El papa recibirá mañana a Lula da Silva en el Vaticano

El papa Francisco recibirá este jueves al expresidente brasileño Lula da Silva en el Vaticano y hablarán de la lucha contra el hambre o sobre las desigualdades, según confirmaron desde el entorno del exmandatario.


Fuente: EFE

El encuentro entre el pontífice argentino y Da Silva se producirá por la tarde, por lo que previsiblemente tendrá lugar en la residencia Casa Santa Marta, donde Francisco vive y mantiene sus reuniones personales fuera del protocolo habitual de palacio.

Lula, que ya está en Roma, consiguió viajar a Italia después de que la justicia de Brasilia aceptara posponer al día 19 de febrero un interrogatorio previsto para ayer, día 11.

La reunión con el papa tendrá lugar gracias a la intermediación del presidente argentino, Alberto Fernández, que visitó el Vaticano el pasado 31 de enero, según informa el Partido de los Trabajadores de Brasil en un comunicado.

El exmandatario brasileño informó el pasado miércoles de su intención de visitar al papa para agradecerle "su dedicación por el pueblo oprimido" y para debatir sobre "la experiencia brasileña en el combate a la miseria".

Pero además quiere agradecer a Bergoglio por "su solidaridad" cuando él pasó por "un momento difícil" en prisión, ya que el papa respondió el pasado mayo a una carta suya para expresarle su cercanía y darle ánimos.

Lula, quien pasó 580 días en prisión y está en libertad provisional, está condenado en dos procesos por corrupción y tiene al menos otras siete investigaciones abiertas en su contra.

El exmandatario fue condenado en tercera instancia a 8 años y 10 meses por corrupción pasiva y blanqueo de capitales, tras haber sido hallado culpable de recibir un apartamento en el balneario paulista del Guarujá a cambio de favores políticos a la constructora OAS.

El proceso todavía debe ser analizado por la máxima Corte del país, última instancia posible.

La otra pena que pesa sobre Lula es de 17 años y 1 mes de cárcel en un caso muy similar y ya confirmada en la segunda instancia.

 

Promobot, el androide que ayuda a detectar el coronavirus

Promobot es una startup creada en Filadelfia, Pensilvania, Estados Unidos. El director de la empresa es el ruso Oleg Kivorkutsev, quien se dedica a la fabricación de robots autónomos para brindar diferentes servicios.

La función del robot instalado en Times Square, Nueva York, es preguntar sobre los principales síntomas del coronavirus e informar sobre cómo evitar su propagación. El androide mide 1.50 m de altura y realiza un cuestionario a todos los que se detienen frente a él.

Una vez completado el cuestionario, el robot analiza la información y decide si es recomendable que la persona vaya o no al médico. Además, aconseja las medidas necesarias para evitar el contagio caso que el individuo presente síntomas sospechosos.

Para Kivorkutsev, el desarrollo del software de este robot es una forma de calmar los nervios y el miedo de la gente debido al brote del nuevo coronavirus. “Si entienden pocas y simples cosas, por ejemplo, qué síntomas tiene el coronavirus, qué deben hacer para prevenirlo, todo estará bien y todos estarán contentos”, indicó a Reuters.

Hasta ahora, cinco personas en la ciudad de Nueva York han sido analizados por sospechas del virus, con cuatro diagnósticos negativos y uno pendiente.

Hasta el momento, hay más de 45.000 casos confirmados y 1.100 muertos en China. Solamente este miércoles se reportaron 94 muertes y 1.638 nuevo contagios.

 

El papa rechaza que se pueda ordenar sacerdotes a hombres casados

Tras meses de debates y controversias internas en la Iglesia católica, el papa Francisco ha rechazado la posibilidad de ordenar a hombres casados para acabar con la escasez de sacerdotes sobre todo en las zonas más remotas del planeta.


Fuente: EFE

Se esperaba hoy una palabra final de Francisco sobre este asunto, en la exhortación sobre el Sínodo de la Amazonía, después de que los obispos de la región aprobaran en esa asamblea celebrada en octubre la propuesta de poder ordenar sacerdotes a hombres casados y reconocidos por su comunidad para permitir celebrar la eucaristía.

La palabra pasaba así a Francisco, que siempre se ha mostrado contrario a abolir el celibato y que en esta ocasión tampoco ha cambiado idea y ni si quiera lo ha mencionado en su documento "Querida Amazonía" publicado este miércoles.

UNA PUERTA CERRADA A LA ORDENACIÓN DE HOMBRES CASADOS

Los obispos de las regiones amazónicas que participaron en el Sínodo habían aprobado la propuesta de poder ordenar sacerdotes a hombres casados y reconocidos por su comunidad para poder celebrar la eucaristía en los puntos más inaccesibles, donde a veces pasan meses sin ver a un cura.

Sin embargo, Francisco aunque reconociendo que es necesario que la eucaristía llegue a estos lugares, se limitó a pedir que se rece para que crezcan las vocaciones y que se envíen más misioneros a estas zonas. Ni una palabra de esta propuesta.

El papa ya había adelantado este martes a un grupo de obispos estadounidenses que quienes esperaran un giro histórico sobre el tema del celibato quedarían "decepcionados".

Y es que en el documento final aprobado por una mayoría de dos tercios, la asamblea de los obispos proponía para que se pueda celebrar la eucaristía en las zonas más remotas de la Amazonía, "ordenar sacerdotes a hombres idóneos y reconocidos de la comunidad que tengan un diaconado fecundo y reciban una formación adecuada para el presbiterado, pudiendo tener familia legítimamente constituida y estable".

Sin embargo, Francisco ni si quiera menciona esta posibilidad y se limita "a exhortar a todos los obispos, en especial a los de América Latina, no sólo a promover la oración por las vocaciones sacerdotales, sino también a ser más generosos, orientando a los que muestran vocación misionera para que opten por la Amazonía".

El papa propone que existan más "diáconos permanentes y que junto con las religiosas y los mismos laicos asuman responsabilidades importantes para el crecimiento de las comunidades (amazónicas)".

El tema de la ordenación de hombres casados para garantizar la Eucaristía en las zonas más remotas fue el más controvertido de ese Sínodo con algunos obispos latinoamericanos que lo veían como una necesidad, mientras que la parte más conservadora de la Iglesia lo rechazaba totalmente.

Justo hace un par de semanas se publicaba un libro escrito entre el papa emérito Benedicto XVI y el prefecto del Culto Divino, el cardenal Robert Sarah, en el que se defendía el celibato y que se interpretó como una posible injerencia a la decisión que Francisco debía tomar en su exhortación. Pero la decisión ya parecía tomada.

En un artículo publicado hoy por el director editorial de la comunicación del Vaticano, Andrea Tornielli, se asegura que Francisco, "después de haber orado y meditado, ha decidido responder no previendo cambios o nuevas posibilidades de excepciones a las ya previstas por la disciplina eclesiástica vigente, sino pidiendo volver a empezar desde lo esencial".

Aunque en su editorial explica que la ordenación de hombres casados "es una cuestión que ha sido discutida durante mucho tiempo y puede serlo aun en el futuro, porque "la perfecta y perpetua continencia" no es "ciertamente exigida por la naturaleza misma del sacerdocio", como declaró el Concilio Ecuménico Vaticano II.

MÁS FUNCIONES A LAS MUJERES, PERO UN NO A LAS DIACONISAS

En el Sínodo sobre la región amazónica también se pidió una mayor participación de las mujeres en la Iglesia, ya que llevan el mayor peso en estas zonas, y se exhortó a estudiar la creación de diaconisas, mujeres que pueden suministrar sacramentos, y cuya figura existió en la Iglesia primitiva y desapareció con el paso del tiempo.

Pero Francisco tampoco lo acepta en este documento y lo justifica afirmando que es reductivo pensar que "se otorgaría a las mujeres un estatus y una participación mayor en la Iglesia sólo si se les diera acceso al orden sagrado".

"Pero esta mirada en realidad limitaría las perspectivas, nos orientaría a 'clericalizar' a las mujeres, disminuiría el gran valor de lo que ellas ya han dado y provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable", explica el papa argentino.

Aunque, el papa sí que exhorta a "estimular el surgimiento de otros servicios y carismas femeninos, que respondan a las necesidades específicas de los pueblos amazónicos en este momento histórico", pero "que no requieran" la ordenación.

UNA MISA INDÍGENA

El Sínodo también pidió, en otro de los puntos más polémicos, el de estudiar un rito amazónico en las celebraciones para dar "una respuesta a la petición de las comunidades" y en el que se incluyesen sus tradiciones y símbolos.

Ante ello, Francisco sí aceptó "recoger en la liturgia muchos elementos propios de la experiencia de los indígenas en su íntimo contacto con la naturaleza y estimular expresiones autóctonas en cantos, danzas, ritos, gestos y símbolos"

Recuerda que "ya en el Concilio Vaticano II se había pedido este esfuerzo de inculturación de la liturgia en los pueblos indígenas, pero han pasado más de cincuenta años y hemos avanzado poco en esta línea".

CRÍMENES E INJUSTICIAS EN LA AMAZONÍA

Al margen de los temas más espinosos, la exhortación es una "carta de amor" a la Amazonía y un llamamiento para que acaben las injusticias y atropellos en la región.

"Sueño con una Amazonía que luche por los derechos de los más pobres, de los pueblos originarios, de los últimos, donde su voz sea escuchada y su dignidad sea promovida. Sueño con una Amazonía que preserve esa riqueza cultural que la destaca, donde brilla de modos tan diversos la belleza humana", escribe el papa.

Denuncia también "los intereses colonizadores que expandieron y expanden -legal e ilegalmente- la extracción de madera y la minería, y que han ido expulsando y acorralando a los pueblos indígenas, ribereños y afrodescendientes, provocan un clamor que grita al cielo".

"A los emprendimientos, nacionales o internacionales, que dañan la Amazonía y no respetan el derecho de los pueblos originarios al territorio y a su demarcación, a la autodeterminación y al consentimiento previo, hay que ponerles los nombres que les corresponde: injusticia y crimen", escribe.

El papa también reconoce que "no siempre los misioneros estuvieron del lado de los oprimidos" y afirma: "Me avergüenzo y una vez más pido humildemente perdón, no sólo por las ofensas de la propia Iglesia sino por los crímenes contra los pueblos originarios durante la llamada conquista de América y por los atroces crímenes que siguieron a través de toda la historia de la Amazonía".

 

Dos muertas y una veintena de heridos por explosión en cárcel de Bolivia: atribuyen al PCC

Al menos dos presos fallecieron en una explosión en una cárcel de Bolivia, en la que hubo además 26 heridos. El Gobierno interino del país atribuye a reos de la organización criminal brasileña Primer Comando de la Capital (PCC).


Fuente: EFE

La explosión esta pasada noche en el penal de Mocoví se sospecha que fue por una “granada de guerra”, declaró este martes a los medios en La Paz el ministro interino de Gobierno (Interior) de Bolivia, Arturo Murillo.

Las autoridades investigan si la granada pudo ser enviada desde la cárcel de El Abra en la ciudad central de Cochabamba a la de Mocoví en la amazónica de Trinidad, comentó Murillo.

El ministro interino manifestó que ocho de los heridos siguen en hospitales, mientras los 18 restantes fueron dados de alta.

“Una investigación rápida” atribuyó la explosión a presos brasileños del PCC, de “alta peligrosidad” y que tratan “de mostrar su poder” en cárceles bolivianas, por lo que se ordenó su aislamiento y se estudia la forma de entregarlos a su país, dijo la autoridad.

“Les vamos a demostrar el poder de la Policía Boliviana”, aseveró el ministro interino sobre estos reclusos, unos nueve repartidos en varias penitenciarias de Bolivia.

La autoridad señaló que se están reforzando los controles en fronteras como la de Brasil en la región boliviana de Beni, donde se encuentra Trinidad, para de forma coordinada entre Policía e Inmigración evitar la entrada de sospechosos de ser delincuentes.

La Policía Boliviana desarrolló esta madrugada hora local operativos para reforzar la seguridad en cárceles del país, con el despliegue de cientos de policías, tras lo que el Ministerio de Gobierno calificó en redes sociales como un “atentado explosivo” en el penal de Mocoví.

Las prisiones en Bolivia padecen en muchos casos problemas de hacinamiento, con episodios violentos en algunas de ellas.

Un informe parlamentario reveló el año pasado que las cárceles bolivianas tenían unos 19.000 reos, un 330 por ciento por encima de su capacidad para unos 5.800 reclusos, la mayoría presos preventivos en espera de condena.