Exsecretaria de campo de concentración nazi guarda silencio en la apertura de juicio

La exsecretaria de un campo de concentración nazi, de 96 años, permaneció en silencio en el primer día de su juicio en Alemania, que comenzó finalmente este martes tras haber sido postergado tres semanas atrás por un intento de fuga.


Fuente: AFP

Irmgard Furchner enfrenta ante el tribunal de Itzehoe (norte) los cargos de complicidad en asesinatos e intentos de éstos en más de 11.000 casos en el campo de concentración de Stutthof, en la actual Polonia, entre 1943 y 1945.

Este martes, la nonagenaria ingresó a la sala de audiencias en silla de ruedas, vestida con una chaqueta blanca y portando un bastón en una mano, constató un periodista de la AFP.

Para esconder su rostro de los numerosos fotógrafos y camarógrafos destacados en el lugar, su cabeza se encontraba cubierta con un pañuelo y lucía unas grandes gafas de sol.

"No hará ninguna declaración por el momento. Tampoco responderá a las preguntas", declaró su abogado Wolf Molkentin.

Furchner, única mujer implicada en el nazismo en ser juzgada durante décadas en Alemania, dio su identidad y después se mantuvo en silencio, escuchando el acta de acusación.

Su proceso había comenzado el 30 de septiembre de manera rocambolesca: la acusada, que vive en una residencia para ancianos cerca de Hamburgo, había huido en lugar de presentarse en el tribunal.

Ahora comparece libre, pero se han tomado medidas de vigilancia precautorias para asegurar su presencia en las audiencias.

La fiscalía la acusa de haber "ayudado e incitado al asesinato pérfido y cruel" de miles de prisioneros, entre junio de 1943 y abril de 1945, en este campo en el que trabajaba como mecanógrafa y secretaria del comandante del lugar, Paul Werner Hoppe.

- Pretende "no saber nada" -

En este campo cercano a la ciudad de Gdansk (Danzig en aquella época) donde murieron 65.000 personas, "detenidos judíos, partisanos polacos y prisioneros de guerra soviéticos" fueron asesinados de forma sistemática, subrayó la Fiscalía.

De acuerdo a sus competencias, "aseguraba el buen funcionamiento del campo" y "tenía conocimiento de todos los hechos acaecidos en Stutthof", sobre todo de los asesinatos a tiros o por gaseado, de acuerdo al fiscal Maxi Wantzen.

En una reciente entrevista, brindada en 2019 al diario NDR, la exsecretaria había señalado que "no sabía nada" de las masacres cometidas en ese campo.

En una carta enviada antes de la fecha de la primera audiencia, la acusada indicó al juez instructor que no deseaba presentarse personalmente ante el tribunal.

Ese día de su primera comparecencia tomó un taxi y desapareció durante algunas horas, antes de ser encontrada. Colocada bajo prisión preventiva, fue liberada una semana más tarde.

- Justicia tardía -

Su comportamiento provocó gran consternación. Su ausencia demostró "menosprecio por los sobrevivientes y por la ley", dijo a la AFP el vicepresidente del Comité Internacional de Auschwitz, Christoph Heubner.

"Si tiene salud para huir, tiene salud para ir a prisión", tuiteó Efraim Zuroff, un cazador de nazis estadounidense-israelí, presidente del Centro Simon Wiesenthal, que ha ayudado a llevar a criminales de guerra a juicio.

Setenta y seis años después del final de la Segunda Guerra Mundial, la justicia alemana sigue buscando a los excriminales nazis aún vivos, aunque se trata de una justicia considerada muy tardía por las víctimas.

Alemania además amplió sus investigaciones a los ejecutores, muchas veces subordinados que recibían órdenes, de la maquinaria nazi.

Otro acusado, Josef Schütz, centenario, comenzó su comparecencia el 7 de octubre en el tribunal de Brandenburg-an-Havel (noreste), ante el que afirma ser inocente.

Se trata del más anciano actualmente acusado por crímenes nazis. Este ex suboficial de la división "Totenkopf" de las SS está acusado de "complicidad en los asesinatos" de 3.518 prisioneros, cuando estuvo destacado en el campo de concentración de Sachsenhausen entre 1942 y 1945.

"Los individuos sospechosos de crímenes nazis que viven actualmente eran muy jóvenes en el momento de los hechos y ocupaban más bien puestos subalternos", indicó a la AFP Guillaume Mouralis, director de investigación en el CNRS (centro nacional para la investigación científica de Francia) y miembro del Centro Marc Bloch de Berlín.

"La paradoja es que los 'criminales de oficina' en los escalones intermedios y superiores de la jerarquía, en última instancia fueron muy poco inquietados (por la justicia)", añadió.

 

OMS planea comprar pastillas antivirales para tratar casos leves de COVID-19 a bajo costo

Un programa de la agencia de la ONU busca adquirir medicamentos que necesitarán 120 millones de pacientes en todo el mundo. El molnupiravir podría ser uno de los fármacos utilizados.


Fuente: Infobae

Un programa dirigido por la Organización Mundial de la Salud para garantizar que los países más pobres obtengan un acceso justo a las vacunas, pruebas y tratamientos COVID-19 tiene como objetivo asegurar medicamentos antivirales para pacientes con síntomas leves por un costo de 10 dólares por tratamiento, según un borrador del documento visto por Reuters.

Es probable que el molnupiravir de la píldora experimental de Merck & Co (compañía conocida también como MSD) sea uno de los fármacos, y se están desarrollando otros fármacos para tratar pacientes leves.

El documento, que describe los objetivos del Acelerador de herramientas de acceso a COVID-19 (ACT-A) hasta septiembre del próximo año, dice que el programa quiere entregar alrededor de mil millones de pruebas de COVID-19 a las naciones más pobres y adquirir medicamentos para tratar a 120 millones de pacientes en todo el mundo, de unos 200 millones de casos nuevos que estima en los próximos 12 meses.

Los planes destacan cómo la OMS quiere apuntalar los suministros de medicamentos y pruebas a un precio relativamente bajo después de perder la carrera de las vacunas frente a las naciones ricas que se llevaron una gran parte de los suministros del mundo, dejando a los países más pobres del mundo con pocas vacunas.

Un portavoz de ACT-A dijo que el documento, con fecha del 13 de octubre, todavía era un borrador en consulta y se negó a comentar sobre su contenido antes de que esté finalizado. El documento también se enviará a los líderes mundiales antes de la cumbre del G20 en Roma a fines de este mes.

El ACT-A solicita al G20 y a otros donantes fondos adicionales de US$ 22,8 mil millones hasta septiembre de 2022, que serán necesarios para comprar y distribuir vacunas, medicamentos y pruebas a las naciones más pobres y reducir las enormes brechas de suministro entre los países ricos y los menos avanzados. Hasta ahora, los donantes han prometido 18.500 millones de dólares para el programa.

Las solicitudes financieras se basan en estimaciones detalladas sobre el precio de los medicamentos, los tratamientos y las pruebas, que representarán los mayores gastos del programa junto con el costo de distribución de las vacunas.

Aunque no cita explícitamente el molnupiravir, el documento ACT-A espera pagar 10 dólares por tratamiento por “nuevos antivirales orales para pacientes leves / moderados”.

Se están desarrollando otras píldoras para el tratamiento de pacientes leves, pero el molnupiravir es el único que hasta ahora ha mostrado resultados positivos en ensayos de última etapa. ACT-A está en conversaciones con Merck y los productores de genéricos para comprar el medicamento.

El precio es muy bajo si se compara con los 700 dólares por tratamiento que Estados Unidos ha acordado pagar por 1,7 millones del tratamientos.

Sin embargo, un estudio realizado por la Universidad de Harvard estimó que el molnupiravir podría costar alrededor de 20 dólares si lo producen los fabricantes de medicamentos genéricos, y el precio podría bajar a 7,7 con una producción optimizada.

Merck tiene acuerdos de licencia con ocho fabricantes de medicamentos genéricos indios.

El documento ACT-A dice que su objetivo es llegar a un acuerdo a finales de noviembre para asegurar el suministro de un “fármaco oral para pacientes ambulatorios”, que pretende estar disponible a partir del primer trimestre del próximo año.

El dinero recaudado se utilizaría inicialmente para “respaldar la obtención de hasta 28 millones de tratamientos para los pacientes leves / moderados de mayor riesgo durante los próximos 12 meses, según la disponibilidad del producto, la orientación clínica y los volúmenes que cambian con la evolución de las necesidades”, indica el documento. dice, señalando que este volumen estaría asegurado bajo un acuerdo de compra anticipado.

También se espera obtener cantidades adicionales más grandes de nuevos antivirales orales para tratar pacientes leves en una etapa posterior, dice el documento.

También se espera que se compren otros 4,3 millones de píldoras COVID-19 reutilizadas para tratar pacientes críticos a un precio de US$ 28 por tratamiento, dice el documento, sin nombrar ningún medicamento específico.

El ACT-A también tiene la intención de abordar las necesidades esenciales de oxígeno médico de entre 6 y 8 millones de pacientes graves y críticos para septiembre de 2022.

Más pruebas

Además, el programa planea invertir masivamente en diagnósticos de COVID-19 para al menos duplicar el número de pruebas realizadas en las naciones más pobres, definidas como países de ingresos bajos y medianos bajos.

De los US$ 22.8 mil millones que ACT-A planea recaudar en los próximos 12 meses, aproximadamente un tercio y la mayor parte se gastará en diagnósticos, dice el documento.

 

Ecuador declara estado de excepción por criminalidad a causa de narcotráfico

El presidente de Ecuador, Guillermo Lasso, decretó el estado de excepción para todo el país ante un aumento de los índices de criminalidad a causa del narcotráfico, ordenando la movilización en las calles de policías y militares.


Fuente: AFP

"Empezando de inmediato, nuestras Fuerzas Armadas y policiales se sentirán con fuerza en las calles porque estamos decretando el estado de excepción en todo el territorio nacional", dijo el mandatario en una alocución transmitida por el canal estatal EcuadorTV.

Entre enero y octubre de este año en el país se registraron casi 1.900 homicidios intencionales (once por cada 100.000 habitantes), frente a cerca de 1.400 de todo 2020, según el gobierno.

"En las calles del Ecuador hay un solo enemigo: el narcotráfico", dijo Lasso, que asumió el poder en mayo.

La medida, declarada para 60 días, fue adoptada por "grave conmoción interna", de acuerdo al decreto.

También será integrado un comité con diversos ministerios del área social y de derechos humanos para tomar acciones con miras a prevenir y detener la adicción y reinsertar a consumidores de droga en la sociedad.

El gobernante de derecha además decidió el lunes cambiar a su ministro de Defensa en medio de una crisis carcelaria que dejó un centenar de reclusos muertos y una "etapa de inseguridad" en el país por efectos del narcotráfico. Juramentó al general retirado Luis Hernández en reemplazo de Fernando Donoso, excomandante de la Marina.

SICARIATOS Y HOMICIDIOS

El estado de inseguridad "no solo se refleja en la cantidad de droga consumida en nuestro país sino en la cantidad de crímenes que hoy tiene relación directa o indirecta con la venta de estupefacientes", señaló Lasso, quien este martes recibirá en Quito al jefe de la diplomacia estadounidense, Antony Blinken, para dialogar sobre seguridad y narcotráfico.

Hace dos semanas, miembros de grupos criminales vinculados a cárteles de México y Colombia que están presos y se disputan el poder se enfrentaron a bala en una penitenciaría de Guayaquil (suroeste), dejando 119 reclusos muertos en lo que constituye una de las peores masacres carcelarias en la historia de América Latina.

En lo que va de 2021, en varias revueltas carcelarias producidas en Ecuador han fallecido 238 presos.

Lasso apuntó que más de 70% de las muertes violentas que ocurren en la provincia costera de Guayas (cuya capital es Guayaquil) está de alguna forma relacionada con el tráfico de drogas.

"Cuando el narcotráfico crece, aumentan también sicariatos y homicidios", además de otros delitos como robos, dijo el mandatario.

INDULTOS

Según Lasso, "en los últimos años el Ecuador ha pasado de ser un país de tráfico de drogas a uno que también consume drogas".

Su ministra de Gobierno (Interior), Alexandra Vela, dijo hace dos semanas que el país suramericano, ubicado entre Colombia y Perú, los mayores productores mundiales de cocaína, pasó de ser un punto de tránsito a bodega del narcotráfico.

Los decomisos de drogas entre enero y octubre llegaron al récord de 147 toneladas contra las 128 toneladas de 2020, según cifras oficiales.

Lasso anotó que bajo el estado de emergencia policías y militares patrullarán las calles las 24 horas del día.

"Daremos a las fuerzas del orden el respaldo necesario para llevar a cabo su lucha contra el crimen", afirmó, señalando que el Ejecutivo creará una unidad de defensa legal para proteger a los agentes que sean demandados por "simplemente cumplir con su deber".

"Actúen señores integrantes de las fuerzas del orden con la valentía que los caracteriza. Este gobierno indultará a todos aquellos que hayan sido injustamente condenados por haber cumplido con su labor", expresó el gobernante.

 

FDA permitirá combinar vacunas diferentes para las dosis de refuerzo contra covid-19

La Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés) planea permitir a las personas que reciban una dosis de refuerzo contra el covid-19 de una vacuna distinta a la que se pusieron inicialmente, informaron a The New York Times personas familiarizadas con el tema.

Según el medio, la FDA podría señalar que ponerse la misma vacuna como refuerzo es preferible, pero no recomendaría una inyección por encima de otra. Los Institutos Nacionales de la Salud presentaron el viernes a los asesores de la FDA sobre vacunas los primeros datos de un estudio en curso que muestran que no importa qué vacuna se reciba primero y qué dosis de refuerzo después, ya que era seguro mezclar las dosis de refuerzo y aumentaba la respuesta inmunitaria. La mezcla también proporcionaba una buena respuesta a la variante delta.

La Dra. Amanda Cohn, miembro del panel asesor sobre vacunas de la FDA que también es directora médica del Centro Nacional de Inmunizaciones y Enfermedades Respiratorias de los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos, dijo que las guías sobre la combinación de las dosis de refuerzo de la vacuna permitirían flexibilidad para el público y para quienes intentan ofrecer dosis de vacunas al público.

“No creo que haya ningún tipo de necesidad desde una perspectiva de salud pública tener una preferencia por mezclar o combinar”, dijo Cohn en la reunión.

Tanto Moderna como Pfizer requieren dos dosis iniciales, separadas por aproximadamente un mes. Se espera que los reguladores sigan el mismo enfoque que tomaron con la vacuna de Pfizer y autoricen un refuerzo de la vacuna de Moderna unos seis meses después de la segunda inyección. Johnson & Johnson se dirige a una inyección de refuerzo de su vacuna al menos dos meses después de la primera dosis.

Los funcionarios de salud estatales han estado argumentando durante semanas que los receptores de las vacunas de refuerzo no deberían estar estrictamente vinculados a la vacuna que recibieron inicialmente, por razones como el suministro, la elección del paciente y la facilidad de administración.

“Lo primero que escuché de los secretarios de salud estatales fue la necesidad de un lenguaje permisivo en torno a un enfoque de combinación y combinación”, dijo el Dr. Nirav D. Shah, el principal funcionario de salud de Maine y presidente de la Asociación de Estado y Territorial Funcionarios de salud.

El Dr. Clay Marsh, zar del Covid-19 de Virginia Occidental, dijo que el estado tenía un mayor suministro de vacunas Moderna y Pfizer-BioNTech que de Johnson & Johnson, por lo que los funcionarios podrían preferir usarlas como refuerzos por conveniencia. Otros dijeron que la opción de cambiar las vacunas podría agilizar la administración de refuerzos.

“El ímpetu para los departamentos de salud estatales y locales fue que si iban a ir a un sitio comunitario o centro de atención a largo plazo y comenzar a proporcionar refuerzos, era un poco ineficiente aparecer en algún lugar y decir: ‘Simplemente haciendo a las personas que obtuvieron Pfizer ‘”, dijo el Dr. Marcus Plescia, director médico de la Asociación de Funcionarios de Salud Estatales y Territoriales. “Cuando tienes una audiencia cautiva, quieres aprovechar eso”.

Sin embargo, más opciones podrían generar más confusión sobre las vacunas de refuerzo, han dicho algunos expertos. Se espera que la Administración de Alimentos y Medicamentos de esta semana autorice refuerzos para todos los beneficiarios de Johnson & Johnson de 18 años o más. Pero los únicos beneficiarios de Moderna que se espera que sean elegibles para los refuerzos son aquellos que tienen al menos 65 años o que se consideran de alto riesgo, siguiendo los mismos requisitos de elegibilidad para los beneficiarios de la vacuna de Pfizer-BioNTech.

Jeannette Y. Lee, bioestadística de la Universidad de Arkansas para las Ciencias Médicas y miembro del comité de expertos de la FDA, advirtió el viernes que permitir que las personas cambien su tipo de vacuna original podría ser “muy, muy complicado en términos de mensajes. “

No está claro qué dosis de la vacuna de Moderna podría autorizarse para su uso como refuerzo para los receptores de otras vacunas. La semana pasada, el comité asesor votó unánimemente para recomendar que los beneficiarios de Moderna reciban una tercera inyección de esa vacuna como refuerzo, pero solo a la mitad de la dosis.

El Dr. Anthony S. Fauci, el principal experto en enfermedades infecciosas del gobierno, sugirió públicamente el domingo que el gobierno se dirigía a otorgar un mayor margen de maniobra, al menos para los beneficiarios de Johnson & Johnson. “Creo que habrá un cierto grado de flexibilidad de lo que una persona que obtuvo el J. & J. originalmente puede hacer, ya sea con J. & J. o con la combinación de otros productos “, dijo en” Fox News Sunday “.

Un poco más de 15 millones de personas se han vacunado por completo con la vacuna de Johnson & Johnson, en comparación con los 69,5 millones de Moderna y los 104,5 millones de Pfizer-BioNTech.