Eligen a Argentina para estudiar vacuna contra COVID-19

Las empresas farmacéuticas Pfizer y Biopharmaceutical New Technologies (BioNTech) anunciaron este viernes que Argentina fue elegida como una de las sedes de los estudios clínicos que se realizarán para probar su vacuna contra COVID-19.


Fuente: EFE

En un comunicado conjunto difundido en Buenos Aires, las dos compañías informaron que Argentina ha sido seleccionada como una de las ubicaciones a nivel global para llevar adelante la denominada fase 2b/3 de la vacuna con tecnología ARNm contra el virus SARS-CoV-2.

Según explicaron, el país suramericano fue seleccionado en base a diversos factores, entre ellos, la experiencia científica y las capacidades operativas del equipo de investigación principal, la epidemiología de la enfermedad, así como la experiencia previa de Argentina en la realización de estudios clínicos.

El inicio del estudio clínico en Argentina está planificado para inicios de agosto próximo, sujeto a la aprobación del organismo regulador local, la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (Anmat) de Argentina.

"Estamos orgullosos de que la comunidad científica en Argentina tenga un papel clave en los esfuerzos de investigación global y en la lucha contra COVID-19. Nos tomamos esta responsabilidad muy seriamente y confiamos en que la ciencia ganará", señaló Fernando Polack, director científico de la Fundación Infant e investigador principal del estudio.

Polack y Nicolas Vaquer, gerente general de Pfizer, informaron de esta decisión al presidente argentino, Alberto Fernandez, en un reunión realizada este viernes en la residencial presidencial de Olivos, a las afueras de Buenos Aires.

Desde el primer caso detectado el 3 de marzo y hasta el momento, Argentina, con una población total de unos 45 millones de habitantes, contabiliza un total de 90.693 contagios del SARS-CoV-2 y 1.749 fallecimientos por este virus.

Para tratar de frenar los contagios y evitar un colapso en el sistema sanitario, el Gobierno de Fernández ha dispuesto medidas de aislamiento obligatorio desde el 20 de marzo, que se han reforzado desde el 1 de julio en Buenos Aires y su populosa periferia, un área que concentra el 94 % de los nuevos casos.

 

Esperan que una de las vacunas contra el Covid-19 esté lista este año

Se espera que el candidato a la vacuna COVID-19 de BioNTech SE y Pfizer Inc esté listo para buscar la aprobación regulatoria para fines de 2020, informó el viernes el Wall Street Journal, citando al director ejecutivo de la firma alemana de biotecnología.


Fuente: Reuters

Se espera que la vacuna experimental, que se mostró prometedora contra la enfermedad respiratoria de rápida propagación en las pruebas en humanos en etapas tempranas, pase a un gran ensayo que involucre a 30,000 participantes sanos a finales de este mes, en espera de la aprobación regulatoria.

El Ministerio de Salud Pública formalizó un acuerdo con la OPS para un acceso equitativo a las vacunas Covid-19 una vez que se descubra la fórmula efectiva.

 

La operación de EEUU que podría dejar al resto del mundo sin vacuna de COVID

Más rápido que la velocidad de la luz. Ese concepto trae a la mente la alegórica “Operación Warp Speed”, con la que Estados Unidos quiere procurarse 300 millones de vacunas y tratamientos suficientes para encarar 2021 inmune a la COVID-19, pero que podría dejar sin acceso temprano a tratamientos y vacunas a otros países.


Fuente: EFE

“Me parece muy preocupante que las acciones que está tomando Estados Unidos puedan servir para acaparar vacunas y medicinas contra la COVID-19”, señala en entrevista con Efe el profesor Lawrence Gostin, director del Instituto de Salud Global de la Facultad de Derecho de Georgetown.

Al tiempo que el Gobierno de Donald Trump reniega del multilateralismo y tras hacer oficial su intención de abandonar la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno estadounidense está dedicando miles de millones de dólares a procurarse potenciales vacunas y tratamientos contra la pandemia.

El problema, según coinciden los expertos, es que Trump no parece tener en cuenta la dimensión global de la lucha contra la pandemia y actúa con la intención de asegurarse todo el stock inicial de posibles curas.

En marzo intentó persuadir a la empresa alemana CureVac para que trasladara su investigación de una posible vacuna contra la COVID-19 a Estados Unidos, algo que finalmente no prosperó y que acabó con la apresurada salida de su entonces consejero delegado, el estadounidense Daniel Menichella, y con la afirmación del Gobierno alemán de que todo lo relacionado con la pandemia es un asunto de “seguridad nacional”.

El mes pasado, la Casa Blanca ordenó la compra de prácticamente toda la producción hasta septiembre del tratamiento de redemsivir, de la empresa estadounidense Gilead, una de las dos medicinas que han probado ser útiles contra la COVID-19.

Thomas Senderovitz, responsable de la Agencia Danesa del Medicamento, dijo la semana pasada en la televisión pública de su país que el paso dado por EE.UU. para acaparar redemsivir es una mala noticia para Europa y para un mundo en medio de una crisis global.

“No he visto algo así antes. Una compañía que decide vender todo su inventario a un solo país. Es muy extraño e inapropiado”, indicó.

La “Operación Warp Speed” adjudicó esta semana su mayor contrato: 1.600 millones de dólares a Novavax, una farmacéutica de Maryland casi desconocida que está desarrollando una posible vacuna contra la COVID-19 para finales de este año.

El desembolso conlleva un compromiso de entregar cien millones de dosis de esta nueva vacuna, un número muy alto para una nueva producción hasta para una multinacional y que podría servir para vacunar a 50 millones de personas.

Novavax se suma a otra docena de candidatas para conseguir una vacuna contra la COVID-19, entre las que se encuentran los prometedores proyectos de Johnson & Johnson (financiada con 456 millones de dinero federal), Moderna (500 millones) y AstraZeneca (1.200 millones de dólares).

“Hay muchas razones para pensar que la Administración Trump no compartirá de manera equitativa vacunas y medicinas esenciales para combatir la pandemia. Ha operado de acuerdo a su plataforma América Primero y parece claro que se querrá asegurar la mayor parte de la producción mundial. Este poder para acaparar será mayor si EE.UU. es el primero en conseguir la vacuna”, señala Gostin.

El doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas y principal epidemiólogo del país, cree que Estados Unido debería tener acceso en 2021 a unas 200.000 dosis para inmunizar a su población contra el SARS-CoV-2, equivalente al 40 % de la producción global de la vacuna de la gripe estacional mucho más barata y fácil de producir.

Esto hace pensar que las farmacéuticas que han recibido ayudas a cambio de compromisos por parte de Washington, entre ellas el gigante AstraZeneca, se verán presionadas para poner toda su capacidad productiva al servicio de Estados Unidos.

“Acciones como la compra a Gilead mandan un mensaje muy dañino sobre el egoísmo y contra el espíritu de solidaridad global. Además, su anuncio de retirarse de la OMS muestra que a Trump no le importa mucho la cooperación y la igualdad en salud”, recalca el profesor Gostin.

 

Brasil se acerca a los 70.000 muertos por COVID-19, con 1.220 el último día

Brasil, el segundo país más afectado por la pandemia después de Estados Unidos, sumó 1.220 muertos por COVID-19 en el último día, con lo que el balance total de fallecidos ascendió a 69.184, según informó el Gobierno.


Fuente: EFE

El número de contagios se ubica en los 1.755.779, tras registrar 42.619 nuevos casos confirmados en las últimas 24 horas, de acuerdo con el boletín diario divulgado por el Ministerio de Salud.

Brasil, epicentro latinoamericano de la pandemia y uno de los focos activos a nivel global, registra una tasa de mortalidad 32,9 decesos por cada 100.000 habitantes.

Además, las autoridades sanitarias brasileñas investigan otras 4.077 muertes que podrían haber sido causadas por el patógeno.

Los datos también muestran que hasta este jueves se han recuperado 1.054.043 pacientes del nuevo coronavirus, lo que supone el 60 % del total de infectados en el país de 210 millones de habitantes.

Los estados brasileños más azotados por la pandemia siguen siendo Sao Paulo (349.715 casos confirmados y 17.118 muertes), Ceará (131.000 y 6.741) y Río de Janeiro (128.324 y 11.115), aunque ahora la principal preocupación se centra en el oeste y el sur del país.

A pesar de la escalada de la curva epidemiológica, aunque de una forma menos acelerada, varios estados y ciudades del país, entre ellos Sao Paulo y Río de Janeiro, están inmersos desde junio en un proceso de reapertura de sus economías.

Sin embargo, algunas ciudades han tenido que retornar a medidas de aislamiento más rígido con el aumento de contagios.

Este jueves, los aficionados del fútbol en Río de Janeiro ya no podrán acompañar a sus equipos en los estadios, algo que estaba previsto a partir de este viernes, luego de que la Alcaldía de la ciudad más icónica de Brasil diera marcha atrás y aplazara por tiempo indefinido la decisión.

El alcalde de Río, el pastor evangélico Marcelo Crivella, dijo también que el acceso a las playas por parte de los bañistas solo será liberado cuando la ciencia anuncie una vacuna contra el nuevo coronavirus.

“Nosotros esperamos que la vacuna llegue antes del verano. Esos locales donde no es posible quedarse con máscara tienden a ser liberados solo después de la vacuna”, apuntó Crivella en una rueda de prensa en la que advirtió que los bañistas que infrinjan la ley serán multados desde este viernes con 107 reales (unos 20 dólares).

Los investigadores discrepan sobre cuándo se alcanzará el pico de la curva epidemiológica y los hay incluso que defienden que nunca llegará y que Brasil mantendrá un nivel medio de decesos y contagios durante un largo periodo de tiempo debido a la dimensión continental del país.