EE.UU. supera los 153.100 muertos y 4,5 millones de contagios por COVID-19

Estados Unidos alcanzó este viernes la cifra de 4.550.247 casos confirmados de COVID-19 y la de 153.138 fallecidos, de acuerdo con el recuento independiente de la Universidad Johns Hopkins.


Fuente: EFE

Este balance a las 20.00 hora local (00.00 GMT del sábado) es de 63.175 contagios más que el jueves y de 1.344 nuevas muertes.

Pese a que Nueva York ya no es el estado con un mayor número de contagios, sí sigue como el más golpeado en cuanto a muertos en Estados Unidos con 32.689, más que en Francia o España.

Tan solo en la ciudad de Nueva York han muerto 23.531 personas y le siguen en número de fallecidos la vecina Nueva Jersey con 15.819, California con 9.144 y Massachusetts con 8.609.

Otros estados con un gran número de decesos son Illinois con 7.692, Pensilvania con 7.207, Florida con 6.843, Texas con 6.628, o Michigan, con 6.450.

En cuanto a contagios, California suma 493.396, le sigue Florida con 470.386, tercero es Texas con 435.702, y Nueva York cuarto, con 415.014.

El balance provisional de fallecidos -153.138- ha superado ya con creces la cota más baja de las estimaciones iniciales de la Casa Blanca, que proyectó en el mejor de los casos entre 100.000 y 240.000 muertes a causa de la pandemia.

El presidente estadounidense, Donald Trump, rebajó esas estimaciones y se mostró confiado en que la cifra final estaría más bien entre los 50.000 y los 60.000 fallecidos, aunque luego auguró hasta 110.000 fallecidos, un número que también se ha superado.

Por su parte, el Instituto de Métricas y Evaluaciones de Salud (IHME) de la Universidad de Washington, en cuyos modelos de predicción de la evolución de la pandemia se fija a menudo la Casa Blanca, calcula que para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre Estados Unidos habrá superado los 230.000 fallecidos.

 

Arrestan a "cerebro" del hackeo que comprometió seguridad de Twitter

La Policía de Estados Unidos detuvo a un adolescente que habría planeado el hackeo de cuentas verificadas y que al mismo tiempo vulneró cuentas de personalidades renombradas de la sociedad.

Algunas de las cuentas afectadas fueron las del ex presidente norteamericano Barack Obama y los magnates Jeff Bezos, Bill Gates y Elon Musk.

El joven fue identificado como Graham Ivan Clark, quien está considerado como el cerebro del ciberataque que planificó una estafa en nombre de la covid-19.

Graham vulneró la seguridad de Twitter y publicó de manera simultánea mensajes de solidaridad en los que se pedía colaborar monetariamente para ayudar a contagiados con la enfermedad pandémica.

Esto ocurrió el 15 de julio y al poco tiempo, la estafa alcanzó una recaudación de más de cien mil dólares por medio de depósitos de bitcoins.

Twitter, ante la situación grave decidió intervenir la red, que impidió la normal actividad de todas aquellas cuentas verificadas con el tilde azul.

Graham ahora enfrenta treinta cargos entre los que sobresalen fraude de comunicaciones, robo de identidad y fraude organizado.

 

Aprueban Ley de Teletrabajo en Argentina pese a cuestionamientos de empresas

El Parlamento de Argentina aprobó este jueves una ley que regula el teletrabajo, una modalidad que se generalizó a partir de la pandemia de coronavirus. Varias cámaras empresariales rechazan la nueva norma porque consideran que desalienta el empleo.


Fuente: EFE

El proyecto de ley, que ya había sido aprobado por la Cámara de Diputados, recibió hoy el visto bueno del Senado por 40 votos a favor y 30 en contra.

La iniciativa, impulsada por el oficialismo y rechazada por Juntos por el Cambio, el mayor bloque opositor, establece un marco normativo general que luego debe ser adaptado a cada sector laboral.

El nuevo régimen legal del contrato de teletrabajo establece el derecho a la desconexión, a tener una jornada determinada y el carácter voluntario de esta modalidad para el trabajador.

Determina que los teletrabajadores tendrán los mismos derechos -salarios, licencias y vacaciones- que aquellos que trabajan en forma presencial.

En el pleno de este jueves, el senador oficialista Daniel Lovera sostuvo que era necesario regular esta modalidad porque, de lo contrario, "ocurren excesos", "conflictos y abusos".

Por su parte, la senadora Gladys González, de Justos por el Cambio, lamentó que el oficialismo se negara a introducir cambios en el proyecto a partir de las objeciones empresarias y advirtió que se perderán "oportunidades para generar empleos".

RECHAZO EMPRESARIAL

Varias entidades patronales han expresado su rechazo a esta ley, entre ellas la Cámara Argentina de Comercio y Servicios (CAC), que considera que la norma es "de muy difícil implementación".

Según señaló en un comunicado, a su juicio la regulación se diseñó sin tener presente el impacto para las empresas de "cuestiones vinculadas a la reversibilidad consensuada por ambas partes o con un marco de preaviso, jornadas flexibles, nuevos costos sobre el sector empleador, fiscalización e impacto en las alícuotas" de los seguros de riesgos del trabajo.

Por su parte, la Cámara Argentina de Centros de Contacto (CACC) advirtió que el nuevo marco normativo "sobreregulará, desincentivando la modalidad y atentando contra la generación de empleo federal, obstaculizando el desarrollo de nuevos puestos de trabajo en localidades del interior".

Según la CACC, además de las dificultades operativas y logísticas que conlleva la nueva ley, la norma causará un "fuerte impacto" sobre las estructuras de costes de las empresas.

 

Brasil abrirá sus fronteras y permitirá el ingreso de extranjeros vía aérea

A pesar de la enorme creciente de casos de covid-19, el gobierno de Jair Bolsonaro aprobó la apertura de las fronteras y el paso de aviones para la llegada de extranjeros.

La medida se contrapone a las disposiciones gubernamentales de los demás países de la región, que sólo permiten vuelos humanitarios y para arribo de cargas.

El Ejecutivo brasileño, que el 20 de marzo prohibió lo que hoy permite anuncia que la apertura de las fronteras será bajo estrictas normativas sanitarias y los que ingresen deben estar en óptimas condiciones de salud.

Eso significa que no podrán entrar al país en caso de ser portadores de covid-19. Las vías de acceso serán los aeropuertos de Guarulhos y Viracopos en Sâo Paulo.

También se podrá ingresar por Río de Janeiro a través de la estación aérea de Galeâo y por el Juscelino Kubitschek de Brasilia.

Hay prohibición para los aeropuertos de Mato Grosso dos Sul, Paraíba, Rondonia, Río Grande Do Sul y Tocantins. Estos no podrán operar por un mes.

La excepción se da para aquellas personas que deseen ingresar a Brasil mediante vías terrestre o acuática, según consta en la resolución emanada en la fecha.

La apertura llega en momentos en que Brasil es el segundo país en el mundo con mayor tasa de contagios y decesos. En cuanto al primero registra dos millones y medio de casos y las muertes superaron la barrera de las noventa mil.