Enfermos con ómicron tendrían hasta 70% menos de riesgo de hospitalización

Los enfermos infectados con la variante ómicron del coronavirus tienen hasta un 70% menos de riesgo de ser hospitalizados en comparación con la variante delta, según un análisis de la agencia británica de seguridad sanitaria publicado este jueves.

El trabajo en línea con dos estudios trabajos británicos publicados el miércoles, sostiene que un individuo con ómicron tiene “entre un 50% y un 70% menos de probabilidades de ser ingresado en un hospital” que por la variante delta.

Sin embargo, la agencia británica es muy cautelosa debido al bajo número de casos de pacientes hospitalizados con esta nueva variante.

Récord de nuevos casos en Reino Unido, cerca de 120.000

Reino Unido registró el jueves cerca de 120.000 casos más de covid-19, un récord en pleno aumento de las infecciones por la variante ómicron que llevaron a restricciones en algunas regiones.

Tras haber superado el miércoles (por primera vez desde el inicio de la pandemia) la barrera de los 100.000 casos diarios, Reino Unido registró 119.789 casos en 24 horas, un aumento del 50% en los últimos siete días, y 147 muertos.

En este país, donde la pandemia provocó 147.720 fallecidos, el gobierno apuesta por una vasta campaña de vacunación con dosis de refuerzo para volver al ritmo anterior a ómicron.

Las únicas restricciones que se han tomado de momento son la vuelta de la mascarilla en el interior, recomendar el teletrabajo e introducir el pasaporte sanitario para grandes eventos y discotecas.

También se redujo de 10 a 7 días el período de aislamiento de las personas contagiadas, una condición de que den negativo al cabo de este plazo, porque la rápida expansión de ómicron está perturbando el funcionamiento de hospitales, empresas de transporte, restaurantes, teatros.

Detectan más de 50 casos de covid-19 en un crucero que salió de EEUU

Cincuenta y cinco personas dieron positivo por covid-19 a bordo de un crucero de Royal Caribbean International que zarpó el sábado de Florida, en el sureste de Estados Unidos, según informó la compañía el miércoles por la noche.

Los contagios registrados en el “Odyssey of the Seas” afectaron a pasajeros y a miembros de la tripulación, pese a que el 95% de las personas embarcadas estaban vacunadas contra la enfermedad, indicó Royal Caribbean.

El barco no recibió autorización para entrar a las islas caribeñas de Curaçao y Aruba, las últimas escalas previstas en su viaje de ocho días, por lo que permanecerá en el mar hasta su regreso a Fort Lauderdale, en Florida, el 26 de diciembre.

La embarcación viaja con 3.587 pasajeros y 1.599 miembros de la tripulación, indicó el medio estadounidense USA Today.

Según la compañía naviera, los 55 contagiados están vacunados contra el coronavirus y son asintomáticos o presentan síntomas leves. Sus contactos cercanos han sido puestos en cuarentena durante 24 horas antes de someterse a una prueba de covid.

Se trata del segundo brote registrado en un crucero de Royal Caribbean en menos de una semana.

El sábado pasado, el “Symphony of the Seas” regresó al puerto de Miami con 48 enfermos de covid-19 a bordo, tras un viaje de siete días por el Caribe.

Varios buques de pasajeros sufrieron brotes de coronavirus en los primeros meses de la pandemia en 2020, lo que llevó a suspender las actividades de crucero durante más de un año.

La industria retomó sus operaciones en junio con fuertes medidas de seguridad ante posibles contagios.

Royal Caribbean exige, por ejemplo, que sus pasajeros mayores de 12 años y sus empleados estén totalmente vacunados.

Pero la variante ómicron del coronavirus, altamente contagiosa, supone un nuevo reto para la industria.

Estados Unidos autoriza la pastilla anticovid de Merck

El ente regulador de medicamentos de Estados Unidos anunció este jueves que autoriza la pastilla anticovid del laboratorio Merck para adultos de alto riesgo, un día después de que diera luz verde a una similar de Pfizer.

“La autorización de hoy proporciona una opción de tratamiento adicional contra el virus covid-19 en forma de pastilla que se puede tomar por vía oral”, dijo Patrizia Cavazzoni, científica de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

La pastilla desarrollada por Merck, conocido como MSD fuera de Estados Unidos y Canadá, se toma dentro de los cinco días posteriores al comienzo de los síntomas y se ha demostrado que reduce un 30% las hospitalizaciones y muertes por covid-19 entre las personas de riesgo.

Las píldora de Pfizer lo reduce un 90%.

La FDA insistió en su comunicado que tanto las pastillas de Pfizer como las de Merck deberían ser un complemento de las vacunas, en vez de reemplazarlas, porque éstas siguen siendo la herramienta principal en la lucha contra el coronavirus.

Aunque que ambos tratamientos son generalmente seguros, según revelaron de los ensayos clínicos, la pastilla de Merck, llamada molnupiravir, suscita más preocupación.

La FDA no la autoriza para menores de 18 años porque puede afectar el crecimiento de los huesos y cartílagos, ni se recomienda en mujeres embarazadas debido al posible daño fetal. Los médicos son quienes deciden si los beneficios superan los riesgos en casos individuales.

Se ingieren ocho cápsulas de molnupiravir diarias durante cinco días, es decir un total de 40.

Estados Unidos ha hecho un pedido de pastillas Merck por valor de 3,1 millones de dólares (2,7 millones de euros), y otro de las de Pfizer, por 10 millones (8,8 millones de euros).

El molnupiravir actúa incorporándose al genoma del virus, lo que causa mutaciones que previenen la réplica viral.