EEUU honra a los 3.000 muertos de los atentados del 11 de septiembre de 2001

Estados Unidos conmemora este sábado el 20 aniversario de los peores atentados de su historia, que dejaron casi 3.000 muertos el 11 de septiembre de 2001, todavía conmocionado por un hecho que cambió en muchos sentidos el curso de la historia no solo en el país sino en el mundo entero.


Fuente: AFP


Las ceremonias en la Zona Cero se iniciaron con un minuto de silencio a las 08H46 (12h46 GMT), la hora en que el primero de los cuatro aviones secuestrados por 19 terroristas islamistas impactó el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001.

Después, familiares, muchos en lágrimas y amigos empezaron la lectura y el recuerdo de cada una de las 2.975 víctimas de los atentados con cuatro aviones comerciales lanzados contra las Torres Gemelas, el Pentágono cerca de Washington, y un cuarto, presumiblemente dirigido contra el Capitolio, que se estrelló en un campo de Pensilvania.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, y su esposa Jill, así como predecesores en el cargo, como Bill Clinton y Barak Obama, participaron en la Zona Cero en las ceremonias en Nueva York, que cobraron este año un especial significado.

A la salida accidentada de las tropas estadounidenses de Afganistán tras la vuelta al poder de los mismos talibanes a los que desalojaron hace casi 20 años por cobijar a los ideólogos de los atentados perpetrados por Al Qaida, se sumó el retorno a cierta normalidad tras el zarpazo del covid-19, que se ensañó en particular con Nueva York.

En un video publicado la víspera del aniversario, Biden pidió a los estadounidenses unidad.

"Para mí es la principal lección del 11 de septiembre. En el momento de mayor vulnerabilidad, (...) la unidad es nuestra mayor fuerza", declaró el presidente en su mensaje.

En medio de la emoción, Bruce Springsteen cantó acompañado de su guitarra "I'll see you in my dreams" (Te veré en mis sueños).

Muchas son las personas que se han desplazado esta semana sobre todo a Nueva York, que amaneció bajo fuertes medidas de seguridad, para homenajear a las víctimas, de ellas 2.753 en las Torres Gemelas.
Veinte años después, la emoción sigue viva por este ataque brutal que conmocionó a todo un país y al mundo entero, no en vano las víctimas eran de 90 nacionalidades. El reborde de las piscinas donde están inscritos los nombres de las 2.753 víctimas de las Torres Gemelas se iba llenando de flores desde el jueves.

- Emoción viva -

En la Zona Cero de los atentados se ha erigido el edificio más alto del país, el One World Trade Center, con 541 metros de altura, un museo y dos piscinas donde antes estaban las Torres Gemelas.

"Como nación, es uno de los momentos -como el asesinato de John F. Kennedy- que recuerdas lo que estabas haciendo", dijo a la AFP Patricia Litewski, de 52 años. "Afectó a todo el mundo de una forma u otra", aseguró.

Josep Dittmar es uno de los supervivientes de las torres. Aquel día estaba en el piso 105 de la torre sur en una reunión cuando el primer avión se estrelló en la otra torre gemela.

Ni él ni sus colegas tenían idea de lo que estaba pasando pero veinte años después recuerda cómo pequeñas decisiones que tomó en el momento le salvaron la vida. Lo único que tenía en mente era bajar lo antes posible los 105 pisos por la escalera y salir a la calle.

"No me siento culpable de haber sobrevivido. Me pregunto cómo sobreviví, pero supe relativamente rápido que lo que tenía que hacer era seguir contando la historia para poder vivir", dijo recientemente a la AFP.

Arlene Sorano, 68 años, tiene una amiga que perdió a su hijo. Ha decidido venir en este aniversario significativo para "honrar las almas que perecieron".
Mucho ha cambiado el mundo desde los atentados del 11 de septiembre que perpetró la Al Qaida de Osama Bin Laden, abatido luego por los estadounidenses en su refugio en Pakistán.

- Otro mundo -

A la invasión estadounidense de Irak y Afganistán, le siguieron los atentados en Bali (2002), Madrid (2004), Londres (2005), Bombay (2008) o París (2015) de cariz islamista, o el surgimiento de grupos como el Estado Islámico, que han llevado los niveles del terror a cotas inimaginables y han creado escuela en muchas regiones del mundo.

Al calor de las revueltas a favor de la libertad y la democracia en muchos países del mundo árabe durante la denominada Primavera Árabe, muchos conflictos se enquistaron en atroces guerras civiles como en Libia o Siria donde los grupos islamistas pertenecientes a Al Qaida o EI también libraron una guerra sin cuartel que se está extendiendo por Estados débiles en África.

Los atentados también cambiaron profundamente la forma de viajar con fuertes medidas de seguridad en aeropuertos, aviones, estaciones de trenes o barco y controles de los servicios de inteligencia que forman ahora parte del día a día de los viajeros.

 

Veinte años del 11-S: la madre de todas las teorías de la conspiración

El cineasta Spike Lee, el movimiento QAnon, las redes sociales o las reuniones de amigos y familiares las mantienen vivas: las teorías de la conspiración sobre el 11-S nunca se han ido, solo han evolucionado y en el vigésimo aniversario de los ataques se mezclan con las conjuras pandémicas.


Fuente: EFE

La magnitud y complejidad de unos atentados que causaron 3.000 muertos y derivaron en las guerras de Irak y Afganistán alimentaron un buen número de hipótesis fantasiosas, pero casi todas convergieron en la idea de que el verdadero autor de los ataques no era el grupo terrorista Al Qaeda, sino el Gobierno de Estados Unidos.

UNA DEMOLICIÓN CONTROLADA

Así se popularizó la teoría de "la demolición controlada". Esta rechaza que las Torres Gemelas se derrumbaran como resultado del impacto de los dos aviones comerciales que los terroristas hicieron chocar contra los edificios y el fuego originado por la colisión.

Veinte años después, el director de cine Spike Lee ha dado protagonismo a esta conspiranoia en la serie documental que ha realizado para el canal HBO sobre los atentados, "NYC Epicenters 9/11-2021½".

Lee incluyó opiniones del grupo Arquitectos e Ingenieros por la Verdad del 11-S en una primera versión del montaje, que ha decidido cambiar tras las críticas recibidas.

Esta y otras teorías conspirativas se mantienen vivas en las redes sociales debido a la acción de nuevos actores de la desinformación, como el movimiento QAnon.

En España y América Latina se reproducen esos contenidos engañosos en webs especializadas en publicar falsedades, muy activas durante la pandemia.

Recientemente, por ejemplo, varios sitios de internet han publicado que los familiares de los supervivientes "pretenden presentar pruebas ante un Gran Jurado de que se utilizaron explosivos para destruir el World Trade Center", en un artículo que respalda dicha creencia infundada.

La investigación oficial contradice tales especulaciones, como deja de manifiesto, entre otros documentos, el informe de la comisión bipartidista creada por el Congreso para analizar los hechos.

Por otra parte, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología (NIST, por sus siglas en inglés) determinó en 2005 que los aviones que chocaron contra las Torres Gemelas causaron daños estructurales en las columnas de apoyo de los edificios y descargaron alrededor de 30.000 litros de combustible sobre los rascacielos.

Las consecuencias fueron el incendio de las torres, con temperaturas de 1.000 grados, y su posterior desplome.

Los investigadores nunca encontraron cargas explosivas ni otros indicios de una demolición controlada.

EL EDIFICIO 7 DEL WORLD TRADE CENTER

Otra teoría que persiste firmemente y que está vinculada a la hipótesis de la demolición premeditada es la que subraya la caída del edificio 7 del World Trade Center (WTC 7), un rascacielos de 47 pisos en el que no impactó ningún avión, como una evidencia de que el derrumbe respondió a un plan de la Administración estadounidense.

Un informe distinto del NIST, en este caso fechado en 2008, atribuye el colapso del WTC 7 a los incendios que se declararon tras la caída de la Torre Norte cuyas llamas ardieron durante siete horas.

Tampoco en este caso se encontraron pruebas de un derrumbe intencionado.

En el marco de estas especulaciones, los conspiranoicos han apuntado que entre los restos del edificio 7 se había hallado termita, un tipo de material pirotécnico que también se utiliza para soldar, pero estudios del Servicio Geológico de Estados Unidos y del laboratorio RJ Lee descartaron esa posibilidad.

Con los años también ha ganado relevancia un relato que vincula los ataques con carbunco -mal llamado "ántrax" en español por un error en la traducción de la palabra inglesa "anthrax"- con el 11-S.

Solo una semana después de los atentados contra el World Trade Center y el Pentágono comenzó el envío de unas cartas con esporas de carbunco a medios de comunicación y políticos que causaron cinco muertes.

Aunque se trata de hechos sin relación entre sí, los defensores de la existencia de un complot interno se han empeñado en conectar estos sucesos.

Algunos valedores de esta idea se han convertido posteriormente en destacados rostros de organizaciones negacionistas de la pandemia, como es el caso del alemán Heiko Shöning, uno de los impulsores de Médicos por la Verdad.

Además, entre los actos promovidos estos días para analizar y debatir las citadas hipótesis en el vigésimo aniversario de los atentados destaca una conferencia organizada por el Comité de Abogados para la Investigación del 11-S titulada, precisamente, "Del carbunco del 11 de Septiembre a la pandemia (From 9/11-Anthrax to the Pandemic)".

Estas líneas argumentales basadas en conjeturas han ganado mayor presencia y han desplazado a otras que centraron la atención en los primeros años tras los atentados.

Algunas de ellas sostenían que el Pentágono había sido atacado por un misil o que el avión 93 de United Airlines -que se estrelló en un campo de Pensilvania tras el intento de los pasajeros por tomar el control del aparato- fue derribado por cazas de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

 

Gobierno de EEUU abre una investigación por el veto a las mascarillas en escuelas de Florida

El gobierno de Estados Unidos abrió este viernes una investigación sobre las consecuencias para los niños con discapacidades del veto de las autoridades de Florida a la imposición de mascarillas en las escuelas públicas.


Fuente: AFP

La investigación se centrará en averiguar si, al aplicar ese veto, las autoridades floridanas no están impidiendo que los alumnos con discapacidades regresen de forma segura a la educación presencial, escribió Suzanne Goldberg, secretaria adjunta de Derechos Civiles en el Departamento estadounidense de Educación, en una carta dirigida al gobierno de Florida.

Prohibir que las escuelas impongan el uso de mascarillas en Florida podría impedir que éstas "cumplan sus obligaciones legales de no discriminar por discapacidad y ofrezcan las mismas oportunidades educativas a los estudiantes con discapacidades, que tienen más riesgo de sufrir formas graves de covid-19", precisó Goldberg en la misiva enviada al comisionado de Educación del estado, Richard Corcoran.

El uso de tapabocas es motivo de disputa entre el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y varios distritos escolares y padres de alumnos.

El político republicano defiende que los padres tienen que poder decidir si sus hijos llevan o no las mascarillas en sus colegios, pese al aumento de los contagios de covid-19 en el estado.

Pero 13 de los 67 distritos escolares de Florida impusieron en las últimas semanas el uso de tapabocas en sus centros, ignorando una orden ejecutiva de DeSantis para prohibir esa medida.

El viernes por la mañana, un tribunal de apelaciones decidió que el gobierno de DeSantis podía impedir que las escuelas públicas impusieran mascarillas en el estado.

El asunto no está zanjado. Hace 15 días, un juez había permitido a los distritos escolares imponer los tapabocas, una decisión en suspenso a la espera de que se estudie un recurso de las autoridades estatales contra ella.

En su batalla por vetar las mascarillas, el ejecutivo de DeSantis sancionó a dos de los distritos rebeldes, en los condados de Alachua y Broward, retirándoles fondos equivalentes al salario mensual de los miembros de sus juntas directivas.

El Departamento de Educación estadounidense anunció este viernes la creación de un nuevo subsidio para cubrir cualquier multa o retirada de fondos impuestas a los distritos escolares que obliguen a llevar tapabocas.

Miles de estudiantes tuvieron que permanecer en cuarentena tras contagiarse o estar en contacto con enfermos de covid-19, desde el inicio del curso escolar en Florida.

 

Deslave de cerro deja un muerto y 10 desaparecidos en el centro de México

Al menos un muerto y 10 personas desaparecidas ha dejado este viernes el deslave de un cerro en Tlalnepantla, una localidad del centro de México, dijeron autoridades.


Fuente: AFP

“Tenemos dos piedras de grandes dimensiones que han caído sobre algunas casas y tenemos también lamentablemente personas desaparecidas y fallecidas”, dijo en entrevista con la cadena Foro TV el alcalde de Tlalnepantla, Raciel Pérez.

Pérez confirmó a la televisora que el deslave ha dejado un fallecido y 10 personas desaparecidas.

Alfredo del Mazo, gobernador del Estado de México, dijo en Twitter que los cuerpos de rescate trabajan en el “aseguramiento del cerro para evitar más derrumbes y la remoción de material para localizar posibles personas afectadas”.

En el lugar, ya se encuentran una retroexcavadora y dos vehículos pesados de volteo, informó en un breve comunicado el gobierno de Tlalnepantla.

Imágenes televisivas mostraron que el deslizamiento de las rocas ocurrió en la falda del cerro, colmado de viviendas.

México ha sido golpeado por fenómenos meteorológicos en las últimas semanas que han provocado intensas lluvias en amplias zonas de su territorio.

Fuertes precipitaciones inundaron el martes un hospital de Tula, en el céntrico estado de Hidalgo, provocando la muerte de 14 pacientes de covid-19 que se quedaron sin ventilación mecánica.