevan el total a casi 8,2 millones (8.195.637) desde el primer caso, el 26 de febrero del año pasado.

El número de contagios este martes es el segundo mayor desde el registrado el 7 de enero (87.840) y el tercero mayor desde el 17 de diciembre (69.830)

Las cifras confirman al gigante latinoamericano como el segundo país con más muertes en el mundo por la pandemia después de Estados Unidos y como el tercero con más contagios tras la nación norteamericana e India.

Según el Ministerio, con el recrudecimiento de la pandemia, el promedio de muertes en los últimos 14 días se ubicó en 857 diarias, con un salto del 21,56 % con respecto al medido hace dos semanas (705 muertes diarias el 29 de diciembre) y del 40,26 % en comparación con el de hace un mes (611 muertes diarias el 12 de diciembre).

 

Lugo pide libertad de exvicepresidente argentino condenado por corrupción

El expresidente y actual senador Fernando Lugo firmó una solicitada pidiendo la libertad de Amado Boudou, exvicepresidente y exministro de economía de Cristina Fernández de Kirchner. El argentino tiene una condena firme por corrupción y debería volver a la cárcel. Pero apeló, y mientras tanto vive en una opulenta casa en el barrio Quinta Galli de Avellaneda.

Según publican medios argentinos, los dirigentes del kirchnerismo, expresidentes de distintos países de Latinoamérica, actores, periodistas y funcionarios del gobierno nacional firmaron el domingo una solicitada para reclamar la libertad del ex vicepresidente Amado Boudou. El pedido llega diez días después de que el juez de Ejecución Penal Daniel Obligado ordene su regreso a la cárcel para cumplir la condena por el caso Ciccone.

“La persecución política contra militantes y dirigentes de la experiencia kirchnerista persiste en la Argentina a pesar del triunfo popular en las últimas elecciones”, señala el texto que fue firmado por los ex presidentes Luiz Inácio ‘Lula’ Da Silva (Brasil), Evo Morales (Bolivia), Rafael Correa (Ecuador), Dilma Rousseff (Brasil), Fernando Lugo (Paraguay), Ernesto Samper (Colombia) y Manuel Zelaya (Honduras).

En la solicitada los firmantes cuestionaron a la Justiciar argentina y a los medios de comunicación. “Estamos en presencia de una guerra que se despliega a través de medidas judiciales, fabricación de noticias que manipulan la opinión pública y el intento de crear un clima de odio e intolerancia en la población”, indicaron.

Amado Boudou, quien fue vicepresidente de Kirchner, recibió una condena de cinco años y 10 meses de cárcel por cohecho pasivo, acusado de comprar cuando era ministro de Economía (2009-2011) y por medio de testaferros el 70% de las acciones de la empresa fabricante de papel moneda, que estaba quebrada.

 

Covid: muere paciente argentino al que un juez permitió recibir dióxido de cloro

El paciente argentino con covid-19 a quien un juez había autorizado a recibir dióxido de cloro, cuyo uso no está autorizado en el país, murió este lunes en la clínica privada de Buenos Aires en la que se encontraba hospitalizado, informó el abogado de la familia del fallecido Martín Sarubbi.


Fuente: EFE

"Este hombre termina falleciendo no a causa del covid sino a causa de una infección intrahospitalaria", dijo al canal C5N el letrado, que relacionó la muerte del paciente con la demora en la aplicación del tratamiento autorizado por la Justicia.

El juez Javier Pico había hecho lugar al pedido de José María Lorenzo, hijastro del paciente, para que le fuera suministrado el compuesto al señalar que "la cobertura de los tratamientos indicados" no ocasionaría un grave perjuicio pero evitaría, en cambio, "el agravamiento de las condiciones de vida".

AUTORIZACIÓN "URGENTE"

Según el fallo judicial, el pasado 7 de enero, un día después de que su madre falleciera también con coronavirus, Lorenzo presentó una medida cautelar, que posteriormente fue apelada por la clínica, para que el Sanatorio Otamendi proveyera "con carácter urgente" el tratamiento al marido de su madre, Oscar García Rúa, paciente de covid-19 en estado "grave" con "compromiso pulmonar severo" y con saturación de hemoglobina.

El neurocirujano Dante Converti, médico ajeno al sanatorio en el que estaba internado el hombre y especialista en medicina biológica, había expresado que el paciente "se encuentra en muy grave estado de salud", por lo que se solicitaba la "autorización de manera muy urgente" para el tratamiento con dióxido de cloro, un aviso que el juez definió como "categórico y determinante".

"Es de urgente realización ya que puede mejorar el diagnóstico y el tratamiento consecuente a adoptarse de manera inminente o, en su caso, salvar la vida del paciente", señaló Pico.

A la hora de hacer lugar a la petición y rechazar el recurso del centro hospitalario, el juez recordó la adhesión de Argentina a tratados internacionales de derechos humanos como el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, que reconoce el derecho de todas las personas a disfrutar del "más alto nivel posible de salud física y mental", y el deber de los Estados partes de procurar su satisfacción.

"Así y todo, a pesar de la existencia de la manda judicial, el Sanatorio Otamendi siguió dilatando el tratamiento", remarcó hoy el abogado, que adelantó que se presentará una denuncia contra el centro hospitalario por presunto "homicidio culposo".

ALERTA POR PELIGROS PARA LA SALUD

Durante la pandemia del coronavirus se ha promocionado a través de las redes sociales y la web el consumo vía oral de soluciones de dióxido de cloro -directamente u obtenido a partir de clorito de sodio, también conocido como MMS (Miracle Mineral Solution)- para el tratamiento o la prevención de la infección por coronavirus.

Pero tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS) como autoridades sanitarias de diversos países alertaron de sus peligros para la salud.

La OMS avisó que no hay evidencias de que sea eficaz para uso médico, no solo para tratar el coronavirus sino cualquier otra enfermedad.

Asimismo, en agosto de 2020, el Ministerio de Salud de Argentina emitió un comunicado en el que remarcó que la utilización de dióxido de cloro para el tratamiento de covid-19 u otras enfermedades "no cuenta con estudios que demuestren su eficacia y no posee autorización alguna por parte del ministerio para su comercialización y uso".

"La ingesta de dióxido de cloro puede causar irritación en el esófago y estómago, dolor abdominal, náuseas, vómitos, diarrea e intoxicaciones severas, entre otras complicaciones que pueden incluir graves trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales", especificó la cartera de Salud. EFE

 

China decreta confinamiento para evitar propagación de covid

Pekín.- Las autoridades de la provincia de Hebei, en el noreste de China, decretaron este martes el confinamiento de los 4,9 millones de los residentes de la ciudad de Langfang, para evitar que el coronavirus continúe propagándose en la región, vecina a Pekín.


Fuente: EFE

Además de Langfang, están también en cuarentena la capital provincial, Shijiazhuang, y Xingati, otra ciudad de Hebei, informa el periódico Global Times.

Según la agencia de noticias estatal Xinhua, la provincia detectó entre el 2 y el 10 de enero 326 casos locales de covid y 234 contagios asintomáticos.

El vicegobernador provincial, Xi Jianpei, indicó hoy en rueda de prensa que 304 de los casos confirmados se registraron en Shijiazhuang, 21 en Xingtai y 1 en Langfang, las tres ciudades ahora confinadas.

Así, los residentes y los vehículos no podrán salir de estas tres ciudades a no ser que sea estrictamente necesario, agregaron las autoridades.

Las autoridades no precisaron durante cuánto tiempo deberán permanecer confinados los residentes de esas localidades.

UN MES ANTES DEL AÑO NUEVO LUNAR

El cierre de las ciudades se produce a un mes exacto del inicio del Año Nuevo lunar, las festividades más importantes en el país asiático y que van precedidas de desplazamientos de millones de chinos, que regresan de sus lugares de trabajo a los de origen para festejar el nuevo año en familia.

Las autoridades de Shijiazhuang y Xingati emprendieron la semana pasada una campaña de análisis de ácido nucleico a sus residentes después de registrar más de un centenar de positivos.

No obstante, Shijiazhuang comenzó una segunda ronda de test masivos y sus 11 millones de habitantes recibieron avisos para que se confinaran en casa a la espera de los resultados de las pruebas.

En el parte de hoy, la Comisión Nacional de Sanidad de China informó de 55 nuevos casos, de los cuales 42 se produjeron por contagio local. De esos 42, cuarenta se detectaron en la provincia de Hebei.

Además, las autoridades provinciales agregaron hoy que, hasta las 10.00 hora local (02.00 hora GMT), se diagnosticaron otros 21 nuevos contagios.

Hasta la medianoche del lunes, el número total de contagiados activos en la China continental era de 697, de los cuales 18 se encuentran graves.