El papa recorta los salarios de los cardenales y miembros de la curia romana

El papa Francisco decidió recortar los salarios de los cardenales y sacerdotes por la agravación de la crisis económica en el Vaticano consecuencia del coronavirus, informó este miércoles la oficina de prensa de la Santa Sede.


Fuente: AFP

En una carta apostólica, llamada 'Motu Proprio', publicada el miércoles, el papa anuncia que a partir del 1 de abril se recortará un 10 % el salario de los purpurados, un 8 % el de los jefes y secretarios de dicasterios (ministerios) y un 3 % el de los clérigos y religiosos.

"Un futuro económicamente sostenible requiere hoy, entre otras decisiones, la adopción de medidas relativas a los salarios del personal", escribió el papa argentino en el documento con el que anuncia el recorte proporcional y de forma indefinida de los sueldos en el Vaticano.

El pontífice, que quiere evitar despidos, considera que hay que contener los gastos y por eso decidió intervenir "según criterios de proporcionalidad y progresividad" con ajustes que afectan especialmente a los clérigos, religiosos y a los niveles de remuneraciones más altos, precisa Vatican News, el portal de información del Vaticano.

La decisión fue tomada por el "déficit que desde hace varios años marca la gestión económica de la Santa Sede" y sobre todo por la situación generada por la pandemia, "que ha afectado negativamente a todas las fuentes de ingresos de la Santa Sede y del Estado de la Ciudad del Vaticano", explicó el pontífice en el documento.

También se bloquean por dos años los aumentos de remuneración por antigüedad para todos los empleados de nivel 4 del escalafón en adelante.

Las cuentas del Vaticano están en rojo por la caída de las donaciones (25%), la pérdida neta de ingresos de los Museos Vaticanos (85%) y las rebajas que tuvo que aplicar en el 2020 a los alquileres de sus locales a empresas en crisis tras el año negro causado por la pandemia.

La curia romana, la administración central de la iglesia católica, que agrupa a 60 entidades al servicio del papa, registró un agujero "del orden de los 90 millones de euros" (108 millones de dólares), en sus cuentas del 2020, frente a un déficit de 11 millones de euros (13 millones de dólares) en 2019.

En total, el Vaticano emplea a casi 5.000 personas, que reciben regularmente sus salarios.

El año pasado, debido a la emergencia sanitaria, la Santa Sede tuvo que recurrir a sus reservas financieras, que estaban bien abastecidas, para poder cubrir las necesidades, sin tener que renunciar a sus numerosos bienes inmuebles.

De este modo compensó una caída del orden del "20 al 25%" de sus ingresos en 2020, que probablemente se repetirá en 2021, explicaron fuentes vaticanas.

 

Uruguay vuelve a cuarentena estricta, pero con asistencia económica a los afectados

Montevideo.- El presidente de Uruguay, Luis Lacalle Pou, manifestó este martes que no es partidario "del confinamiento total o la cuarentena obligatoria" , sin embargo, anunció nuevas medidas restrictivas por la Semana Santa, aunque con apoyo financiero para ciertos sectores.


Fuente: EFE

Lacalle Pou compareció junto al secretario de la Presidencia, Álvaro Delgado; el ministro de Salud Pública, Daniel Salinas; y el responsable de la Educación Pública, Robert Silva, para anunciar las medidas tomadas por el gabinete para contener el rebrote de la primera ola de covid-19 que atraviesa Uruguay.

Cierre de oficinas públicas -excepto servicios imprescindibles- y free-shops (tiendas libres de impuestos) fronterizos hasta el 12 de abril; misma fecha para la clausura de gimnasios, clubes, deporte "amateur" y suspensión de espectáculos públicos; anulación de la presencialidad en todos los niveles de enseñanza hasta el 5 de abril y regreso progresivo a partir de ahí, fueron algunas medidas anunciadas.

Además, el cierre de complejos termales en los departamentos de Salto y Paysandú (oeste), la restricción de horario en bares y restaurantes a la medianoche (03.00 GMT) y aportaciones económicas como el subsidio por enfermedad a mayores de 65 años en el sector privado o un tributo a los salarios públicos durante dos meses destinado a los desfavorecidos por las restricciones a la movilidad.

Lacalle Pou explicó, además, el refuerzo de medidas sanitarias, como la suma de 129 camas de tratamiento intensivo a las más de 200 ya existentes en el sector público, la compra de 150 respiradores y monitores.

Después de la cifra récord de este lunes (2.700 casos en un día), Uruguay registró este martes 1.801 contagios, por lo que el país suramericano acumula 86.007 positivos (14.826 personas cursando actualmente la enfermedad, de las que 202 están internadas en cuidados intensivos) y 827 muertes desde el 13 de marzo de 2020, cuando se declaró la emergencia sanitaria.como método para frenar el aumento de casos de covid-19 en el país suramericano.

"Nosotros no somos partidarios del confinamiento total o la cuarentena obligatoria. Hemos recibido estímulos suficientes para aplicarla, nos hemos negado y seguimos en eso porque ya es una cuestión mucho más de principios que de práctica", indicó el mandatario en rueda de prensa tras el Consejo de Ministros celebrado esta tarde en Montevideo.

El mandatario defendió la decisión de mantener "la libertad" de la población frente a cualquier tipo de confinamiento, tomada un año atrás, poco después de la declaración de emergencia sanitaria en el país.

"La situación es distinta, la cantidad de casos es mucho mayor, tenemos una cepa (P1) que es muy potente en penetración y contagios, una situación compleja en el sistema de salud presionando sobre el CTI (cuidados intensivos), pero al tiempo Uruguay ha avanzado en la vacunación", argumentó Lacalle Pou.

 

Corte suprema de Brasil declara "parcial" al juez Moro, que condenó a Lula

La Corte Suprema de Brasil consideró este martes que el exjuez Sergio Moro actuó con "parcialidad" en el proceso que llevó a la primera condena de Luiz Inácio Lula da Silva por denuncias de corrupción, en una nueva victoria judicial del exmandatario izquierdista.


Fuente: AFP

La segunda sala del Supremo Tribunal Federal (STF) tomó esa decisión por 3 votos a 2, tras un cambio en el último momento de la posición de una de sus magistradas, Carmen Lúcia, que inicialmente había rechazado la demanda de los abogados del expresidente.

La decisión supone un duro golpe a la gigantesca operación anticorrupción Lava Jato, de la que Moro era la principal figura.

"Victoria de la verdad", reaccionó el Instituto Lula en Twitter, con una foto del líder de la izquierda en un mitin en la que puede leerse "STF decide: Moro parcial".

La defensa de Lula (2003-2010) alegó que Moro perjudicó al exmandatario a lo largo de la instrucción del proceso y que actuó con motivaciones políticas.

Entre los ejemplos citados, figura el de haber impedido que Lula se presentase a las elecciones de 2018, para las cuales era el favorito, y haber aceptado luego ser ministro de Justicia del presidente de ultraderecha Jair Bolsonaro, vencedor de esos comicios.

"Esperamos que el fallo emitido hoy por la Corte Suprema sirva de guía para que cualquier ciudadano tenga derecho a un juicio justo, imparcial e independiente", afirmaron en una nota los abogados del exmandatario, Cristiano Zanin y Valeska Zanin Martins.

Lula siempre se declaró inocente de la decena de causas abiertas en su contra y las atribuyó a una conspiración para apartarlo de las elecciones de 2018.

Una tesis que ganó fuerza cuando el portal The Intercept Brasil reveló en 2019 charlas entre Moro y los fiscales de Curitiba, en las que aparentemente hay una coordinación para encaminar ciertos casos.

Las grabaciones pirateadas no entraron en las pruebas presentadas por la defensa, pero pesaron en los debates, afirman expertos.

La magistrada Carmen Lúcia explicó que desde las primeras sesiones de este caso que empezó en diciembre de 2018 "el contorno, el escenario y la comprensión que se tenía [del proceso] fue cambiando".

Insistió, no obstante, en que el juicio concierne una causa específica y no constituye una descalificación de Lava Jato, la operación que desde 2014 llevó a la cárcel a decenas de grandes empresarios y políticos de la mayoría de los partidos políticos.

"No estoy emitiendo un voto sobre el combate a la corrupción, que no puede parar de ningún modo", afirmó.

EL CASO DEL TRIPLEX

La 'suspeição' de Moro acordada por el STF concierne a un único caso de las dos condenas dictadas hasta ahora contra Lula en el tribunal de Curitiba (sur), donde actuaba el exjuez.

Se trata del caso de un tríplex en el litoral de Sao Paulo, del cual Lula era beneficiario, según la acusación, a cambio de contratos ofrecidos a constructoras en la estatal petrolera Petrobras.

Moro dictó en 2017 una sentencia en su contra de 9 años y medio de cárcel, llevados a 12 años y un mes en enero de 2018 por un tribunal de segunda instancia y reducida después a 8 años y 10 meses en 2019 por una corte superior (STJ).

Lula, de 75 años, estuvo preso por ese caso desde abril de 2018 hasta noviembre de 2019.

El exmandatario fue condenado, además, a 17 años de cárcel en otro proceso iniciado por Moro, pero concluido por su sucesora cuando el juez se convirtió en ministro.

Esos dos procesos fueron anulados a inicios de este mes por un magistrado del STF por vicio de forma, alegando que debían ser tratados en Brasilia. Con esa decisión, Lula quedó habilitado para disputar las elecciones de 2022.

La Fiscalía General apeló esa decisión, que deberá ser tratada próximamente por el plenario del STF, de 11 miembros.

La nueva victoria judicial de Lula, este martes, obliga al tribunal que trate el asunto a iniciar desde cero la instrucción, con todos los interrogatorios.

Moro puede presentar un recurso contra el fallo, pero solo cuestionando su constitucionalidad, explica Daniel Vargas, profesor de derecho de la Fundación Getúlio Vargas.

"La decisión de hoy es otra una victoria política para el expresidente Lula, cuya elegibilidad se confirma después de sucesivas decisiones del STF", afirmó la consultora Prospetiva.

 

Brasil supera por primera vez los 3.000 muertos por COVID-19 en un día

Brasil, actualmente el país más castigado por la pandemia del coronavirus en el mundo, registró 3.251 muertes por el covid-19 en las últimas 24 horas, un nuevo récord y con las que superó por primera vez los 3.000 fallecimientos en un día, informaron este martes las secretarías regionales de Salud.


Fuente: EFE

Según el boletín divulgado por la Conass, el foro que reúne a las secretarías de Salud de los 27 estados del país, con 3.251 decesos y 82.493 contagios registrados este martes, el gigante latinoamericano acumula 298.676 víctimas y 12.130.019 casos de la enfermedad desde que registró el primer caso, el 26 de febrero de 2020.

Estas cifras convierten a Brasil en el país con más fallecidos y contagios del coronavirus SARS-CoV-2 en la última semana y en el segundo con más muertos y casos de la enfermedad en el mundo desde el comienzo de la pandemia, superado tan solo por Estados Unidos.

El número de defunciones este martes es un nuevo récord, muy por encima de los 2.841 registrados el martes de la semana pasada, que era hasta ahora el mayor desde el inicio de la pandemia, y acercan a Brasil a las 300.000 víctimas por el covid-19, límite que, al actual ritmo, se puede superar el miércoles.

El fuerte aumento tanto de las muertes como de los casos este martes fue atribuido a la actualización de las cifras, ya que por lo general Brasil registra una reducción de los números los domingos y los lunes por el menor número de funcionarios procesando los datos los fines de semana y un salto los martes, cuando las estadísticas son actualizadas.

Los promedios tanto de fallecimientos como de contagios en la última semana alcanzaron un nuevo récord este martes, algo que viene ocurriendo cada día desde hace más de tres semanas.

De acuerdo con la Conass, el promedio de muertes por el covid-19 en Brasil en la última semana subió hasta las 2.436 diarias este martes y el de casos llegó hasta 76.545 por día.

El agravamiento de la situación confirmó que Brasil enfrenta una segunda ola del covid-19 mucho más letal que la primera, en parte causada por la circulación en el país de nuevas cepas del virus, entre las cuales la llamada variante brasileña.

El aumento de los contagios y las muertes tiene a gran parte de Brasil al borde de un colapso hospitalario, ya que en 25 de los 27 estados del país la tasa de ocupación de las unidades de cuidados intensivos (UCI) supera el 80 %, y provocó una preocupante escasez de las medicinas necesarias para intubar a los pacientes y del oxígeno para los mismos.

La crítica situación de los hospitales ha obligado a las autoridades de diferentes regiones del país a adoptar medidas de restricción de la movilidad para intentar contener el avance del virus y reducir la presión del sistema sanitario.

Algunos de los estados más poblados de Brasil, como Sao Paulo y Río de Janeiro, adoptaron severas medidas para frenar los contagios y decretaron un festivo que se extenderá por toda la próxima semana, en la que estará prohibido el funcionamiento de todas las actividades, con excepción de las esenciales.