Dosis de refuerzo sube la inmunidad: 2 de cada 3 sanitarios no se contagia

La dosis de refuerzo contra el coronavirus que se administró a los sanitarios a finales de 2021 ha evitado que dos de cada tres se contagien de la variante Ómicron, y aumenta la protección hasta el 63 %, 15 puntos porcentuales más que la registrada en las personas que solo han recibido dos dosis.

La dosis de refuerzo contra el coronavirus que se administró a los sanitarios a finales de 2021 ha evitado que dos de cada tres se contagien de la variante Ómicron, y aumenta la protección hasta el 63 %, 15 puntos porcentuales más que la registrada en las personas que solo han recibido dos dosis.

Son los resultados de un estudio del Programa Valenciano de Investigación de la Vacuna COVID-19 (ProVaVac), adscrito a la Presidencia de la Generalitat, sobre la eficacia de las dosis de refuerzo frente a la variante Ómicron, realizado al personal sanitario del departamento de salud de Alicante Hospital General durante la primera quincena de enero.

En ese periodo la prevalencia de la variante Ómicron registrada ha sido del 96 %, según ha explicado la directora general de Análisis y Políticas Públicas, Ana Berenguer, que asegura que los resultados del estudio permiten estar esperanzados en cuanto al aumento de la protección que proporciona la dosis de recuerdo ante la elevada transmisibilidad de la variante.

La tercera dosis reduce tanto el contagio como la gravedad de la enfermedad, con una caída del 73 % en el número de hospitalizaciones respecto del peor pico registrado en enero de 2021, pese a tener el doble de incidencia.

Para Berenguer, estos resultados permiten vislumbrar con cierto optimismo la evolución de la pandemia en las próximas semanas.

Ha apelado a la responsabilidad de la ciudadanía y el comportamiento social para acabar con la pandemia, ya que continúa siendo necesario el uso de la mascarilla, la ventilación de los espacios y mantener la distancia social para evitar los contagios.

VIDEO| Despegue extremo en Brasil: un avión evita tragedia por un pelo

La compañía brasileña Azul Linhas Aereas inició una investigación sobre el incidente.

Un Embraer ERJ-195 de Azul Linhas Aereas despegó este lunes del aeropuerto de Congonhas en Sao Paulo (Brasil) apenas unos metros antes del fin de la pista, que se encuentra muy cerca de una transitada avenida, informan medios locales.

El vuelo se dirigía a la ciudad de Río de Janeiro. A pesar de lograr despegar justo antes de llegar a la superficie especial que provoca que las ruedas de la aeronave se atasquen y el avión desacelere, el piloto logró ganar altura con normalidad. Tras la peligrosa maniobra, la empresa abrió una investigación sobre el incidente.

Colombia aprueba prohibir corridas de toros a partir de 2027

El Congreso de Colombia aprobó la prohibición de las corridas de toros y otros espectáculos de maltrato animal a partir de 2027, una decisión histórica en uno de los países de mayor tradición taurina de América.

Con 93 votos a favor y 2 en contra, la Cámara Baja dio luz verde al texto al que solo le falta la firma del presidente, Gustavo Petro, abiertamente antitaurino, para convertirse en ley.

Hasta la entrada en vigor de la prohibición, en tres años, el Gobierno buscará alternativas de empleo para los trabajadores que dependen directa o indirectamente de la tauromaquia.

“Es un hito histórico”, dijo a la AFP el congresista Juan Carlos Losada, quien dio su respaldo al proyecto. A partir de hoy, Colombia “sale de la triste lista” de países “donde aún se considera la tauromaquia, la tortura animal, como un elemento cultural”, agregó el legislador.

Petro celebró la aprobación en su cuenta de X: “Felicitaciones a quienes por fin lograron que no sea un espectáculo la muerte”, escribió.

El texto aprobado incluye otros espectáculos similares a las corridas que se celebran con becerros y vaquillas.

La autorización o prohibición de esta actividad depende de los gobiernos locales en virtud de una sentencia de 2018 de la Corte Constitucional, que delegó en el Congreso eventuales restricciones.

Bogotá y Medellín, las dos principales ciudades de Colombia, prohibieron las corridas desde 2020, mientras que en Cali (suroeste) y Manizales (centro-oeste) están permitidas porque son actos centrales de sus fiestas.

Colombia se suma a lista de países que prohíben la tauromaquia en la región, como Brasil, Chile, Argentina, Uruguay y Guatemala.

- Años de pulso -

La prohibición de las corridas fue en los últimos años un pulso entre congresistas ambientalistas y sus contradictores, principalmente de partidos de derecha acusados de responder a intereses particulares de organizadores de estos eventos. En 2020, un proyecto similar estuvo cerca de ser aprobado, pero finalmente fue archivado.

Los congresistas a favor de la prohibición argumentaban que las corridas, una de las más controvertidas herencias culturales de la colonización española, “son contrarias a otros derechos de rango constitucional, como el medio ambiente sano, la dignidad humana y el reconocimiento de los animales como seres sintientes y sujetos de protección especial frente al maltrato y la violencia”.

También decían que la “naturalización de la violencia contra los animales” es consecuencia del conflicto armado que vive Colombia desde hace 60 años, por lo que deben ser cortadas de raíz este tipo de “espectáculos circenses”.

“El 85% de los colombianos están en contra” de las corridas de toros, aseguraba el representante del Partido Verde Alejandro García, uno de los autores del texto, citando una encuesta independiente publicada recientemente.

El debate previo a la votación en el Congreso contó con las voces de dirigentes locales, alcaldes, representantes ganaderos, trabajadores de las ferias taurinas y múltiples grupos activistas por la defensa de los animales.

Siete países en el mundo todavía celebran ferias taurinas: Ecuador, España, Francia, México, Perú, Portugal y Venezuela.

En Quito, capital de Ecuador, está prohibido matar al toro. Venezuela ha cancelado algunas corridas y en Perú los tribunales fallaron contra la prohibición en 2020.

En México, cuatro de los 32 estados han prohibido la fiesta brava. En febrero, un tribunal revirtió una suspensión temporal de las corridas en Ciudad de México.

© Agence France-Presse

Condenado por el crimen de Fernando Báez Sosa rompe el silencio: “No me siento asesino”

Máximo Thomsen, uno de los rugbistas condenados por el crimen de Fernando Báez Sosa. Después de 4 años, contó detalles de lo ocurrido aquella noche y lo que siente tras la sentencia.

Fue condenado a cadena perpetua por el crimen de Fernando Báez Sosa, hijo de paraguayos. El asesinato a golpizas perpetrado por jóvenes rugbistas ocurrió el 18 de enero del 2020 en la localidad de Villa Gesell, en Argentina.

Cuatro años después, Máximo Thomsen rompió el silencio y brindó una entrevista televisiva desde la cárcel. En la misma contó sus inicios en el rugby y sostuvo que lo ocurrido no tiene nada que ver con dicho deporte y más bien la cuestión de la violencia es referente a lo social.

“El grupo de Gesell era ocasional solo para las vacaciones. Había peleas, me he peleado y es algo que traté con el psicólogo. Era aprender a pelear o que te pasen por arriba. Nunca pensé que podía matar a alguien”, dijo Thomsen en relación al grupo con el que compartía en aquel verano del 2020.

Puede interesar: La historia del ‘bombero pirómano’ chileno que causó cientos de muertes

Sostuvo que no consume drogas, pero sí alcohol y aquella noche había tomado fernet. “En ese momento era mi manera de divertirme, hoy no lo veo así. Mi necesidad era tomar algo para soltarme. Llegué borracho (a la discoteca)”.

Relató además que nunca tuvo contacto visual con Fernando Báez dentro de la discoteca y que no se peleó dentro de ella. Según lo que indicó, su participación se dio fuera del lugar. “Mis amigos se agarraron a piñas, es la pelea que filma Lucas Pertossi. Nunca hablamos de ir a buscar a Fernando. Enzo Comelli le pegó la primera piña a. Después me enteré que yo le había pegado. Es algo que pasó, no me voy a esconder de eso. Desde el primer día quise contar todo, pero no me dieron la oportunidad. Quería contar que fui partícipe pero no quería matar”, precisó.

“Yo no pateé a Fernando, la patada del video es de Ciro Pertossi y se confirmó al final que no le pegó. Solo me acuerdo que entré peleando, cuando vi la zapatilla en el juicio dije que sí, era mía. Que nos culpen por lo que pasó, no por lo que dicen que pasó. No fue idea de ninguno matar a Fernando”, agregó.

Lea también: Lo dicho por el papa sobre “mariconeo”, fue a puertas cerradas: ‘traicionado’ pide disculpas

Añadió que lleva un cargo de conciencia muy grande y que ninguno de los involucrados quiso que terminase así. “Es algo que jamás en la cabeza se nos puede cruzar. Es una vida y nadie es quien para quitarle la vida a otra persona”, aseveró.

Asimismo, dijo que recién se enteró de la muerte de Fernando al día siguiente, cuando se realizó el allanamiento policial y ahí entró en conciencia.

“Si pudiera hacer algo, volvería el tiempo atrás para que nadie perdiera la vida, es lo único que quisiera. “No me siento asesino, es una palabra muy fuerte, la vi muchas veces de todos lados y no”, puntualizó.