COVID-19: La segunda ola amenaza los hospitales europeos

Los ingresos se disparan en la región, el epicentro de la segunda ola, con el 46% de los casos en el mundo. Los países viran hacia medias más drásticas para evitar el desbordamiento.


Fuente: El País

Europa se encuentra en un momento crítico en la lucha contra el coronavirus. La segunda ola ha puesto contra las cuerdas a todo el continente, el más castigado del mundo. Por segunda semana consecutiva, Europa es el epicentro de la pandemia, ya que tiene la mayor proporción de nuevos contagios.

La semana pasada, según datos de la OMS, registró 1,3 millones de casos, un 33% más que la semana anterior.

Las infecciones en la región europea (que incluye 53 países, entre ellos Rusia) suponen ya casi la mitad (46%) de los casos que se registran en todo el mundo.

La OMS alerta también de que las muertes no dejan de crecer y suponen ya un tercio de todas las que se producen en el mundo.

La presión sobre los sistemas sanitarios de países como Francia, Italia, Holanda, Bélgica y el Reino Unido ha vuelto a poner en la boca de sus mandatarios la palabra “confinamiento”, en su caso referida al domiciliario, el que vivió toda Europa entre marzo y mayo, más o menos estricto.

Los ingresos en los hospitales, y especialmente en las unidades de cuidados intensivos, dibujan una curva ascendente que empieza a poner en peligro la asistencia sanitaria. La comisaria de salud de la Comisión Europea, Stella Kyriakides, advirtió el miércoles de que la situación es “muy alarmante”.

La ocupación de las UCI europeas se dobló en tres semanas (entre el 21 de septiembre y el 12 de octubre, según datos del Centro Europeo de Control de Enfermedades, ECDC, que no incluye todos los países).

Algunos Estados temen un colapso hospitalario en cuestión de semanas si no consiguen que baje el ritmo de contagios. La República Checa, que tiene la peor incidencia acumulada de la UE (1.449 casos por 100.000 habitantes en 14 días) ha pedido a su ejército que monte un hospital de campaña de 500 camas en la capital, Praga, para atender a los enfermos de coronavirus menos graves y liberar así a los hospitales para que puedan tratar mejor a los críticos. El país empezó agosto con poco más de 100 ingresados por coronavirus en sus hospitales. El 30 de septiembre ya eran 10 veces más. Ahora superan los 6.000.

La situación de Bélgica también es muy complicada, con una incidencia de 1.424 infecciones, la segunda más alta. Las autoridades belgas han avisado de que el país podría quedarse sin camas de cuidados intensivos en apenas dos semanas y reconocen que algunos hospitales no tienen suficiente personal. Las operaciones y visitas no urgentes se están suspendiendo. El país está sumando unos 13.000 casos nuevos cada día. Un hospital de Lieja, cerca de la frontera con Holanda, ha pedido a su personal de enfermería positivo en coronavirus pero asintomático que siga trabajando, según ha publicado Euronews. La vecina Holanda, con 711 casos por 100.000 habitantes, ha empezado a enviar pacientes a Alemania, como ya hizo durante la primera ola, informa Isabel Ferrer. Los ingresos de pacientes con coronavirus crecieron un 17% la semana pasada respecto a la anterior, un porcentaje similar al incremento de las UCI (16%), que indica un crecimiento muy rápido.

La curva de nuevos casos diagnosticados en el Reino Unido (incidencia de 424) sube disparada, casi en vertical. El país tiene a 852 personas ingresadas en unidades de cuidados intensivos (dato del lunes pasado). El 5 de octubre eran 393, lo que quiere decir que en apenas tres semanas la cifra se ha más que doblado. Los hospitales británicos llevan días recibiendo más de 1.000 pacientes nuevos. Mark Walport, miembro del SAGE —el comité científico que asesora al Gobierno británico— ha asegurado este miércoles que el número de pacientes ingresados podría superar el pico de la primera ola a finales de noviembre si no se impone un nuevo confinamiento. Walport dijo en la BBC que, si el ritmo de contagios no se frena, los 9.199 pacientes que actualmente están hospitalizados podrían más que doblarse para entonces.

Los italianos llevaban meses sin oír la palabra de boca de su primer ministro, Giuseppe Conte: “Lockdown”, confinamiento. Es “el escenario que hay que evitar a toda costa”, pero el Gobierno italiano empieza a planteárselo. Desde el lunes, bares y restaurantes cierran a las seis de la tarde, en un intento de rebajar el crecimiento de los contagios, 25.000 nuevos el miércoles, cuando también se registraron 205 muertes. Al aumento de los casos le sigue el de las hospitalizaciones y los ingresos en la UCI. Según datos del ECDC, la ocupación diaria en las UCI italianas se ha doblado en poco más de dos semanas. El 28 de septiembre había 264 enfermos de coronavirus en cuidados intensivos. El 14 de octubre (última fecha disponible) ya eran 539.

Francia y Alemania, en mejor situación que muchos de sus vecinos, tomaron nuevas medidas el miércoles ante el miedo al colapso hospitalario. Alemania, con una incidencia de 156 según el ECDC, anunció un cierre de un mes de la hostelería, cines, gimnasios y hoteles para turismo. En Francia (incidencia de 660) el número de pacientes hospitalizados crece muy rápido. El martes había 18.978 personas con coronavirus ingresadas y 2.918 en la UCI. El 12 de octubre eran 1.548, es decir, en dos semanas las camas ocupadas de críticos se han doblado.

 

Uruguay llega a récord diario de contagios con 65 nuevos casos de COVID-19

Uruguay llegó este miércoles a un nuevo récord diario de casos positivos de COVID-19 con 65 contagios, lo cuales se dieron principalmente por contactos con casos confirmados. Asimismo, se reportó un nuevo fallecimiento.


Fuente: EFE

Así lo detalló el Sistema Nacional de Emergencias (Sinae) de Uruguay en su reporte diario, donde también explicó que se llevaron a cabo 3.710 análisis.

El organismo destacó los brotes en el Instituto de Niño y Adolescente (INAU), centros de educación de la primera infancia, el Ministerio de Relaciones Exteriores, en una institución deportiva y en una institución educativa, así como brotes en eventos sociales e intrafamiliares.

De los 65 casos nuevos 43 son de Montevideo, 15 de Rivera (norte), 4 de Artigas (noroeste), 2 de San José (suroeste) y 1 de Canelones (sur).

El ministro de Salud Pública de ese país. Daniel Salinas, expresó antes de anunciarse los datos del día que "lo claro" es que existe un cambio de tendencia en los números.

"No estamos igual que antes, no estamos. No tenemos la misma cantidad de casos por día que antes, tenemos más y a las cosas por su nombre, números son números. Esto es una cosa que el ciudadano común medio se da cuenta. Han aumentado los casos", indicó.

Agregó que con estas cifras no hay que ser "alarmistas" sino esto "realistas" e hizo un llamado a toda la población a "tratar de ser todo lo proactivos y constructivos" para mantener "el estatus" que tiene el país hoy.

Actualmente hay 445 casos activos de los cuales 9 se encuentran en cuidados intensivos.

Desde el 13 de marzo, cuando se decretó la emergencia sanitaria en Uruguay por la aparición de los cuatro primeros casos, se procesaron 310.963 test y se han registrado 2.981 positivos. De ese total 2.481 ya se recuperaron y 55 fallecieron.

Actualmente, hay 13 de los 19 departamentos con casos activos en el país: Artigas, Canelones, Colonia, Flores, Florida, Maldonado, Montevideo, Paysandú, Río Negro, Rivera, San José, Soriano y Tacuarembó.

 

Brasil supera las 158.000 muertes y roza los 5,5 millones de casos de COVID-19

Brasil superó este miércoles las 158.000 muertes por COVID-19 y camina rápidamente hacia los 5,5 millones de casos confirmados tras registrar en las últimas 24 horas 510 fallecidos y 28.629 infectados, según informó el Gobierno.


Fuente: EFE

De acuerdo con el más reciente balance del Ministerio de Salud, el total de muertes vinculadas con el nuevo coronavirus ascendió a 158.456 en el vecino país, donde ya se han registrado 5.468.270 infectados con la enfermedad.

Los datos indican que 375.266 pacientes están aún bajo cuidados médicos, mientras que las autoridades sanitarias brasileñas investigan otros 2.361 óbitos que aún no se han esclarecido y podrían atribuirse al COVID-19.

Las cifras, pese a que vienen cayendo gradualmente en las últimas semanas, confirman a Brasil como el segundo país con mayor número de muertes por coronavirus en el mundo, superado tan solo por Estados Unidos, y como el tercero con más contagios, detrás de EE.UU y la India.

No obstante, unos 4,93 millones de pacientes infectados ya se han recuperado completamente, lo que representa el 90,2 % de los casos en todo el país.

Según los datos oficiales, el promedio diario de muertes por COVID-19 durante los últimos 14 días en Brasil continúa a la baja, con 479 fallecidos, mientras que el de casos confirmados subió, al pasar de 23.290 a 23.390 casos.

Dos semanas atrás esa media se ubicaba en las 557 muertes y los 23.570 contagiados.

Esta es la primera vez que los casos presentan tendencia alcista en el promedio móvil desde el pasado 4 de agosto.

La situación continúa siendo preocupante en la región del Amazonas donde entre el martes y el miércoles se registraron 865 nuevos casos de infectados y 13 óbitos por el patógeno.

El estado de Amazonas fue especialmente azotado en abril y mayo, periodo en que sufrió una de las peores crisis hospitalarias del país.

En junio la situación cambió y llegó incluso a pensarse que la región había alcanzado la mencionada inmunidad de grupo, pero a comienzos de octubre volvieron a resurgir nuevos casos, una situación que aparentaba haberse estabilizado hasta esta semana.

 

¿La RAE analiza incorporar al español el pronombre "elle"?

Elle es un pronombre de uso no generalizado creado para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes. En estos días surgió la información de que la Real Academia Española (RAE) está analizando su incorporación al diccionario. ¿Qué hay de cierto en eso?

Días atrás, la RAE publicó varios términos nuevos en un espacio de su portal lingüístico denominado Observatorio de palabras, entre los cuales llamó la atención la palabra “elle”.

La institución informa que el pronombre “elle” es un recurso creado y promovido en determinados ámbitos para aludir a quienes puedan no sentirse identificados con ninguno de los dos géneros tradicionalmente existentes.

Pese a que se llegó a informar que ya estaba aprobada esa palabra, la RAE aclara que “su uso no está generalizado ni asentado”, por lo que aún no figura en su diccionario.

En varias ocasiones, la Real Academia Española expresó su rechazo al lenguaje inclusivo. En las primeras páginas de su “Libro de estilo de la lengua española”, la entidad que se arroga la tarea de velar por la lengua castellana considera innecesarias las variables que se han desarrollado en Hispanoamérica para incluir el género masculino y femenino en su formulación

La institución considera que el género masculino de las palabras, “por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos”.

Vale aclarar además que el “Observatorio de palabras” ofrece información sobre palabras (o acepciones de palabras) y expresiones que por el momento no aparecen en el diccionario, pero que han generado dudas: neologismos recientes, extranjerismos, tecnicismos, regionalismos, etc. Esta información es provisional, pues no está contemplada aún en las obras académicas, por lo que puede verse modificada en el futuro. Es así que la presencia de un término en este observatorio no implica que la RAE acepte su uso.

Otras palabras que figuran en este observatorio son: porfa (por favor), finde (fin de semana), transfobia, legitimizar, mutear, loguear, encuarentenar, influencer, okupación, sanitizar, hashtag, spoiler, conspiranoico, barista, entre otros.