Embarazo falso, baby shower y un tatuaje: la insólita trama detrás del robo de un bebé

Una mujer de 42 años fue detenida por quitarle el hijo recién nacido a una amiga luego de fingir un embarazo. Su pareja incluso se tatuó el nombre del hijo ficticio que esperaba. El caso ocurrió en Ezeiza, Argentina.


Fuente: Infobae

El lunes último, una mujer llamada María Esther dejó a Amadeo, su bebe recién nacido de 9 días, en la parte delantera de su casa de Ezeiza. Lo apoyó sobre el moisés que estaba en el living. Sólo por unos segundos, pensó en su cabeza. Tenía que ayudar a su otro hijo en otra de las habitaciones.

Cuando regresó para darle la teta al recién nacido, el bebé ya no estaba. Había desaparecido. La desesperación se apoderó de ella. Salió corriendo a la calle, gritó, lloró y llamó a la policía. Allí, los vecinos se acercaron.

En ese momento de alteración absoluta, un chico del barrio le reveló un dato que sería la punta del ovillo de una historia increíble e insólita: “vi a una mujer con capucha y gorrita que salió corriendo con un bebé en brazos”, le dijo.

Alguien robó a Amadeo

El robo dio inicio a una investigación a cargo de la UFI N° 1 de Ezeiza con la fiscal Florencia Belloc, que logró recuperar al recién nacido en cuestión de cuatro horas. No estaba lejos. Se encontraba en una casa a solo cinco cuadras.

A partir del hallazgo, descubrieron una historia que parece de ficción, pero fue real: Rosa Barreto, una de las mejores amigas de María Esther, fingió un embarazo durante 9 meses y cuando la mentira estaba llegando a su fin decidió robar al bebe para sostener el engaño. Durante el falso embarazo incluso realizó un baby shower. Su novio incluso se tatuó el nombre del falso hijo, creyendo que sería padre del bebé por venir.

Cuando los investigadores recibieron la denuncia, comenzaron un trabajo en el barrio donde había sido robado Amadeo que incluyó testimonios de vecinos y análisis de cámaras de seguridad. Los primero que descubrieron es que, efectivamente, una mujer había ingresado a la casa saltando el portón principal.

Esa investigación los condujo luego a una precaria casa, a cinco cuadras de donde María Esther vive con sus hijos. En esa vivienda vive un hombre llamado A.F, que tenía a un pequeño acostado sobre un sillón. Quedó detenido inmediatamente.

HIPÓTESIS

La hipótesis es que cuando María Esther quedó embarazada, Rosa, su amiga desde hace 16 años, anunció que también esperaba un bebé.

“No sabemos aún por qué lo hizo, quizás por celos a su amiga o por algún conflicto con su pareja. Pero lo cierto es que les hizo creer a todos que ella también estaba embarazada”, explica un investigador.

La mentira de Rosa Barreto fue tan lejos que hasta organizó un baby shower para recibir a su supuesto hijo. Las fotos fueron recuperadas por la fiscalía e ilustran esta nota. A Rosa y a su pareja se los ve felices, sonriendo y disfrutando con amigos que le hacían pintadas en la panza a la “futura madre”.

Incluso, en el allanamiento que se hizo a la vivienda de Rosa Barreto, sobre la Av. Argentina al 1100, luego de recuperar el bebe, se encontró una ecografía. Pero era del pequeño Amadeo.

La explicación de cómo llegó ese estudio a la casa de Rosa, la dio María Esther: “Ella vino hace un tiempo y me dijo que necesitaba una ecografía para justificar su ausencia a un piquete. Yo se la di para ayudarla”.

En el resto del relato de la mamá de la víctima, los investigadores encontraron rastros del armado de la mentira: “Ella estuvo muy encima mío durante el embarazo. Me llamaba muy seguido y me visitaba. Mi hijo tenía fecha de parto par el 25 pero se adelantó y ella estaba permanentemente consultando si ya había nacido”

Con el caso aún abierto, hay una pregunta que desde la fiscalía todavía no terminan de resolver del todo: ¿El supuesto padre, es decir el novio de Rosa, no sabía nada?. “Creemos que fue engañado por ella. No tenemos elementos todavía para deducir que fue cómplice del robo”.

Al día siguiente de las detenciones, el hermano de Rosa fue liberado. La mujer es ahora la única detenida. Cuando tuvo la oportunidad de defenderse, prefirió el silencio y se negó a declarar. El artículo 146 del Código Penal establece una pena de “reclusión de 5 a 15 años” para aquel que “sustrajera a un menor de 10 años de sus padres”.

 

La pandemia de coronavirus mató a entre 13,3 y 16,6 millones de personas en 2020 y 2021

La pandemia de covid-19 provocó entre 13,3 y 16,6 millones de muertes desde enero de 2020 a diciembre de 2021, es decir una cifra muy superior a la oficialmente registrada, según cálculos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) divulgados este jueves.


Fuente: AFP

 

Estas cifras, muy esperadas, permiten tener una idea más fiel a la realidad de los devastadores efectos de la peor pandemia vivida en el mundo desde hace un siglo y que sigue causando miles de muertos cada semana.

“Nuevos datos de la Organización Mundial de la Salud muestran que el balance total asociado directa o indirectamente con la pandemia de covid-19 entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de diciembre de 2021 es de 14,9 millones de muertos (con un margen de entre 13,3 y 16,6 millones)”, dijo la institución en un comunicado.

Desde el inicio de la pandemia, las cifras de los países miembros reunidas por la OMS daban un total de 5,4 millones de fallecidos por covid-19 en estos dos años, pero desde hace mucho, la institución de la ONU había advertido de que estas cifras estaban lejos de ser reales.

“Estos números, que obligan a reflexionar, subrayan no solamente el impacto de la pandemia, sino la necesidad de todos los países de invertir en sistemas de salud más fuertes que puedan sostener los servicios sanitarios esenciales durante las crisis, incluyendo sistemas de información sanitaria más sólidos”, declaró el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

Esta sobremortalidad se ha calculado haciendo la diferencia entre el número de muertes reales en ese periodo y el número de decesos considerado normal sin que haya una pandemia, basándose en las estadísticas existentes.

La OMS lanzó su alerta sobre el covid-19 el 30 de enero de 2020, semanas después de haber detectado los primeros casos en China.

Este exceso de mortalidad incluye las muertes provocadas directamente por la enfermedad y las causadas indirectamente, debido al golpe que la pandemia asestó a los sistemas de salud y a la sociedad en general.

Detectan el primer caso de hepatitis infantil desconocida en Argentina

Lo confirmó el Ministerio de Salud de ese país. Se trata de un paciente de 8 años de Rosario. El origen del cuadro es desconocido.


Fuente: Clarín

El Ministerio de Salud de Argentina informó que anoche se detectó en el Hospital de Niños de zona norte de la ciudad de Rosario, Santa Fe, un cuadro de hepatitis aguda grave de origen desconocido en un paciente de 8 años.

Se trata del primer caso reportado en el país, desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) informó la aparición de un brote en distintos países.

Desde la cartera de Salud de Santa Fe se informó que se trata de “un caso aislado que está siendo seguido por los equipos” de especialistas. Según se indicó, el paciente fue trasladado a un centro privado de salud. “No es para alarmar”, indicó un funcionario consultado por Clarín.

En rigor de la situación, se indicó que el caso ganó trascendencia porque “se comunica por disposición de la OMS”. “Esto no implica más que eso. Ha habido casos así”, añadió.

Justamente, la entidad había confirmado este martes el aumento de los casos de la hepatitis aguda infantil de origen desconocido en el mundo y afirmó que se trata de un tema “muy urgente” al que están dando “prioridad absoluta”.

La semana pasada la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP) había emitido un comunicado en el que solicitaba que los médicos de nuestro país estén alerta ante la posible aparición de casos.

Se trata de “una hepatitis aguda grave con elevación marcada de las enzimas hepáticas e ictericia, acompañado en la mayoría de los casos por síntomas gastrointestinales previos que incluyen dolor abdominal, diarrea y vómitos”, describió la SAP y aclaró que la mayoría de los casos no presentaron fiebre.

En ninguno de los casos confirmados se detectaron “los virus comunes que causan la hepatitis viral aguda”, como el virus de la hepatitis A, B, C, D y E, pero sí han sido detectados adenovirus en al menos 74 pacientes.

Los primeros diez casos de esta hepatitis aguda fueron notificados por el Reino Unido a la OMS el 5 de abril.

Los contagiados fueron niños menores de diez años sin dolencias previas, y desde entonces también se han detectado contagios en España, Israel, Dinamarca, Italia, Estados Unidos y Bélgica, entre otros.

Ya se reportaron un caso fatal en Europa y otros tres en Indonesia. La edad de los afectados oscila entre el mes y los 16 años.

“La hepatitis leve es muy habitual en niños tras una serie de infecciones virales, pero lo que se está viendo ahora es muy diferente”, dijo Graham Cooke, profesor de enfermedades infecciosas en el Imperial College de Londres. En Gran Bretaña, algunos casos han necesitado tratamiento específico en unidades hepáticas y unos pocos necesitaron un trasplante.

“En la actualidad, la causa exacta de la hepatitis en estos niños sigue siendo desconocida”, afirmaron los CDC europeos en un comunicado difundido este martes.

El papa en silla de ruedas por el dolor de la rodilla

El papa utilizó hoy una silla de ruedas para llegar al aula Pablo VI del Vaticano para la XXII Asamblea Plenaria de la Unión Internacional de Superioras Generales (UISG), pues los fuertes dolores en la rodilla derecha que le han impedido caminar para reunirse con las participantes.


Fuente: Efe

El papa llegó en silla de ruedas empujada por uno de sus asistentes, como se observa en las fotos que las participantes en la audiencia colgaron en las redes sociales.

El dolor de rodilla no da tregua a Francisco, que este miércoles volvió a pedir perdón por no poder saludar a los fieles en la audiencia general y afirmó que esperaba que se le pasase pronto. Las imágenes durante la audiencia mostraron al papa argentino poniéndose de pie y caminando con enorme dificultad y con la ayuda de dos personas.

Como él mismo también desveló recientemente, el médico le había aconsejado que no caminase en estos días y asimismo explicó en una reciente entrevista que iba a recibir infiltraciones para mitigar el dolor.

En las últimas semanas ha suspendido su agenda algunos días para someterse a pruebas médicas y este problema le obligó a no poder oficiar algunos ritos durante la pasada Semana Santa.

A principios de abril, durante su viaje apostólico a Malta, no pudo bajar las escaleras del avión por primera vez y recurrió a un elevador.

Según algunos medios, si no resuelve la situación se piensa en una operación, aunque será el último de los remedios.

Pero estos problemas de movilidad del papa preocupan ante los próximos viajes que deberá afrontar como el de Líbano a mediados de junio o el de primeros de julio a República Democrática del Congo y Sudan del sur o Canadá a finales de ese mes.