Chile sepulta la Constitución de Pinochet en un plebiscito nacido en la calle

Chile decidió este domingo en un histórico plebiscito surgido en respuesta a las protestas sociales de hace un año redactar una nueva Constitución y enterrar su actual Ley Fundamental, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet y vista como el germen de las desigualdades que originaron las revueltas.


Fuente: EFE

Los chilenos votaron abrumadoramente a favor del "Apruebo" (más del 78% de los votos), la opción que abre un proceso constituyente, y eligieron que este sea absolutamente ciudadano, encargando la redacción de la nueva Carta Magna a una convención constitucional (79% de los votos) que estará compuesta por 155 personas elegidas por votación popular solo para ese fin.

La opción del "Rechazo", que abogaba hacer reformas a partir de nuevas leyes pero no cambiar el marco constitucional obtuvo casi un 22% de los votos, mientras que la opción de que la nueva Ley Fundamental sea redactada por una convención mixta integrada a partes iguales por ciudadanos y parlamentarios consiguió cerca del 21% de las papeletas.

Más de 14,7 millones de chilenos fueron llamados a acudir a las urnas en una votación que se celebró en plena pandemia, colmada de restricciones sanitarias y protocolos para evitar posibles rebrotes. Pese a ello, la participación superó el 50%, el mejor porcentaje desde que el voto dejó de ser obligatorio en 2012.

La ciudadanía

El resultado pone a la ciudadanía en el centro de un proceso único que comenzó con la toma de las calles a partir del 18 de octubre de 2019 con masivas manifestaciones para reclamar un modelo socioeconómico más justo.

La rebelión ciudadana motivó a la clase política a tratar de canalizar el descontento mediante en un plebiscito, en el que los chilenos decidieron que cambiarán la Constitución y que serán ellos quienes conformen, de forma paritaria, la convención que elaborará el nuevo marco legislativo y de convivencia del país.

Esta elección de constituyentes se llevará a cabo el 11 de abril de 2021 y la mitad de sus integrantes serán mujeres y la otra mitad hombres. Además, está por debatirse si habrá escaños reservados para los pueblos indígenas en la convención.

«Hoy ha triunfado la ciudadanía y la democracia. Hoy ha prevalecido la unidad sobre la división y la paz sobre la violencia. Y esto es un triunfo de todos los chilenos que amamos la democracia, la unidad y la paz. Y sin duda, este triunfo de la democracia nos debe llenar de alegría y esperanza», dijo el presidente de Chile, Sebastián Piñera.

Cabe señalar que el presidente no se pronunció públicamente sobre el sentido de su voto y se limitó a alentar la participación, al tiempo que pidió a su gabinete no participar en actos públicos en apoyo a ninguna de las opciones.

La oposición de izquierdas se mostró partidaria del cambio en todo momento mientras que los cuatro partidos de derechas que integran la coalición gubernamental se mostraron divididos, entre los que defendían a ultranza el cambio constitucional y quienes apoyaban elaborar un nuevo Texto Fundamental.

El excanciller de Chile y presidente del opositor Partido por la Democracia (PPD), Heraldo Muñoz, dijo que el resultado alberga «mucha esperanza» y que es «un mandato de la ciudadanía a la política, y una oportunidad de recuperar la confianza perdida».

La senadora Jacqueline Van Rysselberghe, de la derechista Unión Demócrata Independiente (UDI), partido que defendió el "Rechazo", celebró que el proceso se desarrollase en paz y dijo que trabajarán para que el cambio constitucional no parta de cero.

El fin de una era

La Constitución de Pinochet fue reformada multitud de veces durante los últimos 30 años de democracia, quedando despojada de sus enclaves autoritarios y antidemocráticas, pero siguió siendo el sostén del modelo neoliberal chileno e impedía grandes reformas estructurales en salud, educación y pensiones, entre otras.

La nueva Carta Magna nacerá en democracia y acabará definitivamente con uno de los últimos reductos de la era Pinochet, mientras que el cambio de modelo socioeconómico dependerá de los consensos que los constituyentes alcancen.

Las disposiciones del nuevo texto deberán ser aprobadas por dos tercios de los constituyentes, lo que va a derivar en grandes acuerdos y obligará a dejar de lado las posturas más radicales.

El nuevo texto queda legitimado en origen por la elección de este domingo y volverá a ser sometido a referéndum, con voto obligatorio, una vez que se haya acabado de redactar, un proceso que llevará casi dos años a partir de esta jornada.

«Este plebiscito no es el fin, es el comienzo de un camino, que juntos deberemos recorrer para acordar una nueva Constitución para Chile. Hasta ahora la Constitución nos ha dividido. A partir de hoy, todos debemos colaborar para que la nueva Constitución sea el gran marco de unidad, de estabilidad y de futuro», expresó Piñera.

La alta diferencia entre los resultados de las dos opciones suponen un amplio respaldo para el tiempo que queda por delante hasta que la nueva Ley Fundamental esté redactada, en el que está por ver qué presión ejercerá la calle, en un contexto de pandemia y con un 2021 por delante en el que habrá hasta tres procesos electorales entre comicios regionales y nacionales.

El anuncio de este plebiscito el 15 noviembre de 2019, acordado entre casi todas las fuerzas políticas con representación parlamentaria, aspiraba a lograr la paz social tras varias semanas de protestas, que además de manifestaciones pacíficas dieron lugar también a eventos de extrema violencia, con incendios, saqueos, destrucción de mobiliario, al menos 30 muertos y miles de heridos.

En la palestra quedaron también las fuerzas de seguridad, sobre las que recaen miles de denuncias por represión y violación de derechos humanos en su actuar al contener las protestas.

 

Plebiscito en Chile: "Apruebo" se mantiene arriba con más del 70 por ciento de los votos

El voto por el reemplazo de la Carta Magna fue depositado hoy por menos del 50 por ciento del electorado. Tras el cierre de colegios electorales cerca de las 20:00, se inició el conteo de papeletas.

Con 790 mesas escrutadas de un total de 44.913, correspondiente al 1,75% el Apruebo tiene el 77, 7 por ciento y el Rechazo 22,2 por ciento.

Más temprano, centenares de manifestantes se tomaron este domingo la Plaza Italia, en Santiago, antes del cierre de los colegios electorales y empiece el conteo de papeletas del histórico plebiscito sobre una nueva Constitución, publicó EFE.

Con cacerolazos y banderas, una masa de personas desafió el gran cerco policial y lanzó consignas contra el Gobierno, al tiempo que coreó los míticos “Chile despertó” y “El pueblo unido jamás será vencido”, convertidos en lemas de la grave ola de protestas que estalló en 2019.

Cerca de 14,8 millones de chilenos decidieron hoy en las urnas si quieren o no reemplazar la actual Carta Magna, heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990), y qué órgano debería redactar el nuevo texto.

 

Jornada electoral en Chile tuvo la participación más alta de los últimos 8 años

El Servicio Electoral chileno (SERVEL), ente encargado de la coordinación del Plebiscito Nacional, dio a conocer una primera impresión de lo que se ha registrado hasta la tarde de este 25 de octubre, faltando aún un largo trecho por recorrer antes del cierre de las mesas que está previsto para las 20 horas.

El presidente del Servel, Patricio Santamaría, señaló que las expectativas han superado los comportamientos de los electores en los años anteriores. De hecho, en las últimas elecciones presidenciales, votaron 6.650.000 personas de un universo total de 14.347.288 chilenos y chilenas, lo que no alcanza el 50 por ciento del padrón electoral. La tarea para esta jornada es superar las cifras y validar el proceso desde la participación ciudadana.

“Va a ser el proceso de participación más grande desde el 2012 cuando se estableció el voto voluntario, me da la impresión, viendo el compromiso, la constitución de las mesas, la afluencia de electores, nos da la impresión que vamos a superar la votación más alta de los últimos 8 años que fue la que eligió al presidente Piñera con el 49,2%”, publica Infobae.

Consultado por a qué hora podría ya haber resultados, Santamaría apuntó que “a las 8 voy a leer los resultados del mundo. Estimamos que si bien dependemos del trabajo de los vocales, tipo 21:15, 21:30 dar un resultado que marque cierta tendencia”.

Finalmente, se refirió a algunos hechos que han marcado la jornada, como fotografías a los votos o el joven que dijo a modo de broma que llevaba una bomba. “Hay graciosos siempre. Son cosas habituales, hemos vivido en otros procesos cosas puntuales, marcan un hecho que genera una cierta reacción, pero que en balance general hay que dejarlo pasar. Si hoy tenemos una altísima votación a la que no estábamos acostumbrados hace 8 años, tenemos que darnos por satisfecho. Siempre no falta el que realiza alguna broma, que se las quiere dar de listo, algunas oportunidades andaban repartiendo berlines y completos a los vocales. Estas escaramuzas existen, lo importante es que no ha habido violencia”, sentenció.

La alta afluencia, provocó que a ratos, las filas fueran extensas y se hizo difícil cumplir con las medidas sanitarias que dispuso la autoridad

En un recorrido por algunos de los locales de votación de la capital, Infobae conversó con electores que debieron permanecer por largo tiempo esperando para ejercer su voto, entre ellos, Jessica San Martín. “La verdad es que estoy feliz de hacer esta fila está avanzando rápido, adentro está todo muy bien organizado y la gente sabe muy bien lo que va a votar y me alegra mucho que se vean muchos jóvenes que vinieron a votar”, declaró.

Se espera que las primeras mesas comiencen a cerrar puntualmente a las 20 horas. Momento en el cual se cumpla el plazo legal de doce horas en los que las mesas deben permanecer constituidas. Tras esto, y tal como lo señaló el presidente del Servel, casi a la media hora siguiente comenzarán a conocerse las tendencias de las opciones que dirimen en las urnas, los ciudadanos y ciudadanas de Chile.

 

Segunda ola de COVID-19: Italia cierra lugares de recreación y España se declara en estado de alerta

La suba de los casos diarios en Italia pasaron de un promedio de 2.500 al día en la primera semana de octubre a los 19.640 informados este sábado, el número más alto desde el inicio de la pandemia. España se declara en estado de alarma con toque de queda por al menos 15 días.

La segunda ola de la pandemia de coronavirus en Europa cobró fuerza en los últimos días. Varios de los países que estuvieron entre los más afectados a principios de año volvieron a mostrar altas cifras de contagio. Se acerca el invierno en el hemisferio norte y se encendieron las alarmas entre los gobiernos. Estos adoptaron nuevas medidas que restringen la circulación y las reuniones sociales. Este domingo Italia y España anuncian nuevas restricciones.

ITALIA

En Italia, el primer ministro Giuseppe Conte, firmó un decreto que establece el cierre de bares y restaurantes desde las 18hs. Como los contagios diarios en los últimos días fueron récord desde el inicio de la pandemia, se puso en marcha un plan para contener la segunda ola de casos de coronavirus en el país.

El nuevo decreto, vigente hasta el 24 de noviembre, se da en un contexto de cinco regiones bajo toque de queda nocturno, publica el portal Página 12.

"Los últimos datos epidemiológicos que analizamos no nos pueden dejar indiferentes. La curva está en un crecimiento rápido. La difusión de los contagios alcanzaron niveles preocupantes, así como el estrés del sistema sanitario", justificó hoy el premier en conferencia de prensa. La cantidad de víctimas desde el inicio de la pandemia es de 37.210 personas.

La suba de los casos diarios pasaron de un promedio de 2.500 al día en la primera semana de octubre a los 19.640 informados este sábado, el número más alto desde el inicio de la pandemia.

"Queremos tener la curva epidemiológica bajo control: solo así lograremos gestionar la pandemia, es decir, permitir al sistema sanitario que ofrezca una respuesta eficiente a todos los ciudadanos y evitar una nueva cuarentena generalizada. El país no se lo puede permitir de nuevo", agregó Conte.

Conte anunció también que quedarán suspendidas las ceremonias religiosas y públicas, además de ferias internacionales y congresos en todo el país.

"Hay que cuidar la salud y la economía, a las dos juntas. De ahí la necesidad de introducir nuevas medidas más restrictivas que entrarán en vigencia desde esta medianoche", agregó el mandatario.

Entre las medidas, se incluyó además el máximo de cuatro personas en las mesas de los bares y restaurantes ,"salvo núcleos familiares más numerosos", planteó.

Por otro lado, también quedó prohibido el consumo de comidas y bebidas en las plazas públicas después de las 18. Para compensar las pérdidas, habrán medidas económicas en los rubros afectados por las nuevas disposiciones, como gimnasios y piscinas.

El decreto, de 12 artículos, exige además que un mínimo del 75% de las clases del último ciclo de las secundarias, la denominada "escuela superior", se haga con modalidad a distancia. Las nuevas disposiciones presentes estará en vigencia desde el lunes. Contempla también el cierre de gimnasios, cines y teatros en toda Italia y el uso obligatorio de barbijo.

Mientras tanto, durante la madrugada del domingo, decenas de manifestantes de extrema derecha que protestaban contra el toque de queda se enfrentaron a la policía antidisturbios de Roma. Unos 200 militantes con el rostro cubierto pertenecientes al grupo neofascista Forza Nuova lanzaron proyectiles contra la policía y quemaron contenedores de basura.

Los manifestantes, en la Piazza dei Popolo, en el centro histórico de la capital, esperaron un minuto antes de medianoche para lanzar fuegos artificiales con los colores de la bandera italiana, ponerse pasamontañas y lanzar bengalas y petardos contra la policía.

Siete manifestantes fueron detenidos, y dos policías resultaron heridos, según informan medios locales.

ESPAÑA

En España el Consejo de Ministros ha aprobado decretar el estado de alarma en todo el país desde esta misma tarde y al menos durante los próximos quince días, aunque no descartan la posibilidad de prorrogarlo durante meses, con la intención de dar cobertura legal al toque de queda nocturno.

Así lo anunció el presidente, Pedro Sánchez, en una conferencia de prensa en el Palacio de la Moncloa en la que ha destacado que España se encuentra en una situación "extrema".

El decreto establece un toque de queda obligatorio para toda España, excepto Canarias, entre las 23:00 y las 6:00 horas, aunque deja a las comunidades autónomas la potestad de retrasar o adelantar su activación una hora respecto a esa franja.

España ya declaró dos rondas de emergencia durante la pandemia. La primera en marzo para aplicar un estricto confinamiento en todo el país, cierres de negocios y reclutar al sector privado para la lucha contra el virus. Fue interrumpido en junio, tras frenar la curva de contagios y salvar a los hospitales del colapso.

La segunda se impuso durante dos semanas en Madrid, para obligar al gobierno regional a imponer restricciones de movimiento sobre los residentes para frenar el rebrote. Duró hasta el sábado pasado.

El país se convirtió esta semana en el primer europeo que supera el millón de casos de Covid-19. Además registra más de 34.000 muertos. Sin embargo, Sánchez admitió el viernes en un mensaje televisado que la cifra real podría ser de más de 3 millones de personas, debido a la falta de pruebas diagnósticas y otros factores.

Por su parte, Alemania reporta un total de 435.000 infectados, 10.035 muertos y 316.000 recuperados.