Investigan asesinato de italiana estrangulada en Brasil

La policía del estado de Ceará (noreste de Brasil) liberó este sábado por falta de pruebas a un sospechoso de haber colaborado en el asesinato de una turista italiana encontrada muerta en una playa del norte de estado, y del que todavía se desconoce el motivo.

El cuerpo de la turista italiana Gaia Barbara Molinari, de 29 años, fue encontrado el día de Navidad por otro grupo de visitantes que se dirigía a una conocida playa del municipio de Jijoca de Jericoacoara (a unos 300 km de la capital de Ceará, Fortaleza), enclavada en un área de preservación ambiental.

Según un primer informe policial citado por la prensa local, la joven murió asfixiada por estrangulamiento y el cuerpo, encontrado en una zona de difícil acceso, presentaba diversos signos de violencia. Por el momento, se desconoce si pudo ser víctima de una agresión sexual.

“Lo que sabemos es que fue encontrada sólo con un biquini y un pareo, y que a su lado se encontraron algunos objetos personales como el bolso, la copia del pasaporte, chicles y nada de valor”, resumió la delegada policial Patricia Bezerra al sitio de información G1.

Las autoridades descartan, por el momento, que se tratara de un crimen motivado por el robo, ya que la joven no llevaba pertenencias de valor.

Gaia Molinari se encontraba en Jericoacoara desde el 21 de diciembre, a donde de llegó desde Fortaleza. En la capital del estado se había hospedado en un albergue desde el día 16, donde guardó el dinero, el computador y sus documentos antes de salir hacia las playas del norte del estado junto a otra turista brasileña.

Esta joven de Rio de Janeiro, que prestó declaración en la mañana del viernes, volvió hacia Fortaleza en Nochebuena, pero Gaia decidió quedarse unos días más en Jericoacoara.

Tal y como recoge el diario Il Corriere della Sera, la víctima -natural de Picenza, norte de Italia- residía en París, pero desde noviembre trabajaba en Sao Paulo para una ONG que ayudaba a niños en situación de exclusión.

Está previsto que el cuerpo de Gaia sea trasladado a Italia a partir del lunes, según la información del representante del viceconsulado del país europeo en Ceará, Roberto Misici, recogida por G1.

Le llevó flores al papa que quiso matar a balazos

Mehmet Ali Agca, el turco que intentó matar al papa Juan Pablo II en 1981, depositó este sábado flores en la tumba del fallecido pontífice, en el Vaticano.

“Puso flores en la tumba de Juan Pablo II. Creo que es suficiente”, declaró el portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, al diario La Repubblica.

“Vine hoy porque el 27 de diciembre es el día de mi encuentro con el papa”, declaró Agca, aludiendo a la visita que le hizo Juan Pablo II en su celda en Italia, hace 31 años, tan solo dos años después del intento de asesinato.

Antiguo militante de un grupo de extrema derecha turco, Agca intentó asesinar al papa Juan Pablo II el 13 de mayo de 1981 en la plaza San Pedro de Roma, hiriéndolo gravemente en el abdomen. Tenía 23 años.

Los motivos de su acto siempre permanecieron misteriosos. Agca llegó el sábado a Roma y se presentó a la policía para declarar su intención de visitar la tumba del pontífice.

“Sentí la necesidad de hacer este gesto”, dijo a la policía, según la agencia de información Ansa.

Agca pidió un encuentro con el papa Francisco cuando el pontífice visitó Turquía el mes pasado. Su petición fue rechazada.

Tras 19 años de detención en Italia, el turco fue extraditado en el 2000 hacia su país, donde se le encarceló por el asesinato de un periodista, Abdi Ipekçi, dos asaltos a mano armada y la evasión de una cárcel, unos delitos que cometió en los años 1970. Salió del penal en 2010. Se cuestionó en varias ocasiones su salud mental.

A 10 años del incendio en discoteca argentina

Buenos Aires.- A punto de cumplirse una década, Argentina recuerda estos días el incendio que acabó con la vida de 194 personas en la discoteca Cromagnon de Buenos Aires, convertida en trampa mortal por no cumplir las condiciones de seguridad, con el reclamo de justicia persistente entre familias y supervivientes.

La tragedia se produjo el 30 de diciembre de 2014 en el popular barrio de Once, donde unas 6.000 personas se concentraban en el local “República de Cromagnon”, de capacidad máxima para 4.000 personas, para ver el concierto que ofrecía la banda de rock Callejeros.

Cerca de la medianoche, una bengala prendió fuego a las telas que decoraban la discoteca y provocó el caos entre los asistentes, que al tratar de escapar del humo y las llamas encontraron las puertas de emergencia bloqueadas.

“Esa noche estaba muy contento, era fin de año, nos íbamos a divertir. Yo estaba muy lejos de la puerta. Con el incendio voy hacia atrás, me trato de dirigir hacia la entrada principal, me caigo y se me cae gente encima, ahí pierdo el conocimiento (…). No sé quien me saca, a día de hoy que no lo sé y no lo voy a saber”, dijo a Efe Belkyss Contino, de 22 años, superviviente del incendio.

En total hubo unos 700 heridos y 194 muertos, en su mayoría jóvenes y algunos incluso niños, a consecuencia de aplastamientos y de la asfixia por el humo.

Diez años después, las familias y supervivientes de la “tragedia de Cromagnon”, una de las peores sufridas por Argentina en su historia reciente, continúan reclamando justicia.

“Hay impunidad. Todavía falta que se haga justicia”, apuntó a Efe Rosa María David, madre de Mariano y Verónica, que fallecieron aquel 30 de diciembre de 2004 a los 31 y 25 años, respectivamente.

Las víctimas coinciden en señalar como principal culpable al administrador de la discoteca, Omar Chabán, fallecido el pasado noviembre de cáncer, aunque consideran que los cargos que se aplicaron en la mayoría de los casos fueron poco severos.

“Esto de que estén presos y condenados por ‘estrago culposo’ también es una injusticia, porque la figura es ‘dolo eventual’ u ‘homicidio’, pero le dan la condena más baja. Eso es una injusticia”, indicó a Efe Nilda Gómez, madre de Mariano, fallecido en el incendio a la edad de 20 años.

Chabán, al que se le concedió en 2013 la prisión domiciliaria debido a su enfermedad, había sido detenido en 2012 para cumplir una pena de 10 años de cárcel después de la desestimación de varios recursos judiciales.

Junto a la del administrador, quedaron en firme las penas de hasta siete años de cárcel para su mano derecha, Raúl Alcides Villareal, y todos los miembros de Callejeros, aunque la revisión del fallo en 2014 devolvió recientemente la libertad a los músicos.

También hubo penas de prisión para un subcomisario de policía, varios funcionarios del Gobierno de Buenos Aires, y para el dueño de la discoteca, Rafael Levy, que ingresó en prisión a comienzos de este diciembre.

Pero familiares y supervivientes también apuntan como responsable al entonces alcalde de Buenos Aires, Aníbal Ibarra, a quien la tragedia costó su cargo en 2005 por mal desempeño.

“Todavía falta que se haga justicia con el tema de Ibarra, que fue el que dijo que no iba a pasar nada dos días antes, que lo tenía todo controlado”, puntualizó Rosa María David.

Víctimas y familias denuncian la falta de controles a los establecimientos a los que se otorgaba licencia municipal e incluso acusan a la cúpula política de corrupción a la hora de vigilar los aforos para eventos como el concierto de Callejeros.

“Cuando hablamos de que no se repitan ‘cromaganones’ hablamos de cualquier muerte, cualquier injusticia provocada por corrupción y sobre todo por deficiencia”, expresó Contino, quien hoy lucha junto

a otras víctimas para concienciar sobre la necesidad de mayores medidas de seguridad en las discotecas.

Varios actos recordarán el décimo aniversario de la tragedia este 30 de diciembre, desde el encendido de un árbol hasta una exposición fotográfica, pero la gran movilización se producirá en la Plaza de Mayo, donde se encuentra la Casa Rosada, con una manifestación en la que se “dará la espalda” a la sede de Gobierno.

Además se habilitará un espacio peatonal junto al lugar donde estaba la discoteca, que también recordará que casi la mitad de los fallecidos perdieron la vida mientras intentaban rescatar a otras víctimas.

“Murieron mostrándole a los adultos, que miraban pasmados, cómo había que hacer. Entraron y sacaron gente mientras la policía miraba, mientras los bomberos miraban porque no tenían siquiera una luz para poder ingresar, y mientras el jefe de Gobierno cruzado de brazos decía que estaba todo controlado”, concluyó Gómez.

La peor tormenta en 50 años, deja a Montevideo bajo agua

En poco más de media hora, Montevideo registró hoy un nivel "récord" de lluvias que solo se produce, estadísticamente, cada 50 años, informó el director de Desarrollo Ambiental de la Intendencia de la capital uruguaya, Juan Canessa.

Aunque el Comité de Emergencias de la ciudad recibió en solo 40 minutos unas 140 denuncias de vecinos afectados por la tormenta, no

hubo que lamentar daños personales ni evacuaciones, pero sí aparatosas inundaciones en multitud de azoteas y calles, con unas cotas de agua que llegaron a sobrepasar el nivel de algunos automóviles.

Desde las 14.21 hora local (16.21 GMT) hasta las 14.54 (16.54 GMT), la ciudad anotó una acumulación de 59 milímetros de agua, algo que se produce con “esa intensidad y en este periodo de tiempo” cada medio siglo, añadió Canessa.

“Estamos a menos de 20 milímetros de que en 2014 se transforme en el año más lluvioso de los últimos cien años. Con lo cual es un año muy peculiar”, matizó.

Sin precisar cuántos, el portavoz de la Intendencia destacó que “hace años” que la ciudad no registraba esta intensidad de lluvias en tan poco tiempo y matizó que los sistemas de drenaje de agua son “insuficientes” para tormentas de este calibre.

“Esa cantidad de lluvia en un lugar urbano hace que colapse el sistema de drenaje y en algunos lugares de la capital, sobre todo en la vía pública”, afirmó por su parte el director técnico del Sistema Nacional de Emergencias (Sinae), Pablo Bruñoni.

El Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) declaró esta mañana una alerta meteorológica con nivel de riesgo amarillo con vigencia en todo el país hasta las 18.00 hora local (20.00 GMT).

“No tuvimos que evacuar a nadie pero si tuvimos que trabajar en la prevención y rebajar la energía eléctrica para lamentar cualquier desgracia”, destacó el coordinador del Centro Coordinador de Emergencias de Montevideo, Jorge Cuello.

Montevideo cuenta con doce zonas detectadas como inundables.

La situación está normalizada tras la asistencia primaria del Sinae y intervención de los bomberos y el resto de equipos de saneamiento.

En el resto de departamentos del país, si bien se registraron lluvias abundantes, no hubo que lamentar daños de gravedad.