Dos pit bull desmembran a artista en pleno centro de New York

Francesco Bove fue la víctima de dos pit bull que lo atacaron brutalmente, luego de que su dueña soltara la cadena que los atajaba. Los perros le cortaron una oreja, la otra quedó partida a la mitad y varias partes de sus brazos fueron perforados a causa del ataque.

El hecho se registró el viernes último en el centro de New York, Estados Unidos.

Los perros salieron a un paseo matutino con su dueña, Cynthia Oliver de 55 años, quien fue arrestada por ocho cargos de agresión y dos por imprudencia temeraria, según informó CNN.

Aunque el Departamento de Policía de Nueva York dijo que hubo una discusión de por medio entre la dueña de los perros y el artista, afirmando que esto habría alterado a los animales, la víctima asegura que no hubo ningún altercado entre ellos.

Lo cierto es que en un momento dado, Oliver dejó caer las cadenas que sujetaban a los perros, que terminaron por arrojarse encima de Francesco Bove y empezaron a morderlo.

El medio de prensa internacional detalla que la víctima perdió una oreja, la otra quedó rebanada a la mitad y sufrió múltiples cortes en ambos brazos.

Los perros arrastraron el hombre por varios metros sobre la calle, cerca de ocho vecinos intentaron frenar el ataque tratando de tomar el control de las cadenas y rociando a los perros con agua, pero no dio resultado.

La primera persona que intentó intervenir, identificado como un hombre de 46 años de edad, también fue trasladado al St. Barnabas Hospital junto con Bove, pero fue dado de alta en la tarde.

Francisco Bove, el experto en restauración de Brooklyn, se encuentra en una condición estable luego de ser sometido a cirugía, informó su familia.

Francesco sufrió daño neurológico en sus manos y no ha podido mover sus dedos.

 

Naufragio: 28 migrantes muertos, 14 de ellos menores

Atenas - El número de muertos en el naufragio hoy de una embarcación con refugiados y migrantes ante las costas de la isla griega de Farmakonisi asciende a, por lo menos, 28, catorce de ellos bebés y menores, según los últimos datos facilitados por la guardia costera helena.


Fuente: EFE

Los equipos de rescate han recuperado los cuerpos de seis mujeres y de ocho hombres, así como de cuatro bebés y diez menores -cinco niñas y cinco niños-, informaron medios locales.

La guardia costera pudo rescatar con vida a 68 personas, mientras que otras 29 lograron llegar a nado a la playa de Farmakonisi, también cercana a las costas de Turquía.

La operación de rescate con varios helicópteros y barcos sigue en curso desde esta mañana y se teme que pueda haber más víctimas.

Según informaron los guardacostas griegos, tras recibir una alerta de auxilio, se desplegó un operativo que permitió rescatar del mar a 68 personas, mientras que otras 29 lograron llegar a nado a una playa de la isla, situada en el mar egeo, cerca de la costa turca.

Por ahora se desconocen los motivos que condujeron a este accidente, que supone el tercer naufragio con muertos durante el fin de semana.

El sábado, cuatro menores desaparecieron al volcar una embarcación de plástico en las cercanías de Samos.

Las fuerzas de rescate lograron recuperar ilesas a 24 personas, pero, según destacó hoy la Guardia costera, no pudo dar con los cuatro menores desaparecidos.

En otro incidente, ocurrido también el sábado al este de la isla de Lesbos, una embarcación de Frontex logró poner a salvo a 32 migrantes, cuyo bote había naufragado, pero no pudo encontrar a un joven de 20 años que desapareció en el naufragio.

 

Las cartas "íntimas" de Pablo Escobar a una periodista

La periodista colombiana Silvia Hoyos, que acaba de publicar un libro con las cartas que intercambió con el narcotraficante Pablo Escobar en 1991, asegura que aunque la correspondencia con el capo no respondió sus interrogantes sí le permitió descubrir que "ese monstruo también era humano".


Fuente: AFP

En su libro “Los días del dragón”, Hoyos cuenta desde su perspectiva de joven reportera cómo era la ciudad de Medellín, centro de operaciones del capo, en medio de la ola de terror y muerte que impuso Escobar y que la tocó directamente como periodista y por los asesinatos de familiares y amigos.

“Es desde mis condiciones de mujer, de mamá, de reportera rasa, que cuento ese lapso de la historia de Medellín entre 1987 y 1991. Y el último capítulo del libro son las cartas de Escobar”, dice a la AFP Hoyos, quien se carteó con el capo para encontrar respuestas a tanta violencia.

“El origen es un asunto personal, relacionado con los dolores que uno tenía, con los muertos de uno y con enterarme que estaba embarazada (...) porque cuando uno va a ser mamá por primera vez uno se cuestiona mucho el mundo al que van a llegar los hijos, y más en ese momento, y también porque quise preguntarle cómo le hablaba a sus hijos de la muerte, de la ciudad”, explica.

Así, mientras el capo estaba preso en una cárcel que él mismo había mandado a construir y de la que luego huyó, la periodista escribió a Escobar y, para su sorpresa, recibió siete misivas de respuesta, entre junio y agosto de 1991, algunas de hasta “ocho cuartillas” de extensión, firmadas y con la huella del narcotraficante.

“No contestó exactamente lo que yo quería, pero sí me habló de otras cosas (...) Cosas personales de él, lo que piensa de la educación, del sexo, de la droga, de su faceta de hombre que escribía cuentos infantiles para su hija, de los poemas de amor que le escribe su mujer”, cuenta Hoyos.

“Uno se da cuenta, es que ese monstruo también era un ser humano”, asevera la autora, quien considera que Escobar le escribió con sinceridad, sobre todo considerando que solo habló de su esfera íntima.

En una de las cartas, difundida por Semana, la casa editorial, Escobar dice, por ejemplo, a Hoyos: “A mi hijo le he ofrecido esencialmente amistad y como amigo lo trato. A veces hacemos un poco de boxeo deportivo y ahora se ha estado interesando mucho en el sexo y bastante le hablo de ello porque pienso que una sabia relación sexual es el pilar fundamental en la vida de toda persona”.

“UN DOCUMENTO MÁS”

Entre las preguntas que quedaron sin responder a la periodista están aquellas sobre el asesinato en 1988 de su tío, el procurador general Carlos Hoyos, supuestamente por órdenes de Escobar, quien en su lucha por evitar la extradición a Estados Unidos mandó a matar a centenares de funcionarios y periodistas.

Por esa cercanía con los hechos y para evitar caer en sentimentalismos o hacer apología del capo, Hoyos decide contar no la historia de Escobar sino sus propias vivencias durante la época en que el narcotraficante inundó de violenciaColombia y especialmente Medellín.

“Así fue como lo hice, después de siete años intentando cosas: escribí dos guiones de películas, otros textos (...) o respiraba por la herida o resultaba apologético o estaba juzgando y ninguna de esas tres cosas pretendía”, dice Hoyos.

En cuanto a las cartas, con el paso del tiempo las ve “como un documento más de la historia reciente”. “En cualquier conflicto todas las voces son importantes (...) y es un aporte más al tejido de esa historia dolorosa del país, en la que todavía faltan muchas voces y puntos de vista diferentes al prontuario delictivo de él”, asegura.

Colombia, actualmente el primer productor mundial de hoja de coca, principal insumo de la cocaína, entró en el mapa del narcotráfico de la mano de Escobar, quien murió en 1993 mientras huía de las autoridades.

 

Sismo en noroeste argentino no dejó víctimas ni daños

Un temblor de 4,7 grados en la escala de Richter sacudió hoy la provincia de San Juan, en el noroeste de Argentina, sin que se haya informado de momento de la existencia de víctimas o daños materiales, según fuentes oficiales.


Fuente: EFE

El sismo se produjo a las 05.13 hora local (08.13 GMT), con una intensidad en la escala Mercalli de grado V en la capital San Juan, de acuerdo con el Instituto Nacional de Prevención Sísmica (Inpres).

El terremoto tuvo una profundidad de 10 kilómetros y su epicentro estuvo a 13 kilómetros al sur de la ciudad de San Juan y a 141 kilómetros al norte de la urbe de Mendoza.

Tras este movimiento se registraron otros dos, de 2,5 y 3 grados en la escala de Richter, precisó el Inpres en su sitio web.