Diócesis en Nueva York ocultó por años abuso sexual a menores, dice exobispo

La diócesis de la iglesia católica en Albany (capital de Nueva York) encubrió por décadas el abuso sexual a menores por parte de sus sacerdotes enviándoles a tratamiento privado en lugar de llamar a la Policía, aseguró su exobispo Howard J. Hubbard.


Fuente: EFE

Hubbard, quien dirigió la diócesis de 1977 a 2014 y también ha sido acusado de abuso sexual, hizo la declaración a través de su abogado en respuesta a una serie de preguntas del periódico Times Union, que publicó hoy la información.

"Cuando se recibió una denuncia de conducta sexual inapropiada contra un sacerdote en las décadas de 1970 y 1980, la práctica común en la diócesis de Albany, y en otros lugares, fue remover al sacerdote del ministerio temporalmente y enviarlo a recibir consejería y tratamiento", señaló Hubbard.

De acuerdo con su declaración, "sOlo cuando un psicólogo o psiquiatra con licencia determinaba que el sacerdote era capaz de regresar al ministerio sin reincidir, se consideró volver a colocar al sacerdote en el ministerio".

"El asesoramiento profesional que recibimos fue bien intencionado pero defectuoso y lamento profundamente que lo hayamos seguido", admitió.

El Times Union señala que la respuesta de Hubbard, de 82 años, se produce cuando enfrenta múltiples acusaciones de abuso sexual de un menor y se menciona en docenas de otros casos judiciales en los que está acusado de encubrir el abuso de otros sacerdotes.

Hubbard ha negado las acusaciones de que abusó sexualmente de menores y en una declaración de agosto de 2019 aseguró: "Nunca he abusado sexualmente de nadie en mi vida. Tengo confianza en los procesos legales canónicos y civiles y creo que será aclarado a su debido tiempo".

Hasta el momento se han presentado alrededor de 300 demandas contra la diócesis de Albany bajo una ley que entró en vigor en 2019 en Nueva York que permitirá hasta el próximo 14 de agosto a presuntas víctimas demandar por abuso sexual que dicen haber sufrido cuando eran niños, a veces hace décadas.

El periódico también señala que miles de páginas de registros judiciales que revisó describen un período de décadas en la diócesis de Albany en el que varios sacerdotes o empleados fueron acusados de abuso y que la diócesis o Hubbard fueron alertados sobre dichas acusaciones.

Sin embargo, muchos de los que se dieron a conocer dicen que a menudo fueron ignorados, agrega el diario.

 

Argentina registra 10.356 nuevos casos de covid-19 y 135 fallecimientos

Argentina notificó este sábado 10.356 nuevos casos del coronavirus, con lo que el número total de positivos ascendió a 4.929.764, mientras que los fallecimientos se elevaron a 105.721, tras ser reportadas 135 muertes en las últimas 24 horas.


Fuente: EFE

Las cifras revelan un descenso respecto a los positivos registrados este viernes, cuando se notificaron 13.483 casos.

Argentina registró un récord diario de casos el 27 de mayo último, cuando se reportaron 41.080 contagios, mientras que el mayor número de muertes en una sola jornada se verificó el pasado 21 de junio, con 792 fallecimientos ese día.

En la provincia de Buenos Aires se reportaron este sábado 2.539 casos, mientras que en la central provincia de Córdoba se contabilizaron 1.188 positivos, en la de Santa Fe (centro) se reportaron 890 contagios y en la capital de Argentina se registraron 677 casos.

De acuerdo con el informe oficial, hay 4,5 millones de pacientes que ya han sido dados de alta.

Hasta el momento, en Argentina se han realizado 19,4 millones de test para detectar el virus, de los cuales 89.091 se hicieron este sábado.

Argentina experimentó en abril y mayo un vertiginoso aumento de los casos de covid-19, con altísimo nivel de ocupación de camas en las unidades de terapia intensiva, pero la curva ascendente de positivos comenzó a ceder en junio, tras la aplicación de nuevas restricciones sanitarias.

En los últimos días, se han reportado los primeros contagios de la variante delta sin nexo con viajeros procedentes de otros países.

De todos modos, la ministra de Salud argentina, Carla Vizzotti, dijo este sábado que de momento no puede considerarse que en el país hay una circulación predominante de esa variante.

Mientras busca dejar atrás la segunda ola, Argentina, con unos 45 millones de habitantes, continúa con su campaña de vacunación contra la covid-19, iniciada a finales de diciembre último.

De acuerdo a datos oficiales difundidos este sábado, hasta el momento se han aplicado 31,8 millones de dosis.

Un total de 24,9 millones de personas recibió la primera dosis de la vacuna, mientras que 6,9 millones de personas fueron inoculadas ya con la segunda dosis

 

Otra universidad brasileña pide autorización para probar vacuna anticovid

La estatal Universidad Federal de Minas Gerais (UFMG) pidió a las autoridades reguladoras brasileñas el aval para realizar pruebas clínicas en humanos de la vacuna anticovid SpiNTec, la cuarta iniciativa de inmunizantes completamente nacionales, según se informó este sábado.


Fuente: EFE


La Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria (Anvisa, regulador) comunicó que el consorcio CTVacinas, integrado por la UFMG y la Fundación Exequiel Días (Funed) presentaron el viernes el pedido para las fases 1 y 2 de la vacuna.

El órgano regulador indicó que evaluará el pedido, que, según sus responsables, se realizaría de manera simultánea y teniendo en cuenta a voluntarios que ya recibieron hace más de dos meses dos dosis de la vacuna Coronavac, del laboratorio chino Sinovac y que podría requerir de una tercera aplicación para combatir variantes.

Brasil, uno de los países más golpeados en números absolutos por la pandemia del coronavirus junto a Estados Unidos e India, acumula más de 555.000 muertes y casi 19,9 millones de casos confirmados y realiza su inmunización con vacunas de producción local e importadas.

En el país se aplican mayoritariamente la Covishield, del laboratorio anglo-sueco AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, producida por la estatal Fiocruz y algunas dosis importadas de India, y la Coronavac, con producción local del Instituto Butantan, entidad vinculada al Gobierno del estado de Sao Paulo.

También se usan la Cominarty, del consorcio estadounidense-alemán Pfizer-BionTech, y la belga Janssen, de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson, ambas importadas.

Sin embargo, el país adelanta la producción nacional, incluidos los insumos, de otras tres vacunas a las que se suma la SpiNTec.

Los otros proyectos son la HH-120-Defenser, de la Universidad Estadual de Ceará (Uece); la Butanvac, del Instituto Butantan, y la Versamune, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Sao Paulo (USP) en la ciudad paulista de Riberao Preto, que también esperan el aval para ser probadas en humanos.

En el gigante suramericano, de más de 210 millones de habitantes, se han aplicado 141,7 millones de vacunas, con 100,5 millones en primera dosis y 41,2 en segunda o aplicación única, por lo que sea inmunizado al 19,6 % de la población.

 

Sigue creciendo la presión hospitalaria en Francia y se registran 43 muertos

La presión hospitalaria provocada por la covid continuó creciendo en Francia, donde en las últimas 24 horas se incrementaron los pacientes ingresados y también los que ocupan unidades de cuidados intensivos, al tiempo que se registraron 43 muertos, indicaron este sábado las autoridades sanitarias.


Fuente: EFE



En todo el país, 1.099 pacientes están en cuidados intensivos, 24 más que la víspera, tras haberse registrado 91 nuevos ingresos en las últimas 24 horas, según los datos oficiales.

Además, el número total de pacientes hospitalizados es de 7.409, 36 más que la víspera, después de que se produjeran 467 nuevos ingresos.

Las autoridades sanitarias insisten en que la mayor parte de los pacientes que requieren ingresos hospitalarios no están vacunados.

La situación es particularmente tensa en los departamentos de ultramar, donde el nivel de vacunación es más bajo.

En Martinica se ha puesto en marcha un nuevo confinamiento de la población para frenar la curva de contagios, mientras que han comenzado a trasladar pacientes a la metrópoli en aviones medicalizados.

En otras islas del Caribe se han impuesto toques de queda.