El papa expulsa del sacerdocio a exobispos chilenos Cox y Órdenes

Ciudad del Vaticano.- El papa Francisco expulsó hoy del sacerdocio a los exobispos chilenos de La Serena José Francisco Cox, de 85 años, y de Iquique Marco Antonio Órdenes Fernández, de 54, ambos acusados de abusos sexuales.


Fuente: EFE

El Vaticano informó hoy de que Francisco "ha dimitido del estado clerical" a Cox y Órdenes, la forma con la que se expulsa del sacerdocio, después de haber sido sometidos a una investigación por parte de la Congregación para la Doctrina de la Fe y que no podrá ser recurrida.

Estas dos expulsiones se unen a las de los sacerdotes chilenos Fernando Karadima Fariña y Cristián Prech, en las últimas semanas.

"La decisión fue tomada por el papa Francisco el 11 de octubre y no admite recurso", comunicó el Vaticano, que precisó que hoy se le comunicó a los dos obispos eméritos.

Cox vive retirado desde 2002 en la localidad alemana de Vallendar, en una comunidad de los Padres Schoenstatt, a la que pertenece, y había sido acusado de abusos sexuales a menores en Chile y recientemente se supo de un nuevo caso en Alemania.

En 2002 fue trasladado a un monasterio en Alemania para vivir una vida de "silencio, oración y penitencia" cuando empezaron a circular los primeras acusaciones a menores.

En el caso de Órdenes, Benedicto XVI ya había aceptado en 2012 la renuncia del obispo de Iquique presentada después de que se le acusara de abusos sexuales a un chico y se retirase a Perú.

A principios de año, la Justicia chilena archivó el caso sobre la acusación de violación a un menor, lo que no parece haber sido tenido en cuenta por la Doctrina de la fe en su sentencia.

Continúa así, como dijo el portavoz del Vaticano, Greg Burke, cuando se expulsó a Karadima, "la línea férrea del papa Francisco ante los abusos".

 

Confirman cuatro años de cárcel contra Menem por sobresueldos en su Gobierno

Buenos Aires. La Cámara Federal de Casación de Argentina confirmó hoy la pena a cuatro años y seis meses de prisión contra el expresidente Carlos Menem (1989-1999) por el pago de sobresueldos durante su Gobierno, aunque no podrá ser detenido por ser senador y contar con fueros parlamentarios.


Fuente: EFE

Según informaron fuentes judiciales a la agencia estatal de noticias Télam, el más alto tribunal por debajo de la Corte Suprema decidió también confirmar la condena de tres años y medio de cárcel para el exministro de Economía Domingo Cavallo, quien tampoco será arrestado de forma inmediata porque aún puede presentar un recurso extraordinario para intentar llegar al Supremo.

El juicio por esta causa comenzó en marzo de 2015 y culminó en diciembre de ese año con las condenas a Menem -que incluía la inhabilitación perpetua para ejercer cargos públicos-, Cavallo y al exministro de Justicia Raúl Granillo Ocampo a 3 años y 3 meses de cárcel.

Por el contrario, se absolvió a la exsecretaria de Medio Ambiente María Julia Alsogaray, fallecida en diciembre de 2017.

En el expediente se investigó una "maniobra delictiva" llevada a cabo durante los dos períodos presidenciales de Menem, que consistió en la "implementación y ejecución de un sistema que posibilitó la sustracción de fondos públicos en forma periódica por parte de distintos funcionarios del Poder Ejecutivo Nacional".

En 2005, Alsogaray reveló detalles sobre los sobresueldos que recibieron funcionarios durante el Gobierno menemista, al confesar que como secretaria de Estado llegó a cobrar hasta 40.000 dólares mensuales al margen de su salario, mientras que en el caso de los ministros, la suma extra rondaba los 100.000 dólares, según sostuvo la exfuncionaria.

Ese mismo año, Alsogaray fue liberada luego de permanecer en prisión durante 21 meses por presunto enriquecimiento ilícito.

Menem, de 88 años y senador desde 2005, fue investigado en varias causas por presuntos actos de corrupción en su Gobierno y ya fue condenado a siete años de prisión por la venta ilegal de armas a Ecuador y Croacia entre 1991 y 1995.

Sin embargo, la pasada semana la Cámara de Casación le absolvió por este delito al considerar que se superó el "plazo razonable" en la causa -el litigio se demoró de manera prolongada, durante dos décadas-.

 

El noroeste de Florida se enfrenta a la devastación un día después de Michael

Miami. Al menos dos personas muertas, centenares de miles sin electricidad, miles con sus hogares dañados o destruidos e inundaciones y devastación por doquier es lo que dejó el huracán Michael, según el recuento del día siguiente que hacen hoy los medios e instituciones de Florida, en Estados Unidos.


Fuente: EFE

Hasta ahora solo se ha informado de dos personas muertas a consecuencia de Michael, que hoy se encuentra ya lejos de Florida y transformado en una tormenta tropical que todavía puede hacer daño a su paso por el sureste de Estados Unidos camino del Atlántico.

Sin embargo, la cifra puede aumentar a medida que avancen las tareas de rescate y búsqueda de personas entre las montañas de escombros formadas con toda clase de objetos y materiales destruidos por el huracán, que tocó tierra el miércoles en Mexico City (noroeste de Florida) con vientos de 155 millas por hora (250 km/h).

Las dos muertes confirmadas hasta ahora se produjeron el mismo miércoles por la caída de árboles sobre viviendas y las víctimas son un hombre de Greensboro (Florida) y una niña de once años que vivía en una zona de Georgia lindante con Florida.

En el caso del hombre, la oficina del alguacil del condado Gasden, al que pertenece Greensboro, dijo que los servicios de emergencia no pudieron llegar con prontitud a socorrerle debido a que las carreteras estaban bloqueadas por árboles y postes caídos.

El gobernador de Florida, Rick Scott, que definió a Michael como un "ciclón monstruoso", solicitó el mismo miércoles al presidente Donald Trump una declaración de "desastre mayor" para los condados floridanos afectados.

Más de 358.000 familias y negocios están sin servicio eléctrico en todo Florida, debido al paso de Michael, según el Equipo de Respuesta de Emergencia del Estado (SERT, en inglés), que indica que en condados como el de Bay, en donde el ciclón tocó tierra este miércoles, el 98 % está a oscuras.

El canal de información meteorológica Weather Channel cifró en 900.000 el total de hogares y negocios sin electricidad en Florida, Alabama, Georgia y las dos Carolinas.

El mismo medio publica fotografías de algunos tramos de la carretera US 98, que discurre por la costa oeste de Florida, destruidos por la entrada del mar, que llegó a subir de nivel hasta 14 pies (4,2 metros) en algunas zonas.

Otras imágenes muestran un panorama dantesco de Mexico Beach, reducida a ruinas.

En varios mensajes en su cuenta de Twitter, Scott dijo hoy que ya hay equipos trabajando para restaurar la luz y recoger los escombros y pidió a los habitantes de la zona que se mantengan alejados de las calles para que estos equipos puedan trabajar.

Las "calles están cerradas por su seguridad. Recuerde que no se puede tocar las líneas eléctricas caídas ni conducir en condiciones peligrosas", señala uno de estos mensajes publicado en español.

El gobernador aseguró que está enfocado al "100 por cien" en "el rescate y recuperación".

Según el último boletín del Centro Nacional de Huracanes (NHC), el centro de Michael se encuentra a unas 40 millas al oeste-suroeste de Columbus, en Carolina del Sur y la tormenta se mueve a una velocidad de casi 21 millas por hora (33 km/h) que irá en aumento a lo largo del día.

Actualmente se encuentra cruzando en la parte central de Carolina del Sur y después pasará por áreas de la parte central y oriental de Carolina del Norte y el sureste de Virginia.

Se espera que registre un fortalecimiento antes de llegar al Atlántico esta noche o a primeras horas del viernes, día en que girará hacia este-noreste con velocidad superior a la actual.

 

Michael toca tierra en la costa de Florida con vientos "catastróficos"

El huracán de categoría 4 Michael tocó hoy tierra cerca de Mexico Beach, en el noroeste de Florida, zona donde se registra una marejada ciclónica "mortal" y vientos "catastróficos", informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC).


Fuente: EFE

En un boletín especial, el NHC indicó que el ciclón se fortaleció nuevamente y mueve ya vientos máximos sostenidos de 250 kilómetros por hora y rachas superiores, y se dirige rumbo nornoroeste a 22 km/h.

Desde hace años no ha llegado a la zona del “Panhandle” de Florida un huracán como Michael, que ha ido fortaleciéndose desde que este martes se adentró en el Golfo de México y hoy de madrugada llegó a la categoría 4 de la escala de Saffir Simpson, de un máximo de 5.

Con vientos máximos sostenidos de 250 km/h, Michael estuvo a punto de tocar tierra como huracán de categoría 5, lo que hubiera sido a partir de unos vientos de 252 km/h.

Los meteorólogos del NHC pidieron a los residentes en la zona que no salgan a la calle a pesar de la “calma relativa” que genera el paso del ojo del huracán, pues los fuertes vientos reaparecerán “rápidamente”.

El gobernador de Florida, Rick Scott, prometió que “en cuanto Michael pase” se producirá una “masiva respuesta” para apoyar al Panhandle, con más de un “millar de especialistas en búsqueda y rescate de personas” y 3.500 miembros de la Guardia Nacional del estado.

En el momento en el que el NHC emitió el boletín especial, Michael estaba a unos 10 km de la localidad de Mexico Beach, que según el censo tiene 1.072 habitantes.

Los meteorólogos indican que, ahora que tocó tierra, se espera que el ciclón se debilite mientras cruza el sureste del país, después de un giro hacia el noreste esta tarde o noche y un incremento en su velocidad de desplazamiento.

Los vientos huracanados se extienden desde el ojo del ciclón hasta 75 km, mientras que los de fuerza de tormenta tropical (menos de 75 m/h) se sienten hasta a 280 km.

Junto a los fuertes vientos y lluvias, que podrían acumular hasta 30 centímetros en algunas zonas, lo que podría provocar riadas, la mayor preocupación de las autoridades es el aumento del nivel del mar.

Las previsiones de los meteorólogos apuntan a que el nivel del mar podría subir hasta los 4,2 metros en la región debido a los fuertes vientos, la marejada ciclónica que provoca y la subida de la marea, prevista para esta tarde.