Declaran estado de "calamidad pública" en Brasilia por el avance del coronavirus

El Gobierno del Distrito Federal de Brasilia declaró este lunes el estado de "calamidad pública" debido a la pandemia del coronavirus, que se agravó en la capital brasileña, donde ya deja casi 550 muertes y 45.000 contagios.


Fuente: EFE

"Queda declarado el estado de calamidad pública en el ámbito del Distrito Federal, como consecuencia de la pandemia causada por el nuevo coronavirus SARS-CoV-2", afirmó el gobernador de Brasilia, Ibaneis Rocha, en un decreto publicado en el Diario Oficial.

En la práctica, la declaración del estado de "calamidad pública", es una medida puramente administrativa que otorga a las autoridades locales una mayor libertad en el manejo de sus presupuestos y les permite tener acceso, de forma rápida, a recursos del Gobierno central para hacer frente a una emergencia.

El Distrito Federal fue la primera región de Brasil en adoptar, a mediados de marzo, medidas de aislamiento social para contener la propagación del patógeno con el cierre de las escuelas y la suspensión de eventos públicos.

Sin embargo, también fue de las primeras en flexibilizar el distanciamiento y permitir la reapertura gradual de comercios no esenciales desde finales de mayo, lo que se ha traducido en un repunte en el número de infectados por la COVID-19 y, por ende, de las hospitalizaciones.

Según el texto, la medida estará en vigor mientras "perduren los efectos de la pandemia" en Brasil, el segundo país del mundo más azotado por el virus y que ya registra 57.622 muertes y 1.344.143 contagios, de acuerdo con el último balance del Ministerio de Salud.

El Congreso brasileño ya declaró el estado de "calamidad pública" en el país a finales de marzo, así como hicieron otros estados del país fuertemente castigados por el nuevo coronavirus.

Desde la irrupción de la enfermedad, a la que tildó de "gripecita", el presidente de Brasil, el ultraderechista Jair Bolsonaro, ha censurado la imposición de cuarentenas por parte de los estados y municipios, pues, según él, son un "crimen" y una ruina económica.

El mandatario, que acostumbra minusvalorar la gravedad de la COVID-19, ha defendido siempre la vuelta a la normalidad y llegó a decir que "la muerte es el destino de todos" al lamentar la pérdida de las miles de vidas que ha sesgado ya el virus.

En junio, varios estados brasileños, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro, los dos más azotados por el coronavirus, comenzaron una desescalada gradual de las medidas de aislamiento, pese a que la curva epidemiológica continúa en fase creciente.

 

El fin de la pandemia "ni siquiera está cerca", afirma la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que el fin de la pandemia "ni siquiera está cerca", porque, aunque muchos países han conseguido controlar la propagación del coronavirus, otros están viendo resurgir el virus y la tendencia mundial es a una aceleración de las infecciones.


Fuente: EFE

Esta reflexión coincide con el día en el que oficialmente se han superado los diez millones de casos confirmados de coronavirus en el mundo, de acuerdo a la base de datos que gestiona la organización y que se alimenta de las informaciones que recibe a diario de las autoridades sanitarias nacionales.

En los últimos cinco días se acumularon un millón de nuevos casos, lo que muestra hasta qué punto la curva de infecciones sigue ascendiendo con los focos más graves localizados en la India, Estados Unidos y Brasil.

El director general de la OMS, Tedros Adhamon Ghebreyesus, confirmó que en esta misma jornada se ha llegado al medio millón de víctimas mortales de la COVID-19.

"El virus tiene todavía mucho espacio para moverse, todos queremos que esto termine, todos queremos volver a la normalidad, pero la realidad es que esto ni siquiera está cerca de terminar", declaró Tedros en una conferencia de prensa que marcó varias coincidencias.

Hace justamente seis meses, la OMS recibió la primera notificación de China sobre la aparición de un tipo de neumonía atípica no identificada, lo que hizo público el brote infeccioso que se estaba produciendo en ese país, que luego saltó a sus vecinos y que ya en febrero llegó a otras regiones del mundo.

"Hace seis meses ninguno de nosotros podía imaginarse cómo este virus empujaría al mundo y nuestras vidas hacia el periodo de confusión que vivimos", dijo el responsable de la organización que coordina los esfuerzos internacionales contra la pandemia.

La OMS utilizó esta fecha, que marca el primer año del coronavirus, para publicar en su página web una cronología detallada y actualizada de sus acciones frente a la pandemia, "para que el público pueda ver (directamente) qué ha sucedido en estos seis meses en relación a nuestra respuesta".

De esta manera, la organización busca responder a las críticas y ataques que le lanzan ciertos países -en particular Estados Unidos y Brasil- que la acusan de haber reaccionado tarde y de haber tratado con demasiada complacencia a China, donde se originó la pandemia.

Sobre la politización de esta emergencia sanitaria -que se ha podido observar en esos dos mismos países-, Tedros consideró esencial "resolver los problemas de falta de unidad nacional, de división y de falta de solidaridad global, que están ayudando a que el virus se expanda".

Advirtió de que si se sigue en esa vía, "lo peor todavía está por venir".

"Con este tipo de entorno y condiciones tememos lo peor, y es por eso que tenemos que luchar juntos", insistió el director general de la OMS, un especialista en enfermedades infecciosas y en salud comunitaria de nacionalidad etíope.

En una análisis regional de la situación, el director de Emergencias Sanitarias de la OMS, el irlandés Mike Ryan, comentó que la situación en América es sumamente difícil, al acumular la mitad de los casos de contagio y de muertes de todo el planeta.

En esta estadística, Estados Unidos acumula 2,5 millones de casos (la mitad del total del continente), mientras que Brasil, con más de 1,3 millones, representa uno de cada cuatro contagios.

Ryan precisó que Brasil sigue reportando alrededor de 30.000 casos diarios y reconoció que es una situación muy compleja por tratarse de un país muy extenso.

Alentó a las autoridades brasileñas a seguir luchando contra el virus y a "poner en relación de manera más sistemática los esfuerzos que se hacen a nivel federal y estatal".

Otro foco infeccioso regional que preocupa a la OMS es el que se registra ahora en la región del Mediterráneo oriental, donde los casos han superado el millón.

Esta región genera una preocupación particular por ser escenario de algunos conflictos armados de proporciones, como los que afectan a Siria, el Yemen y Libia, lo que ha causado que sus infraestructuras hospitalarias y sistemas sanitarios en general sufran de enormes carencias.

 

Irán emite orden de arresto contra Trump y notifica a Interpol

Irán anunció este lunes que ha emitido una orden de arresto, de la que ha notificado a Interpol, contra el presidente estadounidense, Donald Trump, y otros 35 individuos por el asesinato en enero pasado del poderoso general iraní Qasem Soleimaní.


Fuente: EFE

El fiscal de Teherán, Alí Alqasimehr, explicó que esos 36 "responsables político-militares de Estados Unidos y también de otros países estuvieron involucrados en el asesinato del general Soleimaní".

"Se ha emitido una orden de arresto y se ha requerido a la policía internacional que ponga una alerta roja", precisó Alqasimehr, citado por la agencia oficial IRNA.

Una notificación roja de Interpol, el más alto nivel de alerta, es una solicitud a fuerzas del orden de todo el mundo para localizar y detener provisionalmente a una persona en espera de extradición, entrega o acción judicial similar.

El fiscal detalló asimismo que la acusación contra esos 36 individuos, incluido Trump, es de "asesinato" y "acto terrorista".

Alqasimehr solo desveló la identidad de Trump y afirmó que Irán perseguirá su enjuiciamiento incluso después de que termine su mandato como presidente.

No obstante, es poco probable que Interpol acepte la solicitud de Irán ya que su normativa le prohíbe "emprender cualquier intervención o actividad de naturaleza política".

Soleimaní, el comandante de la Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, murió junto al número dos de la iraquí Multitud Popular y jefe de Kata'ib Hizbulá, Abu Mahdi al Mohandes, en un bombardeo selectivo de EEUU el 3 de enero en Bagdad.

En represalia, Irán atacó una semana después con misiles una base militar con presencia de soldados estadounidenses en Irak, lo que estuvo a punto de derivar en un conflicto directo entre Teherán y Washington.

A mediados del pasado febrero, el jefe del Poder Judicial de Irán, Ebrahim Raisí, ya adelantó que estaban trabajando con Irak para llevar a instancias judiciales internacionales el asesinato de Soleimaní.

 

Brasil acuerda producir prometedora vacuna contra el Covid-19

BRASILIA. — El gobierno brasileño anunció el sábado un acuerdo con la Universidad de Oxford y la firma farmacéutica AstraZeneca para producir una prometedora vacuna contra el COVID-19 que se encuentra en fase de pruebas.


Fuente: AP

Las autoridades del Ministerio de Salud de Brasil indicaron en una conferencia de prensa que el país pagará 127 millones de dólares y recibirá material para producir 30,4 millones de dosis en dos lotes en diciembre y enero, lo que le permitirá iniciar rápidamente el proceso de inoculación en caso de que la vacuna sea certificada como segura y efectiva.

El acuerdo total es por 100 millones de vacunas para un país de aproximadamente 210 millones de habitantes. Será producida por el fabricante local de vacunas Fiocruz.

Los investigadores británicos comenzaron las pruebas de la vacuna experimental en mayo con la meta de inmunizar a más de 10.000 personas, incluyendo adultos mayores y niños. La vacuna es una de alrededor de una docena que se encuentran en las etapas iniciales de pruebas con humanos.

Brasil, donde las infecciones de coronavirus siguen subiendo, registra más de un millón de casos confirmados y más de 55.900 muertes.

En la mayoría de la gente, el nuevo coronavirus provoca síntomas leves o moderados que desaparecen en dos a tres semanas. En algunas personas, sobre todos los adultos mayores y las que padecen trastornos de salud subyacentes, puede provocar enfermedades más graves, como la neumonía, e incluso la muerte.